29 sept. 2011

No te compres el Blu-ray de Sucker Punch/El cine comercial es arte


Una advertencia para todas aquellas personas inteligentes y de buen gusto que pensaban comprarse la edición en Blu-ray de Sucker Punch, recientemente editada en España. Mi consejo es que no lo hagáis. ¿Por qué? Pues porque esta edición sólo incluye la versión cinematográfica y un par de extras, mientras que la edición americana en Blu-ray incluye la versión extendida de la película (unos 17 minutos más) y un exhaustivo Picture-in-Picture que analiza diversos aspectos del film con vídeos, comentarios, diseños... La edición es de zona libre, cuesta algo menos que la editada aquí y está completamente subtitulada en castellano.

La versión extendida me gustó mucho, y eso que la cinematográfica me había encantado. Entre las escenas incluidas, destacar el número musical de los títulos de crédito finales restaurado al momento de la película en que sucedía originalmente y una escena al final que hace que sea una película más redonda y satisfactoria en su conclusión. El resto de escenas añadidas son, por un lado, referencias sexuales que tuvieron que cortar para ser calificadas PG-13 en Estados Unidos y, por otro lado, las secuencias de acción son más largas e intensas. Eso sí, la intención fue siempre que fuera una película para mayores de 13 años, así que, aunque la versión extendida es para mayores de 18 en Estados Unidos, para los criterios de aquí sigue siendo una película para mayores de 13 años, no os esperéis un festival de sangre y sexo.

Aparte de esta advertencia, ver el comentario que hace Zack Snyder de la película me hizo reflexionar sobre algo que quería comentar desde hace tiempo: hasta que punto la opinión del director a de ser valorada respecto a lo que significa una película. Es decir, Snyder cuenta que de manera intencionada dejó varias cosas abiertas a la interpretación de modo que cada cual sacase su propia conclusión, algo que creo que molestó a mucha gente que prefiere que las películas tengan un mensaje claro y directo, pero de ese modo lo que Snyder cree sobre la película no es la palabra final, cada uno puede ver algo diferente sin que sea equivocado por no coincidir con lo que ve el director.

El hecho de que un director diga que su película trata sobre esto o aquello, no quiere decir que sea así o que sólo se pueda sacar ése significado. Creo que las películas, como todas las obras de arte, funcionan como espejos y aquello que nos gusta o no, que vemos o no, es un reflejo de nuestra personalidad y nuestros gustos. Por tanto, para nosotros una película puede significar algo, pero el hecho de que nuestra opinión coincida o no con la del director no tiene porque ser un factor a la hora de validar o no una interpretación.

Por supuesto, muchas veces la opinión coincide.

(Si no has visto El laberinto del fauno de Guillermo del Toro, sáltate este párrafo) Por ejemplo, recuerdo que cuando vi El laberinto del fauno interpreté que al final la niña viaja hasta el mundo de las hadas y escapa de nuestro mundo, mientras que todo el mundo me decía que no, que era una tontería y que la niña se muere al final. Luego, cuando salió en DVD, escuché como Del Toro explica, en el audiocomentario, que había dejado el final ambiguo y que dependiendo de cómo fuese cada uno, interpretaría una cosa diferente, pero que cómo el sí creía que la niña se va al mundo de las hadas, dejó un par de detalles que indican claramente que el elemento fantástico es real y no sólo una invención de la niña.

Además de estas reflexiones sobre lo que significan las películas, también pensé sobre lo estúpido o ignorante que me resulta la opinión de que todo el cine comercial es malo o, en todo caso, no tan bueno como el cine de autor.

Para empezar, las personas que piensan eso parecen olvidar que Casablanca, Ciudadano Kane o toda la filmografía de Alfred Hitchcock y otros muchos grandes clásicos fueron en su momento películas comerciales y consideradas sólo como eso. Hasta Stanley Kubrick estaba profundamente preocupado por cuánto recaudarían sus películas y si serían un éxito o no.

Pero, ¿de qué hablamos cuando hablamos de cine comercial? Desde mi punto de vista, todo el cine es comercial, ya que te hacen pagar entrada. Yo lo separo como cine de entretenimiento y cine artístico.

El cine artístico es aquel que, mediante el formato cinematográfico, quiere hacer reflexionar al espectador, desafiarle o contarle historias de un modo no convencional. Son películas, creo, pensadas para la gente como yo que son fanáticos del cine y cuyos gustos están más cultivados y pueden apreciar éste tipo de películas.

El cine de entretenimiento está pensado para el gran público y una de sus funciones, aunque no la única, es entretener. Dentro de este cine nos encontramos películas que están pensadas para el espectador casual, aquel que sólo quiere pasar un rato entretenido sin muchas complicaciones y nada más. Lo cual no me parece mal. Es decir, no todo el mundo es un fanático del cine, del mismo modo que yo, por ejemplo, no soy un fanático del fútbol. También dentro de este cine nos encontramos películas que, a pesar de ser pensadas para un gran público, alcanzan un nivel de excelencia que hacen que resulten también interesantes para los fanáticos. Me refiero a títulos como Origen de Christopher Nolan o La red social de David Fincher.

