14 ene. 2015

The Whisperer in Darkness

 
¿Te gustan las películas clásicas de terror? ¿Eres fan de H. P. Lovecraft? ¡Tengo la película perfecta para tí!

The H. P. Lovecraft Historical Society son una sociedad dedicada, como podéis deducir por su nombre, a reivindicar la obra del creador de los mitos de Cthulhu. Además del típico merchandising (camisetas, chaquetas, tazas, etc.), también editan adaptaciones de relatos de Lovecraft en formato serial radiofónico a imitación de los seriales que se oían en la radio en la época en que Lovecraft vivió. La misma idea la utilizan para adaptar relatos en forma de cortometraje: cine mudo utilizando las mismas técnicas cinematográficas de la época en que se publicaron los relatos. Originalmente El que susurra en la oscuridad se publicó en 1931, lo que explica que The Whisperer in Darkness (Sean Branney, 2011) imite las películas de terror de los años 30... hasta cierto punto.

El film sigue de forma muy fiel el relato original de Lovecraft: el profesor Albert Wilmarth (Matt Foyer) es un hombre escéptico que no cree en criaturas de otros mundos. Pero su convicción se pone a prueba cuando empieza a recibir cartas y pruebas de la existencia de extrañas criaturas por parte de Henry Akeley (Barry Lynch), un granjero cuya propiedad empieza a verse atacada por extrañas criaturas. Cuando Wilmarth decida visitar a Akeley, se verá atrapado en una pesadilla cósmica.

Como he dicho, el film se mantiene bastante fiel al relato de Lovecraft, pero se alarga innecesariamente la primera parte de la película y más tarde se transforma en un relato más propio de Robert E. Howard que de Lovecraft. De hecho, tiene presencia bastante prominente el portal de piedras negras que Howard creara como aportación a los mitos de Cthulhu y que aparece en varios relatos del creador de Conan, como La piedra negra. Pero si la expansión del final es bastante acertada, la de la primera parte hace que acabe siendo un film excesivamente largo. Eso, junto al añadido de la CGI, el sonido surround 5.1 y la alta definición (se echa de menos el grano del celuloide) hacen que se pierda el efecto de ver una película de los años 30.

De todos modos, la película tiene también sus cosas buenas. A pesar de la algo aburrida primera parte, luego se convierte en un film bastante entretenido y hasta simpático. Aunque no da miedo, sí que tiene toques fantásticos cuando sigue la mezcla de ciencia ficción y terror que hizo única la obra de Lovecraft.

Como he dicho al principio, si os gusta el cine de terror clásico y la obra de Lovecraft, es posible que esta película os haga bastante gracia. He de advertiros que por alguna extraña razón la edición en DVD de esta película incluye subtítulos en castellano para la película, pero la edición en Blu-ray no.


0 comentarios:

Publicar un comentario