27 feb. 2015

Por amor al arte

 
Henri Charbakshi (alias Henri Charr) llevaba toda la vida soñando con rodar una película. Finalmente le llegó la oportunidad para convertir en realidad su sueño. Sin embargo, los productores y financieros le pusieron una pequeña condición: la película tenía que incluir escenas de sexo explícito. El documental A Labor of Love (Robert Flaxman, Daniel Goldman, 1976) retrata el rodaje de la película de Charbakshi y los problemas con que se encuentra un equipo inexperto y unos actores y actrices primerizos al intentar rodar una película X.

Este documental ofrece al espectador una experiencia entrañable, divertida y honesta. Muy disfrutable gracias al grupo de personas que retrata. Desde el algo torpe director, convencido de estar haciendo un drama serio que da la casualidad de que contiene escenas de sexo y que se olvida de amortiguar el ruido de las cámaras, hasta la actriz que lo es desde hace una semana, la protagonista Debbie Dan, las entrevistas y escenas que protagonizan en el rodaje provocan carcajadas y simpatía en el espectador, testigo privilegiado de las rocambolescas situaciones que tienen lugar en el set.


Cuando Robert Flaxman se presentó en el rodaje de la película de Charbakshi, que se acabó llamando The Last Affair, no sabía qué tipo de película era, ya que Charbakshi únicamente le había hablado del aspecto dramático. La intención de Flaxman era hacer una película sobre cómo se hacía una película que no fuera el típico producto publicitario hollywoodiense. Descubrir que se trataba de una película X le añadió toda una nueva dimensión, ya que los conflictos y las dificultades por las que pasaban los actores y actrices eran bastante únicos. Además, las personas que rodaban The Last Affair no eran profesionales acostumbrados a ello, sino gente normal y corriente que un buen día se encuentra rodando una porno.

Hemos de recordar que cuando se rodó este documental, el porno chic estaba llegando a su fin. El porno chic fue ese momento a principios de los 70 en que de repente se puso de moda ir al cine a ver películas porno, debido al gran éxito de Garganta profunda (Deep Throat, Gerard Damiano, 1972). Iban famosos, estrellas de la música, jóvenes parejas... Era moda. De modo que teniendo en cuenta esto, no resulta extraño que los actores y actrices de The Last Affair vieran su participación como una manera "normal" de entrar en el negocio del cine. Pero no es fácil librarse de los prejuicios, en un momento del documental se nos cuenta cómo una de las actrices tiene problemas para hacer la escena debido a que entre el momento que obtuvo el papel y el momento de rodar su participación se había enamorado. Pero posiblemente los momentos más memorables de A Labor of Love los ofrezcan Debbie Dan y John Smiley, los cuales no se llevan nada bien y se ven en la obligación de mantener relaciones sexuales  delante de un montón de gente, justo cuando le acaba de empezar el período menstrual a Debbie. Son los momentos más divertidos del documental y su resolución seguramente provocará carcajadas al espectador. Por todo ello, recomiendo mucho esta película documental.


26 feb. 2015

Consumed de David Cronenberg


Para aquellos dos o tres interesados, acabo de publicar en Underbrain Mgz una crítica de Consumed, la primera (y espero que no sea la última) novela de David Cronenberg. Podéis leerla clicando aquí:

http://underbrain.com/literatura/consumed/

Os puede servir de aperitivo para la semana que viene, en la que publicaré dos artículos relacionados con la última película de este gran director.




25 feb. 2015

El detective cantante (The Singing Detective)

 
Esta semana pasada la he pasado en brazos de una exigente y posesiva amante: la gripe. Durante este periodo de febril letargo me vinieron a la memoria diversos enfermos cinematográficos y recordé en particular el que protagoniza El detective cantante (The Singing Detective, Keith Gordon, 2003).

