30 sept. 2016

The Demon's Rook


La reciente The Void (Jeremy Gillespie, Steven Kostanski, 2016), que ahora empieza a circular por los festivales, me llamó la atención cuando leí que uno de los productores era James Sizemore, el director, coguionista, uno de los productores, encargado de los efectos especiales, protagonista y mil cosas más de la fantástica The Demon's Rook (2013).

El pequeño Roscoe (Emmett Eckert) es atraído por una extraña criatura llamada Dimwos (John Chatnam) y desaparece a través de un agujero en el bosque. Años más tarde, un adulto Roscoe (Sizemore) reaparece en el mismo bosque en el que desapareció. Y no lo hace solo, es seguido por tres demonios con terribles poderes: Rolmortus (Dustin Dorough) que puede resucitar a los muertos, Valurga (Sadie Smith) que puede dominar la mente de una persona para que se vuelva una maníaca homicida y Ogrom (Josh Adam Gould) que puede transformar a las personas en demonios a sus órdenes. Junto a su amiga de la infancia Eva (Ashleigh Jo Sizemore), Roscoe usará sus propios poderes para acabar con los demonios y evitar la destrucción de nuestro mundo.

The Demon's Rook es una pequeña maravilla hecha por fans del cine de terror para los fans del cine de terror, mezclando en su estética influencias que van desde el cine de zombis italiano de mediados de los 70 hasta el cine de terror americano de los 80 y películas como Creepshow (George A. Romero, 1982) o Inferno (Dario Argento, 1980) (películas que destaco porque las menciona el director en el audiocomentario). Pero lo que hace brillante este film es que al verlo no se tiene la sensación de estar viendo un refrito de películas mejores, sino que su manera de contar una historia a lo Doctor Extraño con litros de sangre y mucho gore le da una personalidad propia. Además, he de añadir de forma personal que me gustó que el tono del film fuera serio (aunque con algunos toques de humor, no se toma a si mismo demasiado en serio) en lugar de optar por el típico tono irónico vamos-a-echarnos-unas-risas que por desgracia predomina en este tipo de películas.

Al observar los títulos de crédito uno se da cuenta que no solo el director, sino la mayoría de los implicados tienen más de uno y más de dos cometidos en la película. La explicación es bastante obvia: todo el dinero del presupuesto, adquirido mediante crowdfunding, se gastó en los efectos especiales y de maquillaje. Las localizaciones son casas de amigos y familiares, los actores trabajaron por amor al arte (de hecho, el director cuenta que él es el protagonista porque no pudo encontrar un actor que aguantase los dos años y medio que duró el rodaje con la melena y la barba que exigía el papel sin cobrar) igual que el resto del equipo.

Desde luego, el poco dinero que lograron reunir estuvo muy bien gastado porque los efectos y los maquillajes son fantásticos y uno de los puntos fuertes de la película. También sorprende que siendo una película rodada en fines de semana y aprovechando vacaciones, con todos los participantes siendo voluntarios, The Demon's Rook tenga un acabado tan profesional y conseguido, mucho mejor que muchas producciones de bajo presupuesto hechas con el apoyo de un estudio. Esto ayuda a meterte más fácilmente en la película y disfrutarla mucho más.

En definitiva, esta es una película que hará las delicias de los fans del cine de terror. Y pediría a estos fans que hicieran lo posible por ver la película de forma legal, ya que debido a las condiciones en que fue hecha y el resultado final, se merecen que su trabajo sea recompensado.


29 sept. 2016

El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares (Miss Peregrine's Home for Peculiar Children)


Ya podéis leer mi crítica de la nueva película de Tim Burton El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares (Miss Peregrine's Home for Peculiar Children, 2016) en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Está claro que Tim Burton ya no recuperará su gloria pasada, pero esta película es mucho mejor que sus estrenos más recientes y logró que me lo pasara bastante bien.


Masks

En Masks (2011), el director alemán Andreas Marschall realiza un particular homenaje al giallo, aunque también toca algunos de los temas que ya trató en su película Tears of Kali - Las crónicas sangrientas (Tears of Kali, 2004).

La joven Stella (Susen Ermich) sufre un fuerte desengaño cuando no es aceptada en una escuela de interpretación. Casi desesperada, finalmente es aceptada en una misteriosa escuela de oscuro pasado. Al parecer, durante los 70, allí se llevó a cabo el polémico método de interpretación Gdula, que acabó provocando diversas muertes. Stella empieza a sospechar que en esta escuela pasa más de lo que se dice, mientras los asesinatos se van sucediendo.

