29 jul. 2016

Malas madres (Bad Moms)

 
Aquí está para apuntarse al desmadre mi crítica de Malas madres (Bad Moms, Jon Lucas, Scott Moore, 2016), que podéis leer en Underbrain Mgz clicando aquí:


No es que sea un peliculón, pero me reí mucho con ella (en VOSE) y se me pasó bastante rápido. A veces, eso es lo mejor que te puede ofrecer una película.


28 jul. 2016

El regreso de Jack (Jack's Back)

 
El regreso de Jack (Jack's Back, Rowdy Herrington, 1988) es una entretenida combinación de thriller y suspense que, por alguna razón, utiliza la mitología de Jack el Destripador para luego desecharla.

Unos sangrientos asesinatos que replican los cometidos por Jack el Destripador, los mismos días del mes que los originales, tienen a la policía contra las cuerdas. John Wesford (James Spader), un estudiante de medicina, se ve implicado en los asesinatos y acaba asesinado él mismo. Rick Wesford (Spader), hermano gemelo de John, tiene una visión de la muerte de su hermano y empieza a investigar por su cuenta quién mató a su hermano y es responsable de los asesinatos en serie.

La publicidad y hasta la sinopsis parecen indicar que la figura de Jack el Destripador tendrá una importancia mayor de la que acaba teniendo. El tráiler hasta parece decir que la película tendrá elementos sobrenaturales, cuando no es así. La parte del Destripador solo ocupa los primeros minutos de la cinta, para luego centrarse en la investigación de Rick sobre la muerte de su hermano.

Por suerte es algo que yo ya sabía, dado que descubrí El regreso de Jack gracias a La guía del cine de terror que ediciones Zinco publicó a principios de los 90, cuando publicaba también la versión española de Fangoria, y que resultaron ser las 500 pesetas que mejor invertí en toda mi vida. En la revista ya comentaban este hecho y me ayudó a apreciar mejor el film, pero puede que si no lo sabes te lleves una decepción al creer que vas a ver uno de los múltiples filmes que utilizan la figura de Jack el Destripador.

Eso sí, tampoco es que sea una gran obra maestra. Básicamente, es un film de suspense muy bien construido que logra mantener al espectador interesado y entretenido hasta el final. Las interpretaciones son bastante sólidas, en especial Spader que hace doblete interpretando a los hermanos gemelos. Y también nos encontramos a secundarios clásicos como Robert Picardo.

En definitiva, es un notable film que puede gustaros si lo que buscáis es un sólido thriller con el que pasar el rato.


Zipi y Zape y la Isla del Capitán

 
Ya podéis leer mi crítica de la nueva aventura cinematográfica de los gemelos creados por Escobar, Zipi y Zape y la Isla del Capitán (Oskar Santos, 2016), en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Es un film para llevar a los sobrinos/hijos/herman@s pequeños que tengáis por ahí. Nada para los adultos a no ser que seáis extremadamente nostálgicos.


26 jul. 2016

Sabe que estás sola (He Knows You're Alone)

 
Es posible que la importancia de esta película dentro del género quede demostrada por el simple hecho de que el inicio de Scream 2 (Wes Craven, 1997) prácticamente reproduce el de este film. Sin embargo, su importancia viene dada más por el momento en que se estrenó que por su calidad cinematográfica.

Sabe que estás sola (He Knows You're Alone, Armand Mastroianni, 1980) se estrenó al inicio de la fiebre slasher de los 80, poco después de La noche de Halloween (Halloween, John Carpenter, 1978) y Viernes 13 (Friday the 13th, Sean S. Cunningham, 1980). De hecho, solo tres meses después de Viernes 13, lo cual explica que el film de Mastroianni siga paso a paso el clásico de Carpenter.

De cara al género, su punto de interés es que se escribió y dirigió antes de que hubiese una fórmula establecida. De modo que la película mezcla el estilo del thriller con psicópata con una copia del film de Carpenter. Se sabe desde el principio quién es el psicópata asesino, interpretado por Tom Rolfing con una habilidad que lo pone a la altura de Mal Arnold en Blood Feast (Herschell Gordon Lewis, 1963), perseguido por un policía con ansías de venganza ya que mató a su prometida, papel al que da vida Lewis Arlt. Paralelamente, vemos como el asesino acosa cual Michael Myers a la joven Amy Jensen (Caitlin O'Heaney), matando a las personas que tiene cerca y observándola desde matojos para luego desaparecer.

