21 abr. 2011

Scream 4



Los 90 no fueron una gran década en lo que respecta al cine de terror. Pocos títulos, no muy logrados la mayoría, en una década que incluso la palabra "terror" era tabú: las películas se calificaban de "thrillers psicológicos" o "de miedo". Ante semejante panorama, no es de extrañar que Scream. Vigila quién llama (Scream, Wes Craven, 1996) se convirtiera en un gran éxito y fuera saludada como un nuevo clásico por los fans del género. Sin embargo, siempre me pareció que la película estaba sobrevalorada. Si bien la película me parece entretenida y divertida, al igual que las secuelas, no me parece tan absolutamente genial como muchos de sus seguidores la consideran. La razón de ello es que su supuesta visión metalingüística no resulta verdaderamente profunda, como lo es, por ejemplo, la de Return to Horror High (Bill Froehlich, 1987); y el aspecto terrorífico no destaca mucho. Y Kevin Williamson debería saber que hay una fina línea entre el homenaje y el plagio.

Ahora que el género se halla en plena fiebre de secuelas, precuelas y remakes, les pareció a Wes Craven  (cuya película anterior a Scream 4 sigue sin estrenarse) y a Kevin Williamson que era el momento de hacer un comentario sobre ello... con otra secuela. Con Williamson encargado del guion, hasta que sus compromisos televisivos se lo permitieron (el guion fue terminado por Ehren Kruger -el mismo de la 3ª entrega-), y con Craven de nuevo en la dirección, tenía curiosidad por ver el resultado final. ¿Sería una estupenda película de terror que trajese algo de frescura al género o caería en los mismos errores que la 2ª y 3ª parte? Bueno, aquí está la respuesta:

Scream 4 tiene partes divertidas, me hizo reír a carcajadas en un par de momentos pero me temo que tres de cada cinco chistes desaparecen en la traducción y doblaje, y también logradas secuencias de suspense. Es bastante sangrienta, comparadas con las anteriores parece un festival gore (de nuevo, eran los 90), pero no demasiado. Realmente no da miedo pero no resulta aburrida, y da gusto ver como se refieren en un par de ocasiones a las películas de terror como "horror movies" aunque el light "scary movie" se emplea mayoritariamente.

Se inicia con una efectiva secuencia de película dentro de película, que se lleva la mayoría de las risas, a modo de prólogo y tras los créditos empieza a desarrollarse el argumento. Se nos introduce de nuevo a los tres protagonistas supervivientes de las anteriores películas además de a la nueva carne de cañón. Esta parte de la película podía resultar la más complicada de llevar adelante: la introducción de nuevos personajes de manera que no se lastre la película o resulte forzada la relación entre unos personajes adolescentes y otros que están ya un poco creciditos.

Uno de los aspectos que resaltan más de la película es que se nota que se han esforzado mucho en que fuese una secuela relevante: se incluyen un montón de referencias a las redes sociales, aparte de los comentarios sobre los remakes y el estado del género. Aunque en ocasiones se esfuerzan demasiado y pierde algo de credibilidad que tantas chicas adolescentes de buen ver discutan sobre películas de terror. Además de que sigue siendo tan superficial como las anteriores, no hay un auténtico análisis: se dejan caer nombres y títulos. Por otro lado, cuando hacen referencias a cosas "modernas" como el "ciberespacio" los autores de la película parecen bastante mayores y algunas referencias se remontan a modas previas a la primera Scream.

La película abusa en ocasiones de "la lógica del cine" para poner a sus protagonistas en las mismas situaciones de siempre, pero la verdad es que me estaba divirtiendo demasiado como para darle importancia. Ni siquiera me molestaron (demasiado) los consabidos comentarios sobre "las reglas del cine de terror". Primero, porque cuando hablan de las reglas del cine de terror en realidad hablan exclusivamente de los slashers. Segundo porque todas estas reglas no son más que clichés y tópicos en los que caen mediocres cineastas intentando copiar lo que hicieron cineastas con talento. De ahí que las primeras películas del género slasher sean las mejores, ya que todavía no se había caído en un eterno repetir de lugares comunes. Los tópicos no son reglas, los tópicos nos indican que la persona que nos cuenta su historia no es muy buen narrador. El cine de terror, y el fantástico en general, no ha de tener, o no debería tener,  reglas.

