30 ene. 2015

Es lo que hace este sitio especial: Una crítica positiva de El fin de los días

La década de los 90 no fue muy afortunada para Arnold Schwarzenegger. Fue una década de decadencia, con la excepción de sus colaboraciones con James Cameron y Paul Verhoeven, aunque un poco mejor que la que pasó Sylvester Stallone.

Parte de esta decadencia se debe al hecho de que el cine de acción hipermusculado e hiperbólico de los 80 había terminado y Schwarzenegger pasó bastante tiempo intentando probar otros géneros, como la comedia, para desencasillarse, sin mucha suerte. El fin de los días (End of Days, Peter Hyams, 1999) es un ejemplo de ello: una película que mezclaba cine de acción y terror.

Cuando la vi en el cine no tenía ni idea de nada de todo esto, claro. Lo único que sabía es que pagué la entrada, me senté en la butaca y me lo pasé teta. Me gustó lo bastante como para querer comprarla cuando salió en DVD, pero en aquellos días la Disney, propietaria de los derechos de distribución en España mediante su sello Touchstone, editó la película sin ningún tipo de extra, así que decidí esperar a que saliera alguna edición especial o pillarla de importación. Cosas de la vida, hasta que no fue editada en Blu-ray, no me reencontré de nuevo con esta película, siendo la edición francesa la más completa en cuanto a extras.

Entre el tiempo en que la vi en el cine y la volví a ver en casa, tuve la percepción de que no era una película que fuera muy popular. Es decir, era conocida pero se considera un film bastante malo. Y soy el primero en admitir que tiene sus fallos, que su argumento es como un grandes éxitos de las películas de temática satánica que todos conocemos mezclado con la paranoia del fin del mundo que le dio a todo el mundo con la llegada del año 2000 (¿recordáis que se suponía que iban a fallar todas las computadoras y que iba a ver un colapso mundial cuando se pasase de 1999 a 2000?). Pero, a pesar de ello, la verdad es que mentiría si dijera que no me parece entretenida de principio a fin.

La "interpretación" de Schwarzenegger no está del todo mal, el hombre lo intenta con un personaje que se apartaba bastante de su zona de confort. Además, el film cuenta con la agradable presencia de Robin Tunney y, sobretodo, con el robaescenas Gabriel Byrne haciendo de Satanás. Byrne está genial y nos ofrece grandes momentos. Por su parte, Hyams no permite que el espectador se aburra, y cuando no hay escenas de acción, nos mete algún delirio satánico, como la escena en que Byrne como Satanás hace un trío con una madre y su hija y los cuerpos se fusionan entre sí.

En fin, tal vez se trate simplemente de un placer culpable, una muestra más de mi mal gusto, pero esta película me divierte y me entretiene, supongo que no seré el único. Y si no la conoces, dale una oportunidad.


29 ene. 2015

Blackhat - Amenaza en la red (Blackhat)

 
Ya podéis saber qué me pareció el nuevo thriller de Michael Mann leyendo la crítica que he hecho de Blackhat - Amenaza en la red (Blackhat, 2015) en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Los fans de Michael Mann seguro que la disfrutan, los que no lo sean (¿y por qué ni iba alguien a gustarle las películas de este director?) la pueden disfrutar como un entretenido thriller sobre las nuevas amenazas que acechan en Internet.


28 ene. 2015

Nightcrawler

 
Llega a las carteleras una auténtica maravilla. Una joya que os mantendrá pegados a la butaca. Para saber por qué no tenéis más que leer la crítica que he escrito para Underbrain Mgz, clicando aquí:


Por si mi recomendación no es suficiente, tal vez os interese saber que algunos de los periodistas que asistieron al pase de prensa lo hacían por segunda vez, para volver a verla. Eso sí, la columna que sostiene Nightcrawler (Dan Gilroy, 2014) es la fantástica interpretación de Jake Gyllenhaal, así que, si no tenéis la costumbre, os imploro que la veáis en VOS. Es realmente escalofriante.


