28 abr. 2016

Lisztomania

 
Dejaos llevar por la locura, dejad que vuestros sentidos se extasíen con Lisztomania (Ken Russell, 1975). Después de regalarnos Tommy (1975), el director se embarcó en un nuevo proyecto musical: una película sobre la vida del músico Franz Liszt. Sin embargo, en lugar de adoptar un estilo más realista, como hacen la mayoría de los biopics, Russell optó por hacer una especie de biopic alegórico.

Con "biopic alegórico" quiero decir que el director sigue de forma bastante fiel la vida de Franz Liszt pero nos lo muestra mediante alegorías y metáforas. Por ejemplo, la "Lisztomania" fue un fenómeno real, que se dio a partir de 1840, que se refería a la histeria que sufrían las mujeres que asistían a los conciertos de Liszt. Un fenómeno que no volvería a repetirse hasta la llegada de artistas como Elvis Presley y los Beatles, más de cien años después. Así que Russell decide convertir a Liszt, interpretado por Roger Daltrey, en una estrella del rock para ilustrar lo que sucedía de modo que lo entienda la audiencia contemporánea.

El simbolismo y la alegoría se van haciendo más pronunciados a medida que avanzamos en el film, llegando al extremo con la representación de lo que significó Richard Wagner (en el film, un fantástico Paul Nicholas) para los nazis. Este estilo logra que el espectador se quede alucinado, fascinado, esperando ver cuál será la siguiente locura que tendrá lugar ante sus perplejos ojos.

Russell, además, utiliza el film para hacer referencia y parodiar distintos géneros, integrándolos sin problema en la narrativa. Cuando Liszt recuerda la época más feliz de su relación con Marie d'Agoult (Fiona Lewis), se recrea una película de cine mudo. Para ilustrar cómo Liszt influyó en Wagner, se convierte a este en un vampiro (en serio).

En definitiva, Lisztomania es un genial delirio de principio a fin. Como dice el póster, una eléctrica, exótica y erótica fantasía rock, además de excesiva y fascinante. Una obra maestra que no deja indiferente.


27 abr. 2016

Malibu Express

Soy consciente de que mi interés por las películas de Andy Sidaris no es demasiado compartido. Pero, como me pasaba con mis artículos sobre las beach movies que tampoco eran demasiado populares, espero que haya una o dos personas más, igual de enfermas que un servidor, que compartan mi fascinación por la obra de este autor.

Malibu Express (Andy Sidaris, 1985) es la expresión completa del estilo de este director, que luego explotaría de forma mucho más entretenida en la siguiente película de Sidaris, Hard Ticket to Hawaii (1987). Empezando por la curiosa secuencia de títulos de crédito, que nos muestra a una misteriosa mujer introduciendo datos en una computadora, datos que se leen como los créditos del film; efecto más conseguido en Hard Ticket, introduciendo los créditos en las cajas que transportan unos personajes.

El film mezcla el cine negro, el clásico cine de intriga (con su escena de reunión de sospechosos mientras el detective explica el caso) y cine de espías. Una mezcla que parece imposible pero sumándole el tono de comedia y los desnudos gratuitos acaba dando grandes resultados. Nuestro detective protagonista es Cody Abilene, al que da vida Darby Hinton. Cody se ve mezclado en una trama de asesinatos, chantajes y espionaje mientras va saltando de bella dama en bella dama. Sybil Danning tiene un pequeño papel como la condesa Luciana, una espía, que contrata a Cody y lo mete de lleno en una complicada historia.

A pesar de su duración, la película transcurre a un ritmo frenético, aunque los desvíos que se toma Sidaris a la hora de contar la historia (y que básicamente sirven para introducir el mayor número de bellezas en pantalla posible) la complican más de lo necesario. Aunque estos desvíos se hacen digeribles gracias a la comedia y las escenas de acción. Me hace particularmente gracia el hecho de que nuestro héroe, al contrario de lo que sucede en típicas cintas de acción, sea un negado con la pistola y sea incapaz de darle a nada que se mueva.
Al final, Malibu Express es casi una parodia de los géneros que mezcla. Una parodia bastante efectiva, ya que me hizo reír bastante, así como en las escenas en las que aparece Lynda Wiesmeier como June Khnockers (un nombre que habría dado envidia a Austin Powers) me hacen perder el sentido.


