5 sept. 2016

La mansión ensangrentada (The Dorm That Dripped Blood)

 
Estrenada originalmente con el título Pranks y también como Death Dorm (título que aparece en la versión sin censurar), La mansión ensangrentada (The Dorm That Dripped Blood, Stephen Carpenter, Jeffrey Obrow, 1982) es un típico slasher ochentero, con todas sus virtudes y defectos.

El argumento de la película es bastante simple: un grupo de estudiantes se queda en un dormitorio del campus universitario para limpiarlo y prepararlo para su próxima demolición durante las vacaciones navideñas. Una vez allí, un misterioso individuo se dedica a eliminarlos a ellos y a cualquiera que pase por allí. A la simpleza del argumento se unen un desarrollo dramático más bien rudimentario, unas interpretaciones mediocres (como curiosidad, entre el reparto encontramos una joven Daphne Zuniga) y un suspense rutinario.

Pero entre lo positivo tenemos unos asesinatos bastante logrados (en la versión sin censurar) y que, a pesar de lo mencionado, no aburre en ningún momento. Es cierto que las interpretaciones son mediocres, pero son lo bastante efectivas como para mantener el interés del espectador en lo que sucede. Así, aunque resulte algo predecible, también resulta un slasher bastante entretenido y memorable gracias al final sin sentido y el golpe de efecto con el que se cierra el film.

En definitiva, un auténtico slasher de los 80 que seguramente solo interesará a los fans del género. Fans que seguramente han visto (y disfrutado) cosas peores.


0 comentarios:

Publicar un comentario