El escritor Dan Dark (Robert Downey Jr.) se encuentra ingresado en un hospital debido a una debilitante enfermedad con posible origen psicosomático. El tiempo libre entre dolorosos tratamientos lo pasa dentro del mundo imaginario que ha creado en sus novelas, un estilizado Los Ángeles de los años cuarenta. Pero este mundo imaginario empieza a mezclarse con los recuerdos de Dark y con el presente en el que vive, de modo que si quiere conservar la cordura deberá resolver el mayor misterio de todos: su propio pasado.

El guion de la película corrió a cargo de Dennis Potter, que adaptaba la miniserie británica que él mismo había escrito en 1986 y que contenía algunos elementos autobiográficos. En este guion reside la originalidad de la película, que se mueve entre diversos géneros, logrando mantener un difícil equilibrio entre los segmentos de cine negro, los números musicales y el drama que se representa de forma alegórica en los segmentos que transcurren en la cabeza de Dark.

En la película destaca también su reparto, en especial Robert Downey Jr., el cual consigue que diálogos como este que mantiene con Nicola (Robin Wright Penn) resulten muy divertidos:

Nicola (tras ir al apartemento de Dark, vacío durante meses): Todas tus plantas se han muerto.
Dark: Bien. Espero que sufrieran.

Es de suponer que la cualidad híbrida de la película haga que el film sea algo indigesto para algunos, pero para mí resulta más interesante que un simple drama sobre un tipo muy enfermo y deforme recordando su pasado como su fuera un paciente inglés. Además, siempre me ha gustado el cine negro y la recreación que hacen del mismo está bastante lograda. Supongo que eso significa que es una recomendación cautelosa.


23 feb. 2015

O Apóstolo en tu casa

 
Hace tres años os comenté esta película cuando se estrenó en cines (aquí). Os la traigo de nuevo para que sepáis que, en caso de que no hayáis podido ver O Apóstolo (Fernando Cortizo, 2012) en su momento en el cine o no hayáis podido verla en ninguno de los festivales en que se ha proyectado, podéis ahora ir directamente a su web y comprarla en DVD o verla on line pagando solo 1, 50 euros:


Es bastante barato porque la distribuye la propia productora de la película. Y es un precio muy razonable también porque la película, como ya comenté en su momento, está bastante bien. Animación stop-motion muy artesanal y lograda para contar una historia clásica de pueblo maldito.


13 feb. 2015

El terror cósmico según Stephen King

 
Revival, la última novela de Stephen King (por lo menos hasta junio), nos ofrece una historia de terror cósmico pero desde la peculiar perspectiva de este autor clásico del género.

King, como prácticamente todos los autores del género, ya había tratado antes el terror cósmico que moldeara H. P. Lovecraft, pero normalmente había sido en relatos cortos como Los misterios del gusano (incluido en la antología El umbral de la noche). Aquí lo hace en una novela que es la más oscura del autor desde Cementerio de animales. No recuerdo dónde leí esta afirmación, pero habiendo leído ambos libros (Cementerio de animales más de una y dos veces), estoy bastante de acuerdo.

Lo que la hace interesante para mí, que he leído un montón de pastiches e imitadores del estilo Lovecraft, es que King no se basa tanto en el trabajo de Lovecraft, sino que se inspira más en Arthur Machen (que a su vez también inspiró a Lovecraft). Por tanto, no encontrareis en este libro monstruos tentaculares ni cultos ni ninguno de los clichés habituales que muchos escritores utilizan cuando intentan crear algo dentro de este estilo. Lo que sí se encuentra es una continua atmósfera de fatalidad y pesimismo, de impotencia ante unos eventos que superan por completo al narrador (que es lo que hace Lovecraft interesante para mí).

Pero la novela no trata solo sobre el terror cósmico. De hecho, en su mayor parte el narrador nos cuenta cómo se va encontrando con un personaje que le marcará la vida a lo largo de los años. En este sentido, también se parece bastante a Cementerio de animales, así que no esperéis criaturas acechando ni ataques monstruosos cada cincuenta páginas, porque os llevaréis una decepción (desde luego, si la soberbia True Detective os pareció lenta, casi que ni os molestéis en leer esta novela). Recordad, mientras leéis página tras página en la que el narrador se dedica a contarnos su vida, no ir leyendo con prisa esperando a que llegue "la parte buena", porque al final todo resulta importante.