En los títulos de crédito finales, Marschall dedica su film a Sergio Martino, Mario Bava y Dario Argento, siendo este último el que tiene una mayor influencia en el film. El inicio de Masks recuerda enormemente al de la clásica obra maestra de Argento Suspiria (1977). Por suerte, el film adquiere personalidad propia, ganando más cuando el director pasa del homenaje al giallo a sus propias obsesiones temáticas. Como ya he mencionado, el film con el que debutó Marschall giraba entorno también a una secta destructiva, pero en esta ocasión le da un nuevo giro al tratar con un método para lograr que los actores den una mayor autenticidad a su interpretación.

De este modo, aunque la primera mitad de la película resulta bastante corriente en su desarrollo, atravesando pasajes que resultarán muy familiares al espectador, la segunda mitad del film es mucho más interesante, ya que entra de lleno en el cine de terror. Consigue así Marschall una mezcla que será más recordada por el espectador que otro homenaje al giallo basado simplemente en su estética.

Aquellos que tengan curiosidad por ver la película se alegrarán de saber que la edición en Blu-ray americana trae subtítulos en castellano, además de incluir un CD con la banda sonora del film. Un film que resultará atractivo tanto a los fans del cine de terror como a los del giallo.


28 sept. 2016

Elle

 
Ya podéis leer mi crítica de la nueva película de Paul Verhoeven, Elle (2016). Disponible en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Paul Verhoeven demuestra que sigue en plena forma con esta mezcla de humor negro, drama y thriller que resulta en un film fascinante.


27 sept. 2016

Atormentada (L'uomo senza memoria)

El inicio de Atormentada (L'uomo senza memoria, Duccio Tessari, 1974) ejemplifica a la perfección el frenesí que hace que el giallo sea uno de mis géneros favoritos. Se nos presenta al protagonista Luc Merenda como Edward, un hombre amnésico tras un accidente, un hombre que sabe quién es en realidad Edward y es asesinado antes de que pueda decir nada y la huida de Edward tras recibir un telegrama, todo ello en apenas cinco minutos. Y esto es solo el principio.

La auténtica protagonista podríamos decir que es Senta Berger como Sara, la esposa de Edward, la cual es acosada por un misterioso atacante. Las cosas se complican con la llegada de su amnésico esposo, mientras ambos intentan averiguar quién era en realidad Edward y por qué se van acumulando cadáveres a su alrededor.

Duccio Tessari nos ofrece un atípico giallo, que se aparta de la clásica fórmula con el misterioso asesino enguantado que va asesinando a diestro y siniestro hasta la conclusión final. En su lugar tenemos una historia igualmente cargada de suspense, aunque se centra más en qué hizo el protagonista antes de perder la memoria y qué quieren los que van detrás de él. Esto hace que el film mezcle escenas propias del giallo con otras más propias del cine de suspense americano. Tessari, director de Una mariposa con las alas ensangrentadas (Una farfalla con le ali insanguinate, 1971), despliega una gran habilidad a la hora de construir las escenas de suspense y acción, al mismo tiempo que nos hace creer que ya sabemos cómo avanzará el film.

El hecho de que no sea un film tan extremo como otros ejemplos del género, sumándole su habilidad para desarrollar el suspense y la intriga,  hacen de este un título que resultará interesante a aquellos que no sean aficionados al giallo o lo desconozcan, además de gustar a los que ya son fans del género.


22 sept. 2016

Florence Foster Jenkins

 
Ya está disponible mi crítica de Florence Foster Jenkins (Stephen Frears, 2016) en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Los amantes de la cultura basura no necesitan que les presente a esta Ed Wood de la música, los que no la conocían que se preparen para un descacharrante impacto.


El hombre de las mil caras

 
Ya está disponible mi crítica de El hombre de las mil caras (Alberto Rodríguez, 2016), escrita para Underbrain Mgz, clicando aquí:


Un potente thriller político que te mantiene pegado a la butaca. Una película excelente muy recomendable.


21 sept. 2016

La invasión de los hombres del espacio (Invasion of the Saucer Men)

Muchos productores y distribuidores americanos se dieron cuenta, en los años 50, de que habían ignorado a una gran parte de los espectadores: los adolescentes. Para competir con las grandes producciones de Hollywood y la televisión, empezaron a producir películas de serie B con la intención de ganarse un público que no tenían los grandes estudios. La invasión de los hombres del espacio (Invasion of the Saucer Men, Edward L. Cahn, 1957) es un perfecto ejemplo de esta táctica, una barata producción de serie B destinada a satisfacer básicos apetitos juveniles, no muy distintos de los actuales.

