11 mar. 2013

La redención de El hombre lobo


Parece que el hombre lobo es uno de los monstruos más desgraciados del cine, siempre tiene las de perder ya sea en pantalla o detrás de las cámaras. El hombre lobo (The Wolfman, Joe Johnston, 2010), el remake del clásico de 1941, sufrió una traumática y complicada producción que se tradujo en un pobre resultado de taquilla y muchas malas críticas. ¿Podría redimirse El hombre lobo en el montaje del director?

El hombre lobo (The Wolf Man, George Waggner, 1941) siempre ha sido una de mis favoritas de las clásicas películas de terror de la Universal, por detrás solo de La mujer y el monstruo (Creature from the Black Lagoon, Jack Arnold, 1954) y por delante de La novia de Frankenstein (Bride of Frankenstein, James Whale, 1935). Las tres, habréis notado, tienen en común que ofrecen una imagen del monstruo que lo convierte en una criatura trágica digna de compasión.

En el caso de El hombre lobo de Waggner, además de ofrecer la imagen trágica clásica, nos sitúa en un ambiente casi de cuento de hadas. Transcurre en un país y periodo histórico sin identificar, mezclando pasado y presente, creando una atmósfera de oscuro cuento. El guion de Curt Siodmak inventó toda una mitología alrededor del hombre lobo, como que se transforma en las noches de luna llena o que solo puede morir atacado con un arma de plata, que con el tiempo se ha convertido en parte integral de esta figura monstruosa. Incluso mucha gente piensa que estos elementos proceden de antiguas leyendas o del folclore, sin saber que fueron inventados por Siodmak.

A principios de los 90, la Universal empezó a reciclar sus monstruos clásicos. El pistoletazo de salida lo dio la fantástica Drácula de Bram Stoker (Bram Stoker's Dracula, Francis Ford Coppola, 1992) -ojalá todas las películas de encargo resultaran tan bien- que fue seguida por la irregular Frankenstein de Mary Shelley (Mary Shelley's Frankenstein, Kenneth Branagh, 1994). Sin embargo, el estreno por parte de Columbia de Lobo (Wolf, Mike Nichols, 1994) (y sus pobres resultados) hizo que se pospusiera cualquier plan de hacer un remake de El hombre lobo por parte de la Universal, que en cambio se decidió por el remake de La momia (The Mummy, Karl Freund, 1932) que Stephen Sommers estrenó en 1999 (y que parece que está en vías de ser remakeada de nuevo).

La Universal deseaba sacar provecho de su clásico, cosa que llegó a oídos de Benicio Del Toro, fan del film que popularizó Lon Chaney Jr. Vamos, que se juntó el hambre con las ganas de comer y el remake de El hombre lobo se puso en marcha.

Por un tiempo todo fue bien. La Universal le iba a dar un presupuesto como nunca se había visto para una película de hombres lobo; Benicio Del Toro iba a ser el protagonista y Anthony Hopkins estaba tan entusiasmado con el proyecto que se plantó en la sala de maquillaje sin ni siquiera haber firmado un contrato; Rick Baker iba a ponerse de nuevo a crear hombres lobo; el guion corría a cargo de Andrew Kevin Walker -guionista de Seven (Se7en, David Fincher, 1995) y Sleepy Hollow (Tim Burton, 1999), entre otras- y David Self; el director iba a ser Mark Romanek.

En enero de 2008, saltaba la noticia: Mark Romanek abandonaba el proyecto. Sorprendía porque todo estaba a punto para empezar el rodaje (casting, diseño de producción, localizaciones...) y la razón que se daba era diferencias en cuanto a presupuesto. Teniendo en cuenta que el presupuesto ya rondaba casi los 100 millones, parece algo extraño que Romanek pidiera aún más dinero, pero la película que se estrenó tenía el aspecto gótico que había dejado indicado Romanek y cuyo diseño llevó a cabo Rick Heinrichs -colaborador habitual de Tim Burton-, así que no parece que hubiera diferencias artísticas en cuanto a la dirección del film. O tal vez sí. Si algún día Romanek se decide a hablar, sabremos la verdad, lo único que podemos hacer ahora es especular.

Joe Johnston fue finalmente el director escogido para rodar el film. Este cambio de directores a mí no me preocupó porque la única película que Romanek había dirigido entonces era Retratos de una obsesión (One Hour Photo, 2002), que no me gustó. Johnston, por otro lado, sí que había dirigido películas que me habían gustado, aunque ninguna de terror.