Personalmente, de las novelas que King ha publicado estos últimos años, esta es de las que más me ha gustado, pero, siendo como soy fan suyo, mi opinión tampoco es que sea muy subjetiva. De todos modos, cuando se publique en castellano (si no sabéis inglés, claro) os recomendaría su lectura (si os parece muy caro, id a la biblioteca que os quede más cerca).


12 feb. 2015

Los bárbaros (Sorceress)

Es una lástima que la última película que hasta la fecha ha dirigido Jack Hill apareciera firmada como Brian Stuart, ya que el director no estaba contento con lo que se había hecho con su trabajo. Recortada y reeditada, Los bárbaros (Sorceress, 1982) es una de esas películas con tantos conflictos detrás de las cámaras como delante.

El malvado brujo Traigon (Roberto Ballesteros) debe sacrificar el primer niño o niña que engendre a sus dioses oscuros para aumentar sus poderes. Resulta que en lugar de un hijo, engendra una pareja de gemelas, que son salvadas de la muerte en el último momento por el guerrero y mago Krona (Martin LaSalle). Veinte años más tarde, en su búsqueda de las gemelas, los secuaces de Traigon asesinan a la familia que había adoptado a las niñas, convertidas ahora en las guerreras Mira (Leigh Harris) y Mara (Lynette Harris). Mira y Mara juran venganza y parten en busca de Traigon. En su viaje las acompañarán el guerrero vikingo Valdar (Bruno Rey), el viajero Erlick (Bob Nelson) y el fauno Pando (David Millbern).

La que durante mucho tiempo había sido una fructífera colaboración, se convirtió en fuente de conflictos con esta película. El productor Roger Corman y Jack Hill tuvieron un amargo enfrentamiento durante la posproducción de Sorceress, que acabó con Hill abandonando el proyecto. ¿Quién tenía la razón? Bueno, si hacemos caso de las (en ocasiones contradictorias) entrevistas que acompañan la edición en Blu-ray de la película, lo cierto es que las culpas se podían repartir por ambos lados.

Hill había filmado una película de dos horas que no quería recortar (Corman tenía la costumbre de que sus películas no pasaran de los 90 minutos porque así le salía más barato distribuirlas en latas) y muchos de los efectos especiales que se le habían prometido ilustrarían la historia no se le permitieron incluirlos ya que Corman consideró que no eran necesarios. Por su parte, Corman no estaba contento ya que había pedido una historia de acción de espada y brujería, pero Hill se la había llenado de lentos pasajes religiosos y ballets. Una vez Hill abandonó el proyecto, Corman eliminó las escenas de baile (menos una) y los aspectos New Age para centrarse en la acción. Luego, le pidió a John Carl Buechler (que se encargó de los efectos de especiales de maquillaje) que añadiera algunas criaturas para el clímax y Buechler acabó filmando gran parte del material que aparece en el clímax del film, después de que Corman reeditara varias veces la película.

Y aunque como fan de Hill me gustaría haber visto su versión, tampoco se puede negar que, tal y como existe ahora, Sorceress es una película de fantasía muy divertida, además de todo un placer para la vista gracias a las gemelas protagonistas, ya que Leigh y Lynette Harris fueron escogidas para protagonizar el film después de que aparecieran en la revista Playboy (gracias a lo cual sabemos que ambas son rubias naturales). Sorceress no se toma a si misma demasiado en serio, ofreciendo al espectador una película que si bien no es demasiado buena, por lo menos sí resulta muy entretenida.

