26 may. 2015

Absurd: Terror sin límite (Rosso sangue)

 
Lo cierto es que hay bastantes límites para el terror en Absurd: Terror sin límite (Rosso sangue, Joe D'Amato como Peter Newton, 1981). Esta cinta que D'Amato firmó como Peter Newton y cuyo guion estuvo a cargo de George Eastman (bajo el nombre John Cart), el cual también interpreta al asesino del film, empezó como una secuela/precuela de Gomia, terror en el Mar Egeo (Anthropophagus, Joe D'Amato, 1980). Y, aunque guarda una pequeña conexión con ese film, lo cierto es que Rosso sangue acabó siendo un proyecto independiente.

El film gira en torno al reinado de terror que sufre una ciudad a manos de Mikos Stenopolis (George Eastman), un enloquecido asesino cuyo cuerpo tiene la habilidad de regenerarse y curarse cualquier herida. Tras él está un cura (Edmund Purdom), que lo persigue desde Grecia hasta Estados Unidos, obsesionado con acabar con Mikos.

Anthropophagus tiene hoy día fama de película gore, aunque no fue concebida como tal, sino como una película de terror, pero las escenas de asesinatos son tan sangrientas y pasadas de vueltas que es la imagen que se tiene de la película en la actualidad. En Rosso sangue (también conocida como Absurd y Horrible) nos encontramos que su estructura y estilo tiene más en común con la de una película de monstruos que con la de una película de terror sobre un asesino en serie. La razón de ello posiblemente sea la peculiar naturaleza del asesino que encarna George Eastman, con un factor de curación semejante al de Lobezno.

Pero los toques de originalidad se acaban ahí, ya que Terror sin límite no es un film muy redondo. Aunque tiene un par de escenas destacables, carece de la atmósfera y estilo que hacían Anthropophagus tan efectivo. Y si bien puede resultar adecuado para matar 93 minutos (que es lo que dura la versión sin cortes) en los que no tengáis nada que hacer, tampoco es que sea particularmente destacable. Solo lo recomendaría a aquellos que sean muy, muy fans del terror italiano.


0 comentarios:

Publicar un comentario