27 ago. 2012

El por qué de El Cinéfago: Las películas que me cambiaron la vida


Parece que fue ayer cuando celebraba el post 500 con artículo especial y ya estamos en el post 666, casi 167 artículos más. Para el 666 había pensado hacer algo especial relacionado con tan satánico número, pero luego me di cuenta que ya había comentado todas las películas que uno podría relacionar con este número, así que he pensado hacer otra cosa, algo realmente especial: un recorrido por las películas que me marcaron. No es una lista de mis películas favoritas, ni una lista de las que creo son las mejores películas de la historia, sino un recorrido por aquellas películas que acabaron por configurar mis gustos, manías y preferencias para bien y para mal. De casi todas ya he escrito largos artículos que podéis leer clicando en el título, aquí solo haré referencia a aspectos emocionales o personales.


King Kong (Merian C. Cooper, Ernest B. Schoedsak, 1933): Esta es la primera película que recuerdo haber visto y me marcó para toda la vida. Pura magia, es en esencia lo que busco todavía hoy cuando voy al cine. Esa magia que descubrí en la Isla de la Calavera. Me marcó Fay Wray, me marcaron los monstruos de la isla y no es que me marcara, es que me rompió el corazón ver a Kong caer. ¡Malditos aviones!




El doctor Frankenstein (Frankenstein, James Whale, 1931): Debería tener unos cinco o seis años cuando vi esta película. La vi en VO, ya que mi padre la grabó de La 2, que durante un tiempo emitió películas en VO. No pillé mucho, pero se me quedó grabado el monstruo. Parecía tan triste.




Planeta prohibido (Forbidden Planet, Fred M. Wilcox, 1956): Una fantasía a todo color que no me cansaba de ver. De pequeño me pareció espectacular, sobretodo el monstruo invisible cuando de repente ¡se hace visible! Y es enorme. E-nor-me. Durante mucho tiempo pensé que Robby el Robot era un robot de verdad.




El experimento del Dr. Quatermass (The Quatermass Xperiment, Val Guest, 1955): Me llenó de terror ver como un humano se transforma en una cosa. De alguna manera se quedó grabado en mi subconsciente y es un motivo que he repetido muchas veces en los cuentos que he escrito. También hizo que desde un principio me atrajera el cine de David Cronenberg, del cual tenéis toda la filmografía comentada en el blog.



Estas cuatro películas me marcaron profundamente porque las vi entre una edad indeterminada y los 7 años. Las siguientes las vi a partir de los 7 años, me impactaron pero no de la misma manera casi traumática.


Alarma: catástrofe (The Medusa Touch, Jack Gold, 1978): La mirada enloquecida de Morlar (entonces no sabía que estaba interpretado por Richard Burton) me persiguió durante mucho tiempo. No sé si mi madre buscaba traumatizarme cuando me grabó esta peli, pero casi lo consigue. Hasta mucho más tarde no supe como se llamaba, pero su aterrador final estuvo mucho tiempo presente en mi cabeza y no pude evitar recordarlo cuando las Torres Gemelas cayeron. Puede que Carrie se cargara a unas cuantas personas, pero es que Morlar podía acabar ¡con todo el planeta!




Gremlins (1984, Joe Dante): Seguro que nadie ha oído hablar de esta peli. En todo caso, monstruos verdes causando caos y destrucción. Lo que se quedó conmigo, sin embargo, es el tono, esa mezcla de terror y comedia que también aplico en los cuentos que escribo.




Una pandilla alucinante (The Monster Squad, Fred Dekker, 1987): Un grupo de chavales enfrentados a los monstruos clásicos de la Universal, es como si alguien hubiera hecho una peli de mí. Esta peli también me enseñó una cosa: yo no era raro, había más gente como yo en el mundo. Ya no se hacen pelis tan maravillosamente irresponsables e incorrectas.




Videodrome (David Cronenberg, 1983): La primera vez que la vi no entendí muchas cosas de esta peli, debería tener unos 11 o 12 años. Pero a pesar de no entender muchas cosas, me fascinó, no se parecía a nada que hubiese visto antes. Fue el primer paso hacia una manera más madura de ver el cine, en lugar de simplemente ver de forma pasiva la historia que se cuenta.




