31 ago. 2016

Criminal

 
Ya está publicada en Underbrain Mgz mi crítica de Criminal (Ariel Vromen, 2016), accesible clicando aquí:


Cine de acción y espías entretenido y sin complicaciones, para los aficionados al género.


Francesca

 
Con la llegada del siglo XXI, una serie de jóvenes cineastas se han decidido a darle nueva vida al giallo, recuperando las formas y el estilo de los 70 para darle nueva gloria al género. Hay quien utiliza el lenguaje del giallo para crear cine experimental como hacen Hélène Cattet y Bruno Forzani, y hay los que se dedican a recrear el género dando forma al llamado neogiallo, como es el caso de Francesca (Luciano Onetti, 2015).

El inspector Bruno Moretti (Luis Emilio Rodriguez) y el detective Benito Succo (Gustavo Dalessandro) investigan los asesinatos que lleva a cabo una misteriosa mujer inspirándose en La Divina Comedia de Dante. Parece cada vez más claro que estos asesinatos están de alguna forma relacionados con la desaparición hace 15 años de la joven Francesca.

Luciano Onetti se esfuerza para hacer de su film una perfecta recreación de un giallo de los 70. Además de ambientar la película en la Italia de entonces, su película, aunque es argentina, está doblada al italiano de manera que suena de la misma manera artificial de las películas de la época. Y, por supuesto, cuenta con una banda sonora que imita el clásico sonido del giallo.

Este esfuerzo estético hace que la historia que cuente quede algo deslucida, ya que es bastante simple y la intriga no está muy elaborada aunque incluye la resolución absurda propia de la época. Por otro lado, al ser filmada con una cámara digital, la imagen tiene un toque artificial que le resta algo de autenticidad. En este sentido, casi prefiero los films que adoptan el estilo giallo pero lo adaptan a la actualidad, como Tulpa: Perdizioni mortali (Federico Zampaglione, 2012).

De todos modos, si se es aficionado al género, Francesca es una película muy disfrutable, que satisfará al fan si no tiene a mano un auténtico giallo de los 70.


29 ago. 2016

Galaxina

 
Galaxina (William Sachs, 1980) es una parodia el cine de ciencia ficción que hoy día seguramente debe su estatus como cinta de culto al hecho de que una de sus protagonistas, Dorothy Stratten, fue asesinada por su ex marido poco tiempo después de que se estrenara la película (la actriz estrenó un título más de forma póstuma). Stratten tenía solo 20 años y se había hecho famosa como Playboy Playmate del año 1980.

El film cuenta las peripecias de la tripulación de la Infinity, una nave policía que se dedica a patrullar la galaxia y recibe el encargo de recuperar la Estrella Azul. La robot Galaxina (Stratten) forma parte de la tripulación cumpliendo distintas funciones. Es un robot con sentimientos y personalidad propia que se verán puestos a prueba con la presencia del sargento Thor (Stephen Macht), el cual está enamorado de ella.

Sachs, director de Viscosidad (The Incredible Melting Man, 1977), basa sus chistes en la ciencia ficción que era popular entonces como La guerra de las galaxias (Star Wars, George Lucas, 1977), Star Trek, Alien, el octavo pasajero (Alien, Ridley Scott, 1979) o el clásico de Stanley Kubrick 2001: Una odisea del espacio (2001: A Space Odyssey, 1968). Estos chistes varían en cuanto efectividad: algunos momentos resultan muy graciosos, otros pasan sin pena ni gloria, como la referencia a Solo ante el peligro (High Noon, Fred Zinnemann, 1952).

Como ya he mencionado, posiblemente la película no tendría la popularidad que tiene si no fuera por la presencia de Stratten, pero, personalmente, me parece un film entretenido que me hizo reír bastante, aunque su guion es más bien pobre en cuanto a historia. Supongo que todo depende de vuestra tolerancia al humor tontorrón y el chiste fácil. Sin embargo, me parece adecuado como manera de soportar el trauma que supone que se acaben las vacaciones.


20 ago. 2016

Escuadrón Suicida: Una presentación

 
Ahora estoy más o menos de vacaciones, descansando de ver películas terribles para el blog y, en cambio, estoy viendo películas terribles por gusto. Sin embargo, encontré este vídeo de Jenny Nicholson que me hizo reír tanto como para querer compartirlo. También porque expone los fallos de Escuadrón Suicida (Suicide Squad, David Ayer, 2016) de un modo que incluso aquellos a los que la película les gustó se reirán.


