28 mar. 2012

Lo que pudo ser y no fue


En la página web Bloody Disgusting, especializada en cine de terror, fantástico y ciencia ficción, empezaron hace relativamente poco una serie de artículos en los que se dedican a comparar antiguas versiones y versiones alternativas de guiones con la película que finalmente se estrenó. Una serie muy interesante que recomiendo leer a todo el mundo interesado en este tipo de cosas.

De las que se han repasado hasta ahora, dos resultan particularmente interesantes (para mí): la comparación entre el guion más oscuro de Chris Columbus de Gremlins (Joe Dante, 1984) y el enfoque de Wes Craven en lo que finalmente sería Pesadilla en Elm Street 3 (A Nightmare on Elm Street 3: Dream Warriors, Chuck Russell, 1987).

Interesantes para los fans ya que, durante mucho tiempo (por lo menos por mi parte), se había oído hablar de estos enfoques muy diferentes de la película estrenada. En el caso de Gremlins temía que Steven Spielberg hubiera hecho lo mismo que con el guion de 1941 (Steven Spielberg, 1979): coger una historia oscura y suavizarla para adaptarla a su gusto. Pero lo cierto es que Spielberg iba a producir originalmente la historia llena de sangre que Columbus había escrito, de ahí que contactara con Joe Dante por su excelente trabajo como director en Piraña (Piranha, 1978) y Aullidos (The Howling, 1981).

Aparte de que había mucha más sangre y más muertes explícitas, en los primeros borradores del guion de Columbus había dos cosas que luego cambiaron radicalmente: Gerald, que en la película encarnó Judge Reinhold, está presente hasta casi el final (muere en la escena del centro comercial donde se produce el enfrentamiento final) , ayudando a Billy (Zach Galligan en el film) y Kate (Phoebe Cates) a enfrentarse a los gremlins. Por ejemplo, él pone en marcha la película en el cine para distraer a las criaturas. En esta versión del guion es Gerald el que tiene el monólogo sobre el padre muerto en navidad, así se entiende por qué es tan capullo al principio del film y se redime el personaje. En la película final se plantea como la némesis de Billy y luego desaparece del film completamente. En la sección de escenas eliminadas de la edición en Blu-ray podemos saber qué fue del personaje. El otro cambio radical es que en la versión que se comenta, Gizmo muere al final y se transforma en una especie de mariposa de luz brillante.

No sé vosotros, pero creo que en este caso la película cambió para mejor. Gremlins es perfecta tal y como es. Tampoco creo que hubiese sido mejor con más sangre.

En el caso del guion de Wes Craven y Bruce Wagner viene a demostrar que Craven sabe crear grandes conceptos y tiene ideas originales que luego desarrolla de la forma más torpe y mediocre posible. Porque esta versión de Dream Warriors está llena de conceptos interesantes, pero lastrados por diálogos muy malos y ejecuciones algo torpes. Por ejemplo, la muerte sonámbula de uno de los personajes aparece pero se representa a Freddy simplemente conduciendo a su víctima, el uso de los tendones para convertir a la víctima en una marioneta fue creación de Frank Darabont y Chuck Russell, así como fue también creación suya el origen de Freddy como el hijo bastardo de 100 maníacos. Os recomiendo la lectura del artículo para ver todos los cambios de trama y personajes, aquí. Hay que reconocer, eso sí, que Craven inventa conceptos y plantea ideas que más tarde irán apareciendo en sucesivas entregas de la serie.

En definitiva son dos casos en los que salimos ganando con los cambios. Sin embargo, existen otros casos en los que no fue así. El caso más llamativo que me viene a la cabeza es el de la película Resident Evil (Paul W. S. Anderson, 2002). Originalmente los productores acudieron a George A. Romero para que hiciera la película, ya que los creadores del videojuego se habían inspirado en sus films.

Romero escribió un épico guion que los productores consideraron que era demasiado para lo que querían hacer, así que se dirigieron a Anderson, que hizo la película que finalmente se estrenó.

