23 dic. 2015

Estas navidades, litros de sangre

Os ofrezco dos títulos que pueden ayudaros a pasar las fiestas de este año un poco más fácilmente. Con un poco de suerte, puede que contribuyan a que no os inviten más a ninguna cena navideña.
 
 
Noche silenciosa, noche sangrienta (Silent Night, Bloody Night, Theodore Gershuny, 1972) es una interesante película de terror que es lo que llamaríamos un proto slasher: presenta algunas de las características que más tarde serían habituales en el género, pero no se puede calificar de tal. En su momento era otra película derivada de Psicosis (Psycho, Alfred Hitchcock, 1960) y el giallo italiano.

Cuando se estrenó, con el título Night of the Dark Full Moon, pasó bastante desapercibida. No fue hasta que se cambió el título por Silent Night, Bloody Night, tras ser llamada también Death House, que la película ganó alguna notoriedad. Aunque más bien poca, sigue siendo una película de culto en el sentido original del término. Además, el hecho de que su título en inglés sea muy parecido al de la más popular Noche de paz, noche de muerte (Silent Night, Deadly Night, Charles E. Sellier Jr., 1984) tampoco ha ayudado a que sea más conocida.

La historia ayuda a entender que fuera reestrenada en los 80, ya que, como ya he dicho, es bastante similar a los slashers que entonces estaban de moda. Un misterioso asesino se dedica a matar a hachazos a aquellos que se acercan a la mansión Butler, unos crímenes que posiblemente estén relacionados con algunos secretos del pasado. El film está protagonizado por James Patterson, un actor de poca monta que encarna a Jeffrey Butler, y la actriz de culto Mary Woronov, que encarna a Diane Adams, uno de los pocos personajes normales que ha interpretado en su carrera.

Siendo honestos, este film no es demasiado sangriento, pero resulta entretenido gracias a su retorcida historia, los diversos asesinatos y la atmósfera que crea el director. El film está en dominio público (libre de derechos), lo que significa que hay muchas ediciones en DVD y se puede encontrar fácilmente en plataformas como Youtube. También significa que la calidad de todas estas ediciones es bastante pobre, excepto una edición remasterizada en DVD.


 
Antes he mencionado Noche de paz, noche de muerte, película de la que no soy muy fan. Tal vez por eso disfruté enormemente con el remake, Noche de paz, noche de muerte (Silent Night, Steven C. Miller, 2012), que me parece mucho mejor que el original.

Silent Night no es que sea una obra maestra ni mucho menos, pero sí resulta tremendamente divertida gracias a sus abundantes, sangrientos y pasados de vuelta asesinatos que comete el Santa Claus psicópata que asola el típico pueblecito americano. La agente Aubrey Bradimore (Jamie King) intentará poner fin a la masacre, bajo las órdenes del no muy efectivo sheriff Cooper (Malcolm McDowell).

El reparto mejor de lo habitual hace que, en su mayor parte, las interpretaciones sean mejores de lo que normalmente se encuentra en películas de este estilo. Así como los efectos de maquillaje y las muertes están muy logradas y bien filmadas. De modo que el hecho de que la historia sea bastante simple no importa, porque no impide que uno se lo pase pipa con esta colección de asesinatos creativos. Lo único que se nota que está metido con calzador es alguna escena que hace referencia a la cinta original (la mención de la secuela pasa desapercibida si no se conoce).

Es una película ideal para ver en grupo con ganas de fiesta, si no estáis ya aburridos de Santa Claus asesinos. Es una de las excepciones en lo que se refiere a remakes y espero que os haga disfrutar de lo lindo con su cafrerío desatado.


4 comentarios:

victor dijo...

Tengo ganas de ver esa peli del 72....promete emociones.
Un saludo.

Raúl Calvo dijo...

Sobretodo si te gusta el suspense a la antigua usanza. espero que la disfrutes. Un saludo.

Patricia dijo...

¡Feliz espíritu navideño! ;p

Raúl Calvo dijo...

Cada cuál lo celebra a su modo ;D

Publicar un comentario