31 ago. 2016

Francesca

 
Con la llegada del siglo XXI, una serie de jóvenes cineastas se han decidido a darle nueva vida al giallo, recuperando las formas y el estilo de los 70 para darle nueva gloria al género. Hay quien utiliza el lenguaje del giallo para crear cine experimental como hacen Hélène Cattet y Bruno Forzani, y hay los que se dedican a recrear el género dando forma al llamado neogiallo, como es el caso de Francesca (Luciano Onetti, 2015).

El inspector Bruno Moretti (Luis Emilio Rodriguez) y el detective Benito Succo (Gustavo Dalessandro) investigan los asesinatos que lleva a cabo una misteriosa mujer inspirándose en La Divina Comedia de Dante. Parece cada vez más claro que estos asesinatos están de alguna forma relacionados con la desaparición hace 15 años de la joven Francesca.

Luciano Onetti se esfuerza para hacer de su film una perfecta recreación de un giallo de los 70. Además de ambientar la película en la Italia de entonces, su película, aunque es argentina, está doblada al italiano de manera que suena de la misma manera artificial de las películas de la época. Y, por supuesto, cuenta con una banda sonora que imita el clásico sonido del giallo.

Este esfuerzo estético hace que la historia que cuente quede algo deslucida, ya que es bastante simple y la intriga no está muy elaborada aunque incluye la resolución absurda propia de la época. Por otro lado, al ser filmada con una cámara digital, la imagen tiene un toque artificial que le resta algo de autenticidad. En este sentido, casi prefiero los films que adoptan el estilo giallo pero lo adaptan a la actualidad, como Tulpa: Perdizioni mortali (Federico Zampaglione, 2012).

De todos modos, si se es aficionado al género, Francesca es una película muy disfrutable, que satisfará al fan si no tiene a mano un auténtico giallo de los 70.


0 comentarios:

Publicar un comentario