26 abr. 2016

Call Girl of Cthulhu

He de admitir que si no fuera por los homenajes a Lovecraft y la manera en que los cineastas consiguieron plasmar de forma convincente su historia con muy poco dinero, tal vez no haría un comentario tan positivo de la película. Pero lo que está claro es que lo pasé bien con ella, así que espero que vosotros os lo paséis igual de bien.

El artista Carter Wilcox (David Phillip Carollo) se ha mantenido virgen, a la espera de que aparezca esa mujer especial de la que se enamorará locamente. El destino quiere que la mujer de la que se enamora sea Riley Whatley (Melissa O'Brien), que no solo trabaja como una de esas mujeres que fuman, te hablan de tú y te cogen de la mano, además resulta ser la novia prometida al dios primigenio Cthulhu. Carter verá como su amada se convierte en la puerta que permite la entrada de los Antiguos en nuestra dimensión, y tendrá que hacer lo posible por cerrarla de nuevo.

Call Girl of Cthulhu (Chris LaMartina, 2014) mezcla comedia y terror para contarnos lo que es la clásica historia inspirada en los trabajos de H. P. Lovecraft: sectas malvadas que realizan sacrificios para traer a los Primigenios de vuelta, héroes impotentes ante el horror, monstruos indescriptibles con muchos tentáculos... A todos estos elementos se le añaden dos cosas normalmente ausentes en los relatos de Lovecraft: personajes femeninos y sexo.

Cuando hablo de la adición de personajes femeninos no se trata solo de las víctimas de la secta que libera el malvado Sebastian Suydum (Dave Gamble), también el grupo que intenta impedir que Suydum lleve a cabo su objetivo de destruir el mundo está liderado por una mujer, la profesora Edna Curwen (Helenmary Ball).

El film fue financiado a través de Kickstarter, usando vídeos como este:



Teniendo este hecho en cuenta, la película tiene un aspecto fantástico. Es decir, se nota que fue hecha con poco dinero pero no tiene ese look de vídeo rodado el fin de semana que tienen algunas películas "legítimas" de bajo presupuesto. Además, los efectos de maquillaje y los monstruos, así como las distintas muertes, están muy bien hechos.

Si no eres fan de Lovecraft, puedes disfrutar la película como una comedia de terror con grandes dosis de sangre y gore. Los fans de Lovecraft encontrarán muchos guiños a la obra del padre de los Primigenios. Por ejemplo, la compañera de piso del protagonista se llama Erica Zann (Nicolette le Faye) y se dedica a la música, aparecen camisetas de los Ulthar Cats, además de la propia historia en sí.

En definitiva, este es un film lovecraftiano diferente con el que pasaréis un buen rato.

22 abr. 2016

Generación Z (The Rezort)


Ya podéis leer mi crítica de Generación Z (The Rezort, Steve Barker, 2015) en Underbrain Mgz, clicando aquí:

http://underbrain.com/cine/generacion-z/

Interesante película de zombis, no muy original pero bastante entretenida. Aunque el hecho de que solo haya encontrado el tráiler para el estreno en España me dice que tal vez corra peor suerte de la que se merece.


21 abr. 2016

Cegados por el sol (A Bigger Splash)


Ya podéis leer mi crítica de Cegados por el sol (A Bigger Splash, Luca Guadagnino, 2015) en Underbrain Mgz, tan sencillo como clicar aquí:


Interesante mezcla de drama y suspense, que destaca principalmente por las interpretaciones del cuarteto protagonista. Dentro de lo posible, disfrutadla en VOSE.


20 abr. 2016

Toro

 
Ya podéis leer mi crítica de Toro (Kike Maíllo, 2016), estreno este viernes en cines, en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Película recomendada a los amantes del cine criminal. Le cuesta un poco arrancar, pero cuando se pone en marcha no para.


19 abr. 2016

Amsterdamned: Misterio en los canales (Amsterdamned)

 
Tenía curiosidad por ver cómo había envejecido Amsterdamned: Misterio en los canales (Amsterdamned, Dick Maas, 1988), película que en su momento tuvo bastante repercusión pero hoy día no goza de demasiada popularidad. La conclusión a la que he llegado es que ha envejecido de forma similar a la otra película que hizo popular al director, El ascensor (De lift, 1983).