Gran parte del humor del film corre a cargo de los protagonistas. A Mira y Mara las crían haciéndoles creer que son niños, así que cuando casualmente se desnudan para lavarse se sorprenden de las reacciones de sus compañeros y entonces queda claro que no saben la diferencia entre hombres y mujeres ni las nociones más básicas de reproducción humana. Esto las hace quedar como idiotas, pero sus compañeros no es que sean precisamente genios, ya que no se dan cuenta de que son mujeres hasta que estas se desnudan, a pesar de que ni cambian la voz ni esconden su pechonalidad con la ropa.

En fin, que es una tontería de película, pero una tontería que te hace reír y pasar un buen rato. Tiene un ritmo trepidante y antes de que te des cuenta ya se ha acabado.


11 feb. 2015

Misterio para tres (Friday the 13th: The Series)

En las anteriores ocasiones que mencioné esta serie, lo hice desde el vago recuerdo que tenía de ella, ya que desde que la emitió Telecinco en su momento, no la había vuelto a ver. Pero los Reyes Magos tuvieron a bien traerme la serie completa, así que con alegría me dispuse a volver de nuevo a ver esta serie que me encantaba de pequeño.

Según se cuenta en Crystal Lake Memories: The Complete History of Friday the 13th (Daniel Farrands, 2013), Misterio para tres (Friday the 13th: The Series, 1987-1990) llegó a existir porque la Paramount en aquel entonces buscaba hacer series de sus franquicias más rentables y estaba teniendo mucho éxito con la nueva serie del universo Star Trek. Larry B. Williams y Frank Mancuso Jr., quien por entonces llevaba las riendas de las tropelías de Jason Voorhees en el cine, crearon la premisa: Micki Foster (Louise Robey, aunque en los créditos de la serie aparece simplemente como Robey) y Ryan Dallion (John D. LeMay) heredan una tienda de antigüedades de su recientemente fallecido tío Lewis Vendredi (R. G. Armstrong). Pronto descubrirán que los objetos que han estado vendiendo están malditos y, con la ayuda de Jack Marshak (Chris Wiggins), antiguo socio de Lewis, se dedicarán a recuperarlos.

La serie tuvo mucho éxito, aunque algunos fans se sintieron estafados ya que obviamente no tenía nada que ver con las películas, y el éxito fue lo que acabó con ella. Debido a la audiencia que tenía, las cadenas la programaban cada vez más temprano y grupos religiosos y vigilantes de la moral empezaron a atacarlo (aunque queda claro que ni siquiera habían visto la serie teniendo en cuenta los comentarios que hacían). La amenaza de un boicot económico al estilo de lo que le hicieron a La Noria (que tampoco me pareció correcto, dejando aparte la no-calidad del programa), hizo que la serie fuera retirada.

Cuando empecé a ver la serie pensé que su disfrute se basaría puramente en la nostalgia. Pero para mi sorpresa, después de unos primeros episodios algo flojos, la verdad es que me acabé enganchando. Como tenían absoluta libertad y nadie les decía lo que podían o no hacer, los responsables de la serie no tuvieron problemas en jugar con la estructura básica de los episodios, introducir cierta continuidad (algo no muy habitual por aquel entonces) y hacer locuras como un episodio en blanco y negro al estilo terror de la Universal en la que los protagonistas viajan en el tiempo y le inspiran a Bram Stoker su clásico Drácula.

La primera temporada es la temporada en la que se establece quiénes serán los protagonistas y cómo se plantea la serie. Los primeros cinco episodios, como ya he dicho, son algo flojos y se nota que la serie todavía se estaba asentando, pero a partir del 6 (Hellowe'en), la serie empieza a mejorar y nos ofrece algunas sorpresas como un episodio dirigido por David Cronenberg (uno de los que se me había quedado grabado en la memoria). Tiene diversos momentos memorables, como el ya mencionado viaje en el tiempo al Londres del siglo XIX y uno en el que un cómic asesino te permite convertirte en el personaje que lo protagoniza. Además, a pesar de ser una serie de televisión, contiene momentos impactantes, como tatuajes que cobran vida y devoran a los que los llevan, lo que contribuye a que el interés no decaiga.