Suspiria (Dario Argento, 1977): Uau. Una película que más que verla, la experimentabas. Cuando la pillé en el videoclub pensé que sería la típica cinta de terror pero me encontré con algo mucho más potente. Uau.




Phantasma (Phantasm, Don Coscarelli, 1979): Esta peli la vi más tarde que el resto de pelis referidas aquí, cuando ya era un "adulto" de 14 años. Me pareció surrealista e inquietante, pura atmósfera. Era otra peli que se salía de la norma y que me acabó enganchando a estas pelis que se salen de lo común, que no siguen territorios familiares. Que son más raras que un perro verde, vamos.




La cosa (The Thing, John Carpenter, 1982): Cuando todo el mundo babeaba con ET, yo estaba aterrorizado por la criatura metamórfica que Carpenter desató en las pantallas de cine. Aterradora, inquietante, fantástica. Una obra maestra que ha estado conmigo casi toda mi vida. Me dio mucho miedo cuando la vi de niño y me fascinó al mismo tiempo. Esa sensación de paranoia que consigue crear Carpenter, esos personajes inolvidables, esa música de Morricone... Al final todo se reduce a que cuando la vi de niño me dio mucho, mucho miedo.

11 comentarios:

Mario Salazar dijo...

Has ido desarrollando tus gustos en tu niñez, yo a eso de los 10-11 años veía muchas cintas de terror, hombres lobo, Dracula vs Frankestein, e infinidad indistintas, solía ser medio masoquista, porque como a ti me producían mucho miedo, después andaba mirando debajo de la cama, corriendo por las escaleras... pero era entretenido. Recuerdo gremlins, me gustó la primera bastante. Felicitaciones por tu post 666, yo estoy en 203. Abrazos.

Javier Simpson dijo...

Está entrañable el post, Raül. Son pelis que entran dentro de lo previsible conociendo tus gustos. Muchas de ellas, sobre todo las que citas al principio, son todas clásicos del género. A mí el terror y el fantástico me gustan por lo general bastante, aunque es cierto que hay también bastante desporpósito. Pero cualquiera podría decir: Como en todo. No, yo creo que en esto, como en comedia, hay aún más. Tal vez sea una percepción falsa.
Me apunto la de Una pandilla alucinante y la de Phantasma. No las he visto y me tiran. De la de Coscarelli he oído hablar mucho. Creo que hay una escena en la que le clavan a uno una bola que lleva un punzón, o algo así, en la frente y empieza un espectáculo de sangre bastante potente…

Dr. Gonzo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dr. Gonzo dijo...

Un post muy bonito!
Me siento identificado, ya que yo también me pongo algunas veces a recordar esas películas tan especiales con las que me inicié en esto del cine. Las que me hicieron amar el séptimo arte.
Son películas que se quedan en la retina, y que aunque las veas cien veces, siempre te harán sentir algo especial en las tripas.

He visto casi todas las que mencionas, aunque no me crié con ninguna de ellas. Las vi ya de mayorcito.

De pequeñajo, con unos 5 años, recuerdo que ya hablaba con mis compañeros de los Critters, de Freddy Krueger, de Las tortugas Ninja, de Rambo, de Bitelchús, de Drácula y el hombre lobo, de los zombies de La noche de los muertos vivientes, etc, etc.
Yo también llevo enganchado a esto del cine desde hace unos añitos jeje Y que dure mucho!

daniel dijo...

Es agradable conocer más sobre esas películas que hicieron despertar el amor al cine en ti :) Yo tambien tengo mi selecto club, películas que me marcaron en mi niñez e hicieron que me volviese un amante al cine.
He visto algunas de las que mencionas, pero me gustaria seguir explorando más el género y conocer otros films por eso tomo nota de algunas que no conocía.

¿Esa Gremlins cual es? :P

Un abrazo.

Raül Calvo dijo...

Mario, la verdad es que había una parte de miedo y otra de fascinación, placer. No te das cuenta y ya verás como llevas 1000 posts! Ja, ja. Un saludo.