27 ene. 2015

Project Almanac

 
Ya podéis leer que me pareció la última ofensa de la Platinum Dunes de Michael Bay en Underbrain Mgz, clicando aquí:


La verdad es que salí del pase de prensa muy frustrado, porque podía haber sido un peliculón pero al escoger mal el estilo para contar la historia se acaba convirtiendo en un truño.

23 ene. 2015

Viscosidad (The Incredible Melting Man)

 
La primera nueva criatura del terror proclamaba el póster de Viscosidad (The Incredible Melting Man, William Sachs, 1977), una obvia exageración propia de la época. Pero sí es cierto que Viscosidad fue la precursora del cine de terror hiperbólico y sangriento de los 80.

El astronauta Steve West (Alex Rebar) es el único superviviente de una misión a Saturno. Pero regresa con una extraña afección que hace la carne de su cuerpo se funda o se derrite y se vea obligado a matar para reponer la carne perdida. Cuando se escapa del hospital, el doctor Ted Nelson (Burr DeBenning) y el general Michael Perry (Myron Healey) se encargarán de atrapar al increíble hombre que se derrite (o algo así).

En un principio, esta película, como podéis deducir por su título original, fue concebida como una parodia de las películas mezcla de terror y ciencia ficción que se popularizaron durante los años 60. Pero, para frustración del director y guionista William Sachs, el productor de la película, Max J. Rosenberg, decidió que se eliminara el humor y se rodara como una película seria. Rosenberg había hecho bastante negocio como uno de los fundadores de la Amicus, rodando películas de terror algo anticuadas para la época, así que parece lógico que fuera capaz de tomarse en serio la premisa de este film.

Sin embargo, sobrevivieron bastantes toques de humor que se pueden leer entre líneas y que hacen que este film, que es poco más que un refrito de El experimento del Dr. Quatermass (The Quatermass Xperiment, Val Guest, 1955), resulte hoy día entretenido. Por supuesto, el principal atractivo de esta película son los fantásticos efectos de maquillaje del genial Rick Baker, que dan viscosa vida al monstruo protagonista.

Es una lástima que la película no se rodara unos años más tarde. El tono original que buscaba Sachs dominó los 80, además le habría permitido desfasarse más con las muertes y asesinatos. Pero tal y como existe en la actualidad, The Incredible Melting Man es un film que puede resultar entretenido y divertido a los aficionados al género, con algún momento realmente brillante, como el final.


21 ene. 2015

Krull

 
Estrenada en su momento con la intención de aprovechar el éxito de El retorno del Jedi (Star Wars: Episode VI - Return of the Jedi, Richard Marquand, 1983), Krull (Peter Yates, 1983) no tuvo una buena acogida por los espectadores del 83 pero se ha acabado convirtiendo en una película de culto por sus propios méritos.

Una oscura fortaleza llega al planeta Krull para conquistarlo y exterminar a todos aquellos que se le opongan. Tras la muerte de su padre a manos de las hordas de la Bestia, el joven rey Colwyn (Ken Marshall) se embarca en una misión para destruir a la Bestia y rescatar a su querida princesa Lyssa (Lyssette Anthony) con la ayuda del sabio Ynyr (Freddie Jones) y una banda de criminales.

La trilogía original de George Lucas era una space opera que tenía mucho de fantasía y poco de ciencia ficción. Los responsables de Krull se dieron cuenta del detalle, así que en este film predomina la fantasía, con adiciones de diversas mitologías e historias clásicas (como la del rey Arturo) para crear este híbrido de aventuras. Para dar vida a estos elementos de fantasía y a las diferentes criaturas que pueblan el film, Columbia se gastó una millonada (fue una de las películas más caras de aquel entonces) y se nota: los escenarios son espectaculares, los maquillajes están muy conseguidos y los efectos visuales son muy sólidos y creíbles.

El principal problema es que la historia es bastante rutinaria y predecible (un problema semejante al que se enfrentaría dos años más tarde el film Legend [Ridley Scott, 1985]). Por suerte, en este tipo de películas lo más importante no es tanto lo que se cuenta sino cómo se cuenta. En otras palabras: es el viaje, no el destino. En este sentido, lo cierto es que Krull ofrece un viaje bastante entretenido, gracias sobretodo a unos villanos muy logrados.

