10 jun. 2011

Películas para no dormir


Narciso Ibáñez Serrador quiso llevar su clásica serie Historias para no dormir al siglo XXI convirtiéndola una serie de mediometrajes dirigidos por varios directores contemporáneos, con plena libertad creativa, que conformarían la nueva serie. Tras mucho tiempo de retraso y de intentar cuadrar los proyectos de todos los directores, el 2006 pudimos disfrutar de la serie. Tras un breve y maltratado pase televisivo, las películas fueron reunidas en un estupendo pack en DVD. La calidad de la serie es bastante alta en general, y supera de largo la iniciativa americana Masters of Horror (por lo que dice la propia crítica americana en páginas como Horrorview) que, con la excepción de algún capítulo suelto, era bastante mediocre.

La culpa: Dirigida por Narciso Ibáñez Serrador, con guion de Serrador (escrito con el pseudónimo Luis Peñafiel) sobre una historia de Luis Murillo, esta entrega juega con el espectador. Manipulando las expectativas que se generan en los seguidores del género ante ciertas situaciones, va planteando un posible argumento para luego desecharlo y generar otro cada vez que el espectador parece adivinar de que tratará la historia. Si bien es un recurso que podría resultar pesado en una película, la corta duración hace que funcione. 

El argumento está ambientado en plena dictadura, haciendo un comentario sobre las dificultades por las que pasaban entonces la mujeres cuando no era legal abortar y el peso que conllevaba la condena moral tanto si se abortaba como si se tenía un hijo soltera. Gloria (Montse Mostaza), debido a ciertas dificultades económicas, se va a vivir con Ana (Nieve de Medina), una ginecóloga que practica abortos clandestinos, con su hija Vicky (Alejandra Lorenzo). A medida que pasan los días, extraños sucesos tendrán lugar, como os podéis imaginar.

Serrador maneja el suspense de manera técnicamente impecable, siendo el resultado final de una gran calidad aunque el desenlace resulte ligeramente decepcionante pero a tono con el tema del episodio.



La habitación del niño: Dirigida por Álex de la Iglesia, escrita junto a su socio habitual Jorge Guerricaechevarría, en este episodio nos encontramos de nuevo con una evolución argumental. Todo empieza de forma bastante habitual: Juan (Javier Gutiérrez), Sonia (Leonor Watling) y el recién nacido hijo de ambos se instalan en una enorme mansión. Pronto extraños sucesos llevan a Juan a pensar que hay fantasmas en la casa, cosa que le llevará a obsesionarse de manera que Sonia temerá por su cordura.

Este episodio empieza como el típico de casa encantada para luego añadirle toques de ciencia ficción, con un poco de humor negro, y llevarlo a terrenos más propios de La dimensión desconocida (The Twilight Zone) de Rod Serling. Una vez se supera lo difícil de creer que, tal y como estaba y está el tema de la vivienda, una pareja normal y corriente se pueda permitir semejante mansión, la película resulta muy entretenida, gracias sobretodo a la interpretación de Javier Gutiérrez que construye el desmoronamiento de Juan de manera creíble y divertida al mismo tiempo. Si bien ciertos aspectos del guion resultan predecibles, por lo menos para el aficionado, De la Iglesia lleva a cabo un buen trabajo de cámara que hace que la película en ningún momento resulte aburrida.


Adivina quién soy: Dirigida por Enrique Urbizu, escrita por Urbizu y Jorge Arenillas, este episodio tiene algunas buenas ideas que lamentablemente se acaban desmontando al final. Estrella (Nerea Inchausti) es una imaginativa niña obsesionada con el horror que llena su vida con los monstruos que ve en las películas. Su madre, Ángela (Goya Toledo), está preocupada por ella y también procura seguir adelante y superar el trauma de haber sido violada.

Como decía, Urbizo presenta a lo largo del episodio una idea interesante, si bien no muy original, que podría haber sido más satisfactoria de no haber optado por un decepcionante y tópico final. Las interpretaciones de Goya Toledo, Josep Maria Pou y Eduard Farelo son buenas, pero en su estilo habitual.



Regreso a Moira: Dirigida por Mateo Gil, escrita por Gil y Igor Legarreta. Aburrido, tedioso y predecible episodio, lo que se esperaría del director de Nadie conoce a nadie y colaborador habitual de Alejandro Amenábar. La típica historia de hombre mayor (Jordi Dauder) que vuelve a su pueblo para enfrentarse a los fantasmas del pasado, mientras vemos que le pasó de joven (Juan José Ballesta).

Se me hizo eterno.



Para entrar a vivir: Dirigida por Jaume Balagueró, escrita por Balagueró y Alberto Marini, es una de las mejores películas de esta serie. Balagueró cambia el estilo más controlado y atmosférico de sus anteriores películas por uno más visceral y violento, casi como una preparación para [REC] (2007).

El director nos sumerge en una pesadilla utilizando una trama simple para centrarse en la acción y las emociones: Clara (la diosa Macarena Gómez) y Mario (Adrià Collado) son una joven pareja que va a ver un piso que resulta ser propiedad de una psicópata (Nuria González) que los atrapará dentro de un edificio abandonado.

