14 jul. 2016

Gemidos en la oscuridad (The Unseen)

Hay directores que te extrañan que tengan largas carreras. Hay directores que no te extraña que rodaran solo una película. Y hay directores, como en el caso de Danny Steinmann, que resulta frustrante que no rodaran muchas más películas. La carrera de Steinmann fue terriblemente corta: cuatro películas y solo dos de ellas con su nombre real en los títulos de crédito. Pero cada una de ellas memorable por algún motivo u otro, como el film que comentamos hoy, Gemidos en la oscuridad (The Unseen, 1980), que Steinmann firmó con el pseudónimo Peter Foleg. Película que además está protagonizada por una de mis chicas Bond favoritas: Barbara Bach.

Steinmann es principalmente conocido como director de la fantástica, para mí, Viernes 13 Parte V (Friday the 13th Part V: A New Beginning, 1985), entrega sobre la que ya he mencionado mi amor por ella en más de una ocasión. Tras dirigir Viernes 13 Parte V, Steinmann sufrió un grave accidente del que tardó tiempo en recuperarse y significó que abandonara el mundo del cine. Antes de dirigir la quinta entrega de Viernes 13, este director y guionista nos regaló la genial Calles salvajes (Savage Streets, 1984), film que ya daba amplia muestra de sus señas de identidad.

Señas de identidad que son más difíciles de encontrar en The Unseen, su segunda película como director y guionista. Steinmann debutó en la dirección (y se podría decir que también como guionista, más o menos) en 1973 con la película porno High Rise, usando el nombre Danny Stone. Siete años más tarde dirigía su primera película "legítima". El film cuenta la historia de tres reporteras, Jennifer Fast (Barbara Bach), Karen Fast (Karen Lamm) y Vicki Thompson (Lois Young), que mientras hacen un reportaje se ven forzadas a pasar la noche en casa de Ernest Keller (Sydney Lassick). Ernest aparentemente vive solo con su mujer Virginia (Lelia Goldoni) pero, en algún lugar de la casa, alguien o algo acecha a las periodistas.

La historia del film es bastante sencilla, lo que permite que se desarrolle en profundidad el personaje que interpreta Bach, en particular sus problemas con su pareja Tony Ross que interpreta Douglas Barr, y la delirante y gótica historia familiar de los Keller. Por otro lado, los personajes de Lamm y Young apenas son desarrollados y su desaparición no es muy impactante.

Steinmann fue despedido de la producción y, al ver que el montaje eliminaba varias de las escenas que él consideraba que añadían un mayor impacto al film, decidió firmar la película y el guion con el nombre de Peter Foleg (aunque tal vez firmaría la versión del film editada por en DVD por Code Red y en Blu-ray por Scorpion). Esto hace que el film sea algo irregular. Steinmann tenia razón al afirmar que hay partes de la película en las que la atmósfera de suspense y amenaza está ausente. Pero hay otros instantes que sí están muy logrados y la excesiva y exagerada media hora final del film es puro Steinmann.

A pesar de ser una película algo irregular, las interpretaciones de Bach, Lassick y Goldoni son fantásticas. Bach no solo aporta su belleza natural, también logra darle entidad al personaje tanto en las escenas dramáticas como en las escenas de terror. Pero, claro, Lassick y Goldoni son los que realmente destacan interpretando a los dementes Keller. En particular Lassick, que tiene momentos verdaderamente geniales como cuando rememora su historia familiar en una de las escenas más destacadas del film.

No he dicho nada de Stephen Furst como el "no visto" al que hace referencia el título original. Oscilando entre lo grotesco y lo cómico, es una interpretación que hay que verla para creerla. Uno de los elementos que hace que, aunque sea algo irregular debido a su conflictiva historia tras las cámaras, este sea un interesante y memorable film de terror.


0 comentarios:

Publicar un comentario