7 oct. 2016

Las colinas tienen dos finales

Se recomienda no leer este artículo si no se ha visto Las colinas tienen ojos, contiene spoilers
Hace poco recibí la edición limitada en Blu-ray que ha editado Arrow Video del clásico de Wes Craven Las colinas tienen ojos (The Hills Have Eyes, 1977). Uno de los extras más interesantes de esta edición es que te permite ver la película con el final alternativo, lo que significa que las escenas de la última parte del film aparecen con el orden invertido. Aunque este final ya había aparecido en anteriores ediciones de la película, la razón por la que resulta interesante es que visto en su contexto cambia el tono y las intenciones del film.

Como ya sabéis, Las colinas tienen ojos concluye con un plano congelado de Doug, interpretado por Martin Speer, donde queda fijo su rostro desencajado después de haber matado salvajemente a Marte, interpretado por Lance Gordon, empezando los títulos de crédito tras un fundido a rojo sangre. Pero, originalmente, el film concluía después de la muerte de Júpiter, interpretado por James Whitworth, con la reunión de los Carter supervivientes más la aceptación de Ruby, a la que daba vida Janus Blythe.

En el artículo de Brad Stevens "Family Activities: Wes Craven's The Hills Have Eyes" que aparece en el libreto incluido en esta edición, se cita a Wes Craven comentando su decisión de cambiar el final original por el que todos conocemos ahora. Craven quería evitar al espectador una catarsis mediante la violencia, ya que iba en contra de lo que el film discutía, su temática de descomposición de la unidad familiar y la espiral violenta en la que se encontraba Estados Unidos desde la Guerra de Vietnam.

El subtexto del film queda perfectamente explicado en ese plano final, con el hombre civilizado reducido a una bestia asesina. El film originalmente concebido tiene más lógica cinematográfica, ver primero el rescate del bebé y luego la confrontación explosiva con el gran patriarca caníbal, concluyendo con un plano redentor donde los Carter aceptan a Ruby como uno de ellos (algo que luego sería desarrollado en la secuela). Pero, aunque es una estructura que funciona perfectamente, le resta algo de crudeza y disminuye el impacto de su mensaje. Es un final más convencional, aunque la película siga siendo fantástica le resta al subtexto, haciendo que sea más parecida al remake, que carece de subtexto y se centra en ser una impactante película de terror (cosa que consigue, ciertamente, mi intención no es desmerecer el film de Alexandre Aja).

Es curioso como unos pequeños cambios pueden variar completamente la percepción que se tiene de una película. Está claro que la versión que Craven estrenó es la mejor versión, pero resulta interesante (y muy entretenido) poder disfrutar de una versión alternativa de un clásico del terror.


0 comentarios:

Publicar un comentario