La corta duración es una ventaja para esta película que parece concentrar los violentos minutos finales de diversas películas de terror setenteras. La sangre no para de correr mientras asistimos a los desesperados intentos de Clara por sobrevivir y salir del edificio viva con su novio. La portera psicópata de Nuria González hace gala de una divertida crueldad, rozando en ocasiones el ridículo pero manteniéndose en una consistente linea demente. Por si fuera poco, Balagueró decide añadirle al conjunto algunos toques enfermizos para darle cuerpo. Por desgracia, no he encontrado ningún tráiler de esta película.



Cuento de navidad: Dirigida por Paco Plaza y escrita por Luiso Berdejo, este es mi favorito del conjunto junto a Para entrar a vivir. Es posible que sea por motivos nostálgicos, ya que recrea la época de mediados de los 80 con gran fidelidad, añadiéndole varios homenajes y muchas referencias, que funcionan porque la historia que cuenta es interesante aún si le quitáramos el factor nostálgico.

Un grupo de amigos, de unos doce años, descubre a una ladrona (Maru Valdivieso) atrapada en un agujero y deciden hacerla prisionera hasta que les diga donde está el dinero que han robado. La tensión en el grupo irá aumentando a medida que decidan si no será mejor que la ladrona no salga nunca del agujero.

Otro detalle que recuerda al cine de los 80, es que a pesar de que los protagonistas son niños, la película no cae en el infantilismo, recordando a otros gloriosos clásicos como Una pandilla alucinante (The Monster Squad, Fred Dekker, 1987). También hay que destacar la descacharrante película dentro de la película, un homenaje a la exploitation zombi a la italiana protagonizado por Loquillo y Elsa Pataky. Sólo por esta película y la de Balagueró ya vale la pena comprarse el pack.

14 comentarios:

Kin G. Haro dijo...

Un pack brutal de las que solo me faltan por ver " La Culpa" y "Regreso a Moira".

COincido contigo en que Cuento de Navidad y Para entrar a Vivir son las mejores del pack, pero tengo debilidad por ALex de la Iglesia y he de decir que "La Habitacion del Niño" me parece excelente. Tengo grabada la imagen de Javier Gutierrez escaneando la casa con el equipo de videovigilancia de su hijo... simplemente genial.

Un saludo desde www.defanafan.com

Dr. Gonzo dijo...

Yo solo he visto La habitación del niño, que me pareció magnífica, y una escena de Adivina quien soy en la que aparece Cara Cuero.

El resto de capítulos tengo bastantes ganas de verlos

Raül Calvo dijo...

Kin G. Haro, Regreso a Moira casi que te lo puedes ahorrar... A mi La habitación del niño también me gustó mucho pero como aficionado a la dimensión desconocida pues se me hacía todo muy familiar, pero esa escena que dices es de las mejores, desde luego.

Dr. Gonzo, pues te queda lo mejor por ver, muchacho!

Einer dijo...

Yo estoy como Gonzo, sólo he visto entera La habitación del niño.

HateLove dijo...

Hola Raül!!

De todas ellas únicamente he visto Para Entrar a Vivir y La Habitación del Niño, y la verdad es que las dos entretienen mucho, una por su apartado paranormal y la otra por lo enfermiza y sangrienta que es.

Me has despertado curiosidad por ver el resto, sobre todo la de Paco Plaza.

Saludos!

Raül Calvo dijo...

Einer, aprovecha para ver el resto que vale la pena, especialmente los episodios de Balagueró y Plaza. En el anterior post ya te contesté lo de los títulos, pero es simplemente que hasta la llegada del vídeo las películas estaban en continua circulación.

HateLove, la de Paco Plaza es una gozada, y te hace preguntarte como habría sido un Grindhouse a la española, homenajeando el eurotrash de los 70 y 80.

Natalie dijo...

Dios, nose para leo estas cosas con lo que me cuesta dormir!
EXELENTE BLOG! como siempre! :D

Raül Calvo dijo...

Gracias, Natalie. Ah, ¿quién sabe por qué hacemos lo que hacemos? Desde luego, ninguno de mis psiquiatras tiene ni idea.

Bea Cepeda dijo...

Me pareció una gran iniciativa que se hicieran estas películas para no dormir, como recuerdo a aquella gran serie que fue Historias para no dormir, aunque luego algunos de los episodios me decepcionaron un poquito. Eso sí, algunos otros me encantaron. Mi favorito es "Para entrar a vivir".

Raül Calvo dijo...

Para entrar a vivir también me gusta mucho, los decepcionantes para mí fueron Adivina quién soy y Regreso a Moira.

Waldemar Daninsky dijo...

Interesante. Primero tengo que acabar las Historias para no dormir, que las conseguí hace poco, y las estoy viendo estas noches. (De noche es cuando hay que verlas, lógicamente.)

Raül Calvo dijo...

Supongo que las noches de luna llena las tendrás liadas como para ver nada, pero claro que la noche es el momento ideal para verlas.

Patricia dijo...

De vez en cuando es bueno no ver la tele y no estar "actualizada" cinematográficamente hablando. Acudir a una proyección y ver por primera vez uno de esos mediometrajes es un regalo. Y estoy ilusionada :)

Raül Calvo dijo...

Tienes razón, aunque yo me alegro de haber estado pendiente porque así me compré el pack a buen precio!

Publicar un comentario