Y, por un tiempo, todo fue bien. Los problemas en la producción empezaron de nuevo, solo que esta vez en el proceso de edición. Estos problemas de edición hicieron que el compositor que en un principio iba a hacer la música, Danny Elfman, fuera sustituido por Paul Haslinger cuando se cambió el tono de unas escenas al principio. Sin embargo, Haslinger fue luego despedido y Elfman fue puesto otra vez al frente de la música del film. Un film que se estrenó en una versión de compromiso.

Cuando el film se estrenó, nadie quedó contento. Rick Baker estaba decepcionado porque se había retocado con CGI su trabajo de efectos de maquillaje. Johnston no estaba contento porque la versión que se estrenó no era la suya. El público en general le dio la espalda a la película y la crítica se lo pasó bastante bien criticándola. Sí, nadie quedó contento... Excepto yo.

Cuando vi la película en el cine me gustó. El estudio quería centrarse más en la acción y que la transformación en hombre lobo se produjera antes, así que la primera mitad de la película tiene un aspecto muy apresurado, con voz en off para resumir hechos y empezar la acción. Pero a pesar de estos fallos disfruté de la película porque era un film de terror gótico de hombres lobo como hacía mucho tiempo que no veía.

Para que nos vamos a engañar, desde que la década de los 80 se iniciara con dos clásicos films de hombres lobo, no se había estrenado ninguna película de hombres lobo realmente buena y habíamos tenido que conformarnos con filmes más o menos simpáticos como La maldición (Cursed) (Cursed, Wes Craven, 2005). Y esta versión moderna de El hombre lobo se acercaba bastante a ser una buena película. Eso sin mencionar un reparto lleno de talento, Benicio Del Toro, Anthony Hopkins, Emily Blunt y Hugo Weaving; que ofrece fantásticas interpretaciones y que hace que verla doblada sea estúpido.

Así que, a pesar de los problemas que tenía, las cicatrices que mostraba, pude ser capaz de disfrutar la película como un film de hombres lobo que estaba bastante bien. Más en una época en la que la alternativa era The Howling: Reborn (Joe Nimziki, 2011), secuela del clásico de Joe Dante que convierte una saga ya de calidad dudosa en una copia mala de Crepúsculo (Twilight, Catherine Hardwicke, 2005), y pensad cómo de mala ha de ser la copia para que Crepúsculo parezca buena en comparación.

Pero no todo tenía que ser malo. Desde hace tiempo, la vida de las películas no se acaba cuando desaparecen de la cartelera. Muchas tienen vidas más provechosas y largas en el mercado doméstico que en su paso por salas cinematográficas. Y algunas como El hombre lobo tienen la oportunidad de redimirse.

La llegada del remake de El hombre lobo al Blu-ray lo hizo con la noticia de que en el disco habría dos versiones disponibles: la estrenada en cines y el montaje del director. Y es cierto que me gustó la película estrenada en cines, pero más que nada por su segunda parte, a partir de que Talbot (Del Toro) es enviado al manicomio. Pero cuando vi el montaje del director (porque podéis apostar que lo compré apenas pasados unos segundos desde que saliera a la venta) pude ver que ahora toda la película funcionaba y que no tenía inconveniente en recomendarla. No sé porque no lo hice entonces, pero pasados ya unos años creo que es un buen momento para rescatarla.

Lo que hace el montaje del director es restaurar la primera mitad de la película, lo que incluye una breve aparición de Max von Sydow, con lo cual tenemos una narrativa más completa y sólida, lo mismo que los personajes. Y también se añade algo de gore y sangre, quitado en su momento por razones de censura.

Ahora puedo decir que me gusta todo El hombre lobo, porque funcionan todas sus partes. Como ya he mencionado, es una -ahora sí- gran película de terror gótico, con todo el drama y la tragedia que acompaña una buena película de hombres lobo. Hopkins está fantástico como el cabeza de la familia Talbot, se nota que se lo estaba pasando bien interpretando al personaje. Hay varias guiños a la película original y también alguno -no sé si intencionado o no- a El lobo humano (Werewolf of London, Stuart Walker, 1935).

Si la visteis en el cine y os decepcionó, dadle una oportunidad a la versión del director. Si no la habéis visto, ved directamente la versión del director si os gusta el terror clásico gótico. Es ideal para verla en doble sesión con el Drácula de Coppola. Y vedla en versión original subtitulada, no os privéis de unas estupendas actuaciones.


11 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Yo soy de los que salió completamente decepcionado, más que nada porque con ese reparto y equipo técnico se podría haber hecho algo épico. Otra cosa que no me gustó en absoluto fue ese final... pero bueno, tendría que ver el montaje del director, a ver qué tal.
Ahora que han sacado los clásicos del terror de la Universal en bluray (por separado, que es lo que yo quería), aprovecharé para pillarme también ésta y darle otra oportunidad.

