28 sept. 2018

Hell Fest


Profecía cumplida, se ha publicado mi crítica de Hell Fest (Gregory Plotkin, 2018) en Underbrain Mgz. Leedla clicando aquí:


Muy anticipada por los fans del slasher, el hype puede que provoque más de una decepción, pero yo la disfruté bastante y se me pasó rápido.


27 sept. 2018

Blood Fest

 
Si todo va bien, este viernes se publicará la crítica que hice de Hell Fest (Gregory Plotkin, 2018). Como aperitivo pensé que sería adecuado comentar Blood Fest (Owen Egerton, 2018), película con ambientación parecida pero argumento e intenciones distintas.

Dax (Robbie Kay) es un fan del cine de terror que espera con ansía ir a Blood Fest, un festival/parque temático dedicado al terror. Sin embargo, lo que tendría que ser un evento para celebrar el género se convierte en una pesadilla cuando Dax y sus amigos descubren que el terror de Blood Fest es muy real. Todas las criaturas son auténticas asesinas y están ansiosas por exterminar a todos los infortunados que han acudido al festival.

Blood Fest es una mezcla de comedia y terror, aunque se inclina más hacia la comedia. Una comedia que funciona y que me provocó unas cuantas risotadas. Incluso cuando algunos de los detalles que sostienen la trama, y el concepto de Blood Fest, no se sostienen demasiado. Reúne, además de asesinos y psicópatas, vampiros, zombis y otras criaturas sobrenaturales. Pero, como si fuera un episodio de Scooby-Doo, todos tienen justificaciones "lógicas" sin recurrir a lo sobrenatural. La verdad es que estas explicaciones resultan más inverosímiles que si simplemente el villano hubiese reunido criaturas sobrenaturales.

Otro pequeño problema es que la película quiere ser muy meta, haciendo referencia continuamente a las dichosas reglas del género que puso de moda la saga Scream (1-2-3). Lo malo es que, además de que es algo ya muy tratado, no se diferencia entre tópicos, clichés y recursos narrativos, un problema que ya pasaba en Scream, y es algo que siempre me ha hecho chirriar los dientes.

En todo caso, estos problemas no impiden que me lo pasara bastante bien con Blood Fest. Como ya he dicho, la comedia funciona bastante bien y algunos momentos, como la parodia de las películas a lo Saw, están muy logrados. Es por eso que, aunque no creo que sea un gran título ni un hito del género, puede ser un visionado entretenido y haceros pasar un buen rato.


26 sept. 2018

Milla 22 (Mile 22)

 
Publicada mi crítica de Milla 22 (Mile 22, Peter Berg, 2018) en Underbrain Mgz, clicando aquí:

 
Interesante cinta de acción que se ve lastrada por un director que no muchas veces no capta la acción  pero que de todas formas resulta entretenida.


25 sept. 2018

Un pequeño favor (A Simple Favor)

 
Ya podéis leer mi crítica de Un pequeño favor (A Simple Favor, Paul Feig, 2018) en Underbrain Mgz, a un clic de distancia:


Disfruté enormemente con esta película. Me encantan las actrices principales, la historia me enganchó, me reí bastante y la banda sonora es estupenda. La recomiendo.


24 sept. 2018

El ojo en la oscuridad (Gatti rossi in un labirinto di vetro)

 
Umberto Lenzi se despidió del giallo por todo lo alto con El ojo en la oscuridad (Gatti rossi in un labirinto di vetro, 1975), que, como sucede con los mejores gialli, nos presenta una historia con sangrientos asesinatos y oscuros traumas del pasado.

Ante esta película hay dos posibles reacciones: o te dices: "es absurda y no tiene sentido, no la soporto" o te dices: "es absurda y no tiene sentido, me encanta". Mi reacción, obviamente, fue la segunda. Me enamoró desde el principio, no solo por su historia y sus asesinatos, sino también por su ambientación: la ciudad de Barcelona que me ha visto nacer.

La historia nos presenta a un grupo de turistas de visita en la Ciudad Condal. Mientras se encuentran de paseo por la Rambla uno de ellos es asesinado. Y no será el último, pronto empiezan a caer uno a uno, mientras la policía intenta descubrir quién es el asesino que mata salvajemente y se lleva un ojo de la víctima de recuerdo.

Póster americano del film
Como es habitual, se nos presenta una multitud de sospechosos y se juega continuamente al despiste. También se juega bastante con los tópicos del género, utilizando las expectativas del espectador en su contra. Por supuesto, a muchos les sorprenderá que, tras el primer asesinato, el grupo de turistas continue con su tour por la ciudad, pero ya que la policía les hace quedarse no tiene sentido desperdiciar una visita a Barcelona por unos cuantos asesinatos. No podemos olvidarnos tampoco del detective amateur que lleva una investigación paralela a la de la policía. En este caso se trata de Mark Burton, interpretado por el pétreo John Richardson, que decide reunirse en Barcelona con su amante Paulette Stone, interpretada por Martine Brochard, integrante del grupo de turistas.