Si habéis visto Resident Evil sabréis que no es una película demasiado buena. Lo que la crítica especializada llama un señor truñaco. Si no la habéis visto, fiaros de mi palabra.

Para mí fue aún peor porque la fui a ver tras leer el guion de Romero. Esta versión está protagonizada por un policía nativo americano que será el que se enfrentará a los horrores creados por la compañía Umbrella. Se mantiene fiel a la estructura del juego: empieza en la casa y a medida que avanza el protagonista se va introduciendo en niveles cada vez más profundos de Umbrella. Se enfrenta no sólo a zombis, también a varias y fantásticas criaturas. En resumen, la aventura de terror espectacular que me gustaría haber visto en el cine, en lugar de lo que finalmente vi. Aunque he de añadir que por fortuna la vi gratis ya que me tocaron un par de entradas no recuerdo con qué promoción.

En todo caso, me alegro de haber descubierto por fin las diferencias entre los primeros borradores y el guion final de dos películas que me encantan. Más que nada porque los cambios fueron para mejor.



6 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Creo que en ambos casos los cambios han sido para bien. Gremlins es una película redonda, y Pesadilla en Elm Street 3 es, para mí, la mejor de la saga.
Imagino que lo que tenían pensado hacer con Gremlins era una revisión de Piraña con otro tipo de bicho, pero me alegra que el resultado final fuese el que todos conocemos, porque incluso sin gore, es una película con una mala leche considerable.

En cuanto a Resident Evil, imagino que hasta un mono con diarrea hubiese conseguido engendrar algo mejor que lo que llegó a las salas de cine.

Raül Calvo dijo...

Está claro que PES 3 es clave en la saga, ya que el resto de películas copian su estilo, pero la primera logra resultar inquietante de una manera que ninguna de la saga lo es.

Piraña era una gran copia de Tiburón, por eso Spielberg se decidió por Dante, ya que a Spielberg le gustó la película en un momento que había un montón de copias. Los gremlins existían ya desde la II GM (en el post que hice lo explico un poco más), y no se tenía en mente ninguna revisión de ningún tipo sino simplemente hacer una peli con estas criaturas legendarias.

Roy D. Mustang dijo...

La verdad es que, en mi opinión, "Gremlins" y "Pesadilla en Elm Street 3" tal y como se estrenaron me encantan. De hecho, la tercera parte de Pesadilla es mi favorita de la saga (y es que, ¿cómo no iba a serlo? sale un esqueleto que se mueve por medio de la técnica del stop-motion; con eso digo todo).

Uf, la primera de Resident Evil... Tan sólo digo eso: uf.

Raül Calvo dijo...

Roy, hace un tiempo hice un post (medio en broma, medio en serio) sobre cómo saber si una película es buena de verdad: uno de los primeros indicadores es, por supuesto, que aparezcan esqueletos animados en stop-motion. Por cierto, en el blu-ray editado por Severin de Pánico en el Transiberiano (aka Horror Express) se incluye una interesante entrevista en audio de una hora y veinte en la cual Peter Cushimg repasa su carrera, opina sobre las pelis que hace y cuenta varias anécdotas. Eso, está sin subtitular.

Einer dijo...

Venga, me uno a la tónica general, Gremlins y Pesadilla en Elm Street 3 molan un puñao tal y como son. Pero vamos ahora a lo importante, ese peliculón llamado Resident Evil. Y no estoy de coña, eh. Es una peli que cada vez que la veo me mola más. Que es más acción que terror, sí; que la historia no se ajusta al videojuego, también; pero que la estética y la ambientación (como en casi todas las de Anderson) molan, por supuesto, y cuanto más la veo más entretenida me parece.
Hala, entro, polemizo y me voy.

Raül Calvo dijo...

No te falta razón, la estética y la ambientación están bien, pero para que una película entretenga hace falta más que eso. También te digo que la segunda parte me gustó bastante. De las que se han hecho, la 2ª es la única que realmente disfruté y me gustó.

Publicar un comentario