4 jun. 2012

La larga noche de la furia (Night of the Lepus)

¿Qué terribles horrores se desencadenan cuando un gran estudio de Hollywood se adentra en los terrenos de la serie B? ¿Qué sucede cuando un gran estudio de Hollywood intenta usar fuerzas que no comprende? ¡Contemplad el horror de La larga noche de la furia (Night of the Lepus, William F. Claxton, 1972)!

Como manda la tradición, Hollywood se apuntó tarde y mal a la moda de los monstruos gigantes. Después de que estudios independientes estrenaran diversas películas de serie B con monstruos gigantescos japoneses con grandes beneficios, Hollywood decidió hacer su propia película de monstruos gigantes que, por supuesto, viniendo de un prestigioso estudio como la MGM tendría más clase, mejores efectos y más calidad que cualquiera de esas películas hechas con cuatro duros. Pero el resultado final dista mucha de ser un producto de calidad, es más bien una risible película protagonizada por un reparto de veteranos, Stuart Whitman y Janet Leigh son los protagonistas, que parecen no saber muy bien que hacen ahí. Si bien resulta sorprendentemente sangrienta teniendo en cuenta que es una película de los primeros 70 para todos los públicos, nada es capaz de salvar este monumental y divertido desastre.

El origen de esta película sobre gigantescos conejos mutantes devoradores de hombres lo encontramos en la novela de ciencia ficción The Year of the Angry Rabbit de Russell Braddon. Esta novela australiana es una sátira política y antibelicista que utiliza un tono que mezcla terror y comedia para contar una increíble historia sobre cómo unos conejos gigantes destruyen Australia. A la hora de adaptar la novela se trasladó la acción a Estados Unidos y se tomaron muchas libertades con el argumento. Sin embargo eso no es lo malo, el gran error que cometieron es que dejaron de lado todos los elementos de crítica, sátira y comedia, adoptando un tono muy serio. Tan serio que es inevitable que uno se parta de risa viendo el ridículo espectáculo.

Los pósters intentaron vender la idea de este film como un auténtico y serio film de terror, pero contribuyen a la sensación de desesperación sobre cómo vender esta pobre excusa de película. Daos cuenta de cómo en ninguno de los pósters se dice que las criaturas son conejos gigantes, simplemente se representan monstruos de forma bastante vaga.
Hay otro problema con la película y es la técnica que decidieron emplear para representar los conejos gigantes asesinos. Básicamente lo que hicieron fue filmar conejos normales y corrientes saltando sobre maquetas que tienen el mismo aspecto realista que la granja de Playmóbil. Para arreglarlo en algunas escenas utilizan muñecos articulados que representan las terribles fauces de los monstruos, con lo cual aún resalta más el aspecto inofensivo de los conejos, a pesar de que aquí y allá les añadan unos toques de color rojo para simular sangre.

Tal vez si hubieran empleado stop-motion o actores disfrazados para representar los monstruosos conejos la película no habría resultado tan ridícula (ni tan disfrutable en la actualidad). Aunque el guion no es que sea tampoco el colmo de la originalidad.

Desde el principio, donde se nos muestran imágenes de noticieros con reportajes sobre plagas de conejos destrozando cosechas, se nos intenta vender la idea de los conejos como animales peligrosos y destructores. Lo único que consiguen es añadir un tufo de desesperación a la película, desesperación por querer ser tomada en serio pero sin saber cómo hacerlo.
En resumidas cuentas, Night of the Lepus es una película tan mala que puede resultar ser divertida de ver por lo menos una vez. De modo que cuando estéis tomando algo con vuestras amistades podáis decir que habéis visto una película de conejos gigantes asesinos mutantes y convertiros en el centro de atención.

7 comentarios:

Roy Bean dijo...

Creo que me quedo con tu reseña y el video de Youtube y ya está.

Saludos
Roy

Javier Simpson dijo...

¿Pero cómo pudieron pretender hacer una peli medianamente seria de una propuesta similar quitándole todo lo bueno que podía tener el libro? Incomprensible. En este caso parecido a lo de la cama asesina.

Un saludo, Raül.

Raül Calvo dijo...

Roy, bueno, si crees que puedes seguir viviendo sin ver conejos asesinos gigantes, te puedes ahorrar ver la peli :D Saludos.

Javier, eso mismo pienso yo. Me sorprende que quisieran hacer una película seria de una premisa tan ridícula, más teniendo en cuenta que en el libro se cuenta con un tono de comedia.

Dr. Gonzo dijo...

No la conocía, pero me has quitado todas las ganas de verla jaja

Raül Calvo dijo...

Hombre, tampoco es eso, para echar unas risas está bien.

Marvin Kestler dijo...

Quisiera que me pasaras un link para ver la película por favor, ¿puedes? Gracias de antemano....

Raúl Calvo dijo...

La tengo en DVD, lo siento pero no puedo ayudarte con el link.

Publicar un comentario