21 may. 2019

Critters: A New Binge


La nostalgia nos ha traído de vuelta a los Crites por partida doble: la serie Critters: A New Binge (Jordan Rubin, 2019) y la nueva película Critters Attack! (Bobby Miller, 2019), que se pondrá a la venta en Estados Unidos el próximo mes de julio. Siempre me gustó Critters (Stephen Herek, 1985) y sus secuelas. O más bien secuela, porque la tercera y la cuarta entrega son bastante reguleras. Sea como sea, la posibilidad de ver de nuevo a los insaciables Crites creando caos y destrucción me dio una alegría. Hasta que he visto la serie.

A New Binge cuenta como un grupo de Crites son enviados a la Tierra con la misión de traer de vuelta a un camarada que se quedó olvidado aquí. Cuando llegan a un pequeño pueblo de Iowa, los Crites se convertirán en un nuevo problema en la vida del adolescente Christopher (Joey Morgan) y sus amigos.

¿Cómo de mala es A New Binge? Es tan mala que a su lado la cuarta entrega de la serie parece Blade Runner (Ridley Scott, 1982). Visualmente se nota que el presupuesto era ínfimo, porque tiene un look casero bastante amateur. Este fan film tiene mucho mejor aspecto y mejores efectos que la serie:


Los efectos visuales CGI son también terribles, parecen hechos con un Amstrad. Pero, además, los efectos prácticos son también bastante malos, en especial todo lo que se refiere a la animación de los Crites, que nunca dejan de parecer lo que son: marionetas. Te hace apreciar aún más el trabajo que los hermanos Chiodo llevaron a cabo hace más de treinta años.

Técnicamente la serie es un fracaso. Dramáticamente también. Las interpretaciones no van más allá de lo mediocre, lo cual se ve agravado por una historia realmente estúpida y sin sentido. Una historia que se ve agravada por el tono y una larga serie de malas ideas. La serie decide ser pura comedia, alejándose del tono de las primeras películas que oscilaban entre la comedia y el terror. Una comedia que, por lo menos en mi caso, no logró arrancarme ni una sonrisa, sobretodo por usar personajes tópicos y previsibles situaciones.

En definitiva, una completa y total decepción. Como ya he dicho, las entregas 3 y 4 no es que fueran gran cosa, pero esta serie es realmente abismal. Por suerte, es bastante corta, ya que son ocho episodios de entre ocho y diez minutos de duración. Espero que la película sea algo mejor, lo cual no debería ser muy difícil.


2 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Yo con el trailer tuve más que suficiente.

Raúl Calvo dijo...

Yo no vi el tráiler pq quería que la serie fuera una sorpresa. Y desde luego lo fue, pero una mala sorpresa.

Publicar un comentario