Lo que más me preocupaba, la repetición de los errores de las secuelas, lo evitan bastante bien... aunque no del todo. Sí, la película tiene sus fallos, pero de todas maneras es mejor que la 2ª y la 3ª sin mucho esfuerzo. Y, la verdad sea dicha, me lo he pasado tan bien que no le he dado importancia a los errores. Tiene un argumento (más o menos) al contrario que la 2ª, que básicamente era un desfile de posibles sospechosos; y un buen balance entre el suspense y la comedia al contrario que la 3ª, que caía demasiado en la autoparodia.

Sí hay una cosa que me molestó bastante. Normalmente las referencias y preguntas que hacen los asesinos en la serie Scream son muy fáciles, para que resulten familiares a la mayoría de la audiencia, no sólo a los fanáticos del género. Y en esta película hacen una pregunta ¡que el asesino responde mal pero que se da por buena! Estuve a punto de ponerme a discutírselo a Ghostface, luego recordé donde estaba. Pero me revienta la cantidad de gente que se va a llevar una información errónea a casa y luego la expandirá.

Si veis la película lo entenderéis mejor: ¡NO FUE PEEPING TOM, IDIOTA!

Voy a ser honesto: no se ocurren que más cosas deciros aparte de que la he disfrutado de principio a fin (sí , a pesar de los fallos). Si sois fans del género seguramente ya pensáis ir a verla. Si no os gusta el cine de terror, seguramente no os gustará ésta, no sólo por la sangre: la cantidad de referencias puede provocar que no pilléis la mayoría de los chistes. De todas maneras, gran parte de las referencias desaparecen en las traducciones y doblajes ya que los traductores dan por supuesto que los espectadores no saben de que están hablando los personajes en la pantalla. Y también conozco gente que se tomó Scream en serio y no supo ver la comedia en ella, aunque la disfrutaron a pesar de ello.

Puede ser que la haya disfrutado no sólo por lo entretenida que es, también porque me ha dado la oportunidad de escapar de la fiebre futbolera que se ha desatado en Barcelona. Se notaba que los cuatro gatos que estábamos en la sala éramos fans del género, nos hemos reído todos en los mismos lugares. De la misma manera guardo agradables recuerdos de la primera Scream, ya que cuando fui a verla había vaga de transportes y como resultado de la vaga tuvimos que ir al cine a verla mi amigo y yo apretujados en un autobús. Y dio la feliz coincidencia que nos apretujarnos con dos chicas que también iban a ver Scream, al mismo cine que íbamos nosotros.

Aquí os dejo el tráiler. Prestad atención al momento remakes, uno de mis favoritos de la película.


4 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

mañana tengo pensado ir a verla, y sé que me va a gustar porque esta saga (aún teniendo bastantes altibajos) me encanta.

Pero a Wes Craven le pasa como a Oliver Stone; lo mismo te hace un peliculón que un truño. Con la misma facilidad.
De todas formas, si esta cuarta entrega sigue en la misma línea de las anteriores, todo irá bien.

Raül Calvo dijo...

Bueno, si te gustaron las anteriores está también te gustará. Para mí siguen siendo tremendamente sobrevaloradas (especialmente por los propios realizadores) pero no dejan de ser divertidas.

Dr. Gonzo, cuando la hayas visto dime que te parece la referencia Peeping Tom y que pasa con las referencias en el doblaje. Diría que la mayoría desaparecen.

Bertoff dijo...

Estoy muy de acuerdo en todo!! Soy muy fan del género pero la saga Scream nunca ha sido de mis favoritas pero aún así me lo he pasado en grande con Scre4m!! pensaba que me horrorizaría y la verdad es que a pesar del terrible doblaje ha sido una hora y media muy entretenida. Tienes también mucha razón en el tema de las reglas/tópicos sobretodo cuando dicen que ahora para sobrevivir en una peli de terror hay que ser gay, en ese momento se me vino a la cabeza la escena en la que en "2001 Maniacos" empalaban al homosexual del grupo!! xD
Pero sin duda lo mejor ha sido el rizar el rizo de la resolución final y la épica frase de Sidney "Don't fuck the original!" momento en que rompí en aplausos!!!

Raül Calvo dijo...

Lástima que Craven no se aplique el cuento a si mismo. ¿No te cabreaste con la respuesta Peeping Tom? ¿No te dieron ganas de gritarle a la pantalla?

Publicar un comentario