Un misterioso asesino empieza a actuar en los canales de Amsterdam. Al frente del caso está el inspector Eric Visser (Huub Stapel), que pronto descubre que resolver estos asesinatos será más complicado de lo que se imagina. Este es el argumento de Amsterdamned, que en su momento tuvo cierto impacto ya que mostraba cierta influencia del giallo y de Dario Argento en su ejecución, en un momento en que el género estaba saturado de slashers en decadencia.

Pero la película tiene el mismo problema que El ascensor: puede que el planteamiento fuera novedoso pero la ejecución desde luego no lo era. El film es algo lento y se acaba haciendo largo, con muchas escenas que podrían ser fácilmente eliminadas sin que la película sufriera. El único momento realmente impactante es el que ya aparece en el tráiler: cuando se descubre uno de los cadáveres colgando de un puente. El resto es bastante típico y su clímax no es demasiado emocionante.

Tampoco es que sea una mala película. Resulta entretenida y si se es aficionado a los thrillers de intriga, Amsterdamned puede gustaros a pesar de sus problemas. Pero los que busquéis algo más creativo o emocionante que algo simplemente entretenido, esta película es posible que no sea de vuestro gusto.


15 abr. 2016

Plan 9

 
Plan 9 (John Johnson, 2015) es un remake del clásico de Ed Wood Jr. Plan 9 from Outer Space (1959). No se trata de una parodia, sino de un homenaje. ¿Qué tal ha quedado el remake de la injustamente llamada peor película de la historia? Pues no está mal.

El film cuenta la historia de Nilbog, típico pueblo americano que se ve de repente invadido por zombis. Estos zombis han sido creado por una raza extraterrestre que pretende hacerse con el planeta Tierra. Un grupo de supervivientes intentará poner fin a sus planes.

John Johnson, que además de dirigir, ser uno de los productores, el guionista y editar la película, se reserva interpretar el papel del agente Kelso, ha declarado que su intención era hacer la película que Wood hubiese hecho si hubiese tenido el presupuesto para ello. Pero lo cierto es que Johnson le añade momentos de comedia a la película que Wood no hubiese puesto jamás, es parte de lo que hace la original Plan 9 tan divertida. Sin embargo, repito que no se trata de una parodia, es una sincera carta de amor a la obra de Wood. Plan 9, además, está llena de referencias a todo tipo de películas, más allá de la obra de Wood.

A pesar del bajo presupuesto con el que fue hecha, la película cuenta con un extenso reparto que incluye nombres más o menos conocidos como el de Brian Krause, unos buenos efectos especiales de maquillaje (los visuales realizados con CGI son bastante cutres) y una efectiva banda sonora. Todo ello mezclado con un guion bastante entretenido acaba haciendo que este nuevo Plan 9 resulte en una película muy divertida con la que pasas un buen rato. En este sentido se ha de mencionar la buena labor del reparto. A pesar de que hay algunos intérpretes que no son nada del otro mundo, los principales hacen un buen trabajo, especialmente en los momentos de humor.

Tampoco esperéis nada del otro mundo. Yo le doy un pase porque me reí con ella muchas veces y porque, a pesar del bajo presupuesto, el producto final es muy digno. Pero si buscáis algo más serio u original, es posible que esta película os sepa a poco. Aunque los amantes de la serie B le tendrían que dar una oportunidad.


13 abr. 2016

Victor Frankenstein

 
Ya podéis leer mi crítica de Victor Frankenstein (Paul McGuigan, 2015), que se estrena este viernes, en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Es una lástima ver una buena idea desperdiciada. Si esperáis ver algo nuevo o diferente en esta película os llevaréis una amarga decepción.


El ascensor (De lift)

¿Qué fue de Dick Maas? Aunque el director y guionista holandés sigue en activo, estrenando películas como Sint (2010), parece que ninguno de sus trabajos ha tenido fuera de Holanda la repercusión y popularidad que tuvieron sus dos títulos más conocidos: el giallo a la holandesa Amsterdamned: Misterio en los canales (Amsterdamned, 1988) y El ascensor (De lift, 1983), film que comentamos hoy.

En un moderno edificio se empiezan a suceder una serie de misteriosas muertes y accidentes. Sucesos que parecen relacionados con el mal funcionamiento de los ascensores, pero el técnico Felix Adelaar (Huub Stapel) no encuentra nada estropeado y sospecha que el problema pueda estar en otra parte. Con la ayuda de la periodista Mieke de Beer (Willeke van Ammelrooy), Felix descubrirá que se oculta un mortal secreto en lo que parece un simple edificio.

