17 nov. 2016

Concierto de sangre (Rocktober Blood)

 
Preparaos para sacudir vuestras cabezas al ritmo de Concierto de sangre (Rocktober Blood, Beverly Sebastian, 1984), un clásico ejemplo de rocksploitation mezclado con la fiebre slasher de los 80. Una película que hay que ver con el volumen al máximo.

Una noche, a la estrella del rock Billy Eye (Tray Loren) se le gira el cerebro y decide asesinar a todos sus colaboradores. Dos años más tarde, la superviviente de aquella terrible noche, Lynn (Donna Scoggins), es ahora la líder de Head Mistress, el nuevo nombre de la antigua banda de Billy. En la víspera de una importante actuación, Lynn empieza a ser acosada por Billy, que ha vuelto para terminar lo que empezó hace dos años.

Me encanta el rock en todas sus variantes y me encanta el cine de terror en todas sus variantes, pero parece imposible encontrar una película que mezcle ambos y que sea medianamente buena. Normalmente, las rocksploitation resultan entretenidas y divertidas de ver, pero no por su gran calidad. Rocktober Blood no es diferente en este sentido.

El film empieza bastante bien, con unos entretenidos diez primeros minutos. Sorprende que normalmente las final girls son bastante virginales, pero en este film la protagonista tiene dos escenas de desnudo. Por otro lado, el tipo que hace de Billy Eye resulta hilarante por lo ridículo de sus expresiones asesinas. Cuando, hacia la mitad de la película se traslada la acción a una casa al lado del típico lago, el film se convierte en algo más genérico y rutinario. De nuevo, lo único que salva esta parte es el ridículo trabajo del actor Tray Loren. Sin embargo, una vez superada esta parte más rutinaria y la ridícula y absurda a partes iguales resolución de su "misterio", el film entra en la parte final que tiene lugar durante el concierto de Head Mistress, donde se redime con un "fantástico" clímax.

Por supuesto, si no te gusta el rock duro de los 80 ni te hacen gracia los efectos especiales cutres, ni siquiera el gran clímax salvará la película para tí. No es mi caso, por fortuna, y esta película de cero presupuesto me hizo bastante gracia gracias a su aire cutre y su banda sonora. Si este tipo de basura también os hace gracia, no dejéis de ver Concierto de sangre.


0 comentarios:

Publicar un comentario