30 sept. 2016

The Demon's Rook


La reciente The Void (Jeremy Gillespie, Steven Kostanski, 2016), que ahora empieza a circular por los festivales, me llamó la atención cuando leí que uno de los productores era James Sizemore, el director, coguionista, uno de los productores, encargado de los efectos especiales, protagonista y mil cosas más de la fantástica The Demon's Rook (2013).

El pequeño Roscoe (Emmett Eckert) es atraído por una extraña criatura llamada Dimwos (John Chatnam) y desaparece a través de un agujero en el bosque. Años más tarde, un adulto Roscoe (Sizemore) reaparece en el mismo bosque en el que desapareció. Y no lo hace solo, es seguido por tres demonios con terribles poderes: Rolmortus (Dustin Dorough) que puede resucitar a los muertos, Valurga (Sadie Smith) que puede dominar la mente de una persona para que se vuelva una maníaca homicida y Ogrom (Josh Adam Gould) que puede transformar a las personas en demonios a sus órdenes. Junto a su amiga de la infancia Eva (Ashleigh Jo Sizemore), Roscoe usará sus propios poderes para acabar con los demonios y evitar la destrucción de nuestro mundo.

The Demon's Rook es una pequeña maravilla hecha por fans del cine de terror para los fans del cine de terror, mezclando en su estética influencias que van desde el cine de zombis italiano de mediados de los 70 hasta el cine de terror americano de los 80 y películas como Creepshow (George A. Romero, 1982) o Inferno (Dario Argento, 1980) (películas que destaco porque las menciona el director en el audiocomentario). Pero lo que hace brillante este film es que al verlo no se tiene la sensación de estar viendo un refrito de películas mejores, sino que su manera de contar una historia a lo Doctor Extraño con litros de sangre y mucho gore le da una personalidad propia. Además, he de añadir de forma personal que me gustó que el tono del film fuera serio (aunque con algunos toques de humor, no se toma a si mismo demasiado en serio) en lugar de optar por el típico tono irónico vamos-a-echarnos-unas-risas que por desgracia predomina en este tipo de películas.

Al observar los títulos de crédito uno se da cuenta que no solo el director, sino la mayoría de los implicados tienen más de uno y más de dos cometidos en la película. La explicación es bastante obvia: todo el dinero del presupuesto, adquirido mediante crowdfunding, se gastó en los efectos especiales y de maquillaje. Las localizaciones son casas de amigos y familiares, los actores trabajaron por amor al arte (de hecho, el director cuenta que él es el protagonista porque no pudo encontrar un actor que aguantase los dos años y medio que duró el rodaje con la melena y la barba que exigía el papel sin cobrar) igual que el resto del equipo.

Desde luego, el poco dinero que lograron reunir estuvo muy bien gastado porque los efectos y los maquillajes son fantásticos y uno de los puntos fuertes de la película. También sorprende que siendo una película rodada en fines de semana y aprovechando vacaciones, con todos los participantes siendo voluntarios, The Demon's Rook tenga un acabado tan profesional y conseguido, mucho mejor que muchas producciones de bajo presupuesto hechas con el apoyo de un estudio. Esto ayuda a meterte más fácilmente en la película y disfrutarla mucho más.

En definitiva, esta es una película que hará las delicias de los fans del cine de terror. Y pediría a estos fans que hicieran lo posible por ver la película de forma legal, ya que debido a las condiciones en que fue hecha y el resultado final, se merecen que su trabajo sea recompensado.


29 sept. 2016

El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares (Miss Peregrine's Home for Peculiar Children)


Ya podéis leer mi crítica de la nueva película de Tim Burton El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares (Miss Peregrine's Home for Peculiar Children, 2016) en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Está claro que Tim Burton ya no recuperará su gloria pasada, pero esta película es mucho mejor que sus estrenos más recientes y logró que me lo pasara bastante bien.