16 ago. 2016

Star Trek: Más allá (Star Trek Beyond)

 
Ya podéis leer la crítica que con gran alegría hice de Star Trek: Más allá (Star Trek Beyond, Justin Lin, 2016) para Underbrain Mgz, clicando aquí:


Para los no aficionados, una fantástica película de ciencia ficción con grandes dosis de aventuras y acción. Para los aficionados, ahora que J. J. Abrams (uno de los tipos más sobrevalorados de la historia) se dedica a hacer mediocre la saga Star Wars, podemos disfrutar de una fantástica nueva entrega de las aventuras de la tripulación del Enterprise en la que es la más Star Trek de las nuevas entregas de Star Trek.


12 ago. 2016

The Alien Factor

 
The Alien Factor (Don Dohler, 1978) es una de esas películas que muchos consideran cutres o malas. Pero, sin embargo, es un tipo de película que, cuando digo que me encanta, no lo hago en plan irónico-hipster, sino que honestamente me encanta y me lo paso en grande con ella.

La historia es bastante sencilla: tres alienígenas van a parar a un típico pueblo americano, después de que su nave se estrelle. Una vez allí se dedican a deambular por la zona, destrozándolo todo y matando a los lugareños como típicos turistas. Las autoridades se ven impotentes hasta que reciben la ayuda de Ben Zachary (Don Leifert), un astrónomo que llega dispuesto a enseñarles un par de cosas a estos molestos invasores espaciales.

Muchos habéis notado que de un tiempo a esta parte se ha utilizado la nostalgia para vendernos películas. Esto no es algo nuevo (si Hollywood hiciera algo nuevo se crearía un agujero en el espacio-tiempo que nos absorbería a todos), es una tendencia que empezó a finales de los 70 y 80, cuando cineastas como George Lucas, Steven Spielberg o Joe Dante hicieron carrera explotando aquello que a ellos les gustaba de pequeños. Alien Factor también utiliza esta táctica, es el homenaje de Don Dohler a las películas de monstruos y ciencia ficción de los años 50 que le encantaban de pequeño (y no tan pequeño). Es por ello que la trama y el desarrollo del film resultará bastante familiar a los que sean también aficionados al género, al igual que algunos de los personajes habituales en este tipo de películas.

Sin embargo, lo familiar del argumento no es un problema, ya que lo compensa con un festival de efectos especiales hechos con cuatro duros, aunque bastante efectivos cuando el film se estrenó, y grandes dosis de encanto y diversión. Curiosamente, una de las escenas que más gracia me hace no tiene uno de los monstruos que pueblan el film de protagonista sino que se trata de una escena en un bar donde aparece una banda de rock tocando ante una audiencia espectacular compuesta de dos chicas.

La película fue hecha con un presupuesto muy bajo (la comisaría es un decorado montado en la sala de juego de los hijos del director) y con mucha pasión. Es esta pasión, mezclado con los monstruos y los intérpretes humanos dando vida a un guion que no esconde sus referencias, lo que hace que perdone en esta película cosas que no perdonaría en películas de alto presupuesto (o presupuesto, a secas).

En definitiva, si podéis ver más allá de las carencias provocadas por los pocos medios que tenían a su disposición, The Alien Factor es una entretenida película de monstruos con la que podéis pasar un buen rato. No he encontrado un tráiler oficial, así que os dejo el tráiler hecho por un fan.


11 ago. 2016

Nerve: Un juego sin reglas (Nerve)

 
Ya podéis leer mi crítica de Nerve: Un juego sin reglas (Nerve, Henry Joost, Ariel Schulman, 2016), en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Thriller para adolescentes. Estáis avisados.


