13 mar. 2012

Mejor que la de Tim Burton


La gente se volvió loca en los 70. Desde el 1 de enero de 1970 hasta el 31 de diciembre de 1979, el mundo entero vivió en un estado de locura surrealista. Es la única explicación posible para lo que sucedió durante esa década. Veamos uno de los más claros ejemplos de esa locura: un musical porno basado en la inmortal obra de Lewis Carroll.

(Nota: el anterior post que dediqué a una película pornográfica se trataba de una parodia de las críticas pedantes y serias que uno se puede encontrar en periódicos y revistas, nada de lo que decía iba en serio, pero los lectores pensaron que sí iba en serio y que estaba soltando maravillas de una película que es realmente mala e infumable. Por tanto, para que no haya confusión: el anterior era broma -leer aquí- y este va más o menos en serio).

Tras el enorme (ja, ja) éxito de Flesh Gordon (Michael Benveniste, Howard Ziehm, 1974), el productor Bill Osco decidió que su siguiente proyecto sería una versión softcore de Alicia en el país de las maravillas. El resultado fue Alicia en el país de las pornomaravillas (Alice in Wonderland: An X-Rated Musical Fantasy, Bud Townsend, 1976). Película que mezcla elaboradas coreografías y números musicales con escenas de sexo.

Cuando se estrenó, fue calificada X (igual que Cowboy de medianoche [Midnight Cowboy, John Schlesinger, 1969]), y un año más tarde la 20th Century Fox le recortó tres de minutos y se estrenó como R (menores acompañados). Más tarde, con la llegada primero del VHS y luego del DVD, se hizo una versión de la película hardcore, añadiendo escenas de sexo explícito que no habían sido usadas originalmente. Ahora bien, no está del todo claro si las escenas hardcore fueron rodadas en su momento y luego no fueron incluídas cuando se estrenó en cines, o fueron rodadas a posteriori (en algunos casos con los mismos actores) y luego añadidas al film. Viéndola sí que queda claro que las imágenes explícitas tienen una calidad diferente de las no explícitas y que en muchas ocasiones se ven sólo insertos pornográficos pero no planos generales.

Otro detalle a considerar es que la protagonista Kristine DeBell, que interpreta a Alicia, no realizó ninguna escena pornográfica. Participa en momentos softcore simulados, pero nunca se la ve realizar de primera mano (perdón) ninguna tarea pornográfica. En sus escenas de sexo se utilizan obvios insertos que no casan con la actriz, como hicieron en Thriller - en grym film (Bo Arne Vibenius, 1974): primero filmaron la acción principal y más tarde usaron otros actores para los insertos. Que DeBell no hizo pornografía queda demostrado en que su carrera posterior consiste en comedias y series de televisión más o menos populares, algo imposible para una actriz que hubiera hecho porno, ya que eran inmediatamente marginadas y marcadas.

Fuera algo considerado desde el principio o un añadido posterior, lo cierto es que los momentos hardcore ralentizan la película, que sería más disfrutable como simple película erótica, porque en los demás aspectos es una película bastante lograda. De hecho, la primera media hora parece una película "normal y corriente", hasta que bruscamente se le recuerda al espectador lo que está viendo.

Está claro que fue hecha con cuatro duros, viendo lo funcional y primitivo de los vestuarios y maquillajes, pero resulta bastante divertida y es más fiel a la obra de Lewis Carroll que la última versión que se estrenó en cines. Los personajes más populares y conocidos hacen acto de presencia, de manera bastante parecida a la novela, sólo que con un giro erótico. En este aspecto la película tiene un mensaje bastante positivo en cuanto a la visión que ofrece de la sexualidad que enlaza con el canto a la imaginación y la anarquía que escribió Carroll.

Comparad el Sombrerero Loco de la versión erótico-festiva de Alicia con el de abajo. Se pueden criticar muchas cosas de esta película, pero por lo menos no parece que este personaje esté a punto de arrancarle el corazón a Alicia y comérselo para vestirse luego con la piel de su madre muerta, como sucede con el espeluznante Sombrerero Loco de Tim Burton.

La película narra como la joven y virginal bibliotecaria Alicia tiene problemas en su relación con su novio, ya que ella es bastante puritana. Es entonces que aparece el Conejo Blanco (Jerry Spelman), que llega tarde a una importante cita. Alicia lo sigue a través de un espejo hacia el país de las maravillas.