En la segunda temporada nos encontramos con una gran mejora respecto a las historias, como el episodio en el que una vieja cámara hace que la gente que filmas con ella sea devorada por un hombre lobo (el 16, Scarlet Cinema). Incluso los episodios con una historia normalita tienen grandes momentos, como el episodio 20 (The Secret Agenda of Mesmer's Bauble), en el que una historia típica concluye con una espectacular transformación. También vemos como la idea de tener al tío Lewis como villano recurrente es abandonada tras el episodio que abre la temporada, así como se abandona también la posibilidad de que Ryan y Micki tuvieran una relación romántica (algo con lo que se juega en la primera temporada después de que se aclare que son solo primos políticos, no de sangre). Es también la última temporada de LeMay, que decidió abandonar la serie y en los últimos capítulos de esta temporada se introduce el que será su sutituto en la tercera: Johnny Ventura (Steve Monarque).
 
La tercera temporada se inicia con un episodio especial doble en el que se justifica en la ficción el hecho de que LeMay abandonara la serie en la realidad. La verdad es que me pareció  algo flojo, pero a partir de entonces se nos presentan unos episodios muy trepidantes y entretenidos hasta la inesperada conclusión de la serie. Aunque se hecha de menos a Ryan y en su primera aparición Johnny Ventura no parecía un personaje interesante ni atractivo, en esta tercera temporada se mejora el personaje y acaba encajando bastante bien. Es una lástima que se concluyera la serie sin mucha ceremonia, ya que algunos de los mejores episodios de la serie se encuentran en esta temporada, por ejemplo el episodio 8 (Night Prey) presenta la historia de un cazador de vampiros tan obsesionado y peligroso que obliga al trío protagonista a aliarse con unos vampiros (!)

En su conjunto, la serie es muy disfrutable. Es cierto que tiene su ración de episodios flojos (que normalmente son los episodios en los que solo hay uno o dos de los protagonistas -e incluso en esto hay excepciones-), pero quedan de sobra compensados con la abundancia de buenos episodios, algunos de los cuales propone interesantes dilemas morales a los protagonistas, como en el episodio T3EP4, Cripple Inside, escrito nada menos que por Brian Helgeland, en el cual Johnny ha de decidir si deja que una chica tetrapléjica se vengue de aquellos que la pusieron en la silla o si recupera la silla maldita antes de que la chica siga matando.

Aunque es posible que la nostalgia me esté nublando el criterio, creo que es una serie muy entretenida, divertida y con algún momento brutal que te hace encogerte (una niña aplastada por un coche, un terrible aparato auditivo que se te mete en el craneo). Recomendada a los fans del género.




6 feb. 2015

El destino de Júpiter (Jupiter Ascending)

 
Si alguien tiene que ser la reina del universo, ¿quién mejor que Mila Kunis? Podéis leer más al respecto en mi crítica de El destino de Júpiter (Jupiter Ascending, 2015), la nueva película de los hermanos Wachowski, en Underbrain Mgz, clicando aquí:


La película ideal para los que quieran ver una clásica space opera. Dos horas que se os harán muy cortas.
 

5 feb. 2015

Bob Esponja, un héroe fuera del agua (The SpongeBob Movie: Sponge Out of Water)

Aquí tenéis mi crítica de la grandiosa épica Bob Esponja, un héroe fuera del agua (The SpongeBob Movie: Sponge Out of Water, Paul Tibbitt, 2015). La podéis leer en Underbrain Mgz clicando aquí:


Si tras leer la crítica todavía no estáis convencidos, solo puedo añadir que ver esta película es lo más cerca de un delirante y divertidísimo viaje de ácido que podéis estar sin tomar uno.


3 feb. 2015

Foxcatcher

 
Ya podéis leer qué me pareció Foxcatcher (Bennett Miller, 2014) en Underbrain Mgz, clicando aquí:


La película tiene un gran reparto que nos ofrece estupendas interpretaciones y un buen guión, pero por culpa de su director no es todo lo buena que podría haber sido.