La historia que cuenta es bastante sencilla y, con el tiempo, se convertiría en icónica. Un platillo volante con no muy buenas intenciones aterriza en un bosque, muy cerca de la zona que los adolescentes del lugar utilizan para aparcar sus coches y jugar a médicos y enfermeras. Johnny (Steven Terrell) y Joan (Gloria Castillo) se tropiezan con los extraterrestres cuando estos están ocupados eliminando a un entrometido terrestre, Joe (Frank Gorshin). La policía, obviamente, no les cree y están seguros de que la pareja ha asesinado a Joe. Johnny y Joan recurren entonces a un amigo de Joe, Artie (Lyn Osborn), para que les ayude a descubrir la verdad. Pero no lo tendrán fácil. Además de los extraterrestres, el ejército anda por la zona eliminado cualquier prueba de presencia alienígena en la zona.


Con una duración que no llega a los 70 minutos, historia muy sencilla y un tono ligero con buenas dosis de comedia, La invasión de los hombres del espacio era ideal para ver en un autocine, en el cual muchos espectadores seguramente estaban enfrascados en la misma tarea que los adolescentes de esta película. Una película diseñada para complacer a su público objetivo: los jóvenes protagonistas son unos incomprendidos, atacados sin motivo por las autoridades. Unas autoridades que no son de fiar porque se dedican a ocultar la verdad y mentir. Además, a pesar de su tono ligero, para añadirle atractivo se crean estupendas escenas de terror con los inolvidables y malvados alienígenas que no tienen otra cosa que hacer un sábado por la noche que invadir la Tierra.

Unos extraterrestres cabezudos cuyo diseño acabaría siendo tan icónico como la historia que cuenta la película o su póster de colores chillones. Aunque en la propaganda del film no se nota, estos malvados alienígenas son bastante pequeños, no los monstruos que parecen en el póster, pero lo compensan con su cabezón venoso y sus ojazos de lagarto. Sin olvidar esas manos con ojo propio que se dedican también a hacer maldades contra los pobres terrestres que lo único que quieren es pasarlo bien dando rienda suelta a su pasión hormonal.

Para los aficionados a la ciencia ficción y el terror cutre de serie B de los 50, este es un título que sin duda disfrutarán. Es más que probable que ya lo conozcan. Los que no disfruten con este tipo de película, no encontrarán en este humilde ejemplo del género razones para cambiar de opinión. Para mí, es pura diversión.


Los siete magníficos (The Magnificent Seven)

 
Leed mi crítica de Los siete magníficos (The Magnificent Seven, Antoine Fuqua, 2016) aquellos interesados en ver cómo se las arregla Fuqua haciendo un remake de un clásico. A vuestra disposición clicando aquí:


Aunque la historia está más vista que el tebeo, la acción y las interpretaciones creo que la salvan.


16 sept. 2016

Un repaso a la saga Saw

 
A raíz del anuncio de la nueva secuela Saw: Legacy, he escrito un repaso a la saga Saw y sus altibajos para Underbrain Mgz. Aquellos interesados no tenéis más que clicar aquí para leerlo:


Espero que lo disfrutéis, aunque soy consciente que cada cual tiene sus favoritos.


14 sept. 2016

Morgan


Ya podéis leer mi crítica de Morgan (Luke Scott, 2016) en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Quedáis advertidos de que es un film decepcionante y mediocre.

Ash vs Evil Dead


Pocas veces he estado tan impaciente por la llegada de un pedido como cuando Amazon me envió un mail anunciando que el Blu-ray con la primera temporada completa de Ash vs Evil Dead que había preordenado ya estaba de camino. Tras años de deseo y esperanza, por fin tendría a Bruce Campbell de nuevo como Ash Williams mutilando demonios y poseídos.

Cuando por fin llegó, tenía que hacer las cosas bien. Es decir, me organicé una maratón Evil Dead. Para ir entrando en calor empecé con el remake, luego ya la trilogía original y apenas salieron los títulos de crédito de El ejército de las tinieblas (Army of Darkness, Sam Raimi, 1992) -el International Cut es para mí la mejor versión- empecé con la serie. Y casi lloro de alegría.

