9 mar. 2011

Grindhouse: tal y como se tenía que haber visto



Muchos de mis recuerdos relacionados con el cine lo están no sólo con una película en particular pero también con el cine en el cual vi la película. Recuerdo esperar en la cola de un cine para ver Braindead (Peter Jackson, 1992) con unos amigos y ligar con unas chicas que estaban delante nuestro esperando para entrar, cosa que conseguí haciendo comentarios en un tono de voz lo bastante alto para que me oyeran y hacerlas reír pero no tanto que pareciera que estaba gritando.

La mayoría de estos recuerdos están asociados con el cine de barrio que había detrás de mi casa. Uno de esos cines en los que hacían dos películas de reestreno, en los cuales te podías quedar toda la tarde viendo el programa que hacían porque no te echaban. Era el cine Dante. Tenía aspecto de teatro antiguo, con las paredes de terciopelo rojo y el techo altísimo. Aunque cuando yo iba se notaba que los días de gloria del cine hacía tiempo que habían pasado.


Recuerdo que a veces había discusiones en la sala que eran más interesantes que la película que daban. Recuerdo como anunciaban el programa de la semana siguiente proyectando los títulos de las películas escritos a mano.


Y recuerdo las películas que vi allí porque no eran demasiado buenas. Normalmente, daban dos malas o una mala y una buena.



Muchos recuerdos del Dante me vinieron a la cabeza cuando me enteré del proyecto Grindhouse (2007) de Quentin Tarantino y Robert Rodriguez. Obviamente, los cines a los que se hace referencia en Grindhouse eran mucho peores que el Dante, que no dejaba de ser el típico cine de barrio. Daba igual, no podía esperar a que se estrenase este festival de homenaje al cine exploitation. Ya que, por un lado, como fan del cine exploitation de los 70 tenía mucho interés en ver como lo interpretaban Tarantino y Rodriguez y, por otro lado, me llenaba de nostalgia recrear las dobles sesiones de mi cercana juventud. Sin embargo, os podéis imaginar mi decepción cuando me enteré de que en Europa se iban a estrenar las películas por separado y sin los tráileres de Eli Roth, Edgar Wright y Rob Zombie. Pero, gracias a la magia del Blu-ray he podido disfrutar de Grindhouse tal y como la habían imaginado Tarantino y Rodriguez.


La película se inicia con el tráiler, entonces, falso de Machete y pasa entonces a Planet Terror. La versión que hay aquí es la original y no la extendida que vimos en los cines en Europa. Planet Terror funciona como película de mutantes caníbales al estilo de La invasión de los zombis atómicos (Incubo sulla città contaminata, Umberto Lenzi, 1980). Adecuadamente exagerada y absurda, incorpora un tono irónico que te recuerda que no te has de tomar nada de lo que ves en serio.

La versión que tenemos aquí es más trepidante y sucinta que la versión extendida, y le da un aire acelerado más en sintonía con los clásicos de los 70 a los que hace homenaje. Y si bien nunca alcanza el nivel de delirio y locura de alguna de las películas a las que hace referencia, resulta divertida y entretenida en todo momento. Cuenta además con la participación del genio Tom Savini, aunque delante de las cámaras.

Tras terminar la película, llega el turno de la contribución de los directores invitados.

El tráiler de Rob Zombie titulado Werewolf Women of the S.S. hace referencia al subgénero de la exploitation nazi. Películas ambientadas durante la II Guerra Mundial en campos de concentración o mostrando supervivientes nazis haciendo nuevas maldades por el mundo. Pensad en La loba de las SS (Ilsa: She Wolf of the SS, Don Edmonds, 1975) y os haréis una idea. El estilo de Rob Zombie encaja perfectamente con el del formato tráiler, creando un segmento tremendamente divertido y absurdo que alcanza cotas de insospechada gloria con la aparición de Nicolas Cage como Fu Manchú, sin olvidar la presencia del psicotrónico Udo Kier como Franz Hess. El tráiler empieza con la típica voz narradora que usaban pretéritamente para intentar disfrazar la película como algo serio y con interés en lugar de una morbosa exploitation.