Creo que cuando hablamos de cine comercial, o de que una película es comercial, nos referimos a una mala película de entretenimiento. Una película que falla en sus objetivos, de la misma manera que si calificamos de pedante el cine de autor, es porque este autor ha fallado en sus objetivos.

Pero si os soy sincero, me da igual si una película es cine de entretenimiento o artístico. Como cinéfago, he dejado atrás todos estos estúpidos prejuicios y simplemente me dedico a ver el mayor número de películas que puedo. Igual que no tengo prejuicios contra un tipo u otro de cine, no tengo nada en contra de ningún género, ni contra los remakes, ni contra las secuelas (porque nunca estaré a favor de que no se hagan películas): valoro cada película individualmente sin importarme de dónde viene.

Por supuesto, cada cual es libre de hacer lo que quiera. Ésta es sólo mi opinión. Y ahora, si me disculpáis, me voy a mezclar un poco de Godard con Henenlotter.

11 comentarios:

Kin G. Haro dijo...

La cogi con muchas ganas y me decepciono muchisimo. Supongo que con el tiempo la pelicula crecera pero me dejo tal cara de tonto al terminar que me mosquee mucho. Por cierto, compararla con el laberinto del Fauno me parece darle mucho bombo a la cinta de Snyder... en la que la fantasia solo es el delirio (o la via de escape) de un grupo de internas en un psiquiatrico.

Raül Calvo dijo...

Kin, no es que compare la película de Guillermo del Toro con la de Snyder, era sólo un ejemplo de otra película cuyo final ambiguo había provocado opiniones distintas en cuanto a qué sucede al final. En la película de Snyder, por otro lado, la fantasía es una representación de la realidad, es decir, que son representaciones metafóricas de hechos que suceden en la realidad desde el punto de vista de una interna, no simplemente una vía de escape.

Luis Cifer dijo...

A mí me decepcionó mucho también. Tranquilo, no me compraré la edidción blu ray, ni la española ni la americana, pero gracias por el aviso.
Entiendo lo que dices sobre cine comercial y cine de autor, yo sí los separo bastante en mi mente, cada uno tiene sus gustos. El cine comercial de los años 40 y 50 era, además, buen cine, era otra época. La mayoría del cine comercial de hoy día (Transformers, GIjoes, Crepúsculos y cosas similares) me parece destinado sólo a adolescentes, insultando la inteligencia de los demás. Es sólo una opinión.

Raül Calvo dijo...

Luis Cifer, es que precisamente las películas que mencionas están pensadas para los adolescentes. Especialmente Crepúsculo, totalmente infumable.

Javier Simpson dijo...

Joer qué bien suena la canción que pones!! Muy fresca.
Pues yo la tengo ahí pendiente para ver esta de Sucker- Punch. Me tira; lo que pasa es que no sé qué versión me encontraré.
Tú lo has dicho, Raül: la forma de la realización, convencional o no, le da una vertiente u otra; y para mí o hay cine comercial, o de entretenimiento, como dices tú (creo que esto es nominal; el concepto, que es lo importante, es el mismo, o muy parecido) o hay cine arte (o artístico. Me gusta más la expresión cine arte, no sé por qué). En el cine arte se aportan algunas cosas para que el arte no se estanque… innovación.
Cuando hablo de cine comercial no necesariamente lo hago para referirme a una mala película. Puede estar hecha con el propósito, casi exclusivamente, de vender y ser un producto bien elaborado, de un buen artesano, pero no tener nada interesante desde el punto de vista de la creación artística.
Una cosa es un autor (como yo lo entiendo: persona que inventa algo… autoría) y otra cosa es un artesano; aunque a veces hay autores que hacen obras artesanales. Artesanos que hagan obras de arte, u obras maestras, lo veo más complicado.
Un saludo y buena entrada, Raül, aunque tengamos en este caso tengamos nuestras pequeñas discrepancias.
Ciao.

Dr. Gonzo dijo...

