17 feb. 2017

Abuelas rabiosas (Rabid Grannies aka Les mémés cannibales)


Abuelas rabiosas (Rabid Grannies aka Les mémés cannibales, Emmanuel Kervyn, 1988) es una mezcla de comedia y terror que hoy día es recordada básicamente por sus escenas con abundante gore pasado de vueltas.

Victoria y Elizabeth Remington (Anne-Marie Fox y Danielle Daven) son dos venerables hermanas que deciden hacer una gran cena con sus sobrinos y sobrinas con motivo de su cumpleaños. La familia no tarda en acudir, ya que todos desean verlas muertas y hacerse con la herencia de las ricas hermanas. Pero lo que tendría que ser una noche de avaricioso peloteo se convierte en una noche de terror cuando las dos ancianas se ven poseídas y convertidas en demonios sedientos de sangre.

Emmanuel Kervyn hizo una película que parece más interesante contada que lo que es la película realmente. Famosa por sus escenas gore, estas escenas están ejecutadas copiando el estilo de Sam Raimi. De hecho, el film parece una copia de Posesión infernal (The Evil Dead, Sam Raimi, 1981) pero sin el talento de Raimi ni Bruce Campbell. Kervyn, al parecer, era seguidor de la Troma y quiso hacer una película que interesara a la productora. Y así fue, aunque lo extraño es que Troma decidiera cortar gran parte del gore, por lo que sus ediciones en DVD y, especialmente, Blu-ray es mejor evitarlas.

Las escenas de las hermanas Remington convertidas en demonios mutilando a sus avariciosos familiares son bastante divertidas y los efectos están muy bien hechos. Por desgracia, todo lo demás es bastante aburrido, las interpretaciones no son nada del otro mundo (se decidió doblarla al inglés para distribuirla más fácilmente) y la historia no es más que una excusa para acumular escenas con gráficos efectos especiales hasta llegar a una insatisfactoria conclusión.

Me reí un par de veces con algunas escenas, pero en su mayor parte el film me dejó indiferente aunque, repito otra vez, los efectos están muy bien hechos. Tal vez alguno de vosotros la disfrute más siempre y cuando vea la versión sin cortar.

16 feb. 2017

La mansión de la locura (The Mansion of Madness)

 
La mansión de la locura (The Mansion of Madness, 1973) fue dirigida por Juan López Moctezuma, que fue también colaborador de Alejandro Jorodowsky y director de Alucarda (1977). Estos dos hechos hacen más comprensible la locura y el surrealismo que impregna esta película.

Gaston LeBlanc (Arthur Hansel) viaja a un manicomio famoso por sus innovadores tratamientos. Cuando llega es recibido por el doctor Maillard (Claudio Brook), el cual le enseña las instalaciones y le habla de su método infalible para tratar la locura. Gaston se da cuenta de que algo no funciona correctamente dentro de los muros del manicomio. Muy pronto, su cordura y su vida se verán puestas en peligro.

Moctezuma adapta en esta película el clásico relato de Edgar Allan Poe El sistema del doctor Tarr y el profesor Fether. Si conocéis el relato ya sabréis como avanza el argumento de la película, aunque el director se lo hace suyo y le aporta su propio tipo de locura. Mantiene el humor negro presente en la obra de Poe, pero expande el relato para crear imágenes y escenas impactantes. Además, le añade un interesante subtexto político, convirtiendo el manicomio en una alegoría social. Estos elementos separan esta película de otras de argumento parecido.

Si bien el inicio es algo lento, en cuanto nos introducimos en el manicomio la locura se adueña del film, atrapando al espectador con su grotesco y divertido espectáculo. Esta es la primera película que dirigió Moctezuma tras trabajar como productor en las películas de Jorodowsky, y se nota la influencia de este último en las estampas que ilustran algunas escenas de la película, además de que carece de la absoluta demencia de Alucarda. A pesar de ello, sigue siendo un film con una personalidad propia que lo hace único, por mucho que en Estados Unidos se intentara pasar como una típica película de terror bajo el título Dr. Tarr's Torture Dungeon.

Esta es una película pensada para aquellos amantes del cine bizarro que quieran saborear algo de locura sin peligro a perder la poca cordura que les quede después de ver muchas películas como esta.


