7 mar. 2013

Hansel y Gretel: Cazadores de brujas (Hansel & Gretel: Witch Hunters)


Esta peli es Supercool Manchú. Un divertimento que exuda serie B cortesía del director de Zombis nazis (Død snø, 2009).

Ya os he contado alguna vez que muchas veces voy a ver una película no porque me interese el argumento o sea seguidor del director, sino porque oigo una voz en mi cabeza que me dice que vaya a verla. Llamadlo instinto o lo que queráis. Esta vez, por alguna razón misteriosa, me dijo que fuera a ver Hansel y Gretel: Cazadores de brujas (Hansel & Gretel: Witch Hunters, Tommy Wirkola, 2012), de la cual no sabía absolutamente nada. Pero normalmente esta voz acierta en las películas que escoge, así que decidí hacerle caso.

En la cola del cine vi que estaba clasificada para mayores de 12 años y pensé que sería una película de acción para niños o algo aburrido en la línea de la última pseudo Jungla.

Empieza el film. OK. Me gusta el hecho de que tenga una secuencia de títulos de crédito, un toque de clase que ya no se ve mucho, a no ser que sea una de James Bond. ¿Wirkola? ¿De qué me suena ese nombre?

La aparición de Gemma Arterton  es genial. Y acaba de tumbar a Peter Stormare de un cabezazo. Esta película está bastante bien.

Famke Janssen es la bruja malvada. Esta película mola.

¡Un tío acaba de explotar! ¡Esta película es una pasada!

Sí, señor, para cuando un tío explota llenando una posada de sangre y entrañas, esta película me tenía en el bolsillo. Una escena, además, que me hizo reír a carcajadas. Y no se acaba ahí, Hansel y Gretel es bastante gore: mutilaciones, decapitaciones y se revientan tantas cabezas que perdí la cuenta. Y el hermoso trasero de la pelirroja Pihla Viitala como extra.

Parte fantasía y cine de terror, parte steampunk y western, el film de Wirkola hace bien lo que otros muchos intentos de hacer algo del mismo estilo, como los Grimm de Gilliam, habían hecho mal. Cierto que al director se le va un poco la mano en su "raimidad", pero aparte de eso, la película resulta muy divertida y entretenida. Y es divertida aposta, todo el film tiene un tono de ironía y cachondeo que hace parecer al film un episodio ultraviolento de los Looney Tunes.

Me gustó también la manera en que se mezclan efectos visuales y efectos especiales. Hoy día es raro ver una criatura como el troll Edward, que interpreta el experto en hacer de monstruo Derek Mears, hecha de forma práctica, con maquillaje y animatrónicos, especialmente tras el ridículo goblin blanco digital de El Hobbit: Un viaje inesperado (The Hobbit: An Unexpected Journey, 2012) de Peter Jackson. La mezcla está bien lograda y no me sacó de la película en ningún momento.

Al parecer, esta es otra de esas películas que en Estados Unidos clasifican para mayores de 18 años pero aquí algún cachondo la clasifica para chavales. Lo cual me parece fantástico. Hansel y Gretel es serie B hecha con pasta, un film que te hará reír y disfrutar (si eres como yo y te hace gracia un tío que explota, fui el único que se rio a carcajadas en esa escena en el cine) si vas dispuesto a pasar un buen rato.

 

6 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Yo la veré pero probablemente no el cine, sino cuando salga en dvd.
Ya me pasó con Van Helsing que la compré el primer día que salió, sin haberla visto, y por poco no lloro sangre ante semejante despropósito.
Imagino que Hansel y Gretel se parece a Van Helsing menos de lo que el trailer da a entender, pero prefiero no arriesgarme.

Raül Calvo dijo...

Van Helsing es pura basura, un aborto cinematográfico. Verla es el castigo por robar en algunos paises. Hansel y Gretel NO SE PARECE EN NADA a Van Helsing. Ve a verla si te gustó El ejército de las tinieblas de Sam Raimi.

Alec Holland dijo...

Mira que me tiraba poco viendo el trailer y el cartel y además con Mr. Jeremy "soy duro hasta en los cuentos" Renner. Si tira por el lado Raimi... Creo que esperaré a otras ventanas, pero la veré.

¿Qué pasaría si a Gilliam le dieran pasta a nivel serie A para hacer una película? Creo que nunca ha conseguido reunir dinero suficiente para hacer la película que tenía en la cabeza (me refiero a sus empresas mayores).

Raül Calvo dijo...

Yo no esperaba nada de la peli y me lo pasé muy bien.

Gilliam sí que ha tenido pasta para hacer sus empresas, como Brazil y Doce monos. El problema es más bien que no se lleva bien con los ejecutivos de los estudios. Sus últimas películas, hechas lejos de Hollywood, son muy buenas sin necesidad de cantidades ingentes de dinero.

Alec Holland dijo...

Claro que sus películas son buenas sin necesidad de grandes inversiones. Pero creo, si no me equivoco, que desde Doce monos no ha hecho otra película de estudio. Como bien dices, Gilliam choca de frente con los ejecutivos. A eso me refiero, Burton siempre tiene presupuesto A para hacer sus películas y eso se nota en el resultado final, varias de sus últimas obras se salvan por un gran despliegue de medios, y aún así son aburridas (Alicia), un sinsentido (Dark Shadows) o directamente abominables (El planeta de lo simios). No digo que con más pasta Gilliam haría mejores films, pero creo que algunos, caso de Los hermanos Grimm, habrían mejorado su resultado final.

Raül Calvo dijo...

Gilliam hizo Miedo y asco en las Vegas para la Universal y la de los hermanos Grimm tenía un presupuesto que se acercaba a los 100 millones. Los problemas en Grimm no fueron por falta de dinero sino por enfrentamientos con los ejecutivos, cosa que por más dinero que pongas no ayuda a que una película tenga mejor aspecto, todo depende de la habilidad del director. Las que citas de Burton fueron hechas con toneladas de dinero pero tienen un acabado artificial y nada convincente (por lo menos para mí), cosa que no pasa con El imaginario del doctor Parnassus.

Publicar un comentario