6 may. 2015

Thanatomorphose

 
Esta perturbadora, inquietante y (en el buen sentido) asquerosa película es algo así como una versión hecha en serio de Viscosidad (The Incredible Melting Man, William Sachs, 1977). Muy en serio.

Thanatomorphose (Éric Falardeau, 2012) cuenta la historia de una joven y atractiva chica, interpretada por Kayden Rose, que un día empieza a descomponerse en vida. Un hecho que definitivamente afectará su vida cotidiana y su cordura, además de las vidas de los pobres que tengan la mala suerte de cruzarse con ella.

Al introducirnos a los personajes, se nos presenta a la protagonista como una persona que está "muerta por dentro", así que esa condición psicológica se expresa de forma terriblemente física (una tesis que vi confirmada más tarde en una entrevista a Kayden Rose, ¡bien por mí!). Con esto indico que la película va más allá de simplemente horrorizar al espectador con la descomposición en vida de un cuerpo (y las cosas que se pueden hacer a pesar de ello con ese cuerpo).

La película tiene algunos pequeños fallos, como los intentos de darle un aire más "artístico" por parte del director y guionista, cuando creo que había sido más efectiva e impactante adoptando un estilo más frío y observador. Pero en su mayor parte es un film que funciona y engancha gracias principalmente a los increíbles efectos de maquillaje para ilustrar el proceso de descomposición y a la interpretación de Rose, que hace reales los efectos.

Está claro que esta no es una película para todo el mundo, es por eso que soy algo cauto a la hora de recomendarla. A mí me gustó bastante, pero deberíais ser algo cautos a la hora de adentraros en Thanatomorphose.


0 comentarios:

Publicar un comentario