28 jun. 2012

La noche de los demonios (Night of the Demons)


La noche de los demonios (Night of the Demons, Adam Gierasch, 2009) es un remake de La noche de los demonios (Night of the Demons, Kevin Tenney, 1988). Y antes de que empecemos todos a lamentarnos y rasgarnos las vestiduras por la existencia de los remakes, vamos a aclarar una cosa antes: La noche de los demonios es una película ideal para ser remakeada.

La noche original tiene una atmosférica y lograda secuencia de títulos de crédito, estupendos efectos especiales y una efectiva y raiminiana dirección por parte de Tenney. La premisa recuerda a Posesión infernal (The Evil Dead, Sam Raimi, 1981) pero ambientada en una supuesta casa encantada durante la noche de Halloween. El film fue un gran éxito y se hicieron dos secuelas más, directas a video, prescindibles y olvidables. Cuando digo que es perfecta para ser remakeada es que su historia es lo bastante sencilla como para permitir enfoques distintos y crear algo interesante manteniendo lo que hace a la original memorable.

El acierto de la nueva Night of the Demons es que evita los errores de la original y enfatiza los aciertos. Los personajes resultan simpáticos y se enriquece la historia (además hay un cameo de Linnea Quigley y se recrean las dos escenas más recordadas de la original para los fans). Aunque los efectos no sean mucho mejores que los de la original y la dirección sea poco más que correcta, el conjunto final resulta medianamente entretenido.

La versión 2009 no es que sea precisamente una gran película de terror. Night of the Demons es una película entretenida y divertida, pero poco más. Proporciona 90 minutos de distracción ligera y ya está. Entre el reparto nos encontramos rostros familiares para los aficionados como el de Shannon Elizabeth, Edward Furlong y Monica Keena. Pero la banda sonora es genuinamente buena con temas de Concrete Blonde, 45 Grave, Wednesday 13...

En definitiva, esta peli es para los aficionados al género que simplemnte quieran ver algo para pasar el rato y no tengan nada mejor que hacer (o ver).

4 comentarios:

Javier Simpson dijo...

Curioso lo de Edward Furlong y algunos de los proyectos en los que se metió después de Termninator II, como Cementerio viviente II o la otra que medio vi el otro día haciendo zapping, Cero en conducta, una especie de Granujas a todo ritmo en plan adolescente, con sus toques, pero que en general tampoco me hiciera demasiada gracia. De todas formas creo que es un actor que al que se le ha ido perdiendo la pista. Creo que la más conocida de él después de la de James Cameron fue American history X.

La peli de la que hablas no me tira demasiado.
Un saludo, Raül. Buena reseña.

Einer dijo...

Para mí, ver a Edward Furlong en el cartel es motivo suficiente para verla.

Y Javi, Detroit Rock City (Cero en conducta es una mierda de título) es un peliculón con una banda sonora de la hostia, jaja. ¡Y al final salen LOS KISS! Los KISS, macho; no sé qué más se le puede pedir a una peli.

Kin G. Haro dijo...

pues no sabia que hubiera una versión nueva... me la apunto para pasar un rato friki... aunque yo siempre fui mas de Demons.... sin night ni nada de eso jajaj

Raül Calvo dijo...

Javi, con la de bellezones que hay en la peli, mira que fijarte en Edward Furlong!

Einer, no entiendo esta fijación tuya y de Javi con Edward Furlong (aunque con la pinta decadente que gasta en la peli y lo enrollen con Monica Keena me llena de esperanza). Y a mí los Kiss no me dicen nada, pero si ponen a los Ramones, hombre, eso ya es otra cosa.

Kin, hombre, es que Demons es una obra maestra del séptimo arte a la que ni esta ni la versión del 88 le llega a las suelas de los zapatos.

Publicar un comentario