Por supuesto, soy consciente que hoy día el atractivo de Krull es más bien nostálgico, además de que anda sobrado de ochenter magic. Pero creo que, debido al buen acabado, el espectador que la desconozca puede pasar un rato entretenido con este pastiche de space opera y fantasía.


19 ene. 2015

Estela de sangre (Blood Tracks)

 
Para los dos o tres interesados, hoy un nuevo ejemplo de rocksploitation: Estela de sangre (Blood Tracks, Mats Helge (con el nombre Mike Jackson), 1985), que contó con la participación de la banda de glam metal Easy Action. Una delicatessen para los aficionados al cinéma de merde.
 
Un grupo de glam metal planea grabar un videoclip para su último éxito. Deciden hacerlo en un lugar remoto y apartado y pasa lo de siempre: son atacados por una familia de caníbales mutantes. Empieza entonces una brutal lucha por la supervivencia para ver quiénes son los melenudos que sobreviven.

No os voy a engañar: esta película es muy mala. Pero es lo bastante mala como para resultar bastante divertida y provocar alguna carcajada con sus diversos toques absurdos. Mi favorito es cuando al policía protagonista, John (Jeff Harding), su jefe le da una escopeta porque ha habido una avalancha "y nunca se sabe". Caray, no sabía que las avalanchas eran así de peligrosas. También me gusta mucho como uno de los personajes tiene todo el tiempo la cara cubierta de sangre aunque se la limpia en diversas ocasiones. En todo caso, el film se ve beneficiado de unas interpretaciones atroces. Según IMDB, los miembros de la banda no habían actuado nunca y para superar la vergüenza ante las cámaras se emborrachaban, así que la mayoría del reparto interpretó la película pedo. No sé si será verdad, pero habiendo visto la película no me extrañaría.
 
Por otro lado, Blood Tracks está llena de errores de principiante. El más grave (o el que causa mayor confusión al espectador) es no establecer una geografía clara del lugar donde transcurre la acción. La cabaña donde se aloja la banda, las groupies y el equipo de rodaje a veces parece estar muy cerca y otras muy lejos de la fábrica donde residen la familia asesina. Familia asesina que, por cierto, tampoco se entiende que tengan ese aspecto de mutante radioactivo cuando se supone que son gente normal que se instala a vivir en las montañas hace 40 años, cuando, con la obvia excepción de la madre, son niños.

La película tuvo la suerte de ser editada en plena fiebre videoclubera, único lugar en que una película como esta podría sobrevivir. Pero como ya he dicho, te puede hacer reír por lo mala y ridícula que es, además de que la música no está nada mal.


15 ene. 2015

¿Desaparecerá Spiderman de los cines?

 
Posiblemente no, pero Sony y el productor Avi Arad parecen haber conseguido lo que muchas veces intentaron el Doctor Octopus, el Duende Verde o Kraven el Cazador: acabar con Spiderman. O eso parece, desde que el fracaso de The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro (The Amazing Spider-Man 2, Marc Webb, 2014) provocara que se desatara el pánico en Sony.

La última noticia que se tiene es que es posible que Marvel y Sony lleguen a un acuerdo para que Spiderman aparezca en Avengers: Infinity War Part I en el 2018 (según Latino Review), acuerdo que ya intentaron previamente llevar a cabo para Captain America: Civil War y cuyo principal escollo parece ser el productor Avi Arad. Se acabe produciendo o no este acuerdo, los de Sony se están preparando para celebrar una gran junta y decidir un rumbo para el personaje en el cine después de meses de rumores absurdos (como hacer un spin-off protagonizado por la tía May) y contradictorios (el está en marcha/está cancelado que se oye cada dos por tres sobre la hipotética película protagonizada por Veneno).