Ash vs Evil Dead es lo que habría deseado como Posesión infernal 4. El Ash es el mismo que aparece en El ejército de las tinieblas, continuando con el personaje tal y como aparece al final de esa película en la versión internacional. El tono general de toda la serie, sin embargo, está más en sintonía con Evil Dead II (Sam Raimi, 1987), mezclando el terror con la comedia, saltando de forma efectiva y lograda del terror a la comedia y viceversa sin que se resienta en ningún momento el ritmo de la serie. Y no podemos olvidar los litros de sangre y el gore pasado de vueltas, siguiendo el estilo de Posesión infernal (The Evil Dead, Sam Raimi, 1981), que adorna la acción en cada episodio.

En definitiva, esta serie, que se ha de ver como una secuela directa de las películas, comprende todo lo que hizo tan memorables los clásicos de Sam Raimi. El director le imprime un ritmo frenético al primer episodio, que el resto de directores mantiene, logrando que cada episodio se pase volando. Además, al durar una media de treinta minutos (excepto el primero y el último de la temporada, un poco más largos), en ningún momento se hace pesada. Al contrario, te deja con ganas de más.

Así, Ash vs Evil Dead es un sueño hecho realidad para los fans. Hay contínuas referencias a las visuales a las películas (excepto a la tercera, por problemas de derechos, pero parece que lo han solucionado de cara a la segunda temporada), estableciendo que esto no es algo aparte, sino una auténtica continuación de las aventuras de Ash. Y ahora Ash no está solo, el reparto de la serie se completa con Ray Santiago y Dana DeLorenzo como Pablo y Kelly, los acompañantes de Ash en su cruzada contra el mal. Grupo al que hay que añadir Jill Marie Jones como la agente Amanda Fisher y a la fantástica Lucy Lawless como la misteriosa Ruby.

Es una lástima que los extras no estén a la altura. Solo tres cortos documentales, aunque compensado con los audiocomentarios que acompañan cada episodio. En especial destaca el primero en el que Sam Raimi, Ivan Raimi, Robert Tapert y Bruce Campbell hablan del origen de la serie y las distintas encarnaciones que tuvo Evil Dead 4 a lo largo de los años. Los que tengan problemas con el inglés se alegrarán de saber que tanto los episodios como los extras están subtitulados en castellano neutro, excepto los comentarios que no traen subtítulos.

Los fans del terror y la comedia no se la pueden perder. Los fans de Evil Dead y Bruce Campbell se odiarán a ellos mismos si se la pierden. Espero con impaciencia la segunda temporada.


12 sept. 2016

Emanuelle y la violenta masacre en la cárcel de mujeres

 
A principios de los 80, el gran maestro del cine basura Bruno Mattei dirigió dos películas seguidas protagonizadas por Laura Gemser, interpretando el rol que la hizo famosa: Emanuelle, ambientadas ambas en una cárcel de mujeres. Aunque comparten el mismo escenario y actores, no son secuelas una de la otra. Sí que comparten sordidez, violencia, desnudos gratuitos, malas interpretaciones y grandes momentos de sublime ridiculez cinematográfica.

La primera de ellas es bastante sosa comparada con la segunda. Usando su pseudónimo habitual Vincent Dawn, Mattei nos presenta en Violencia en una cárcel de mujeres (Violenza in un carcere femminile, 1982) a la reportera Emanuelle (Gemser, claro) infiltrada en una cárcel con el objetivo de exponer la brutalidad y corrupción de la institución. La película sigue los clichés habituales del género, sin mucha inspiración, pero tiene un par de escenas que destacan. La primera es una en la que Emanuelle es encerrada en una celda de aislamiento que se empieza a llenar de ratas hasta llegar al absurdo. Otra es el momento que nos muestra la reacción de una de las prisioneras ante la muerte de una compañera; gracias a la sobreactuación de la actriz es una escena que me provocó sonoras carcajadas. En ese sentido, otra supuesta escena brutal en la que dos prisioneros violan a una prisionera, se convierte en cómica ante la ridícula interpretación de los prisioneros.

Como ya he dicho otras veces, este no es un género que me guste particularmente y las excepciones (la trilogía de Ilsa, la saga de la prisionera Escorpión o las películas de Jack Hill, por ejemplo) lo son porque se apartan de lo habitual o satirizan el género, creando films que van más allá de las más tópicas WIP (películas de mujeres en la cárcel). Este es el principal problema para mí de este film, que es muy tópico y aburrido, sin aportar nada que lo haga destacar (si no tenemos en cuenta las atroces interpretaciones).