Aunque hoy día la película seguramente llama más la atención por ser el debut de un joven Tom Hanks, lo cierto es que su mezcla de thriller y slasher resulta en un film bastante entretenido, mucho más interesante que otros títulos parecidos de la misma época como Prom Night. Llamadas de terror (Prom Night, Paul Lynch, 1980). Dicho esto, el hecho de que en su mayor parte sea una imitación de Halloween hace que resulte bastante predecible y no tan satisfactorio como otros slashers de la época.

Por ello, este es un film que creo interesará principalmente a los estudiosos del género. Aquellos interesados por su historia y evolución, y no tanto a aquellos que simplemente quieran ver una película de terror entretenida para pasar un buen rato.


22 jul. 2016

Ven a jugar conmigo para siempre... y siempre... y siempre

¿Qué enfermo entre vosotr@s no desearía que este juego fuera real?


La mujer explosiva (Weird Science)

 
Vista en su día, La mujer explosiva (Weird Science, John Hughes, 1985) parecía una película normal. Es decir, divertida pero no mucho más extraña o bizarra que, por ejemplo, Mi proyecto científico (My Science Project, Jonathan R. Betuel, 1985) u otras películas de la época. Es realmente cuando la ves hoy día, en el contexto del estilo de películas para adolescentes actuales, que los toques bizarros de La mujer explosiva realmente destacan.

La película cuenta la historia de Gary (Anthony Michael Hall) y Wyatt (Ilan Mitchell-Smith), dos perdedores adolescentes que una noche, utilizando el ordenador de Wyatt, logran crear una mujer perfecta, Lisa (Kelly LeBrock). Una mujer que, como pronto descubre la pareja de amigos, tiene una voluntad muy propia y posee extraños poderes.

Hughes utiliza su absurda premisa para añadir diversos toques absurdos a la comedia, como romper la cuarta pared o permitirse crear surrealistas imágenes. Romper la cuarta pared es algo que Hughes llevaría al extremo en la clásica Todo en un día (Ferris Bueller's Day Off, 1986), tras la cual el director abandonaría la comedia adolescente para pasarse a la comedia más tradicional y el cine familiar/infantil (tras lo cual pierde todo interés para mí).

Si Dieciséis velas (Sixteen Candles, 1984), su debut, es el perfecto ejemplo de la clásica comedia adolescente y en su siguiente film, la genial El club de los cinco (The Breakfast Club, 1985), una exploración de los arquetipos que pueblan este tipo de comedia; en La mujer explosiva y Todo en un día adopta una perspectiva más fantasiosa, en la que se muestra que pasa cuando aquello que los personajes de sus dos primeras películas desean se hace realidad.

Los adolescentes protagonistas de La mujer explosiva logran, aparentemente, hacer realidad su fantasía, pero pronto descubren que hay que tener cuidado con lo que uno desea porque puede que lo consiga. A través de esta premisa, en el fondo, nos encontramos otra historia de transición, en la que sus protagonistas logran "madurar" a través de su experiencia, pero disfrazada de fantasía y ciencia ficción.

Pero, tal vez, lo más importante sobre La mujer explosiva es que sigue siendo tan divertida hoy como en el momento en que se estrenó. Su mezcla de absurdo y comedia adolescente la hizo lo suficientemente popular como para originar una serie de televisión, que tuvo cinco temporadas pero no el ingenio de la película.

Comedia de culto ochentera, La mujer explosiva es una película que me alegra recomendar no por motivos nostálgicos, sino porque se mantiene tan fresca y genial como el primer día gracias a la manera en que trata temas universales.


20 jul. 2016

Satanás, el reflejo del mal (The Boogey Man)

Entre 1978 y 1980 se estrenaron diversas películas que marcaron el inicio de la fiebre slasher. Lo interesante de estos títulos es que, al contrario de lo que sucede a partir de 1980/81, no funcionaban basados en una formula establecida, sino que imitaban algunos elementos y añadían otros. Un ejemplo de ello es esta película de ridículo título en castellano, Satanás, el reflejo del mal (The Boogey Man, Ulli Lommel, 1980).