Si recordáis, cuando se iba a estrenar The Amazing Spider-Man (Marc Webb, 2012), los de Sony estaban muy entusiasmados y se hablaba de crear un Spideyverse que agrupara películas hechas a partir de la franquicia principal. Pero teniendo en cuenta que ninguna de las dos nuevas entregas de Spiderman han funcionado como se esperaba (parece que la primera Spider-Man [2002] de Sam Raimi sigue siendo la más exitosa de todas las hechas hasta el momento), estos planes se han enfriado.

¿Cómo se ha llegado a este punto? Fácil. Los ejecutivos que provocaron que Spider-Man 3 (Sam Raimi, 2007) fuera un bodrio son las mismas que controlan la franquicia actualmente.

Spider-Man y Spider-Man 2 (Sam Raimi, 2004) siguen siendo estupendas muestras del género hoy día. Personalmente creo que Spider-Man 2 es la mejor película que se ha hecho sobre el personaje (espero que hasta ahora). Captaban perfectamente la esencia del personaje y lo enfrentaban a un villano que jugaba un rol importante no solo como villano pero también como reflejo de algún punto de la trama dramática.

Este perfecto equilibrio se rompió cuando Sony insistió en crear una gran épica en la que Spiderman se enfrentara a más de un villano y la insistencia de que uno de esos villanos fuera el por entonces popular Veneno. Raimi no tenía ningún interés en Veneno pero claudicó en orden de poder filmar lo que sería el cierre de las tramas iniciadas en las dos anteriores entregas. Por desgracia, el poco interés y la desgana de Raimi que se originan en la insistencia del estudio para incluir a Veneno provocaron que esta fuera una de sus peores películas como director.

Si en las dos anteriores entregas había dominado perfectamente el tono de los films, de modo que en ocasiones rozaba el ridículo pero frenaba a tiempo para quedarse en lo genial, en la tercera entrega Raimi pierde la perspectiva y el resultado son escenas ridículas que no funcionan. En The Amazing Spider-Man se intentaron corregir algunos de estos errores, creando toda una nueva serie de errores.

El principal problema de Amazing Spider-Man es que es una película de superhéroes dirigida por un director que parecía sentirse avergonzado de estar haciendo una película de superhéroes. Pero lo peor es que se pierde la esencia del personaje: ya no es la simple casualidad la que hace que Peter Parker se convierta en Spiderman, ahora es el DESTINO: Peter Parker es el ÚNICO que podía convertirse en Spiderman. Pero lo peor es que se abandona el credo del personaje: un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Tomando nota de las críticas y quejas recibidas, Sony decide que para enmendarse lo mejor es volver al modelo que tan bien funcionó en el pasado: Spider-Man 3. Para el fan de Spiderman que esto escribe, Amazing Spider-Man 2 le puede romper el corazón: hay momentos, escenas que son puro Spiderman, una increíble traslación de las viñetas a la pantalla. Y entonces entra en juego el pésimo guion con momentos realmente cursis (como ridículas apariciones del capitán Stacy) y escenas ridículas que parecen más propias de Batman y Robin (Batman and Robin, Joel Schumacher, 1997) que de una película de superhéroes moderna. Además de que se empequeñece el universo de Spiderman, haciendo que todos los villanos se generen en Oscorp.

Por supuesto, el peor fallo de Amazing Spider-Man 2 es que al intentar meter demasiadas cosas en una sola película el resultado es que ninguna representación de los villanos resulta satisfactoria, las tramas quedan subdesarrolladas y lo que debería haber ocupado toda una película (la muerte de Gwen Stacy y sus consecuencias) se comprime en los momentos finales de la película. Y el resultado es una película que ya se considera como de las peores películas del género y que no satisfizo a casi nadie, como el propio Andrew Garfield comenta aquí.

Como ya he dicho, los malos resultados y la reacción adversa que sufrió Amazing Spider-Man 2 ha provocado que a Sony le dé el pánico y da la sensación de que no saben qué hacer con el personaje (incluso se ha llegado a hablar de otro reboot).

Pero yo soy optimista, así que espero que el acuerdo con Marvel funcione y acabe significando que ambos estudios colaboren para crear grandes películas protagonizadas por mi héroe favorito. Que aparten a Avi Arad de las películas de Spiderman tampoco estaría mal. Y si nada funciona, por lo menos tengo dos grandes películas de Spiderman que disfrutar.