Javi, sí son clásicos que vi en la tele, clásicos que hasta la reciente llegada de los canales temáticos parecían desaparecidos de la tele. Pero ya están de vuelta! Phantasma es genial y cuenta con tres estupendas secuelas, todas ellas comentadas en el blog. Y Una pandilla alucinante es sencillamente fantástica, hay una edición en Blu-ray americana de zona libre que está muy bien.

Gonzo, la de Bitelchús la vi en el cine y pensé "que genio el que la ha dirigido"... Cómo cambian los tiempos! Más que amor por el cine, que como arte me vino más adelante, lo que me despertó fue una adicción! Por suerte es una droga bastante beneficiosa.

Dani, es curioso, cuando las vi era demasiado pequeño para pensar en "amor al cine", solo sabía que me encantaban las emociones que me trasmitían. Supongo que por eso me guio en la actualidad más por el instinto y la emoción que por valores más objetivos a la hora de escoger que pelis veo. Espero que disfrutes de las que no conocías, que también estamos para eso! Gremlins está bastante bien, la produjo un tal Spielberg, no sé si ha hecho nada más.

Einer dijo...

Qué buenas todas. Salvo The medusa touch, que no es que sea mala, es que no la he visto. Asignatura pendiente.

Me ha gustado la distinción que haces al principio entre películas que nos marcaron y películas favoritas, porque es verdad que no tienen por qué coincidir.

A mí de estas las que más me marcaron son Frankenstein, La cosa y Planeta prohibido, pero todas están entre mis favoritas.

Muy chulo el post.

Roy D. Mustang dijo...

Opino lo mismo sobre King Kong. Pocas películas me han marcado tanto.

Qué grande era antes La 2. Si mal no recuerdo, también emitieron en vose el ciclo de películas de Roger Corman basadas en relatos de Poe.

Curioso, yo la primera película que se salía de lo común que vi fue Eraserhead. Con eso te digo todo. Mayor fumez, imposible. Bueno, no, imposible no; pero cuando la vi por primera vez, a los diez u once años, no pude evitar preguntarme: "¿qué demonios he visto?" Hoy en día me pregunto lo mismo, y no me canso de verla, como tampoco me canso de ver otras películas que se salen de lo convencional como, por ejemplo, Videodrome.

Un saludo.

Raül Calvo dijo...

Einer, quería diferenciar películas que me marcaron de películas favoritas porque hay muchas que están entre mis favoritas que no están aquí, pero algunas de las que están aquí me llevaron hacia algunas de mis favoritas. The Medusa Touch a mí me encanta (¡qué te voy a decir!) y espero que más gente la descubra y disfrute.

Roy, Cuando yo era pequeño pasaban un montón de clásicos de fantasía y terror por la tele, así que era bastante fácil ver un montón de pelis que ahora es más complicado encontrar. Como le decía a Javi, es una lástima que hasta fechas recientes el cine clásico estuviera desterrado de la tele. Eraserhead la vi poco tiempo después de Videodrome y lo cierto es que no me hizo mucha impresión, no porque no me pareciera buena sino porque la vi en un programa de cine fantástico de la TV3 (la tele autonómica catalana) donde antes habían pasado las pelis en las que se había inspirado David Lynch visualmente, así que ya sabía más o menos de donde venía todo y eso hizo que no impresionara. Si la hubiera visto sin saber nada también me habría impresionado. Por eso ahora evito saber nada de una peli antes de verla. También te digo que cuando he disfrutado más de Eraserhead fue en un pase que se hizo en la universidad donde estudiaba, disfruté mucho viendo las caras de alucine de mis compañeros.

Anónimo dijo...

Hola! Me ha gustado mucho leer este post, muy entretenido. Por cierto, podrías decir de qué trata Cabeza borradora? Yo recuerdo haberla visto y no entender demasiado.

Un saludo.

Cris

Raül Calvo dijo...

Cris, yo tampoco entendí demasiado, no creo que fuera ese el objetivo. Más que entender es sentir, lo que te hacen sentir esas imágenes pesadillescas que retratan unos padres cuyo hijo es una criatura monstruosa. Creo que los tiros van por ahí más que algo que explicar un argumento. Creo.

Publicar un comentario