Raül Calvo dijo...

¿Cómo es que los querías por separado? Yo prefiero comprarme todo el pack (en Inglaterra) -si al final lo hago porque ya las tengo en varias ediciones en DVD-, más que nada porque aunque haya una o dos que no te interesen te sale más económico que comprarlas sueltas (a no ser que quieras solo una). Y, por favor, mira El hombre lobo en VOS, con ese reparto se lo merece.

Dr. Gonzo dijo...

Las voy a comprar por separado (aún no, sino cuando las rebajen a 10 euros, que uno no es tonto) porque no me interesan todas, y porque paso de pagar por el libro que trae el pack, y que posiblemente esté en inglés.
Así que cuando en el mediamarkt estén rebajadas de precio, me las zumbo.

Raül Calvo dijo...

En Inglaterra es la misma edición (con subtítulos en castellano) y sale por unos 40 euros, en la edición caja normal, no la ataúd (yo de la ataúd paso porque ya tengo unos cuantos).

Dr. Gonzo dijo...

Si, he leído por ahí que trae subs y tal, pero prefiero disponer también del doblaje, además de que me da parezca comprar de importación cosas que tengo aquí a la mano.

Einer dijo...

Pues yo pillé el ataúd. Bien chulo queda junto a los demás.

De El hombre lobo me gustó la versión de cine, así que el Director's cut fue ya la leche. No entendí las críticas porque es una peli muy interesante y como dices, la parte del manicomio es fantástica.

Hubo unas declaraciones de Romanek en las que decía que quería hacer una película Jungiana (!?) y que fue incapaz de convencer a los productores. Si su idea era jugar con la ambigüedad y no dejar claro si se trataba de un hombre lobo o de un enfermo tipo Romasanta, igual hubiera estado interesante. De todas formas, la versión de Johnston me parece estupenda.

Por cierto, Gonzo, si no te gustó el final, el Blu-Ray incluye finales alternativos.

Raül Calvo dijo...

Pos ya repito que del ataúd paso bastante y todavía no acabo de estar convencido de comprarla en Blu-ray normal. En cuanto al Hombre lobo, veo que coincidimos, así que no hay mucho más que discutir. Y si lo que dices de Romanek es cierto, casi que me alegro de que no lo hicieran, porque es una cosa que ya se ha visto antes (La mujer lobo de Londres de 193-y-algo ya lo hizo) y nunca me ha acabado de convencer.

QVLPEVOSPM dijo...

Ya no te cortas un pelo, a los que nos gusta ver peliculas dobladas, nos tachas de estúpidos directamente, que sera lo próximo, pedir que les corten la lengua a los actores de doblaje

Raül Calvo dijo...

Yo no digo que quién vea una película doblada es estúpido, porque no me gusta insultar gratuitamente. Digo que es un acto estúpido negarte el placer de disfrutar de unas buenas actuaciones por ver una película doblada. El doblaje es una alteración y manipulación de la película que muchas veces destroza el trabajo de los actores originales.

Bisclavret dijo...

Lamenté mucho la mala suerte que tuvo esta película, especialmente porque aún quiero creer que la calidad es algo que debería ser capaz de hacer reaccionar a la gente. Mi impresión fue que la crítica decidió destrozarla de antemano, siguiendo una actitud tipo... y a esta mosca la arranco las alas... llegaron a compararla con el Dracula de Coppola, lo cual me parece tan inmediato que resulta casi infantil, sólo porque culturalmente realcionemos a los dos personajes casi de inmediato, no significa que la comparación de una pelicula sea la otra o el referente del hombre lobo sea Dracula como para que esta marque el baremo de calidad que deba alcanzar.
Yo disfrute el hombre lobo y la disfruto, creo que el tono y la atmosfera estan muy bien controlados, la película es gótica, pero no esperpéntica (o burtoniana)el hombre lobo es clásico pero más brutal y sangriento, como creo que espera la audiencia actual. El unico punto que debería haber necesitado más trabajo, y sólo un poco más sería la trama romántica entre Gwen y Lawrence, para que así el final fuese aún más trágico... pero para mi valió las dos veces que fuie a verla al cine... la vez que... ejem... me la baje de internet, y claro, mi redención personal al comprarla en Blu-ray.

Raül Calvo dijo...

Pues estamos de acuerdo, Bisclavret. Creo que el montaje del director soluciona los problemas dramáticos, así que me parece una película estupenda que espero encuentre su público con el tiempo.

Publicar un comentario