14 ene. 2015

The Whisperer in Darkness

 
¿Te gustan las películas clásicas de terror? ¿Eres fan de H. P. Lovecraft? ¡Tengo la película perfecta para tí!

The H. P. Lovecraft Historical Society son una sociedad dedicada, como podéis deducir por su nombre, a reivindicar la obra del creador de los mitos de Cthulhu. Además del típico merchandising (camisetas, chaquetas, tazas, etc.), también editan adaptaciones de relatos de Lovecraft en formato serial radiofónico a imitación de los seriales que se oían en la radio en la época en que Lovecraft vivió. La misma idea la utilizan para adaptar relatos en forma de cortometraje: cine mudo utilizando las mismas técnicas cinematográficas de la época en que se publicaron los relatos. Originalmente El que susurra en la oscuridad se publicó en 1931, lo que explica que The Whisperer in Darkness (Sean Branney, 2011) imite las películas de terror de los años 30... hasta cierto punto.

El film sigue de forma muy fiel el relato original de Lovecraft: el profesor Albert Wilmarth (Matt Foyer) es un hombre escéptico que no cree en criaturas de otros mundos. Pero su convicción se pone a prueba cuando empieza a recibir cartas y pruebas de la existencia de extrañas criaturas por parte de Henry Akeley (Barry Lynch), un granjero cuya propiedad empieza a verse atacada por extrañas criaturas. Cuando Wilmarth decida visitar a Akeley, se verá atrapado en una pesadilla cósmica.

Como he dicho, el film se mantiene bastante fiel al relato de Lovecraft, pero se alarga innecesariamente la primera parte de la película y más tarde se transforma en un relato más propio de Robert E. Howard que de Lovecraft. De hecho, tiene presencia bastante prominente el portal de piedras negras que Howard creara como aportación a los mitos de Cthulhu y que aparece en varios relatos del creador de Conan, como La piedra negra. Pero si la expansión del final es bastante acertada, la de la primera parte hace que acabe siendo un film excesivamente largo. Eso, junto al añadido de la CGI, el sonido surround 5.1 y la alta definición (se echa de menos el grano del celuloide) hacen que se pierda el efecto de ver una película de los años 30.

De todos modos, la película tiene también sus cosas buenas. A pesar de la algo aburrida primera parte, luego se convierte en un film bastante entretenido y hasta simpático. Aunque no da miedo, sí que tiene toques fantásticos cuando sigue la mezcla de ciencia ficción y terror que hizo única la obra de Lovecraft.

Como he dicho al principio, si os gusta el cine de terror clásico y la obra de Lovecraft, es posible que esta película os haga bastante gracia. He de advertiros que por alguna extraña razón la edición en DVD de esta película incluye subtítulos en castellano para la película, pero la edición en Blu-ray no.


12 ene. 2015

Inquisición

 
Con Inquisición (1976) debutó Paul Naschy en la dirección, aunque para sus tareas como director usaba su verdadero nombre: Jacinto Molina, igual que hacía con los guiones. Este debut como director es el primero de diversos estudios sobre la miseria humana que haría Molina, aunque, esta vez, sin la coartada del género fantástico.

Ambientada en la Francia del siglo XVI, el film arranca con la llegada del inquisidor Bernard de Fossey (Naschy) y sus ayudantes a un pequeño pueblo de la campiña francesa. La llegada de estos inquisidores provocará que diversos pueblerinos los usen para llevar a cabo rencorosas venganzas, acusando en falso a aquellos a los que tienen manía, mientras la fe ciega de los inquisidores hace que cometan terribles barbaridades sobre personas inocentes. Por su parte, Bernard de Fossey se enamorará de la bella Catherine (Daniela Giordano). Catherine busca venganza por la muerte de su prometido Jean (Juan Luis Galiardo), lo que provocará que se una a un culto satánico.