Richardson no es un protagonista muy interesante, por suerte el resto del reparto sí lo es, ofreciendo un grupo colorido de personajes como carne de cañón para el asesino. Y si no fuera así, Lenzi mantiene el interés del espectador con fantásticas escenas de suspense y asesinatos sangrientos. Lo consigue a pesar del bajo presupuesto con que contó para realizar el film. Además, el giallo se encontraba ya de capa caída, con menos títulos de interesantes realizados, y la industria enfocanda hacia el poliziottescho. Género al que Lenzi se dedicaría en los años siguientes hasta 1979.

Gatti rossi in un labirinto di vetro, también conocida como Eyeball, tal vez no esté a la altura de los grandes clásicos del género, pero es un film tremendamente entretenido y absorbente. Tiene momentos absurdos y sin sentido, es cierto, sin embargo creo que es precisamente lo que le añade interés a este film de Lenzi.


17 sept. 2018

Saga: La matanza de Texas


He escrito un nuevo artículo sobre la saga La matanza de Texas para Underbrain Mgz que incluye las nuevas entregas y planes de futuro. Lo podéis leer clicando aquí:


¿Qué otras sagas del cine de terror os parece que deberían ser exploradas y todavía no se ha hecho?


14 sept. 2018

Venganza de mujer [Emanuelle e Françoise (Le sorelline)]


¿Qué sucede cuando se unen dos gigantes del cine italiano como son Bruno Mattei y Joe D'Amato? Pues que se producen películas como Venganza de mujer (Emanuelle e Françoise (Le sorelline), Joe D'Amato, 1975). Un film cargado de morbo y absurdidad.

La reportera Emanuelle (Rosemarie Lindt) descubre que la razón del suicidio de su hermana, Françoise (Patrizia Gori), fue el abuso físico y psicológico a la que la sometió su novio Carlo (George Eastman). Emanuelle planea entonces vengar la muerte de su hermana, sometiendo a Carlo a una sádica tortura.

Tras el éxito mundial de Emmanuelle (Just Jaeckin, 1974), se inició toda una serie de imitaciones y franquicias paralelas, además de la serie oficial, que intentaba aprovechar ese éxito. El nombre "Emmanuelle" estaba sujeto a derechos, pero "Emanuelle", no, así es fácil distinguir las oficiales de las que no lo son. Emanuelle e Françoise era un obvio intento de aprovechar el éxito de Emmanuelle con una falsa secuela. Sin embargo, aunque hay abundantes escenas de sexo y desnudos, el camino que sigue el film de D'Amato es bastante distinto, con ingredientes más propios del cine de terror y el suspense.

Me pregunto si Thierry Jonquet vio esta película antes de escribir Tarántula, la novela que inspiró La piel que habito (2011) de Pedro Almodóvar, ya que la novela y este film de D'Amato tienen bastantes puntos en común. La venganza que planea Emanuelle poco tiene que ver con las violentas venganzas más habituales en el cine. Esta venganza consiste en encadenar a Carlo tras un espejo a través del cual puede ver diferentes andanzas eróticas de Emanuelle, que además le somete a una dieta de drogas, con lo que Carlo poco a poco se va volviendo loco. Es la manera que tiene Emanuelle de ir destruyendo la masculinidad de Carlo, aunque no se detendrá ahí, claro.

Lo que le da el toque especial a esta película son las alucinaciones homicidas y caníbales que experimenta Carlo. Un añadido que parece algo extraño para una historia en teoría erótica, pero que D'Amato incluso lo llevaría más lejos en su film Emanuelle y los últimos caníbales (Emanuelle e gli ultimi cannibali, 1977) con Laura Gemser. Pero, la verdad, el film parece poco interesado en la erótica y mucho en explotar la morbosidad del espectador, que no es exactamente lo mismo. Al parecer, otros pensaron que había poco sexo en el film, y a finales de los 70 un distribuidor alemán lo reeditó añadiendo insertos más explícitos con otras actrices, entre las cuales estaba Brigitte Lahaie, incluidas en la edición en Blu-ray/DVD alemana.

A pesar de su argumento morboso, sus alucinaciones caníbales y sangriento final, la verdad es que el film también se puede hacer algo aburrido. El reparto, con la excepción de Eastman, no es muy interesante y el ritmo es algo lento. Detalles que impiden que, para mí, sea un film redondo. Tiene su interés, pero podría haber sido mucho más de lo que es.

12 sept. 2018

El beso (The Kiss)


Intentamos justificarlo destacando virtudes, nuestro buen gusto, nuestro conocimiento del género y el arte, pero muchas veces una película nos gusta porque nos gusta, de forma completamente irracional. En mi caso, un ejemplo de esto es El beso (The Kiss, Pen Densham, 1988).

Cuando la madre de Amy (Meredith Salenger) muere, llega su tía Felice (Joanna Pacula) de visita con la intención de reconectar con la familia. Muy pronto, Amy empieza a sospechar de su tía, que parece estar siempre muy cerca de ella, pero ni siquiera Amy tiene idea del horror que se esconde tras el atractivo rostro de su tía.

