11 feb. 2015

Misterio para tres (Friday the 13th: The Series)

En las anteriores ocasiones que mencioné esta serie, lo hice desde el vago recuerdo que tenía de ella, ya que desde que la emitió Telecinco en su momento, no la había vuelto a ver. Pero los Reyes Magos tuvieron a bien traerme la serie completa, así que con alegría me dispuse a volver de nuevo a ver esta serie que me encantaba de pequeño.

Según se cuenta en Crystal Lake Memories: The Complete History of Friday the 13th (Daniel Farrands, 2013), Misterio para tres (Friday the 13th: The Series, 1987-1990) llegó a existir porque la Paramount en aquel entonces buscaba hacer series de sus franquicias más rentables y estaba teniendo mucho éxito con la nueva serie del universo Star Trek. Larry B. Williams y Frank Mancuso Jr., quien por entonces llevaba las riendas de las tropelías de Jason Voorhees en el cine, crearon la premisa: Micki Foster (Louise Robey, aunque en los créditos de la serie aparece simplemente como Robey) y Ryan Dallion (John D. LeMay) heredan una tienda de antigüedades de su recientemente fallecido tío Lewis Vendredi (R. G. Armstrong). Pronto descubrirán que los objetos que han estado vendiendo están malditos y, con la ayuda de Jack Marshak (Chris Wiggins), antiguo socio de Lewis, se dedicarán a recuperarlos.

La serie tuvo mucho éxito, aunque algunos fans se sintieron estafados ya que obviamente no tenía nada que ver con las películas, y el éxito fue lo que acabó con ella. Debido a la audiencia que tenía, las cadenas la programaban cada vez más temprano y grupos religiosos y vigilantes de la moral empezaron a atacarlo (aunque queda claro que ni siquiera habían visto la serie teniendo en cuenta los comentarios que hacían). La amenaza de un boicot económico al estilo de lo que le hicieron a La Noria (que tampoco me pareció correcto, dejando aparte la no-calidad del programa), hizo que la serie fuera retirada.

Cuando empecé a ver la serie pensé que su disfrute se basaría puramente en la nostalgia. Pero para mi sorpresa, después de unos primeros episodios algo flojos, la verdad es que me acabé enganchando. Como tenían absoluta libertad y nadie les decía lo que podían o no hacer, los responsables de la serie no tuvieron problemas en jugar con la estructura básica de los episodios, introducir cierta continuidad (algo no muy habitual por aquel entonces) y hacer locuras como un episodio en blanco y negro al estilo terror de la Universal en la que los protagonistas viajan en el tiempo y le inspiran a Bram Stoker su clásico Drácula.

La primera temporada es la temporada en la que se establece quiénes serán los protagonistas y cómo se plantea la serie. Los primeros cinco episodios, como ya he dicho, son algo flojos y se nota que la serie todavía se estaba asentando, pero a partir del 6 (Hellowe'en), la serie empieza a mejorar y nos ofrece algunas sorpresas como un episodio dirigido por David Cronenberg (uno de los que se me había quedado grabado en la memoria). Tiene diversos momentos memorables, como el ya mencionado viaje en el tiempo al Londres del siglo XIX y uno en el que un cómic asesino te permite convertirte en el personaje que lo protagoniza. Además, a pesar de ser una serie de televisión, contiene momentos impactantes, como tatuajes que cobran vida y devoran a los que los llevan, lo que contribuye a que el interés no decaiga.

En la segunda temporada nos encontramos con una gran mejora respecto a las historias, como el episodio en el que una vieja cámara hace que la gente que filmas con ella sea devorada por un hombre lobo (el 16, Scarlet Cinema). Incluso los episodios con una historia normalita tienen grandes momentos, como el episodio 20 (The Secret Agenda of Mesmer's Bauble), en el que una historia típica concluye con una espectacular transformación. También vemos como la idea de tener al tío Lewis como villano recurrente es abandonada tras el episodio que abre la temporada, así como se abandona también la posibilidad de que Ryan y Micki tuvieran una relación romántica (algo con lo que se juega en la primera temporada después de que se aclare que son solo primos políticos, no de sangre). Es también la última temporada de LeMay, que decidió abandonar la serie y en los últimos capítulos de esta temporada se introduce el que será su sutituto en la tercera: Johnny Ventura (Steve Monarque).
 
