28 feb. 2012

Deep Rising. El misterio de las profundidades (Deep Rising)


En el mundo de la música se conoce como One Hit Wonders aquellos artistas o grupos que tienen un gran éxito y luego simplemente desaparecen del mapa, ya sea porque el grupo se separa, el siguiente álbum resulta un fracaso, pasan a dedicarse a otras cosas o son abducidos por extraterrestres. En el cine se da algo parecido, diferenciado porque en ocasiones el éxito no va acompañado de esta única chispa de genio, con directores que estrenan una única película y luego desaparecen, directores que estrenan una genial primera película y luego su talento parace diluirse en producciones mediocres o directores que sólo consiguen hacer una buena película en toda su carrera.

Repasando la filmografía de Stephen Sommers, Deep Rising. El misterio de las profundidades (Deep Rising, 1998) destaca como un único, inspirado y mágico momento de genio por parte de Sommers que luego ha sido incapaz de repetir. Las tres primeras películas de Sommers son una anodina película de acción ambientada en el mundo de las carreras ilegales, Catch Me If You Can (1989), y un par de películas infantiles de aventuras, Las aventuras de Huckleberry Finn (The Adventures of Huck Finn, 1993) y El libro de la selva: La aventura continúa (The Jungle Book, 1994). Las películas que ha dirigido hasta ahora tras Deep Rising fueron las ruidosas La momia - The Mummy (The Mummy, 1999) y El regreso de la momia (The Mummy Returns, 2001), la inducidora al vómito Van Helsing (2004) y la retardada G.I. Joe (2009). Cuatro películas que se caracterizan por ser excesivamente largas, por tener unos efectos especiales de aspecto muy cutre a pesar de ser todas ellas superproducciones y por castigar al espectador con unos personajes insufribles.

Y en medio de todo esto, Deep Rising.

Un grupo de mercenarios son contratados para robar un lujoso y gigantesco transatlántico, pero cuando llegan allí descubren que todo el mundo ha desaparecido. Explorando el barco descubren a unos supervivientes y descubren, también, que ellos son las siguientes víctimas de unas extrañas criaturas que han infestado el lugar.

Con esta sencilla premisa, Sommers construye un entretenido film que mezcla el cine de aventuras, el terror y la más desmelenada serie B. Mantiendo todo el rato un tono que combina las escenas de suspense y terror con cierta ironía y toques de comedia, que indican al espectador que no se ha de tomar demasiado en serio la película y dejarse llevar.

Esto es lo que hicimos un amigo y yo cuando, un caluroso agosto de 1998, entramos a ver la película huyendo de las altas temperaturas y sin tener ni idea de lo que íbamos a ver. Fue toda una sorpresa, y bastante agradable. Con el tiempo, mi opinión sobre la película no ha cambiado. Fue de las primeras que compré en DVD (fue de las primeras que salió en DVD, quiero la edición en Blu pero ya) y no falla a la hora de entretenerme cuando necesito algo para pasar un buen rato.

Hay que destacar dos cosas de esta película de Sommers, sobretodo cuando la comparas con sus películas posteriores. Primero, el tono del film ya mencionado, que aquí funciona pero en las posteriores se hace algo pesado y excesivo en algunos casos (el niño de El retorno de la momia es bastante abofeteable) y, segundo, los efectos especiales. Deep Rising contó con un presupuesto que era mucho menos de la mitad de los presupuestos de sus siguientes películas, pero mientras éstas tienen un aspecto cutre y barato muy de los 90 (lo cual no deja de tener su mérito, en especial en casos como la insufrible Van Helsing, rodada en el 2004 con un presupuesto de 160 millones de dólares), los efectos de Deep Rising se mantienen bastante bien, especialmente en grandes momentos como la aparición de un tío medio digerido que todavía sigue vivo.

El argumento o la incapacidad de reconocer la ironía con que se cuenta (el doblaje no ayuda), ha hecho que cada vez que he recomendado ver esta película a lo largo de los años mi recomendación cayera en oídos sordos. Pero todo aquel que quiera disfrutar de una entretenida y divertida monster movie, con un buen reparto y una memorable criatura, que no busque más: Deep Rising es su película. Atención al genial chiste/guiño a las películas de monstruos japonesas antes de los títulos de crédito finales.

4 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Uy, aquí me has dado en el punto débil; osease, Stephen Sommers. Ese hombre al que me gustaría torturar con todas las herramientas de la Inquisición, y luego dejarlo a solas con el cabroncete de Saw.
¡Qué director más odioso y cutre! Está casi al mismo nivel de Roland Emmerich!

Pero Deep Rising, como bien dices, es la única película buena dentro de la filmografía de este paleto sin sentido del buen gusto.
Hace mucho que no la veo, pero en su momento me la pude tragar cinco veces por lo menos.
Sinembargo, el chascarrillo que se hace antes de los créditos nunca llegué a entenderlo, ya que en aquella época era joven e inexperto jaja pero, si la memoria no me falla, creo recordar que se escuchaba el rugido de Godzilla.

Raül Calvo dijo...

Sommers es de los pocos que ha hecho una peli tan mala que me he enfandado y todo con la peli. Increíble. Y no es tanto el rugido de Godzilla como la isla en sí.

Javier Simpson dijo...

Eso es lo que trataré de hacer yo: dejarme llevar. Debe ser entretenida a pesar de ese exceso al que aludes (a mí hay excesos que me parecen muy divertidos). No conocía este hombre, ni me sonaba, pero la peli sí había oído hablar de ella en alguna ocasión.

El tío de abajo debe ser Treat Williams, pero podía pasar por Bill Pullman. Su aspecto es súper parecido.

Procuraré conseguirla. Un saludo, Raül. Buena entrada.

Raül Calvo dijo...

Los excesos en el mal sentido a que me refiero son en las otras pelis de Sommers, aquí logra un perfecto equilibrio. El reparto está muy bien, a Treat Williams hay que añadirle Famke Jansenn, Wes Study y Anthony Heald. Espero que la disfrutes!

Publicar un comentario