Los pequeños Lacey (Natasha Schiano) y Willy (Jay Wright) observan a su madre (Gillian Gordon) pasar el rato con su amante (Howard Grant). Esto no le hace mucha gracia a la pareja, que decide atar a Willy a la cama, unos maltratos que imaginamos no es la primera vez que tienen lugar. Lacey libera a su hermano, este coge un cuchillo y mata al amante de su madre. Veinte años después, Lacey (Suzanna Love) y su hermano Willy (Nicholas Love) viven felizmente en una granja propiedad de sus tíos. Lacey está casada y tiene un hijo. Todo parece perfecto, aunque Willy muchas veces actúa de forma algo desequilibrada. Pero lo peor está por llegar: el vengativo fantasma del amante asesinado sale libre del espejo en el que estaba atrapado y empieza a matar a todo aquel que tiene cerca.

Para una película que no llega ni a la hora y media de duración, lo cierto es que The Boogey Man tiene una sinopsis bastante complicada. Podéis observar que parece más una tradicional cinta de terror, el clímax desde luego lo es, pero en ella encontramos presente elementos típicos del slasher, como las escenas en las que el espíritu se dedica a matar adolescentes (¡y un niño!). Es esta curiosa mezcla de elementos, así como algunas escenas bastante notables, las que hacen que esta película me resulte curiosa e interesante. Por otro lado, no da una explicación de cómo el fantasma del amante llega a quedar atrapado en el espejo, un detalle absurdo que me hace bastante gracia.

Viéndola da la sensación de que la idea para la película fue concebida siguiendo películas de terror sobrenatural de los 70 como La profecía (The Omen, Richard Donner, 1976), para luego mezclarla con el slasher que entonces batía records en taquilla. Así escrito parece mucho más interesante de lo que realmente es, pero es uno de los motivos por los que esta película me hizo gracia en su momento. Hoy se puede disfrutar como una curiosidad de una época irrepetible.


19 jul. 2016

Stranger Things

Ya podéis saber lo mucho que disfruté Stranger Things (The Duffer Brothers, 2016), la nueva serie de Netflix, leyendo mi crítica en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Y después de leerla, no tardéis en reservar un día para ver la serie. Es fantástica y espero que la disfrutéis tanto como yo.

14 jul. 2016

Gemidos en la oscuridad (The Unseen)

Hay directores que te extrañan que tengan largas carreras. Hay directores que no te extraña que rodaran solo una película. Y hay directores, como en el caso de Danny Steinmann, que resulta frustrante que no rodaran muchas más películas. La carrera de Steinmann fue terriblemente corta: cuatro películas y solo dos de ellas con su nombre real en los títulos de crédito. Pero cada una de ellas memorable por algún motivo u otro, como el film que comentamos hoy, Gemidos en la oscuridad (The Unseen, 1980), que Steinmann firmó con el pseudónimo Peter Foleg. Película que además está protagonizada por una de mis chicas Bond favoritas: Barbara Bach.

Steinmann es principalmente conocido como director de la fantástica, para mí, Viernes 13 Parte V (Friday the 13th Part V: A New Beginning, 1985), entrega sobre la que ya he mencionado mi amor por ella en más de una ocasión. Tras dirigir Viernes 13 Parte V, Steinmann sufrió un grave accidente del que tardó tiempo en recuperarse y significó que abandonara el mundo del cine. Antes de dirigir la quinta entrega de Viernes 13, este director y guionista nos regaló la genial Calles salvajes (Savage Streets, 1984), film que ya daba amplia muestra de sus señas de identidad.

Señas de identidad que son más difíciles de encontrar en The Unseen, su segunda película como director y guionista. Steinmann debutó en la dirección (y se podría decir que también como guionista, más o menos) en 1973 con la película porno High Rise, usando el nombre Danny Stone. Siete años más tarde dirigía su primera película "legítima". El film cuenta la historia de tres reporteras, Jennifer Fast (Barbara Bach), Karen Fast (Karen Lamm) y Vicki Thompson (Lois Young), que mientras hacen un reportaje se ven forzadas a pasar la noche en casa de Ernest Keller (Sydney Lassick). Ernest aparentemente vive solo con su mujer Virginia (Lelia Goldoni) pero, en algún lugar de la casa, alguien o algo acecha a las periodistas.

