24 ago. 2010

La política de Rambo



Desde el estreno de la cuarta entrega de las desventuras del veterano de Vietnam John Rambo me harté un poco de oír chistes y comentarios despectivos sobre esta serie de películas protagonizadas por Sylvester Stallone. Me molestaban principalmente porque se notaba que estaban hechos por personas que no habían visto ninguna de las películas. Si ves una película y no te gusta estas en tu derecho de criticarla y decir lo que quieras pero odio la gente que critica películas sin verlas llevadas simplemente por prejuicios e ideas preconcebidas. Por tanto me propongo analizar las películas de la serie Rambo, de las que diré cosas buenas y cosas malas, especialmente para aquellas personas que no las hayan visto por tener ideas preconcebidas de ellas. También me gustaría echar un vistazo al contenido político que hay tras algunas de ellas.

El personaje John Rambo fue creado por David Morrell en su novela Primera sangre (First Blood). La novela ha tenido diversas ediciones en España desde que se publicó por primera vez en 1979 (la novela fue publicada en Estados Unidos en 1972) y la que yo tengo fue editada por Ediciones B en 1994, desconozco si hay ediciones posteriores. La novela trata sobre un veterano de Vietnam, Rambo, seriosamente afectado por sus experiencias en la guerra y que es incapaz de adaptarse a la sociedad en que se encuentra. Vive como un ermitaño en los bosques, cazando su comida y durmiendo en una tienda. Un día, mientras va de paso por un pueblo, es acosado por el sheriff local y sometido a abusos, cosa que hará que algo dentro suyo se rompa e inicie una guerra contra el sheriff. En la novela de Morrell, Rambo es una persona con serios problemas mentales provocados por lo que el gobierno le hizo hacer y en lo que le convirtió para ello. Sin embargo, su nemesis el sheriff Teasle tampoco está demasiado fino. El enfrentamiento entre ambos acabará degenerando en una batalla entre dos psicópatas. El Rambo de la novela es bastante diferente del de la película: está loco y no tiene problemas en matar a quien sea. El final de la novela también es bastante diferente del de la película: SPOILER La novela acaba con Rambo y el sheriff Teasle agonizando en una zanja donde han acabado los dos matándose el uno al otro, momento en el cual ambos alcanzan la felicidad. FIN SPOILER Queda claro que la novela condena la guerra de Vietnam y en lo que convirtió a muchos jóvenes. Para ello Morrell, cuyo padre murió en la Segunda Guerra Mundial, enfatiza la demente psicología de Rambo y como el gobierno ha conseguido que la violencia forme parte de su ser.

En 1982 se estrenó Acorralado (First Blood) dirigida por Ted Kotcheff y con guión de Michael Kozoll, William Sackheim y Sylvester Stallone. Como ya he dicho al hablar de la novela, el Rambo de esta película es un personaje suavizado para resultar más simpático a la audiencia, tarea llevada a cabo por Stallone. La historia es más o menos la misma, Rambo (Stallone) vagabundea por la carretera después de descubrir que uno de sus últimos compañeros de unidad ha muerto. Cuando llega a un pueblo, el sheriff Teasle (Brian Dennehy, fantástico como siempre) lo confunde con un hippie y decide echarlo del pueblo. Cuando Rambo se resista al arresto será detenido. En la cárcel será sometido a abusos que le recordaran las torturas que sufrió como prisionero en Vietnam y huirá. Empieza entonces la batalla entre Rambo y los buenos ciudadanos de Hope. A medida que la escaramuza va degenerando en batalla campal aparecerá el mayor Trautman (Richard Crenna) para intentar lidiar entre Rambo y el pelotón de ejecución.