Por supuesto, entre el borreguil círculo cinéfilo todo lo que sea comercial es malo, simplón y superficial.
Yo soy otro cinéfago, que lo mismo disfruto con Woody Allen que con Lucio Fulci, pero debo admitir que la gran mayoría del cine comercial (o de entretenimiento) actual es tópico, nulamente imaginativo y mas visto que el tebeo. Claro que siempre hay excepciones y películas comerciales hechas con imaginación y estilo, pero poquitas, de modo que comprendo perfectamente la mala fama que tiene este cine.
Aunque esto que digo no es nada nuevo, pues sólo tenemos que mirar los estrenos de hace un par de años o los que están por venir. Remakes, secuelas, precuelas, reboots, homenajes, etc. Que luego soy el primero que lo ve todo, que conste, pero hace 30 años no se abusaba taaanto de esto, y eso es una prueba de que el cine comercial actual puede estar mejor o peor hecho, pero es innegable la falta de imaginación que tiene, aunque haya por ahí alguna que otra película que se salga de lo habitual... pero vamos, poquito.
Llevo tiempo pensando que la primera década del 2000 no será recordada por nadie. Hoy se hacen homenajes al cine de los 70 u 80, pero ¿dentro de 30 años se homenajeará a esta época? Lo dudo, ya que de por sí esta década es un continuo homenaje y sucesión de refritos.

Que no digo que hace 30 o 40 años no se haya hecho algún homenaje al cine pasado o remake, pero ni por asomo hasta el punto en el que estamos, que esto no va ni "patrás" ni "palante".

En cuanto a Sucker Punch, no me pareció tan mala como todos dicen, ni de coña. Lo que si es verdad es que la película pierde fuelle en su recta final. No obstante, intentaré hacerme con la versión extendida, y si me convence, la compraré de importación.

Raül Calvo dijo...

Javi, la canción es de un grupo que se llama The Like que me gusta bastante. En cuanto a lo que dices tienes bastante razón. Hay "artesanos del cine", es decir directores profesionales que se dedican a dirigir los proyectos que le ofrezcan independientemente del género y cuyo objetivo es hacer una buena película. Gente como J. Lee Thompson o Irvin Kershner, y que si dirigen una obra maestra (como Kershner que dirigió El imperio contraataca) es más por la suerte que les toca al ser contratados para dirigir cierto guión. Y auténticos autores, gente como David Cronenberg, que hacen un cine más personal y que reflejan en cierta forma sus intereses.

Dr. Gonzo, lo extraño es que se hagan películas buenas. El talento es escaso, por tanto, es normal que se haga una mayor cantidad de películas malas que buenas. Por eso, las buenas tienen más valor. Por otro lado, es arriesgado decir cosas como "el cine de esta década no será recordado por nadie" porque carecemos de perspectiva para juzgar. Hasta dentro de 10 o 20 años no podremos juzgar con cierta perspectiva lo que se hace ahora. Es por eso que todo tiempo pasado parece mejor: todas las películas malas son olvidadas y quedan las buenas que son las que la gente recuerda. Y la situación actual de homenajes a los 70 y 80 es semejante al revival de los años 50 y 60 que hubo a principios de los 80 y mediados de los 70, con gran cantidad de remakes y películas nostálgicas como Grease o American Graffitti.

Einer dijo...

Sucker Punch es otra demostración de lo patético que es el mercado español. Más cara, sin el montaje extendido y encima la ponen a la venta más tarde. Por cierto, la que venden en UK está más barata que la de USA.

En cuanto al debate este de la comercialidad no estoy entendiendo demasiado. ¿Acaso no es todo el cine (o casi todo) comercial? ¿Es que una película comercial no puede ser artística?

La trilogía de los anillos, el Batman de Nolan, Amelie, Olvídate de mí, El viaje de Chihiro, El pianista, Ciudad de Dios,... ¿Realmente ha sido tan mala la década? ¿No son estas películas ultracomerciales y puramente artísticas?
No entiendo por qué hay tanta necesidad de clasificar las cosas, que si cine comercial, que si cine de autor, que si tal corriente, que si tal movimiento artístico,... Cuándo uno ve una película sólo hay que clasificarla de una manera: me ha gustado o no.
Al menos yo lo veo así.

Raül Calvo dijo...

Einer, al cambio de dólar a euro sale más barato que el de libra a euro... por lo menos cuando la compré. Ahora imagino que habrá bajado de precio, pero haces bien en mencionarlo.

Lo que dices es más o menos lo que yo quería dar a entender (de ahí que diga que todo el cine es comercial, aunque los objetivos son diferentes), que si una película es buena da igual si es de autor, comercial o si se han gastado miles de millones para hacerla o cuatro duros. Si la película es buena, qué más da.

Gaston Garcia dijo...

Seré breve: soy fan del cine. Me gustan multitud de géneros. Digo esto para desmarcarme del público ocasional que sólo sabe que una película le gusta o no sin entrar en analisis ni saber ni quien la dirige. Sucker punch me encantó. Me encantó como sólo hace una película cada 4 o 5 años. Es de esas que tienen un lugar especial en la colección, y me apena mucho que la versión extendida no esté con doblaje al Castellano y que no se haya visto en cine. Esa escena con Babydoll y el Gran apostador es sublime.

Raül Calvo dijo...

Desde luego es una escena fantástica y que le añade una nueva capa al final, algo que no sabía cuando hice el post sobre la película en el momento de su estreno.

Publicar un comentario