22 feb. 2017

Beyond the Gates


No soy muy amante de la nostalgia. Para que una película me guste y me interese ha de ser algo más que un simple ejercicio nostálgico, además de tener que tocar esa tecla muy bien. Justo como lo hace Beyond the Gates (Jackson Stewart, 2016).

Gordon Hardesty (Graham Skipper) regresa al hogar familiar acompañado de su novia Margot McKenzie (Brea Grant). Allí, Gordon se reencuentra con su hermano John (Chase Williamson), después de mucho tiempo sin verse. El motivo del regreso de Gordon es que el padre de ambos (Henry LeBlanc) lleva un tiempo desaparecido y han decidido cerrar el videoclub que poseía el padre. Haciendo limpieza, descubren que lo último que estaba haciendo su padre era jugar a un extraño juego llamado Beyond the Gates, uno de esos antiguos juegos interactivos que iban acompañados de una cinta de vídeo. Sin ser conscientes de lo que están haciendo, los hermanos empiezan a jugar y pronto se encuentran atrapados por el aterrador juego. La única manera de escapar es seguir jugando hasta el final.

Probablemente los más jóvenes no lo recuerden, o lo desconozcan, pero estos juegos con VHS fueron bastante populares en su momento. Recuerdo que, durante una fiesta en el colegio, un grupo nos reunimos en una clase vacía para jugar al Atmosfear, un juego de terror no muy distinto al que aparece en Beyond the Gates. La verdad es que el juego no me pareció nada del otro mundo, pero era divertido jugar con un grupo de gente entregado: se ponía todo a oscuras y se intentaba crear una atmósfera de miedo adecuada al juego. Por eso no me fue difícil identificarme con los protagonistas de esta película y me trajo buenos recuerdos. De todos modos, como ya he indicado al principio, esta película me ha gustado por algo más que simple nostalgia.

El film tiene momentos de terror sangriento muy bien conseguidos, que resultan efectivos por la implicación que se siente por los protagonistas. Jackson Stewart establece muy bien los personajes y la distanciada relación de los dos hermanos resulta creíble. Siempre he creído que para que el terror funcione has de tener personajes que resulten simpáticos al espectador, como en este caso. También está muy lograda la manera en que el juego se va infiltrando en la realidad de los hermanos. Además, no podemos dejar de mencionar uno de los puntos fuertes de la película: la fantástica Barbara Crampton como la anfitriona del juego.

Incluso si todo esto de los juegos de mesa interactivos y los VHS os queda muy lejos, esta película puede resultar muy entretenida y divertida como simple cinta de terror. Buenas interpretaciones, buenos efectos y una historia entretenida. La recomiendo.


0 comentarios:

Publicar un comentario