En Acorralado se toca la guerra de Vietnam y sus heridas no cicatrizadas. La guerra de Vietnam, organizada con el objetivo de hacer dinero vendiendo armas con la lucha contra el comunismo como excusa, provocó el rechazo de un sector cada vez más amplio de los americanos. Rambo no tiene sitio en la sociedad porque la sociedad no quiere un continuo recordatorio de su vergüenza. Pero el foco temático de la película se centra en la figura del soldado, dejando de lado la política: como vivieron los veteranos de Vietnam el regreso a casa y porque muchos no se adaptaban a la sociedad. De ahí el discurso final que hace Rambo. El gobierno lo convirtió en una máquina de matar para, supuestamente, salvaguardar una sociedad y una forma de vida que ahora lo rechaza. Eso mezclado con las cicatrices psicológicas del combate y la tortura que sufrió.

Acorralado es una buena película de acción que sorprende por su elevado contenido dramático. Y si bien la primera vez que la vi de niño me fijé sólo en los tiroteos y las explosiones, con los años he ido descubriendo las otras capas que contiene esta notable película.



En 1985 llegó Acorralado, II parte (Rambo: First Blood Part II) dirigida por George P. Cosmatos. El guión original se basaba en una idea de Kevin Jarre y fue escrito por James Cameron. Más tarde este guión fue reescrito por Sylvester Stallone, cosa que no acabó de gustar a Cameron. Las razones principales por las que Stallone lo reescribió fue que le tomaba demasiado tiempo hasta la primera escena de acción, así que imagino que Stallone se dedicó a simplificar el guión. La película toca un tema que era polémico: los soldados desparecidos en Vietnam o hechos prisioneros que fueron "olvidados" por el gobierno americano.

La película empieza con Rambo sirviendo condena en la cárcel por los sucesos de la primera película (en un final alternativo de Acorralado Rambo se acababa suicidando pero se decidió mantenerlo vivo para futuras secuelas). Allí va el coronel Trautman a sacarlo de la trena para asignarle una misión: localizar prisioneros de guerra. La misión corre a cargo del agente de la CIA Marshall Murdock, que está interpretado por Charles Napier. Y cuando Napier interpreta a un agente del gobierno sabes que está podrido. Efectivamente, Rambo es traicionado y abandonado a su suerte. Pero siendo Rambo quien es, lo que hará será liar la de Dios es Cristo.

En esta segunda entrega nos encontramos con el Rambo musculoso metralleta en ristre que ha sido el objetivo de tantas parodias. El objetivo de Stallone en esta película era defender a los soldados que habían sido dados por desaparecidos y no se sabía si estaban muertos o eran prisioneros. Y es un objetivo muy loable, aunque la película resulte algo simplista y lo que le queda al espectador es Rambo masacrando vietnamitas en una especie de catarsis terapéutica para librarse de las secuelas de la guerra de Vietnam. En esta película los soldados vietnamitas son crueles y malvados, los rusos son malvados y crueles y el gobierno americano es corrupto, traicionero y un poco cruel. Nadie queda a salvo.

Como película de acción resulta entretenida a un nivel adrenalítico. Va directa a lo que le interesa: tiros y explosiones. Los personajes son dibujados con cuatro trazos, lo que le da el conjunto un aire de tebeo a lo Hazañas Bélicas. En pocas palabras, puede resultar divertida si te gusta el cine de acción pero, al contrario que con Acorralado, esta película no la recomiendo si no te gustan las pelis de tiros y explosiones.



En 1988 llegó Rambo III dirigida por Peter MacDonald y escrita por Sylvester Stallone y Sheldon Lettich. Vista en retrospectiva la película resulta en algunos puntos ridícula y en otros irónica desde un punto de vista histórico. La peor de toda la serie ya que aquí sí que se metieron en pantanosos terrenos políticos. Es aquí donde Rambo lucha contra los malvados rusos con la ayuda de los talibanes (!).

La ocupación soviética de Afganistán o Guerra Afgano-Soviética duró nueve años. En ella, el Ejército Rojo apoyaba al Partido Democrático Popular de Afganistán contra los fundamentalistas islámicos insurrectos que recibían el apoyo de diversas naciones incluidos los Estados Unidos. Fue así como Osama Bin Laden recibió entrenamiento y armas de la CIA para llevar a cabo su guerra de guerrillas. Todo el conflicto y sus antecedentes son demasiado complejos como para resumirlos aquí, pero se puede decir que este conflicto fue el Vietnam ruso ya que también tuvo un gran coste de vidas y material y no se obtuvo ningún resultado. Los rusos se empezaron a retirar en 1988, después de empezar el conflicto directo en 1979, y para 1989 se habían retirado completamente.