La historia de El beso es bastante clásico: un elemento extraño se introduce en una familia y solo uno de los miembros sospecha. Un tema tratado infinidad de veces, al que volvería el guionista Stephen Volk tras El beso con el guion de La tutora (The Guardian, William Friedkin, 1990). Sin embargo, a pesar de lo familiar de la historia, la ejecución hace que sea un film bastante entretenido y divertido de ver. Al inicio se introducen elementos de magia negra, aunque nunca se especifíca si es vudú o brujería o qué, lo que justifica imaginativos asesinatos y apariciones de criaturas sobrenaturales, destacando entre ellas un gato monstruoso.

En gran parte el film funciona gracias a Joanna Pacula, que interpreta a la tía Felice con la medida justa de inquietante y sexy. También funciona, para mí, porque su desarrollo está bien trabajado, apretando el acelerador en el momento justo, con un clímax muy satisfactorio.

Dicho esto, entiendo si algunos descartan este film. En realidad, por mucho que lo haya intentado justificar, me gusta por razones completamente aleatorias, como la aparición del mencionado gato monstruoso. Y supongo que espero que haya más gente que aprecie este film como yo. También me gusta bastante el tráiler del film, con una escena inicial filmada solo para el tráiler y que, obviamente, no aparece en el film.


11 sept. 2018

Predator (The Predator)

 
Publicada mi crítica de Predator (The Predator, Shane Black, 2018) en Underbrain Mgz, que podéis leer clicando en:


Como ya digo en la crítica, Shane Black + Depredador es la perfección para mí. Me lo pasé pipa de principio a fin. Id a verla sin pensarlo dos veces.


7 sept. 2018

La monja (The Nun)

 
Con algo de retraso os dejo aquí el enlace a mi crítica de La monja (The Nun, Corin Hardy, 2018), publicada en Underbrain Mgz:


Nuevo spookfest surgido del universo Conjuring que resulta muy entretenido y efectivo, aunque no llegue al nivel de las pelis de James Wan.


4 sept. 2018

Salón Kitty (Salon Kitty)

 
Polémica y controvertida, Salón Kitty (Salon Kitty, Tinto Brass, 1976) dramatiza un suceso histórico acontecido durante la Alemania nazi que parece inventado por un guionista de serie B, pero sucedió realmente. Hoy día, este film se puede ver tal y como el director lo concibió en su día, sin censura ni cortes, manteniendo todo su poder intacto.

En 1939, la policía secreta alemana se hizo con el burdel Salón Kitty y lo convirtió en un centro de espionaje. Preparó mujeres especialmente para esa misión, provenientes de la clase alta en muchos casos, e instaló micrófonos en las habitaciones sin que nadie lo supiera. El objetivo era obtener información que diera ventajas políticas y saber qué se pensaba del régimen nazi. La operación duró hasta 1942, año en que el burdel fue destruido durante un bombardeo (no afecta a la película, por eso lo explico). Desde su inicio como simple burdel de alto standing y su conversión a centro de espionaje y su cierre, Katharina Zammit alias Madam Kitty Schmidt dirigió el local.

Peter Norden, a principios de los 70, escribió una crónica de la historia de este peculiar centro de espionaje, usando las grabaciones que habían sobrevivido, lo que popularizó este suceso lo suficiente como para llamar la atención de Tinto Brass para llevarlo al cine. Brass y los guionistas, Ennio De Concini, Antonio Colantuoni y Maria Pia Fusco, utilizaron el libro como punto de partida, aprovechando algunas de las historias que quedaron grabadas, pero la historia principal y gran parte del film es ficción.

La trama se centra en Helmut Wallenberg (Helmut Berger), encargado de la operación de espionaje y obsesionado con una de las chicas: Margherita (Teresa Ann Savoy). A su vez, Margherita está enamorada del piloto Hans Reiter (Bekim Fehmiu), uno de los clientes del salón. Cuando Margherita descubra que Hans ha sido asesinado por las SS, planeará una terrible venganza. Además de esta trama, el espectador se ve sumergido en distintas viñetas dedicadas a retratar la perversión del poder.

Este era el tema que interesaba a Tinto Brass. Usando el régimen nazi como máxima expresión del poder corrupto, monstruoso, el director  no se detuvo ante nada a la hora de llenar la pantalla de la mayor decadencia y perversidad posible. Llegando a crear escenas que hoy día siguen siendo tan chocantes como lo fueron en el momento del estreno. A pesar de la cantidad de desnudos y escenas de sexo, hay relativamente poco erotismo en el film, no está pensado para que el espectador disfrute en ese sentido.

Los 133 minutos del montaje del director (mi elección: la edición en Blu-ray de Blue Underground) puede que resulten demasiado para el espectador medio, como lo fue en su momento para los espectadores de 1976 (de ahí tantas versiones recortadas). Pero teniendo en cuenta que a mí Tinto Brass no es un director que me guste demasiado, salvo las tres excepciones que se encuentran en el blog, este film siempre me ha parecido fascinante. La dedicación de Brass a mostrar toda perversidad imaginable tiene mérito, así como el subtexto del film hace que se eleve por encima de la media en lo que a nazisplotation se refiere.