La historia del film es bastante sencilla, lo que permite que se desarrolle en profundidad el personaje que interpreta Bach, en particular sus problemas con su pareja Tony Ross que interpreta Douglas Barr, y la delirante y gótica historia familiar de los Keller. Por otro lado, los personajes de Lamm y Young apenas son desarrollados y su desaparición no es muy impactante.

Steinmann fue despedido de la producción y, al ver que el montaje eliminaba varias de las escenas que él consideraba que añadían un mayor impacto al film, decidió firmar la película y el guion con el nombre de Peter Foleg (aunque tal vez firmaría la versión del film editada por en DVD por Code Red y en Blu-ray por Scorpion). Esto hace que el film sea algo irregular. Steinmann tenia razón al afirmar que hay partes de la película en las que la atmósfera de suspense y amenaza está ausente. Pero hay otros instantes que sí están muy logrados y la excesiva y exagerada media hora final del film es puro Steinmann.

A pesar de ser una película algo irregular, las interpretaciones de Bach, Lassick y Goldoni son fantásticas. Bach no solo aporta su belleza natural, también logra darle entidad al personaje tanto en las escenas dramáticas como en las escenas de terror. Pero, claro, Lassick y Goldoni son los que realmente destacan interpretando a los dementes Keller. En particular Lassick, que tiene momentos verdaderamente geniales como cuando rememora su historia familiar en una de las escenas más destacadas del film.

No he dicho nada de Stephen Furst como el "no visto" al que hace referencia el título original. Oscilando entre lo grotesco y lo cómico, es una interpretación que hay que verla para creerla. Uno de los elementos que hace que, aunque sea algo irregular debido a su conflictiva historia tras las cámaras, este sea un interesante y memorable film de terror.


12 jul. 2016

Death Screams

 
Lo he dicho ya muchas veces: las modernas recreaciones de cintas slasher de los 80, como las de exploitation de los 70, son en un 99% infumables. Sus carencias se hacen más evidentes cuando las comparamos con el producto auténtico, incluso con slashers menores como la curiosa Death Screams (David Nelson, 1982).

En un típico pueblo americano (tejano, al juzgar por el acento con el que hablan) desaparecen dos jóvenes que se estaban conociendo en el sentido bíblico. La comunidad no parece muy preocupada, asumen que se han fugado juntos, sin sospechar que un maníaco ha empezado su temporada de asesinatos. Coincidiendo con la feria que se celebra en el pueblo, el típico grupo de amigos adolescentes ("adolescentes" más bien), decide celebrar una fiesta por su cuenta en la que serán asesinados uno a uno por el misterioso asesino del machete.

También conocida por este título alternativo
Haciendo una búsqueda rápida en IMDb, se ve que el mismo año que se estrenó Death Screams, en Estados Unidos se estrenaron la friolera de 24 películas con elementos propios del slasher (y reduciendo la búsqueda solo a ese país). Por tanto, queda claro que este film apareció cuando la fiebre slasher se encontraba en pleno ascenso. Con tantos títulos estrenados, también es natural que sea menos conocida que otras muestras del género que se estrenaron en la misma época.

Sin embargo, vista hoy día resulta interesante por los pequeños detalles que la apartan del resto de películas de la época. Los pequeños detalles bizarros que la hacen memorable y entretenida. En este caso, la construcción de personajes, el retrato que hace de la vida del pueblo y la manera en que desarrolla la no-intriga.