En Afganistán los rusos llevaron a cabo salvajadas y masacres no muy diferentes de las que llevaron a cabo los americanos en Vietnam, cosa que fue explotada como arma publicitaria por los americanos. Y aquí que llega Rambo III. Sin embargo, si mientras se filmaba la película seguía la ocupación rusa, para cuando se estrenó ya había terminado, con lo que Rambo masacrando rusos para salvar a los talibanes quedaba algo ridículo.

Pero los problemas de la tercera entrega de las aventuras de Rambo empezó ya en el guión. Según David Morrell, el guión original para Rambo III, en el que Rambo va a rescatar al coronel Trautman echo prisionero por el Ejército Rojo, era muy bueno y trazaba un buen paralelismo entre los americanos y Vietnam y los rusos y Afganistán además de contener personajes interesantes como una cooperadora voluntaria que trabajaba en un campamento ayudando a los campesinos afganos. Sin embargo, problemas de presupuesto obligaron a eliminar personajes e ir recortando y simplificando hasta que quedó lo que quedó.

La película resulta demasiado maniquea para resultar convincente. Rambo se alía con los talibanes representado como un pueblo campesino trabajador y pacífico que se ve obligado a luchar para recuperar su país. Cosa que hasta cierto punto era cierta en aquel momento, ya que tampoco podemos generalizar nosotros y pintar a todos los afganos como fundamentalistas y terroristas, porque cometeríamos el mismo error. Lo que quiero decir es que una historia tan complicada como la de Oriente Medio no se puede simplificar diciendo estos son los buenos y estos los malos porque todos han sido buenos y malos. Es decir, la realidad no es en blanco y negro sino gris. Cosa que el mismo Stallone ha reconocido en entrevistas posteriores.

Dejando de lado la política, la película como película de acción resulta exagerada y ridícula en algunos puntos. El argumento base (un pueblo muy bueno contra una gente muy mala) recuerda bastante al de algunos westerns, influencia mostrada en algunos pasajes de la película pero no destaca por nada en particular. Es el Rambo más caricaturesco y es realmente merecedor de pullas.

En 2008 llegó John Rambo - Regreso al infierno (Rambo) dirigida por el propio Stallone y escrita por Stallone y Art Monterastelli. Después de años en el ostracismo, Sylvester Stallone regresó a la gran pantalla y a lo grande dándoles un digno final a sus dos personajes más conocidos. A pesar de las críticas y voces que predecían el desastre ambas películas resultaron no sólo éxitos de taquilla sino también artísticos.
Recuerdo que cuando vi Rambo en el cine me dieron ganas de ponerme de pie sobre la butaca y gritar entusiasmado y lo habría hecho si yo fuese otra persona. Visceral, adrenalítica, brutal, salvaje, fantástica y muchas cosas más, esta película fue el retorno a un cine más auténtico, dejando de lado los efectismos generados por ordenador (que algunos también hay) para ofrecernos un espectáculo que nos coge del cuello y nos sumerge en esta historia de redención personal (real y ficticia) que devuelve al personaje la dignidad que había perdido en Rambo III.

En esta ocasión, Rambo es sacado de su retiro en Tailandia para guiar a un grupo de mercenarios que va a rescatar a unos misioneros que intentaban llevar ayuda humanitaria a Birmania, bajo dictadura militar desde 1962. Y he de confesar que en esta ocasión el trasfondo escogido por Stallone resulta acertado ya que, por ejemplo, yo no tenía ni idea de como estaban las cosas en Birmania hasta que después de ver la película lo consulté por Internet. Uno de los objetivos que tenía Stallone al hacerla era precisamente dar a conocer la situación de este país, así que en mi caso funcionó.