El film es también conocido como Emmanuelle in Hell y Caged Women. En caso de que tengáis curiosidad por verla, tened cuidado porque es fácil confundirla con la otra película de Emanuelle en la cárcel que comentamos a continuación.


Más conocida con el fantástico título Women's Prison Massacre con el que ha sido editada en Blu-ray, Emanuelle en prisión (Blade Violent - I violenti, 1983) apareció un año después que Violencia en una cárcel de mujeres. En teoría, la dirigió también Mattei usando esta vez el pseudónimo Gilbert Roussel, pero según IMDB, Laura Gemser ha declarado que el film en realidad lo dirigió Claudio Fragasso, colaborador habitual de Mattei y guionista de esta película. Sea como sea, la última película de las protagonizadas por Gemser como Emanuelle es bastante delirante y salvajamente divertida.
 
También conocida como Emanuelle fuga dall'inferno, Emanuelle Escapes from Hell y Emanuelle in Prison, esta película resulta mucho más entretenida y divertida que la anterior. Gemser es de nuevo Emanuelle, en prisión por intentar exponer y descubrir las conexiones de un corrupto fiscal con el mundo de la droga. La estancia de Emanuelle en prisión no es muy agradable, ya que aquellos que temen que cuente lo que sabe intentan que no salga viva de la cárcel. Por si fuera poco, un grupo de dementes criminales se hace con el control de la prisión y amenazan con crear una auténtica masacre, mientras se entretienen con las prisioneras.

Este film está más enfocado hacia la acción y el thriller, supongo que por eso lo disfruté más que el anterior. Además, cuenta con Carlo de Mejo como duro policía que intenta acabar con los dementes que dominan la prisión. Sumado a las interpretaciones pasadas de vueltas (repiten algunas de las mejores peores actrices de la anterior y se suman nuevos talentos), Emanuelle en prisión resulta una sabia elección para aquellos que quieran disfrutar con una fantástica mala película llena de momentos ridículos y diálogos geniales, como este que tienen dos prisioneras, interpretado con la clase que se merece:

-Sigue mi consejo y muérete.
-Me gustaría arrancarte los pezones a mordiscos. Y lo haré.

En definitiva, cine trash de calidad. Viendo el tráiler sabréis inmediatamente si es el tipo de basura que os gusta.


7 sept. 2016

El poder de Satán aka Profecía diabólica (The Evil)

Producida por Roger Corman, El poder de Satán aka Profecía diabólica (The Evil, Gus Trikonis, 1978) empieza como lo que podría ser una típica película de casa encantada y acaba como un delirante delirio que provoca estupor y carcajadas, dependiendo del humor con el que os coja.

El argumento es el similar de otras películas del estilo: el profesor C. J. Arnold (Richard Crenna) arrastra a un grupo de estudiantes para que le ayuden a poner a punto una casa que acaba de comprar para convertirla en una clínica. Pero resulta que la casa está encantada y empiezan a producirse extraños fenómenos y grotescas muertes.

Aunque por su argumento es más una película de casas encantadas, la manera en que los protagonistas van siendo despachados parece más propia de un slasher, aunque probablemente la razón de estas retorcidas y espectaculares muertes fuera el éxito de La profecía (The Omen, Richard Donner, 1976) que aquel 78 estrenaba su segunda entrega. Así, aunque hay algunas escenas propias de una cinta de casa encantada y/o maldita, El poder de Satán está lleno de retorcidas muertes. De modo que, si no eres fan del género de las casas encantadas es posible que esta película te haga cierta gracia.

De todos modos, para mí, si esta película es memorable, además de por la escena en la que Andrew Pine, que interpreta un colega del profesor Arnold, se sierra su propia mano, es por su psicotrónico final (incomprensiblemente cortado cuando la película se estrenó en España) que, obviamente, no desvelaré pero del que sí diré que es tan ridículo que me pareció genial.

Por eso, si os apetece una película psicotrónica y bastante entretenida, dejaos seducir por El poder de Satán.


6 sept. 2016

Blood Father

 
Ya tenéis a vuestra disposición la crítica que hice de Blood Father (Jean-François Richet, 2016) para Underbrain Mgz, clicando aquí:


Un título muy recomendable que mezcla el género criminal con el western urbano de forma muy efectiva. Fans del género la disfrutarán.