8 ago. 2016

Cazafantasmas (Ghostbusters)

 
Con algo de adelanto ya podéis leer mi crítica de Cazafantasmas (Ghostbusters, Paul Feig, 2016) en Underbrain Mgz, clicando aquí:


¡Qué bien me lo pasé con esta película! Obviamente no tiene el mismo impacto que la original, pero es un film fantástico por méritos propios. Fijaos cuando la vayáis a ver en las marquesinas de los cines durante el clímax de la película. De verdad, me reí de principio a fin y hace que la lamentable polémica desatada en Internet resulte aún más triste y patética. Supongo que después de tantos remakes, reboots y secuelas que se aprovechan de la nostalgia o el poder que un título en particular puede tener a sus espaldas, ya tengo bastante superado lo de "¡aahhh! están pervirtiendo mi infancia/película favorita". Por suerte, en esta ocasión la película es bastante buena pero sino, tampoco habría pasado nada, porque si hubiera sido mala al cabo de un tiempo se habría olvidado como ha pasado con tantas otras. ¿O alguien duda de a qué versión de Desafío total nos referimos cuando decimos que es genial? Hicieron una precuela/remake de mi obsesión total La cosa y el mundo no se acabó. Por supuesto, parte del problema con Cazafantasmas es la misoginia y el racismo que siguen bien vivos, desgraciadamente, y no tiene nada que ver con aprovechar franquicias para hacer dinero (que para eso están, al fin y al cabo).


4 ago. 2016

Escuadrón Suicida (Suicide Squad)

Ya podéis leer antes que nadie mi crítica de Escuadrón Suicida (Suicide Squad, David Ayer, 2016) en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Algo decepcionante, bastante entretenida. Pero DC tiene que trabajar y esforzarse mucho si quiere ponerse al mismo nivel que Marvel cinematográficamente. Esperemos que apartar por fin a Zack Snyder del control del universo DC dé sus frutos en el futuro.


2 ago. 2016

Ilsa: La loba de la exploitation


Todos aquellos que se sintieron ofendidos, molestos o que lamentaban la aparición del llamado torture porn a raíz del éxito de películas como Hostel (Eli Roth, 2005), supongo que no sabían que, en realidad, este género de lamentable nombre mezclaba elementos de dos géneros clásicos de la exploitation que dieron origen a algunos de los títulos más memorables dentro del grindhouse. Me refiero a la nazisploitation y las películas de mujeres en prisión (WIP para abreviar).

Estos son dos géneros que, personalmente, nunca me acabaron de gustar/interesar. Pero aún y así, como cinéfago que soy, no dejé de explorarlos para no perderme algún film interesante por culpa de mis prejuicios. En el caso de las WIP, las dirigidas por Jack Hill me parecieron fantásticas (comentadas aquí), pero en lo que se refiere a la nazisploitation el único título que me gustó es el que protagonizó Dyanne Thorne. Un título cuyo director se propuso hacer la película más memorable y pasada de vueltas de este género posible. Me refiero, claro, a Ilsa: La loba de las SS (Ilsa: She Wolf of the SS, Don Edmonds, 1975).

Una película que algunos podrían encontrar ofensiva y de mal gusto pero que a mí me gusta porque es ofensiva y de mal gusto, además de sangrienta y ridículamente pasada de vueltas. Es un film que resume la esencia de la exploitation. Un film que contó con la ventaja de poder rodarse en los decorados donde se rodó la serie Hogan's Heroes, así que además parece mucho más cara de lo que su bajo presupuesto podía permitirse.

El film empieza con un risible anuncio por parte del productor Herman Traeger (pseudónimo del magnate de la exploitation David F. Friedman) que asegura que la película se basa en personajes históricos, hechos que sucedieron en realidad, y espera tener una función social como historia moralizadora "para que estas atrocidades no vuelvan a suceder jamás". Por supuesto, su verdadero objetivo es despertar el morbo del espectador, cosa que consigue durante 96 minutos de torturas sanguinolentas y demenciales, combinando brutales escenas con momentos erótico-festivos mezclado todo con la clásica trama de fuga del campamento. Sin embargo, debido al tono absurdo con el que está rodado el film, la película resulta bastante entretenida y, en diversas escenas pasadas de rosca, divertida. Esto no es Martyrs (Pascal Laugier, 2008).

Dominando el film tenemos a la rotunda Dyanne Thorne, que consigue ser sin ninguna duda la nazi más perversa, malvada, psicópata y calenturienta de la historia del cine. No es de extrañar que este papel la convirtiera en una diva de serie B.