14 feb. 2017

Last Girl Standing


Last Girl Standing (Benjamin R. Moody, 2015) tiene como centro la clásica figura de la Final Girl, esencial en los slashers, planteando qué le sucede cuando acaba el horror y empieza la vida real.

Hace cinco años, Camryn (Akasha Villalobos) sobrevivió el ataque de un psicópata enmascarado apodado "El Cazador" (Jason Vines). Todavía sufre secuelas psicológicas de la ordalía que sufrió, pero son manejables. Sin embargo, todo empeora cuando Nick (Brian Villalobos) empieza a trabajar en la misma lavandería en que ella trabaja. De pronto, empieza a ver de nuevo a El Cazador acechándola.

En los últimos años, cierto renovado interés por el slasher ha traído consigo un nuevo interés por la figura de la Final Girl. Películas como Las últimas supervivientes (The Final Girls, Todd Strauss-Schulson, 2015) y Final Girl (Tyler Shields, 2015) juegan con esta figura dándole la vuelta o desmontando las expectativas alrededor de este icónico arquetipo. En Last Girl Standing se trata de forma más o menos realista qué le sucedería a una persona que ha sobrevivido una experiencia traumática como la que atraviesa la protagonista de un slasher.

El principio del film podría ser los últimos minutos de cualquier película de asesino enmascarado masacra adolescentes en un bosque. Pero que no os engañe este inicio, el grueso del film está dedicado a estudiar las secuelas psicológicas que sufre y cómo afronta el día a día Camryn. No es hasta el tramo final que el film se encauza hacia terrenos más tradicionales dentro del género, de este modo liberando la tensión acumulada durante el grueso del metraje.

Hay una limitada cantidad de maneras en que puede desarrollarse una historia como esta, pero que sea hasta cierto punto predecible no le quita valor. Al fin y al cabo, está jugando con un género que tiene una fórmula perfectamente establecida. Y, en este sentido, creo que los fans del género, que no le tengan ascos a añadir un poco de drama psicológico al terror, puede que encuentren este film interesante.


13 feb. 2017

Seven

En Seven (1979), el segundo largometraje dirigido por Andy Sidaris, nos encontramos ya muchas de las señas de identidad que luego formaran el universo L.E.T.H.A.L. Ladies. También, algunos elementos que luego aparecerán en posteriores películas del director como Hard Ticket to Hawaii (1987) y Picasso Trigger (1988).

Siete agrupaciones mafiosas se han unido para hacerse con el estado de Hawaii tras asesinar a varios agentes. Para impedir que esto suceda, el agente Drew Savano (William Smith) recibe la misión de reunir un comando que impida que los mafiosos triunfen. Savano reúne a siete expertos, cada uno con la misión de acabar con uno de los jefes criminales implicados. Pero las cosas no le resultarán fáciles al comando de Savano.

La estructura de esta locura de acción dirigida por Sidaris es bastante sencilla: un inicio en el que vemos a los criminales deshacerse de diversos agentes y ejecutar varios asesinatos, una parte central donde vemos el reclutamiento y la preparación del comando de agentes y una parte final en la que vemos el contraataque de los agentes sobre los mafiosos. Esta estructura aparecería luego repetida en Picasso Trigger, así como el asesinato marcando a la víctima con collares de flores, con diferente argumento. También veremos de nuevo un asesino patinador en Hard Ticket to Hawaii.

Esta estructura, además, permite que la película sea una colección de absurdas escenas de acción, con varios momentos delirantes y muy divertidos, mientras la parte central concentra las escenas en las que las bellas actrices que pueblan el universo Sidaris muestran sus rotundos encantos. Es, en cierto modo, una muestra de la locura que luego explotaría en películas como Hard Ticket to Hawaii. Si os gustan las cintas de acción absurdas, este es un buen ejemplo.



9 feb. 2017

Batman: La Lego película (The LEGO Batman Movie)

 
Ya podéis leer la crítica de la mejor película de Batman que se ha estrenado en mucho tiempo, Batman: La Lego película (The LEGO Batman Movie, Chris McKay, 2017), clicando aquí:


Otra sorprendente obra maestra.