El póster original al que hace referencia Planet Terror lo podéis encontrar escondido en el fondo de este blog.
El tráiler de Edgar Wright es mi favorito de los tres. El genio británico recrea  en su falso tráiler Don't los tráileres americanos que se hacían de películas europeas como Suspiria (Dario Argento, 1977) o El más allá (E tu vivrai nel terrore - L'aldilà, Lucio Fulci, 1980). Estos tráileres no daban nunca una idea de como era la película realmente, simplemente juntaban una especie de greatest hits para atraer espectadores. El resultado es un acelerado despliegue de escenas terroríficas inconexas que acaba resultando surrealista.

Finalmente, Eli Roth se encarga de hacer un falso tráiler para una imaginada película slasher llamada Thanksgiving. El segmento de Roth hace referencia a la moda de ambientar las películas slasher en días determinados del calendario como Navidad o Fin de Año. Roth decidió ambientar la película en el Día de Acción de Gracias porque aseguraba que ningún slasher se había ambientado en esa fecha tan señalada para los americanos. Pero Roth se equivoca: el slasher Home Sweet Home aka Slasher in the House (Nettie Peña, 1981) está ambientado en Acción de Gracias. Básicamente el tráiler es un resumen de momentos icónicos del género aderezados con una sanas dosis de cachondeo. El resultado es bastante divertido.

Entre los tráileres y las películas se pueden ver antiguas cortinillas (familiares si os habéis comprado alguna película de Grindhouse Releasing) y un anuncio de un restaurante también falso.

Grindhouse termina con Death Proof de Quentin Tarantino. No es una opinión muy popular pero me gustó mucho más que Planet Terror. Tarantino hace la doble pirueta de homenajear los slasher y las road movies en una única película.

Para ello cambia la estructura habitual del slasher y los personajes típicos que aparecen en ellos. En lugar de seguir un asesino matando a sus víctimas una a una, tenemos todos los asesinatos al mismo tiempo en la primera parte de la película. Y en la segunda mitad se transforma en una road movie. Esta desestructuración del slasher resulta bastante interesante si os interesa el lenguaje de los géneros.

Está versión tiene missing reel al igual que Planet Terror y concentra más la acción eliminando varias secuencias de diálogos. Obviamente, los diálogos tienen más gracia y están mejor construidos en la VO. Son estos diálogos por los que me gusta más Death Proof, ya que permiten un mayor desarrollo de los personajes y de sus personalidades.

Terminan así tres horas de diversión. Como fan de la exploitation me sentí bastante satisfecho tras ver la película en su formato original. Si bien únicamente una exploitation de los 70 parece realmente una exploitation de los 70, la reivindicación de una serie de películas tan denostadas por la crítica "seria" me pareció absolutamente genial.

9 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Sobre planet terror no tengo nada que objetar. Me pareció una típica pelicula de zombies bastante aceptable.

La que no tolero es Death Proof, y mira que soy fan de Tarantino, pero es que se me hizo insoportablemente aburrida.
1-Diálogos excesivos hasta decir basta. En Pulp Fiction o Malditos Bastardos tambien hay mucho diálogo, que ya es marca de la casa de Tarantino, pero son diálogos con chispa, que aportan algo. Los de Death Proof son insoportables y vacios, sin gracia. Hablar por hablar, vamos. Y hablar de estupideces niñatiles. En ocasiones aquello parecia una capítulo de Fisica o Química.

¿Las escenas de acción de Death Proof? Insuperables, pero el tiempo que transcurre entre una y otra, y la cantidad de chorradas que nos toca escuchar se lo cargan todo.

El final tampoco me gustó ni un pelo. Si al menos las protagonistas fuesen minimamente simpáticas, pues si, pero se me hicieron tan absolutamente repelentes y estupidas que a cada fotograma que pasaba mas ganas tenia de que las mataran.

Death Proof parte de una idea increiblemente cojonuda, pero Tarantino quiso pasarse de listo y pedante.
Esta película hubiese estado mejor en manos de John Carpenter, por ejemplo.

Raül Calvo dijo...

Lo Planet Terror son infectados, no zombis.

Viste Death Proof en vo? Pq a mi me divirtió la manera como jugaba con las palabras y crea un argot propio, referencias cinematográficas aparte.

Dr. Gonzo dijo...

bueno, zombies o infectados la mecánica es la misma; son muchos, comen carne humana y si te muerden te infectan.

Death Proof no la vi en VO ya que considero que es un modo de ver cine casi exclusivo para los que sepan ingles (y yo solo se lo justito). Total, los subtitulos dicen practicamente lo mismo que el doblaje, asi que a no ser que sepas ingles y seas capaz de entender lo que dicen, de poco sirve ver una pelicula en VO.

