30 ago. 2013

Stage Fright - Aquarius (Deliria)


Después de trabajar con maestros del terror como Dario Argento, Lucio Fulcio y Lamberto Bava, en diferentes capacidades (normalmente como actor y ayudante de dirección), Michele Soavi debutó como director con un film de estética giallo y espíritu slasher: Aquarius aka Stage Fright (Deliria, 1987).

Un grupo de actores se queda hasta tarde ensayando una obra de danza moderna. Casualidades de la vida, un loco muy loco se escapa del hospital psiquiátrico en el que estaba encerrado y pronto empieza a matar uno a uno a los actores/actrices, técnicos y a cualquiera que se halle en el estudio.

Esta premisa tan sencilla le permite a Soavi centrarse en crear tensas secuencias de suspense y estilizados asesinatos. Por ello, la película tiene el aspecto de un giallo tardío, pero en cuanto a argumento y narrativa esta película es claramente un slasher, que en aquellos momentos empezaba a entrar en decadencia tras la sobreexplotación a la que había sido sometido durante los 80. Circunstancia que no deja de ser irónica.

En Italia se denomina giallo a los filmes de suspense y misterio en general. Fuera de Italia se utiliza el término para referirse a una serie de películas de suspense italianas estrenadas durante la década de los 70, extremadamente estilizadas y brutales, surgidas a raíz del éxito de El pájaro de las plumas de cristal (L'uccello dalle piume di cristallo, Dario Argento, 1970) (por ello se dice que, en cierta forma, Dario Argento inventó el género). Estas películas serían instrumentales en la aparición del slasher, género que presenta, en esencia, la misma historia una y otra vez: un asesino enmascarado asesina uno a uno a los protagonistas hasta que solo queda uno (normalmente una chica) que acaba con el asesino.

Soavi une estos dos géneros, contando una historia propia del slasher pero utilizando la estética del género que, en cierta forma, le dio origen, el giallo.

Esta es una de esas películas en las que no importa tanto el argumento como la forma en que se nos presenta. La manera en que Soavi nos presenta su sencilla historia nos hace olvidar lo rutinario del argumento y nos permite centrarnos en disfrutar del viaje. Es el potente discurso visual de Soavi la razón para ver esta película, cuyo tramo final atrapa aunque sepamos, a grandes rasgos, lo que va a suceder.

Aquarius es un film para los aficionados al terror más estético, que busquen algo visceral y emocionante, nada intelectual. El máximo ejemplo de que se puede hacer mucho con muy poco.

Cuando originalmente escribí esta crítica todavía no se había editado Aquarius en Blu-ray. Me alegra poder comunicar que actualmente existen dos ediciones: una de Blue Underground y otra de Exposure Cinema (la que yo compré).

4 comentarios:

Patricia dijo...

He leído "Aquarius" y ya me he puesto a temblar. La vi en su estreno en Barcelona y no la he olvidado. Visualmente impactante. El escenario bello y claustrofóbico. Los actores, hermosos ratoncillos servidos en bandeja a un psicópata escapado del manicomio, que son los que más molan.

¡Saludos!

Raül Calvo dijo...

Pues que envidia, porque yo la descubrí en cutreVHS! Saludos!

Bisclavret dijo...

Pues con este post me he animado y me he comprado el dvd, seis leirines bien gastados. La vi también en video una vez y recuerdo que me pareció muy cafre. Con este nuevo visionado no me ha impactado tanto en este aspecto em cambio me ha impresionado más el morboso sentido de lo hermoso que tenían estas películas. Por argumento me parece más cercana al slasher pero por ejecución es algo más cercana a los giallos de argento, es en este aspecto por lo que menciono de lo hermoso, la musica, la composición de los planos, las plumas volando para adornar la matanza en el escenario y el psicopata sentado entre su obra... hay una siniestra poseia que creo que el cine actual deberia volver a barajar como una des sus posibilidades.
Gracias por recordarme que debía volver a encontrarme con el buho :)

Raül Calvo dijo...

Pues de nada, ¡para eso estamos!

Publicar un comentario