La tercera temporada se inicia con un episodio especial doble en el que se justifica en la ficción el hecho de que LeMay abandonara la serie en la realidad. La verdad es que me pareció  algo flojo, pero a partir de entonces se nos presentan unos episodios muy trepidantes y entretenidos hasta la inesperada conclusión de la serie. Aunque se hecha de menos a Ryan y en su primera aparición Johnny Ventura no parecía un personaje interesante ni atractivo, en esta tercera temporada se mejora el personaje y acaba encajando bastante bien. Es una lástima que se concluyera la serie sin mucha ceremonia, ya que algunos de los mejores episodios de la serie se encuentran en esta temporada, por ejemplo el episodio 8 (Night Prey) presenta la historia de un cazador de vampiros tan obsesionado y peligroso que obliga al trío protagonista a aliarse con unos vampiros (!)

En su conjunto, la serie es muy disfrutable. Es cierto que tiene su ración de episodios flojos (que normalmente son los episodios en los que solo hay uno o dos de los protagonistas -e incluso en esto hay excepciones-), pero quedan de sobra compensados con la abundancia de buenos episodios, algunos de los cuales propone interesantes dilemas morales a los protagonistas, como en el episodio T3EP4, Cripple Inside, escrito nada menos que por Brian Helgeland, en el cual Johnny ha de decidir si deja que una chica tetrapléjica se vengue de aquellos que la pusieron en la silla o si recupera la silla maldita antes de que la chica siga matando.

Aunque es posible que la nostalgia me esté nublando el criterio, creo que es una serie muy entretenida, divertida y con algún momento brutal que te hace encogerte (una niña aplastada por un coche, un terrible aparato auditivo que se te mete en el craneo). Recomendada a los fans del género.




7 comentarios:

Anónimo dijo...

jajaja esta serie me trae recuerdos de mi infancia cuando la veía a escondidas en mi casa,en la televisión por cable los sábados a las 11 o 12 de la noche,deberías tambien(si no lo has hecho ya,por que no he leído todo el contenido del blog) hacer uns reseña sobre una serie producida por la tv canadiense,que imitaba el mismo formato de tales from the crypt llamada "monsters".

Raúl Calvo dijo...

No la he hecho porque no he visto Monsters, solo conocí de su existencia cuando apareció en DVD.

Mayaro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mayaro dijo...

Ya comencé a verla, me trae nostalgia jaja. Hace rato que quería volverá verla..Es genial! :D

Raúl Calvo dijo...

Definitivamente, la nostalgia contribuye bastante al disfrute de esta serie.

Anónimo dijo...

Gracias 'elcinefagodelalagunanegra' por MISTERIO PARA TRES! Faltan series así, verdad!?

-Me encanta MISTERIO PARA TRES! Es una pasada, es MUY ORIGINAL y aún conserva el MIEDO y SUSPENSE INTACTO! Es UNICA, MISTERIOSA, ESPECIAL, entretenida y lleva impecablemente bien el paso del tiempo! Nunca caduca..

-Es una joya, un thriller de serie con una trama MUY CHULA y que engancha. Aunque esta serie nunca salió editada en DVD (al menos en España).

-Yo tengo una versión de MISTERIO PARA TRES COMPLETA EN DVD con caja, caratula, personajes, capítulos... en ESPAÑOL.

También he coleccionado otras SERIES MARAVILLOSAS como:
-CUENTOS DE HADAS (con Shelly Duvall y Robin Williams),
-CUENTOS ASOMBROSOS, -DINOSAURIOS, -EL CUENTACUENTOS,
-FRAGGLE ROCK, -HE MAN, -LA TIA DE FRANKENSTEIN,
-LOS TROTAMUSICOS, -MISTERIO PARA TRES,
-STARMAN, -WILLY FOG...

Os suenan? Seguro que sí.. Quien quiera saber por ellas que me escriba o pregunte sin compromiso a:

pedroaguilar88@gmail.com

Raúl Calvo dijo...

Sí que es una serie que se ha conservado bastante bien. He-Man y Fraggle Rock me traen muy buenos recuerdos. El resto de series también las veía, pero esas dos me despiertan más nostalgia.

Publicar un comentario