12 jul. 2016

Death Screams

 
Lo he dicho ya muchas veces: las modernas recreaciones de cintas slasher de los 80, como las de exploitation de los 70, son en un 99% infumables. Sus carencias se hacen más evidentes cuando las comparamos con el producto auténtico, incluso con slashers menores como la curiosa Death Screams (David Nelson, 1982).

En un típico pueblo americano (tejano, al juzgar por el acento con el que hablan) desaparecen dos jóvenes que se estaban conociendo en el sentido bíblico. La comunidad no parece muy preocupada, asumen que se han fugado juntos, sin sospechar que un maníaco ha empezado su temporada de asesinatos. Coincidiendo con la feria que se celebra en el pueblo, el típico grupo de amigos adolescentes ("adolescentes" más bien), decide celebrar una fiesta por su cuenta en la que serán asesinados uno a uno por el misterioso asesino del machete.

También conocida por este título alternativo
Haciendo una búsqueda rápida en IMDb, se ve que el mismo año que se estrenó Death Screams, en Estados Unidos se estrenaron la friolera de 24 películas con elementos propios del slasher (y reduciendo la búsqueda solo a ese país). Por tanto, queda claro que este film apareció cuando la fiebre slasher se encontraba en pleno ascenso. Con tantos títulos estrenados, también es natural que sea menos conocida que otras muestras del género que se estrenaron en la misma época.

Sin embargo, vista hoy día resulta interesante por los pequeños detalles que la apartan del resto de películas de la época. Los pequeños detalles bizarros que la hacen memorable y entretenida. En este caso, la construcción de personajes, el retrato que hace de la vida del pueblo y la manera en que desarrolla la no-intriga.

Los adolescentes protagonistas son los clásicos arquetipos, pero están presentados de forma que resultan mínimamente simpáticos (en su mayor parte) y no estas deseando que mueran al cabo de cinco minutos de aparecer en pantalla. Esta moda de poner en las películas de terror personajes insufribles que estas deseando ver morir, para mí le quita diversión al terror y hace que sea mucho menos impactante. También se molesta en crear un poco de ambiente pueblerino, lo cual hace que en algunos momentos la película sea algo lenta pero nunca llega a aburrir. Y la no-intriga se refiere al hecho de que cada vez que aparece el sheriff preguntando por los chicos desaparecidos uno tiene la sensación que a la gente del lugar le importa tres pimientos los chicos desaparecidos. Diría que la película sería mejor sin la trama de "investigación" si no fuera por el momento genial que tiene el sheriff hacia el final de la película.

En cuanto a los efectos especiales de maquillaje y los asesinatos, en su mayor parte son bastante normalitos pero sorprende con algunos momentos gore bastante logrados. Sumado a la banda sonora, los diálogos y la moda de la época, el resultado final es que Death Screams es un sólido slasher que gustará a los aficionados al género.

0 comentarios:

Publicar un comentario