5 jun. 2018

Terminator 2 de Bruno Mattei


Todos aquellos que hayan visto Terminator 2 (Terminator II, Bruno Mattei, 1989), conocida como Shocking Dark en Estados Unidos entre otros diversos títulos, coincidirán conmigo en que esta película es una auténtica POM. Es decir, una puta obra maestra. Bruno Mattei creó, al mismo tiempo, una falsa secuela y un plagio descarado de dos clásicos de James Cameron, resultando en una de las películas trash más divertidas y absurdas de la historia.

El lugar es Venecia. Una Venecia contaminada cuyo acceso es restringido. Científicos encargados de encontrar una manera de salvar la ciudad desaparecen, así que un grupo de marines es enviado para ver qué les ha pasado. Es entonces que son atacados por una serie de extrañas criaturas mutantes, aunque no es la única amenaza a la que se enfrentan. El título tal vez os da una pista sobre la otra amenaza.

Bruno Mattei debe ser muy fan de Aliens: El regreso (Aliens, James Cameron, 1986), ya que no sería esta la última vez que copiaría el film de Cameron. Su última película fue Zombies: The Beginning (Zombi: La creazione, 2007), un plagio plano a plano de Aliens, sustituyendo los xenomorfos por zombis. En el caso de Terminator 2, el grueso del film se dedica a plagiar Aliens (tal vez por eso en Japón se llamó Alienators). No es hasta su tramo final que se convierte en una falsa secuela de Terminator (The Terminator, James Cameron, 1984).

Espero que quede claro a aquellos que no la hayan visto: no se trata de que Terminator II imitara la historia de Aliens, o que fuera una falsa secuela de título solo como la genial Alien 2: sobre la Tierra (Alien 2 - Sulla terra, Ciro Ippolito, 1980). El film de Mattei es claramente un plagio: se reproducen escenas y diálogos del film de Cameron, con peores efectos y peores actores. Bueno, tal vez exactamente no: el personaje que interpreta la actriz Geretta Geretta condensa dos personajes de Aliens, así que suelta diálogos y actitud de dos personajes en uno solo, lo cual tiene muuucho sentido, como os podéis imaginar. Además, tiene la genial idea de convertir el antipático Burke de Aliens en el terminator de su falsa secuela, lo cual tiene también mucho sentido.

El resultado final de este descojonante y descacharrante despropósito es una película que es cine basura en estado puro, que provoca carcajadas en el espectador de principio a fin asaltándole con escena ridícula tras escena ridícula. Un ejemplo del nivel: en un momento de peligro atacados por las criaturas, la doctora Sara Drumbull, interpretada por Haven Tyler y que es la versión Mattei de Ripley, se lanza a una puerta para poder huir. En la puerta hay dos botones y la doctora (repito: doc-to-ra) se pasa casi cinco minutos apretando un botón sin que la puerta se abra mientras sus compañeros son atacados. No es hasta que un soldado a punto de morir le grita que pruebe el otro botón que a ella se le ocurre hacerlo. La puerta se abre de inmediato.

Parece increíble que se haya editado en Blu-ray pero así es. Por tanto, no puedo más que recomendar a todo el mundo que la vea tantas veces como su cordura se lo permita. Y luego una vez más.


0 comentarios:

Publicar un comentario