Masks

En Masks (2011), el director alemán Andreas Marschall realiza un particular homenaje al giallo, aunque también toca algunos de los temas que ya trató en su película Tears of Kali - Las crónicas sangrientas (Tears of Kali, 2004).

La joven Stella (Susen Ermich) sufre un fuerte desengaño cuando no es aceptada en una escuela de interpretación. Casi desesperada, finalmente es aceptada en una misteriosa escuela de oscuro pasado. Al parecer, durante los 70, allí se llevó a cabo el polémico método de interpretación Gdula, que acabó provocando diversas muertes. Stella empieza a sospechar que en esta escuela pasa más de lo que se dice, mientras los asesinatos se van sucediendo.

En los títulos de crédito finales, Marschall dedica su film a Sergio Martino, Mario Bava y Dario Argento, siendo este último el que tiene una mayor influencia en el film. El inicio de Masks recuerda enormemente al de la clásica obra maestra de Argento Suspiria (1977). Por suerte, el film adquiere personalidad propia, ganando más cuando el director pasa del homenaje al giallo a sus propias obsesiones temáticas. Como ya he mencionado, el film con el que debutó Marschall giraba entorno también a una secta destructiva, pero en esta ocasión le da un nuevo giro al tratar con un método para lograr que los actores den una mayor autenticidad a su interpretación.

De este modo, aunque la primera mitad de la película resulta bastante corriente en su desarrollo, atravesando pasajes que resultarán muy familiares al espectador, la segunda mitad del film es mucho más interesante, ya que entra de lleno en el cine de terror. Consigue así Marschall una mezcla que será más recordada por el espectador que otro homenaje al giallo basado simplemente en su estética.

Aquellos que tengan curiosidad por ver la película se alegrarán de saber que la edición en Blu-ray americana trae subtítulos en castellano, además de incluir un CD con la banda sonora del film. Un film que resultará atractivo tanto a los fans del cine de terror como a los del giallo.


28 sept. 2016

Elle

 
Ya podéis leer mi crítica de la nueva película de Paul Verhoeven, Elle (2016). Disponible en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Paul Verhoeven demuestra que sigue en plena forma con esta mezcla de humor negro, drama y thriller que resulta en un film fascinante.


27 sept. 2016

Atormentada (L'uomo senza memoria)

El inicio de Atormentada (L'uomo senza memoria, Duccio Tessari, 1974) ejemplifica a la perfección el frenesí que hace que el giallo sea uno de mis géneros favoritos. Se nos presenta al protagonista Luc Merenda como Edward, un hombre amnésico tras un accidente, un hombre que sabe quién es en realidad Edward y es asesinado antes de que pueda decir nada y la huida de Edward tras recibir un telegrama, todo ello en apenas cinco minutos. Y esto es solo el principio.

La auténtica protagonista podríamos decir que es Senta Berger como Sara, la esposa de Edward, la cual es acosada por un misterioso atacante. Las cosas se complican con la llegada de su amnésico esposo, mientras ambos intentan averiguar quién era en realidad Edward y por qué se van acumulando cadáveres a su alrededor.

Duccio Tessari nos ofrece un atípico giallo, que se aparta de la clásica fórmula con el misterioso asesino enguantado que va asesinando a diestro y siniestro hasta la conclusión final. En su lugar tenemos una historia igualmente cargada de suspense, aunque se centra más en qué hizo el protagonista antes de perder la memoria y qué quieren los que van detrás de él. Esto hace que el film mezcle escenas propias del giallo con otras más propias del cine de suspense americano. Tessari, director de Una mariposa con las alas ensangrentadas (Una farfalla con le ali insanguinate, 1971), despliega una gran habilidad a la hora de construir las escenas de suspense y acción, al mismo tiempo que nos hace creer que ya sabemos cómo avanzará el film.

El hecho de que no sea un film tan extremo como otros ejemplos del género, sumándole su habilidad para desarrollar el suspense y la intriga,  hacen de este un título que resultará interesante a aquellos que no sean aficionados al giallo o lo desconozcan, además de gustar a los que ya son fans del género.