Las intenciones de la película son buenas y tiene algunos toques que me hicieron reír o me resultaron graciosos (como cuando Alicia, tras caer a un lago, pregunta si alguien tiene una toalla con la que pueda secarse y le contestan: "no, teníamos una toalla pero nos la robó un hotel", es muy tonto pero me hizo gracia), o provocan directamente carcajadas como la escena del caballero negro. Las interpretaciones son buenas, teniendo en cuenta el nivel de este tipo de películas; las canciones y números musicales son también bastante divertidos, están bien ejecutados y algunos son bastante pegadizos.

Dicho esto, la película no es que sea una maravilla por descubrir precisamente. La dirección no es que sea deslumbrante, y como ya he dicho los insertos pornográficos hacen que en ocasiones la película se haga algo larga. De ahí que tal vez sea mejor ver, como curiosidad y diversión, la versión X, la softcore, y ahorrarse la triple X.

8 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

nada más ver el poster he pensado que se trataba de una película de dibujos animados, y no sólo estaba equivocado, sino que es una peli erótica ¡toma ya! jaja Es un género que me interesa poco o nada (salo alguna peliculilla subida de tono como Ilsa, la loba de las SS, o Thriller: a cruel picture. Aunque no las considero eróticas), pero resulta curioso ver lo enfermizo que resulta convertir un producto destinado principalmente al público infantil en algo adulto y guarro jaja
Y que supera a la versión de Tim Burton no hace falta ni que lo digas :D

Raül Calvo dijo...

El póster fue dibujado por uno de los artistas de la revista Mad! Te diré que me he reído mucho con esta peli, pero no es que sea particularmente excitante o erótica, la verdad.

Mario Salazar dijo...

Me hizo acordar que some like it hot la vi primero en una versión en porno y luego ya como debe ser, se me hizo bastante interesante la primera que cruzó por mi mente, deberían haber hecho algo serio con ese material y después me di que estaba la de Wilder. Ésta no la veo, no soy mucho de cine erótico y si veo porno me aburren las tramas, que dilema. Un abrazo.

Einer dijo...

Me gustaría que me aclararas una cosa que me ha ofendido profundamente. ¿Recomiendas ver una versión que no incluye porno ante que una que sí lo incluye? ¿Se puede afirmar algo así y quedar impune? Fuera de coñas, todos sabemos que la mejor versión de Alicia en el país de las maravillas es Asswoman in wonderland de Tiffany Mynx, de la que sólo existe una versión porno a full.

Ahora hablando en serio, tampoco me atrae mucho el cine erótico y que digas que es mejor que la de Tim Burton tampoco me dice nada, porque la de Tim Burton... tela. Lo que me atrae es que sea musical. Eso puede ser muy grande.

La imagen del sombrerero y la Willy Wonka creo que son las que mejor representan lo estrafalario y falto de ideas que se ha vuelto el cine de Burton.

Termino. El sombrerero de la primera foto, la del 76, me recuerda a Roberto Benigni. ¿No se da un aire?

Bea Cepeda dijo...

Jajajajaja no había oído hablar jamás de esta película, aunque tiene pintaza!!!

Raül Calvo dijo...

Mario, aquí sucede al revés: la trama divierte y el aspecto porno aburre.

Einer, el aspecto musical es realmente logrado con estudiadas letras como: "¿qué hace una chica como tú en un caballero como este?/ten más cuidado donde te sientas" o "se le subió el ring-ding-a-ling" (esta además la hacen en plan karaoke para que puedas cantar en casa). Y admito que es algo vergozante y me hace llorar por las noches, pero me dieron ganas de tirar para adelante con el mando las escenas de sexo para seguir con la peli, como hacía cuando el mudo tocaba el arpa en las pelis de los hermanos Marx. Seguramente Satán me guarda un sitio en el infierno por ello.

Bea, ideal para disfrutar en etílica compañia. Un festival erótico-festivo que te hará cantar de pecaminosa alegría.

S. dijo...

También hay que mencionar que para hacer una versión peor que la reciente de Tim Burton habría requerido mucho más esfuerzo. Coincido con que su visionado es más bien anecdótico aunque tiene algunos puntos divertidos (a mí también me encantó el detalle tan arbitrario de la toalla). Pero ahora me has hecho dudar sobre qué versiones vi yo porque tengo por cierto que vi la softcore pero no sé si la otra fue X o XXX. No sé que tanto vaya a perseguirme la duda a futuro.

Saludos.

Raül Calvo dijo...

S., en Estados Unidos la softcore fue clasificada X, lo que aquí seria mayores de 18 años, el equivalente al NC-17 actual con el que fueron calificadas películas como Crash de David Cronenberg o Los Soñadores de Bernardo Bertolucci. La triple X de allá y la X en Europa es la que contiene planos explícitos de felaciones, penetraciones, etc. Espero que puedas conciliar el sueño una vez resuelta esta duda. Saludos.

Publicar un comentario