Naschy nos muestra una población dominada por la superstición, la ignorancia y el fanatismo. Un mundo en el que no hay inocentes. Mientras los inquisidores torturan y matan inocentes, otros se hacen adeptos a la brujería y el satanismo llevados, irónicamente, por la misma ignorante superstición que domina a los inquisidores. Esto hace que, aunque sea un film "realista", con sangrientas escenas de torturas inquisitoriales, las ceremonias satánicas dan la oportunidad a Naschy de reflejar algo de la ambientación terrorífica que tanto dominaba.

Si bien en esta primera película la dirección de Naschy es algo floja e insegura en algunos momentos, su relato cargado de pesimismo existencial consigue mantener al espectador interesado. En un mundo como el actual cargado de sangrientos fanatismos, este es un film que resulta inesperadamente relevante, que nos hace reflexionar sobre la hipocresía y la crueldad que muchas veces encuentran refugio en la fe ciega.


8 ene. 2015

Corazones de acero (Fury)

 
Ya podéis leer la crítica que he escrito para Underbrain Mgz de la brutal Corazones de acero (Fury, David Ayer, 2014) clicando aquí:


Si queréis experimentar un oscuro viaje de ida y vuelta al infierno, os recomiendo esta película. Es sangrienta y violenta como si la hubiera rodado un Paul Verhoeven de los primeros tiempos, pero esta violencia no es gratuita: nos sumerge en el horror de la guerra de forma muy efectiva.


7 ene. 2015

Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia) (Birdman or (The Unexpected Virtue of Ignorance))


Jamás pensé que escribiría "gran película" junto a "dirigida por Alejandro González Iñárritu", pero la vida está llena de sorpresas. Porque Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia (Birdman or (The Unexpected Virtue of Ignorance), 2014) es una gran película y está dirigida por Alejandro González Iñárritu. Podéis leer por qué me parece tan fantástica en la más larga de lo normal crítica que escribí para Underbrain Mgz clicando aquí:


Si he de juzgar por el pase de prensa, es posible que sea una de esas películas que crea división entre los espectadores, pero espero que a todo el mundo le parezca tan genial como a mí (o por lo menos que se lo parezca a aquellos que disfrutan del humor negro como yo). Muy, muy recomendable.


5 ene. 2015

Death by Invitation

 
Distribuida (más bien poco) en su momento como una típica exploitation de terror, lo cierto es que Death by Invitation (Ken Friedman, 1971) es un film más interesante de lo que puede parecer a primera vista.

La historia que cuenta resulta bastante familiar para los aficionados: una bruja es condenada a morir en la hoguera y jura venganza. Unos cuantos siglos más tarde, su descendiente se encarga de llevar a cabo la venganza en los descendientes de los que la acusaron. Pero lo que hace interesante esta película es la ejecución, cómo Friedman nos cuenta esta historia.

En lugar de imitar el estilo de las películas de terror de la época, Friedman opta por un estilo más "artístico", lo que en Estados Unidos se conoce como "arthouse" y aquí llamamos "cine de autor" o "cine de arte y ensayo". Llenando así el film de pequeños detalles curiosos, buscando una estética que vaya más allá de la crudeza de la época. Eso no quiere decir que se huya de las escenas impactantes, porque las escenas de los asesinatos están muy conseguidas, especialmente la muerte de una niña pequeña.

Esta película también destaca por tener mejores interpretaciones que la media de títulos del género de aquel momento. En especial destaca Shelby Leverington como Lise, la descendiente que se infiltra en la familia Vroot para ir eliminándolos uno a uno. La interpretación de Leverington es realmente muy buena y brilla particularmente durante una escena en la que tiene un monólogo bastante largo, que usa para hipnotizar a sus víctimas.

Precisamente esta escena del monólogo y el personaje de Lise ha hecho que en recientes años se le diera al film un subtexto feminista. Teniendo en cuenta la época en que fue rodada no sería extraño, pero lo cierto es que no creo que sea el caso, especialmente si tenemos en cuenta cómo termina la película.

Este no es un film para todo el mundo, e imagino que los que quieran ver algo más "terrorífico" tienen opciones más entretenidas a su disposición. Pero no deja de ser un film curioso e interesante.