Igual Tarantino, como tu dices, hace maravillas con los dialogos en VO, juega con las palabras y crea un argot propio, pero para alguien como yo, que no tenga un nivel de ingles medio-alto, es un detalle que se pasará por alto.
De hecho, he probado a ver varias peliculas en VO y me he quedado como el que se bebe un vaso de agua. No aprecio esa supuesta mejoria en la película al prescindir de un doblaje.

Einer dijo...

Pues yo juraría que vi todos los trailers en el cine aunque puede que la memoria me juegue una mala pasada porque desde luego que los vi por internet también.
A mí me gustó más Planet Terror. Creo que tengo la edición que comentas en camino desde USA así que cuando la vea en V.O. te diré, pero Death Proof tiene diálogos (al menos en la versión doblada) aburridísimos.
Al contrario que Gonzo, al menos Zoe Bell me encantó. Y de Malditos Bastardos podríamos hablar largo y tendido porque me parece una peli muy sobrevalorada. No voy a negar que tiene momentos muy buenos pero también tiene diálogos soporíferos. Y el colmo es cuando Tarantino dice que es su mejor película hasta la fecha. El sabrá, pero para mí es la peor sólo superada por Death Proof (y con esto no digo que sean malas pero sí las peores de Tarantino).
Mis trailers favoritos Machete, cómo no, y Thanksgiving, que sólo por el momento cama elástica ya vale su peso en oro.
Un saludo.

Raül Calvo dijo...

Dr. Gonzo, cierto que si no sabes inglés la mejoría que supone la VO puede pasar a primera vista desapercibida, pero una película como Death Proof el doblaje la destroza. Pero lo mismo te digo con películas cuyo idioma desconozco, porque se trata de escuchar cómo lo dicen, la interpretación.

Einer, los verías por Internet seguro. Por cierto, tengo entendido que el blu-ray de USA es sólo región A, por eso lo pillé en UK, ¿es multizona? A mi me gustaron todas las chicas de Death Proof, y Malditos Bastardos también me gustó mucho. Creo que a Tarantino y a mí nos gustan las mismas películas, porque conecto con su cine y como juega con los géneros y las estructuras.

Javi dijo...

Muy buenos recuerdos los de aquellos cines que daban sesiones dobles, sí señor. A veces ponían clásicos, del oeste, o de romanos o algo por el estilo, y te lo pasabas pipa, lo mismo que cuando caía alguna de esas de serie B y flipabas por colores; si en el grupo de amigos iba alguna chica, mejor, una tarde perfecta a los ojos de un niño, y si te gustaba un poco no te enterabas de la peli por estar pendiente de ella todo el tiempo ;-)

A mí me gusta más la de Rodríguez que la de Tarantino, Raül; me parece más redonda. Creo que coge mejor el Espíritu de ese tipo de pelis. La de Tarantino la veo más personal, pero mucho menos convincente, sin embargo lo que me convence de la de Rodríguez es el ejercicio de estilo que hace a modo de homenaje, es una "copia" que sintetiza muy bien, y de una manera divertidísima, las películas de seri B.
Muy buena la entrada, como siempre. Chaito.

Bea Cepeda dijo...

Yo también guardo gratos recuerdos de mi cine de barrio!!!! Hace poquito lo demolieron y es una pena... ahí aprendí a amar el cine!

En cuanto a Grindhouse, hubiera estado guay que en España se hubiera podido ver como tú lo cuentas, pero bueno, todos nos hemos hecho la sesión en casa, jejeje.

Pues yo soy más (mucho más) de Planet Terror. La primera parte de Death Proof me encanta, pero la segunda ya no, se me hace muy pesada. Pero Planet Terror me encanta, de principio a fin, me parece un peliculón.

Raül Calvo dijo...

Ya decía que no era una opinión muy popular que me gustase más Death Proof!

Pero me reafirmo, ya que Death Proof tiene unos valores cinematográficos más allá del simple homenaje que no tiene Planet Terror.

Einer dijo...

Raül, hasta donde yo sé, es libre de zona, pero ya me haces dudar.
Respecto a lo que dice Bea sobre Death Proof, a mí me pasa todo lo contrario. La primera parte es la que más me aburre y la segunda es la que más me gusta.

Publicar un comentario