19 may. 2015

Miedo azul (Silver Bullet)


Miedo azul (Silver Bullet, Daniel Attias, 1985) es un título al que le han hecho sombra otras adaptaciones de novelas de Stephen King más exitosas y populares y, también, otras películas de hombres lobo igualmente más exitosas y populares. Sin embargo, a pesar de sus limitaciones, Miedo azul es una película que se merece un poco más de atención y afección.

El propio Stephen King se encargó de adaptar su novela corta El ciclo del hombre lobo, dándole una estructura más cinematográfica. En la película, Jane Coslaw (Megan Follows) ejerce como narradora del reinado del terror que un hombre lobo implanta en el pueblo Tarker's Mills. El hermano pequeño inválido de Jane, Marty (Corey Haim), es el único que averigua la verdad e intentará reclutar la ayuda de Jane y del tío de ambos Red (Gary Busey) para acabar con la bestia.

Hay pocas películas de terror que cuenten con un desarrollo de los personajes tan sólido como el que nos encontramos en esta película. Esto se lo debemos al guion de King, que mezcla relato nostálgico y drama familiar con el terror que provoca el hombre lobo a medida que va acumulando víctimas. Esto también hace que el tono de la película sea bastante peculiar, oscilando continuamente entre el humor y el terror. A veces de forma brillante, otras, no tanto.

Esto hace que, curiosamente, el film quede más en la memoria por sus personajes que por los momentos de terror, aunque tiene unos cuantos bastante logrados. Sin embargo, los efectos de maquillaje de Carlo Rambaldi no destacan particularmente. Están bien, pero no son nada del otro mundo.

Como algunos habréis adivinado, mi gusto por esta película radica más en la nostalgia (la descubrí en un pase nocturno televisivo sin saber nada de ella) que en objetivos valores cinematográficos. De todos modos, os animo a darle una oportunidad si no la conocéis, ya que os puede proporcionar una entretenida hora y media de diversión lobuna.


2 comentarios:

Bisclavret dijo...

Es verdad que, aquí y allá, he visto como se ponían en duda los valores cinematográficos de esta película. Yo la vi en un momento en que ni sabía de estas cosas ni me preocupaban así que ahora mismo me parecería injusto juzgarla de esta nanera y olvidar que me lo pasé muy bien con ella.
Pero por destascar alguna de sus cualidades yo diría que esta historia consigue muy bien ese efecto de "ruptura de lo cotidiano" que otras peliculas no saben llevar tan bien. De repente todo el pueblo, consciente o inconscientemente, se ve enfrentado a un hombre lobo, y eso hace que toda la realidad se vuelva extraña.
El libro, tambien está chulo y comparte con la película esa característica de relato ligero. Pero por supuesto yo me lo compré por los dibujos.

Raúl Calvo dijo...

Sí, las ilustraciones de Berni Wrighston son una maravilla. Casi te hace desear que esta fuera una peli animada! Pero me gusta ver que no estoy solo en defender esta peli. Hay que reconocerle que tiene cosas únicas, como el hombre lobo matando a uno del pueblo ¡a golpe de bate de béisbol!

Publicar un comentario