Como ya he mencionado antes, los géneros de los que bebe este film no me interesan ni gustan demasiado, pero este film es una excepción por su excesiva naturaleza.




El éxito de Ilsa: La loba de las SS, animó a los productores a poner en marcha una segunda entrega, confiando que los espectadores no recordarían el final de la primera. Así, por arte de magia, Ilsa regresa pasando de la Alemania de 1945 a la Arabia Saudí de 1976 sin despeinarse ni envejecer un día. Así, en Ilsa: La hiena del harén (Ilsa, Harem Keeper of the Oil Sheiks, Don Edmonds, 1976), nos encontramos a la titular protagonista adiestrando a las mujeres que los hombres del jeque El Sharif (Jerry Deloni) desea tener a su servicio (una de ellas es otra actriz que regresa de la anterior película, nada menos que Uschi Digart, el hombre no tenía mal gusto). Además de sus tareas de adiestramiento carnal, se dedica, claro, a torturar a los presos del jeque y pensar diversas y dolorosas maneras de obtener información.

Originalmente los productores pensaron aumentar el éxito de público de la película, apuntando a una calificación R, que haría más fácil y amplia su distribución. Lo cual fue un obvio error, ya que el film perdió en gran parte la esencia de lo que hizo la primera tan memorable. Además, los cortes hechos al film para que tuviera esa calificación hicieron que se quedara en bastante poca cosa.

Por suerte, hoy día la película se puede encontrar sin censurar (esta versión dura 93 minutos). A pesar de ello, tampoco es que sea nada muy memorable. Al querer hacer una película que fuera más "respetable", que abordaba problemas del momento como la crisis del petróleo explotando tópicos racistas, acabaron perjudicando a Ilsa: La hiena del harén. De todos modos, no deja de ser un film bastante entretenido.




La tercera entrega, Ilsa: La tigresa de Siberia (Ilsa the Tigress of Siberia aka The Tigress, Jean LaFleur, 1977), es sin duda la peor de las secuelas oficiales pero fue mi primer contacto con Ilsa, por el comentario que hacían de esta película en el libro Pantalla de sangre Mike Hostench y Jesús Martí, editado allá por 1996. Los autores aseguran que esta es su entrega favorita, algo que sigo sin comprender.

Ignorando de nuevo cualquier ley del espacio-tiempo, nos encontramos a Ilsa, representada por Thorne en su versión de mayor furor uterino, en 1953 como comandante del Gulag 14 para mayor gloria de Stalin. En la primera mitad del film vemos como Ilsa y su equipo se dedica a torturar a los prisioneros. La segunda mitad transcurre en Montreal en la actualidad, es decir 1977. Ilsa, que por supuesto no ha envejecido en absoluto, a pesar que el resto de personajes sí, se encuentra ganando unos cuartos al frente de un burdel. A partir de aquí el film se convierte en una película de espías de saldo, sin mucho interés.

A pesar de tener un par de escenas sangrientas, el film tampoco está al nivel de locura de la primera entrega. Por ello, resulta el más aburrido de las tres Ilsas oficiales. Thorne está estupenda, pero para eso ya tienes las dos anteriores.




El éxito de las películas protagonizadas por Dyanne Thorne hizo que se pusiera en marcha una copia dirigida por Jess Franco en 1977. Titulada originalmente Greta - Haus ohne Männer, el hecho de que Dyanne Thorne fuera también la protagonista y que en ningún momento se menciona el nombre del personaje, hizo que la película pasara a ser:



Además de Ilsa the Wicked Warden, o simplemente Ilsa en España, el film también es conocido como Greta the Mad Butcher y Wanda the Wicked Warden. Esta colección de títulos es lo más interesante del film, ya que no es más que una simple WIP, bastante aburrida a pesar del continuo desfilar de mujeres desnudas. Nada sangrienta ni interesante, esta película resume bastante bien porque no me gusta este género. Aparte de erotismo mezclado con misoginia no ofrece nada que pueda resultar remotamente entretenido o interesante al espectador (por lo menos a este espectador). Es incluso menos recomendable que Ilsa: La tigresa de Siberia.

De las cuatro (o tres y media) películas de Ilsa, la única que realmente recomiendo es la primera. La segunda puede resultar entretenida si estas de humor para ella, pero la tercera y la dirigida por Franco son bastante soporíferas.