5 sept. 2016

La mansión ensangrentada (The Dorm That Dripped Blood)

 
Estrenada originalmente con el título Pranks y también como Death Dorm (título que aparece en la versión sin censurar), La mansión ensangrentada (The Dorm That Dripped Blood, Stephen Carpenter, Jeffrey Obrow, 1982) es un típico slasher ochentero, con todas sus virtudes y defectos.

El argumento de la película es bastante simple: un grupo de estudiantes se queda en un dormitorio del campus universitario para limpiarlo y prepararlo para su próxima demolición durante las vacaciones navideñas. Una vez allí, un misterioso individuo se dedica a eliminarlos a ellos y a cualquiera que pase por allí. A la simpleza del argumento se unen un desarrollo dramático más bien rudimentario, unas interpretaciones mediocres (como curiosidad, entre el reparto encontramos una joven Daphne Zuniga) y un suspense rutinario.

Pero entre lo positivo tenemos unos asesinatos bastante logrados (en la versión sin censurar) y que, a pesar de lo mencionado, no aburre en ningún momento. Es cierto que las interpretaciones son mediocres, pero son lo bastante efectivas como para mantener el interés del espectador en lo que sucede. Así, aunque resulte algo predecible, también resulta un slasher bastante entretenido y memorable gracias al final sin sentido y el golpe de efecto con el que se cierra el film.

En definitiva, un auténtico slasher de los 80 que seguramente solo interesará a los fans del género. Fans que seguramente han visto (y disfrutado) cosas peores.


2 sept. 2016

Mutronics (The Guyver)

 
Cuando me tropecé con Mutronics (The Guyver, Screaming Mad George, Steve Wang, 1991) en un videoclub del barrio pensé que sería algo del estilo de la serie Power Rangers, que en aquel momento lo petaba por todas partes. Recuerdo incluso estar de vacaciones con mi familia y entrar en un bar de un pueblo perdido en el que toda la parroquia (niños y adultos) miraban hipnotizados esta serie, admirando y riéndose con el cutreabsurdo que se desplegaba en aquel momento desde el televisor del local. En cualquier caso, alquilé Mutronics pensando que sería algo del mismo estilo. Mi sorpresa fue que esta película terminó siendo algo bastante diferente y bastante igual al mismo tiempo.

Producida por Brian Yuzna, la película adaptaba el manga Bio Booster Armor Guyver creado por Yoshiki Takaya, ya adaptado anteriormente en Japón en una serie de películas de animación. La película cuenta la historia del joven Sean Barker (Jack Armstrong), el cual encuentra la armadura Guyver y se convierte sin saber en el centro de una guerra contra los Zoanoids, unos extraños seres mutantes que trabajan para la Kronos Corporation. Con Barker, convertido en Guyver, se encuentran el agente de la CIA Max Reed (Mark Hamill) y Mizky Segawa (Vivian Wu), la hija del doctor Tetsu Segawa (Greg Joung Paik), descubridor de la armadura Guyver asesinado por los secuaces de la Kronos. Los tres se enfrentarán contra la Kronos para salvar a la humanidad de verse convertida en mutantes al servicio del mandamás de Kronos Fulton Balcus (David Gale).

En Estados Unidos la película se recortó para centrarse más en el humor y menos en las transformaciones de los personajes mutantes. En Europa, conocida como Mutronics, los efectos se conservaron en su totalidad, lo que hace aún más extraños los toques de humor algo infantil que salpican de vez en cuando la acción. Es este tono algo desequilibrado, lo que impide que la película, vista hoy día, sea realmente todo lo grandiosa que podría haber sido. En 1994 se hizo una secuela, dirigida por Steve Wang, que estaba más enfocada al público adulto y era mucho más fiel al manga.

Sin embargo, es este tono absurdo mezclado con los efectos de Screaming Mad George lo que hacen que la película sea, con la adecuada mentalidad para verla, entretenida y divertida de ver, si bien no la épica que podría haber sido. Además, ver a Luke Skywalker transformase en una especie de cucaracha gigante no deja de tener su gracia.


1 sept. 2016

Ben-Hur

 
Ya podéis leer mi crítica de la nueva Ben-Hur (2016) -así aparece en los créditos- (Ben-Hur, Timur Bekmambetov, 2016) en Underbrain Mgz, clicando aquí:


El final es un poco flojo, pero la película no está mal, teniendo en cuenta los antecedentes.