Los adolescentes protagonistas son los clásicos arquetipos, pero están presentados de forma que resultan mínimamente simpáticos (en su mayor parte) y no estas deseando que mueran al cabo de cinco minutos de aparecer en pantalla. Esta moda de poner en las películas de terror personajes insufribles que estas deseando ver morir, para mí le quita diversión al terror y hace que sea mucho menos impactante. También se molesta en crear un poco de ambiente pueblerino, lo cual hace que en algunos momentos la película sea algo lenta pero nunca llega a aburrir. Y la no-intriga se refiere al hecho de que cada vez que aparece el sheriff preguntando por los chicos desaparecidos uno tiene la sensación que a la gente del lugar le importa tres pimientos los chicos desaparecidos. Diría que la película sería mejor sin la trama de "investigación" si no fuera por el momento genial que tiene el sheriff hacia el final de la película.

En cuanto a los efectos especiales de maquillaje y los asesinatos, en su mayor parte son bastante normalitos pero sorprende con algunos momentos gore bastante logrados. Sumado a la banda sonora, los diálogos y la moda de la época, el resultado final es que Death Screams es un sólido slasher que gustará a los aficionados al género.

11 jul. 2016

Raro y orgulloso de serlo

 
No recuerdo ningún instante de mi vida en el que no me gustase el terror en cine y literatura y los cómics. Desde que era pequeño, siempre he sentido una inclinación natural por el género. Aunque con el tiempo mis intereses se fueron ampliando y enriqueciendo, el terror siempre ha estado ahí.

Este hecho trajo consigo que durante mucho tiempo me llamaran raro, extraño o friqui, ya que mis gustos e inclinaciones no casaban con los de la mayoría. Y hubo algunos momentos en los que tuve dudas y pensaba si en el fondo no habría algo que no estaba del todo bien dentro de mí.

Dudas que forman parte del pasado. Desde que dejé el instituto y entré en la universidad no tuve nunca más ningún momento de debilidad. Sí, era raro. Pero todos los demás también, por suerte. De hecho, ya que he tenido que aguantar no ser considerado "normal" durante mucho tiempo, eso ha hecho que tenga la mente más abierta y tolerante hacia las opciones personales de los demás, seas cuáles sean en el campo que sean. Menos la tauromaquia, ya que encuentro injustificable torturar un animal hasta matarlo y hacer un espectáculo de ello.

Estas reflexiones vienen a colación del estupendo documental Why Horror? (Nicolas Kleiman, Rob Lindsey, 2014). En él, acompañamos a Tal Zimerman, fan que se pregunta por qué el terror le atrajo desde de pequeño. Con este punto de partida se hace un amplio análisis del género abarcando cine, literatura, arte e incluso videojuegos. La exploración antropológica que se hace del género, la destrucción de tópicos y el recorrido histórico hicieron que el documental me interesara, pero realmente lo hizo especial el hecho de verme perfectamente reflejado en Zimerman y sus experiencias.

El documental cuenta con un largo número de entrevistas que incluye expertos como George A. Romero, John Carpenter, Don Coscarelli, Steve Niles, Karen Lam, las hermanas Soska, Eli Roth, Kier-La Janisse, Álex de la Iglesia y un largo etcétera. Todos ellos aportan interesantes perspectivas ya sea como fans del género o académicos.

Descubrí este documental incluido como extra en la edición francesa en Blu-ray de [Rec] 4: Apocalipsis (Jaume Balagueró, 2014) y lo recomiendo de corazón. Why Horror? lo disfrutarán todos los amantes del género, pero también puede resultar interesante para aquellos que lo desconozcan ya que es posible que les desmonte algunos de los prejuicios que puedan tener sobre el género. Por mi parte, fue una nueva evidencia de que no tengo nada de que avergonzarme: soy raro y estoy orgulloso de serlo.


7 jul. 2016

Mi amigo el gigante (The BFG)

 
Aquí tenéis mi crítica crítica de Mi amigo el gigante (The BFG, Steven Spielberg, 2016), a vuestra disposición clicando aquí:


Es un caso digno de estudio: tienes a Spielberg haciendo magia con la cámara, un reparto cargado de talento y fantásticos efectos visuales, pero el resultado final es un film tedioso y aburrido.