Realmente, la idea de un ascensor asesino resulta bastante ridícula, por lo que el trabajo Maas a la hora de crear un film notable alrededor del concepto tiene bastante mérito. En lugar de hacer una comedia paródica, el director y guionista crea un efectivo film de suspense que, aunque con algunos toques de humor, logra darle cierta seriedad a la propuesta, particularmente por su giro hacia la ciencia ficción.

No es que sea una gran película a descubrir ni mucho menos, en el fondo no es más que una típica monster movie, simplemente sustituyendo el animal o monstruo asesino por unos ascensores. Sin embargo, conseguir hacer un film potable partiendo de una premisa tan tontorrona merece su reconocimiento, tal vez por ello hasta fue premiada como mejor película en el festival de Avoriaz el año que se estrenó. Pero, repito, la película se desarrolla y funciona como una típica monster movie, de modo que, en ese sentido, El ascensor no aporta muchas sorpresas. De todos modos, si disfrutáis con este género o tenéis un poco de claustrofobia, esta película puede resultaros bastante entretenida.

La película se rodó originalmente en holandés, pero solo he encontrado el tráiler doblado al inglés.


11 abr. 2016

Hard Ticket to Hawaii

Andy Sidaris es algo así como el Russ Meyer del cine de acción. Sus películas están protagonizadas por actrices que en muchos casos se dieron a conocer en Palyboy o Penthouse, que interpretan personajes que se ven mezclados en alguna absurda trama de espionaje salpicada de no menos absurdas escenas de acción. La mejor de sus películas posiblemente sea Hard Ticket to Hawaii (Andy Sidaris, 1987).

Donna (Dona Speir) y Taryn (Hope Marie Carlton) trabajan como pilotos en Hawaii. Donna es también una agente encubierta de La Agencia y Taryn se encuentra dentro del programa de protección de testigos. Accidentalmente ambas interceptan un pago de diamantes dirigido a un narcotraficante. Donna y Taryn tendrán que desmantelar la operación de narcotráfico y enfrentarse de paso a espías enemigos escondidos en la isla. Pero no lucharán solas: recibirán la ayuda de los agentes Rowdy Abilene (Ronn Moss) y Jade (Harold Diamond). Además de todo este lío, una peligrosa serpiente mortal infecciosa se haya suelta por Hawaii matando a todo aquel que se cruza con ella.

Como podéis ver por el argumento, Hard Ticket to Hawaii podría ser una simple película de acción, pero el genio del guionista y director Andy Sidaris la convierte en todo un absurdo espectáculo que se digiere con facilidad gracias al tono de comedia con que Sidaris nos cuenta la historia. Y el tipo de absurdidad a la que me refiero es la que nos incluye un agente que es incapaz de acertar al blanco a no ser que dispare con un bazooka y terribles armas como frisbees asesinos, eso sin mencionar la subtrama de la serpiente asesina. El tono humorístico contribuye a que los abundantes y gratuitos desnudos no conviertan la película en algo sórdido, el tipo de película que te obliga a ducharte después de verla. Esto también se aplica a la violencia y la sangre, que está filmada con el mismo espíritu de diversión.

No puedo decir que esta sea objetivamente una buena película, pero te ríes tanto con ella que es difícil no recomendarla. Además, el bello reparto aparte de mostrar sus generosas curvas, actúa bastante bien, y las escenas de acción son muy entretenidas. Esta película es una perfecta muestra de lo que es un placer culpable, énfasis en placer.


Hard Ticket to Hawaii por rstvideo

7 abr. 2016

Alucarda, la hija de las tinieblas

 
Aquellos que han visto Alucarda, la hija de las tinieblas (Juan López Moctezuma, 1977) saben que no exagero cuando digo que esta película tiene uno de los clímax más pasados de vuelta y alucinantes de la historia del cine de terror. Y si no la has visto, te aguarda un viaje increíble.

La historia se ambienta a finales del siglo XIX. Justine (Susana Kamini) se instala en un convento tras la muerte de sus padres. Allí no tarda en hacer amistad con la misteriosa Alucarda (Tina Romero), una joven que tiene gustos algo góticos. La relación entre ambas se hace cada vez más profunda y Justine pronto se ve arrastrada a celebrar ritos satánicos. Justine y Alucarda se ven convertidas así en sirvientes de Satán, desatando una oleada de locura y de sangriento terror.

