20 abr. 2018

Segunda oportunidad: Bendición mortal


Cuando escribí sobre la muerte del director Wes Craven, dije de Bendición mortal (Deadly Blessing, 1981) que era una película decepcionante. Una opinión basada en el recuerdo que tenía de ella, no muy fresco. La vi por primera vez en algún momento de los 90 por televisión, sin que me causara una gran impresión. La recuperé hace unos años y me pareció muy aburrida. Recientemente, encontré una edición alemana en Blu-ray, con los mismos extras que la edición de Shout! Factory, a un precio muy bajo, ideal para completar un pedido, así que decidí darle una nueva oportunidad.

Cuando vi de nuevo la película me llamó la atención las escenas y motivos que aparecen aquí y luego Craven repetiría en Pesadilla en Elm Street (A Nightmare on Elm Street, 1984)(artículos 1-2). Hay una escena en la que la protagonista, Maren Jensen de la original Galáctica, estrella de combate (Battlestar Galactica, 1978-1979), sufre un ataque mientras se baña en que algunos planos son casi exactos a la escena parecida que protagonizó Heather Langenkamp como Nancy Thompson. Es posible que esto se deba a que esta fue una película de encargo, Wes Craven fue contratado simplemente como director. Pero al reescribir el guion, Craven añadió temas y detalles que le resultaban interesantes, de ahí que se añadieran los motivos oníricos y escenas como la mencionada. En su forma original, el guion se acercaba más a los slashers entonces de moda pero con el toque Craven se convirtió en algo un poco más interesante.

Sin embargo, eso no quiere decir que Bendición mortal sea una obra maestra. El propio Craven, en el audiocomentario incluido en los extras, consideraba esta película como un título menor, algo que hizo en su momento porque le iba bien trabajar y como manera de salir definitivamente de las producciones de mínimo presupuesto independientes en las que había trabajado hasta el momento.

Tras haberla visto de nuevo, diría que esta película no está a la altura de los mejores títulos de Craven, pero es mejor que algunos de sus trabajos menos afortunados. En esta ocasión me mantuvo interesado de principio a fin, disfrutando con la presencia de Ernest Borgnine y las actrices protagonistas (por distintos motivos). He de añadir que tenía completamente olvidado el giro final y me dejó completamente twisted ass. No me refiero al giro que más tarde imitaría Campamento sangriento (Sleepaway Camp, Robert Hiltzik, 1983), sino a la coda añadida por expresa petición de los productores y que prácticamente contradice todo lo anterior. No sé cómo podría haber olvidado semejante cosa, pero ahí está.

En definitiva, Bendición mortal es un título correcto. Un film que puede que cueste un poco apreciar, pero que no deja de tener sus virtudes.


2 comentarios:

victor dijo...

Pues esta no la he catado..........me la apunto
Un saludo

Raúl Calvo dijo...

Ten en cuenta que no es de lo mejor de Wes Craven, pero espero que la disfrutes igualmente. Un saludo.

Publicar un comentario