6 jul. 2016

Un perfecto homenaje musical

 
La mayoría de los actuales homenajes al slasher de los 80 que se estrenan en la actualidad son pura basura. Insípidas recreaciones de lo peor que esas películas ofrecían en lugar de lo mejor, cintas como Lost After Dark (Ian Kessner, 2015), ofrecen más aburrimiento que otra cosa. Sin embargo, hay excepciones para todo. Viernes 13, parte V (Friday the 13th Part V: A New Beginning, Danny Steinmann, 1985) es una de mis entregas favoritas de la saga, aunque es también de las más criticadas. En este videoclip de Wolfie's Just Fine se hace una perfecta recreación y más que merecido homenaje a este -para mí- clásico film. Disfrutadlo.


Money Monster

 
Ya podéis leer mi crítica de Money Monster (Jodie Foster, 2016) en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Entretenido thriller pero poco más. Aunque su factura es bastante buena.


5 jul. 2016

Pacto de sangre (Pumpkinhead)

El mago de los efectos especiales Stan Winston debutó en la dirección de largometrajes con Pacto de sangre (Pumpkinhead, 1988), una interesante monster movie que sigue funcionando bastante bien hoy día.

Devastado por la muerte de su hijo, Ed Harley (Lance Henriksen) decide invocar al demonio de la venganza conocido como Pumpkinhead para que elimine a los que él cree responsables. Sin embargo, muy pronto Ed descubre que la venganza no es algo tan limpio y sencillo como esperaba.

Es posible que el film hubiera sido más memorable con un director más experto tras la cámara. Winston logra que los efectos especiales y de maquillaje, en particular la criatura, de Pacto de sangre sean realmente fantásticos y no se note el bajo presupuesto. Sin embargo, los aspectos más emocionales y dramáticos, así como la creación de escenas de suspense, no están al mismo nivel.

A pesar de ello, sigue siendo un film bastante interesante y entretenido. En particular por como trata el tema de la venganza y la manera en que el guion presenta a las víctimas. Del grupo que sufre las iras de Pumpkinhead, solo hay realmente un culpable: Joel (John D'Aquino). Es Joel el que atropella accidentalmente al hijo de Ed y hace todo lo posible por impedir que se pida ayuda o llamar a las autoridades. El resto de miembros del grupo de jóvenes intentan hacer lo correcto y son falsamente acusados por un destrozado Ed. Esto hace que el elemento de terror funcione, ya que son víctimas inocentes las que son perseguidas por el monstruo en lugar de personajes que estas deseando ver morir al ser cómplices de la muerte de un niño. Otro detalle interesante es que Ed siente cada vez que Pumpkinhead mata a alguien, lo que le lleva a enfrentarse a la criatura e intentar salvar a aquellos mismos que ha marcado para morir.

El cuidado guion, más las interpretaciones, en especial la del genial Henriksen, más la memorable criatura hacen de Pacto de sangre una monster movie bastante mejor que la media, aunque, como ya he señalado, con un director más experto podría haberse convertido en todo un clásico. Por supuesto, el diseño de la criatura es lo que más resalta (es lo que más se me quedó cuando la vi por primera vez una madrugada en televisión). La ventaja de Winston como director respecto a otros, es que él sí sabía cómo filmar a la criatura para que resultara creíble y efectiva. Algo que no se repitió en las tres secuelas que generó el film.

Pacto de sangre 2 - La maldición de la bruja (Pumpkinhead II: Blood Wings, Jeff Burr, 1993), La venganza del infierno (Pumpkinhead: Ashes to Ashes, Jake West, 2006) y La cólera del infierno (Pumpkinhead 4: Blood Feud, Michael Hurst, 2007) son las tres secuelas estrenadas directamente en vídeo que se hicieron de Pacto de sangre. Ninguna de ellas es particularmente interesante, aunque se recupera al personaje de Henriksen en las dos últimas, ya que se limitan a repetir el esquema de la primera y son, estas sí, típicas monster movies.


1 jul. 2016

Todos queremos algo (Everybody Wants Some!!)


¿Listos para la fiesta que ha preparado para vosotros Richard Linklater? Leed todo al respecto en mi crítica de Todos queremos algo (Everybody Wants Some!!, 2016) en Underbrain Mgz, clicando aquí:


La secuela espiritual de la fantástica (y con horrible título castellano) Movida del 76 (Dazed and Confused, Richard Linklater, 1993) es una comedia muy divertida que desmonta las típicas comedias universitarias americanas.