Alucarda se inspira en el clásico de Sheridan Le Fanu Carmilla, trasladada en diversas ocasiones al cine, pero sustituyendo el vampirismo por el satanismo y el desenfreno generalizado. Así, el film de Moctezuma tiene más en común con películas como No nos libres del mal (Mais ne nous délivrez pas du mal, Joël Séria, 1971) (inspirada en el mismo caso real en que se basó Criaturas celestiales [Heavenly Creatures, Peter Jackson, 1994]) o El exorcista (The Exorcist, William Friedkin, 1973), que con adaptaciones de la novela de Le Fanu como La novia ensangrentada (Vicente Aranda, 1972) o Las amantes del vampiro (The Vampire Lovers, Roy Ward Baker, 1970).

En la película nos encontramos una mezcla de denuncia de la superstición, la alegoría política y una representación del estamento religioso a lo Ken Russell con escenas de terror delirantes y explosiones sangrientas al más puro estilo exploitation. Es esta mezcla entre lo lírico y lo bruto lo que hacen de esta película algo realmente especial, que se queda grabado en la retina del espectador. Especialmente su tramo final, que hará las delicias de cualquier aficionado al cine de terror. También creo que esta película es lo suficientemente especial como para verla aunque no te interese el cine de terror pero sí el cine que se aparta de lo establecido.

Rodada originalmente en inglés, la película se puede encontrar fácilmente en DVD editada por Mondo Macabro con el audio inglés y el español. Aunque si no os importa esperar, este sello también la editará en un futuro próximo en Blu-ray. La recomiendo sin prejuicios.


6 abr. 2016

El Castigador recibe su merecido

 
Tener el ordenador estropeado tuvo su parte positiva: me dio tiempo de disfrutar de la segunda temporada de Daredevil recién estrenada en Netflix. Y todo lo que dicen es verdad: esta segunda temporada mejora espectacularmente respecto a la primera, en especial por la incorporación de dos personajes clásicos: Elektra, que en la serie la interpreta con gran acierto Elodie Yung, y El Castigador, un genial Jon Bernthal. En este artículo me centraré en cómo se representa a Frank Castle/El Castigador en la serie.

Bernthal, dejando de lado series de animación y videojuegos, es el cuarto actor que interpreta al justiciero urbano de la Marvel, tras tres distintos intentos cinematográficos, y no hay duda de que, dramáticamente hablando, es el mejor de los cuatro. Tiene un rostro que hace creíble que estuvo en el ejército, es muy creíble en las escenas de acción y le aporta una angustia y una oscuridad que se encontraban ausentes en las anteriores encarnaciones. Y no es que las películas no me gustaran, las tres tienen sus cosas positivas, como indico en un artículo que escribí al respecto aquí, pero creo sinceramente que esta es la primera vez que se traslada de forma fiel el personaje de las viñetas a la "realidad".

The Punisher, como Superman, es un personaje engañosamente simple. Es decir, parece bastante fácil de resumir: es un tipo que tras ver a su familia asesinada por mafiosos se dedica a masacrar delincuentes. Pero esta aparente sencillez hace que sea complicado de adaptar fuera de los cómics de forma interesante, e incluso lo hace un personaje bastante complicado a la hora de crear historias interesantes en cómic (igual que Superman). La serie logra de forma inteligente crear una historia interesante alrededor del personaje al presentarlo de la misma manera que hicieron los cómics originalmente: empezando como un villano que luego evoluciona hacia antihéroe, manteniéndose siempre en una zona gris.

Esta maniobra sirve para, además de mantenerse fiel a los cómics, ofrecer un interesante contraste con Daredevil y sus métodos. Los mejores momentos de la serie son aquellos en que ambos se enfrentan y se ponen a prueba. Uno de estos enfrentamientos desemboca en una increíble escena en la que Daredevil se enfrenta a una banda de moteros en un edificio, a la que solo hace sombra otra escena que protagoniza El Castigador y que sabréis cuál es cuándo la veáis.

Si la incorporación de Punisher a la serie significa que no habrá más películas del Castigador y su futuro se encuentra en las series, no creo que sea una gran pérdida mientras se siga manteniendo la calidad y siga subiendo el nivel.