El argumento base de la película resulta familiar, pero Stallone logra que nos olvidemos de ello gracias a la hábil manera en que nos mete dentro de la historia y nos permite que la vivamos junto al protagonista. Una de las mejores películas de acción que se han estrenado hasta ahora en la primera década del siglo XXI. No está mal para una producción independiente de bajo presupuesto.

9 comentarios:

Bea Cepeda dijo...

pero cuanto stallone junto, con lo poco que me gusta a mí el pobre hombre. ¡qué saturada me he quedado!

En cuanto a la publicidad descarada, está totalmente justificada, todos lo hacemos! :P

Dan85 dijo...

Para mi rambo 1 (first blood) es una de mis peliculas favoritas, la verdad la miro por lo menos una vez al mes, aparte de la trama me encantan esos pueblos solicitarios con ese clima y vegetacion tan particular del norte de USA. Muchas personas la miran con burla como dices pero es un reflejo de la realidad de los soldados al regresar de vietnam. la escena final en donde el explota sentimentalmente es conmovedora. y ademas que al final sea arrestado es algo que deja en que pensar que al final no fue su culpa. "They drew first blood, not me"

Raül Calvo dijo...

Tal vez habría resultado más impresionante si Rambo se hubiera acabado suicidando como originalmente se había planteado, pero a pesar de ello Acorralado sigue siendo una gran película sobre la que pesan en España muchos prejuicios.

Dan85 dijo...

lo que pasa que por la popularidad de Stallone en esos año no creo que hubiera sido el mejor final ( me imagino querian secuelas taquilleras) pero si en lo artistico hubiera sido un final espectacular, que cerraria con broche de oro esa idea del las secuelas de guerra. aunque en toda la serie es continua no siendo normal... lo unico que queda en su mente es la guerra y no puede vivir de otra forma. como dijo en la First blood. no podia conseguir trabajo ni en una carwash.. lamentable. buen comentario la verdad y excelente blog...
saludos des de Guatemala te leo.

Raül Calvo dijo...

Saludos para ti también

Raúl Cifuentes dijo...

Gran repaso a la saga Rambo. Yo, que reconozco que siempre tengo un punto de vista peculiar, soy un fan de Rambo Acorralado Parte II. Como bien dices, es una cinta directa que va a lo que va. Pero más allá de eso, la puesta en escena de Cosmatos es BRUTAL. Y la media hora final, sin diálogos, es ESPECTACULAR como pocas.

Rambo 4 y El Acorralado también son magníficas. Es cierto que Rambo III acaba resultando un pelín ridícula. Aunque como entretenimiento y cómic es pasable.

Raül Calvo dijo...

Es verdad, la última parte de Acorralado II es muy buena. La 4 también resulta interesante por su montaje del director, que ofrece una versión más introspectiva. Y la III es divertida de ver, es cierto, aunque resulte hoy día bastante ridícula.

Anónimo dijo...

Rambo es sin lugar a dudas uno de los personajes del cine de acción (y del cine en general) más importantes e icónicos de la historia. Hollywwod si que supo sacar partida a la historia de un exmilitar que se partió la madre en Vietnam por su país y al regreso solo encontró rechazo y desprecio de una sociedad antimilitarista que nunca vió con buenos ojos que soldados de su país se hubieran metido en una guerra que no era de su incumbencia con todas las violaciones y delitos de lesa humanidad que suelen haber en un conflicto bélico. Rambo es un hombre sin familia, sin amigos (exeptuando al coronel Trautman) que la verdad lo usa cada vez que puede según sus intereses. Nunca John Rambo se ve haya tenido una esposa, unos hijos; su vida siempre corre al filo del peligo, de las balas, la sangre y la destrucción; y es que es un hombre entrenado para ser una máquina de matar, para soportar el dolor, la tortura, el miedo y sobre todo el peso de su conciencia.

Raúl Calvo dijo...

Sí, es un buen resumen del personaje.

Publicar un comentario