14 may. 2018

Barb Wire

 
Creo que aquellos que estamos más entusiasmados con la nueva era de cine superheroico somos aquellos que recordamos años y años de malas adaptaciones de cómics. Sí, de vez en cuando se estrenaba algún Batman vuelve (Batman Returns, Tim Burton, 1992), pero por cada buena película basada en un cómic, se estrenaban tres o cuatro que eran terribles, mediocres o terribles y mediocres. Es decir, la mayoría eran como Barb Wire (David Hogan, 1996).

La editorial Dark Horse había cosechado considerable éxito con La máscara (The Mask, Chuck Russell, 1994), así que no tardaron en poner en marcha otra adaptación de uno de sus personajes. La escogida fue Barb Wire, integrante de un grupo de superhéroes con el que Dark Horse intentaba hacerse un hueco en el mercado dominado por DC y Marvel durante los 90. De aquel efímero universo, el único personaje que me gustaba era Ghost, una fantasma armada con dos pistolas, nunca me acabó de interesar el cómic Barb Wire. Sin embargo, la película podría haber resultado interesante si no fuera por la actriz escogida para encarnar al personaje.

El film se "inspira" en el argumento de Casablanca (Michael Curtiz, 1942), en lugar de, ya sabéis, adaptar el cómic en que se suponse se basa. Lo que sí es interesante es que lleva este argumento al futuro (de entonces): un 2017 en el que Estados Unidos está gorbernado por un loco de extrema derecha que provoca una segunda guerra civil. En este conflicto, la ciudad Steel Harbor es una especie de zona neutra y allí transcurre la acción. En el  gran reparto nos encontramos a gente del calibre de Steve Railsback y Udo Kier. Por desgracia, famosa por sus posados en Playboy y su papel en la serie, es un decir, Los vigilantes de la playa, se escogió como protagonista absoluta a Pamela Anderson. Una popularidad basada principalmente en su atractivo, si te resulta atractiva la silicona. No es mi caso, y si a eso le sumamos su nulo carisma, sus escasas habilidades interpretativas y una inexistente credibilidad en las escenas de acción, el resultado es que lo que podría haber sido una película pasable acaba siendo pura mediocridad. Cómo de diferente podría haber sido Barb Wire con alguien como Cynthia Rothrock al frente:


Dicho esto, lo cierto es que con el tiempo ha adquirido cierto atractivo nostálgico. Es un film muy de los noventa, en el que destacaría la banda sonora, en la que suenan grupos y canciones que he de admitir escuchaba en aquel entonces, como el tema que aparece tanto en la película como en el tráiler. Sin embargo, por mucha gracia que me haga recordar un vergonzante pasado, no basta para salvar la película hoy día. Y repito que es una lástima, ya que las escenas en las que no aparece Pamela Anderson y recrean este "futuro" distópico no están nada mal.


6 comentarios:

victor dijo...

Nunca me ha dado por ver esta peli...........y pese a ser que no me va a gustar, me está picando la curiosidad.
Un saludo

Raúl Calvo dijo...

Te entiendo. A mí me pasa lo mismo, comentan lo mala que es una peli o una interpretación y me entran ganas de ver hasta que punto es realmente mala. Un saludo.

Mistress Roxy dijo...

a mi me gusta verla, el traje fetichista de Pamela es una locura!

Raúl Calvo dijo...

En eso te doy la razón. Pamela Anderson posiblemente fuera la única que podía llevar el vestuario fetichista de la peli.

El Increíble Hombre Estufa dijo...

La he visto una sola vez, y no se me olvida ese baile del sexi con el final estrella: muerte por taconazo.

Raúl Calvo dijo...

Hombre Estufa yo recordaba también esa escena pero al ver la peli otra vez para hacer el comentario resulta que no lo mata del taconazo, solo le golpea la cara. El tio sigue vivo. Toda una decepción!

Publicar un comentario