22 nov. 2012

El código Kubrick (o cómo las películas de Stanley Kubrick han vuelto locas a algunas personas)


Hace poco leí un interesante artículo escrito por Chuck Klosterman publicado en la página web Grantland. He intentado ponerme en contacto con ellos para pedirles permiso para publicar el artículo traducido al castellano, sin suerte. Podéis leer el artículo en inglés clicando aquí. Este post está dedicado, ya que no puedo publicar el artículo entero, a comentar el aspecto más interesante, aquello que me llamó más la atención, y compartirlo con vosotros. Espero que os resulte igualmente interesante y curioso.

Todos estamos familiarizados con la crítica clásica de películas y con la llamada "nueva crítica", aunque no la llamemos así (aquella que se fija en la película individualmente sin tener en cuenta la intención del autor o la reacción de la audiencia). Aparte de esto nos encontramos con algo que Klosterman llama "crítica inmersa".

La crítica inmersa se caracteriza porque su autor describe un código e intenciones ocultas dentro de un film que van más allá del argumento o tema de la película, una realidad oculta que elimina cualquier otra consideración y que da como resultado teorías completamente demenciales, normalmente tras ver la película en cuestión decenas de veces. En algunos casos los directores hablan de estas intenciones ocultas, como los Wachowski y su trilogía Matrix, pero el 99% de casos se trata de algo que descubre este "espectador inmerso", que ve como un mensaje revelador aparece tras seguir una serie de pistas. Stanley Kubrick es un director que más casos de estos ha provocado al ser un hombre muy privado que generó diversas leyendas a su alrededor. Para ver mejor de lo que hablo, he aquí un ejemplo: en este vídeo los autores tratan de demostrar que el film de Kubrick Eyes Wide Shut (1999) trata sobre los Illuminati y otras organizaciones satánicas que el legendario director quería denunciar:


Como podéis comprobar, la validez de los argumentos es floja, por decirlo suavemente. Pero el ejemplo más entretenido, el que me hizo reír de verdad, es el film de Michael Wysmierski The Shining Code, en el cual analiza como El resplandor (The Shining, 1980) se trata en realidad de una confesión de Kubrick. A través de toda una serie de símbolos, con este film Kubrick revelaba que él había sido el director de las imágenes del hombre llegando a la luna, el gran fraude ideado por la NASA. Lo que me resulta especialmente fascinante es la voz calmada y racional en que Wysmierski lo cuenta todo a pesar de ser completamente ridículo.

Aquí tenéis la versión nueva del film, con más códigos revelados. Disfrutad.


10 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Yo me lo paso en grande leyendo temas sobre conspiraciones, OVNIS, fantasmas, etc, etc. Soy un Iker Jiménez en potencia jaja No me creo todo lo que leo, obviamente, pero algunos casos sí que me parecen perfectamente razonables e interesantes.

Eso sí, el tema de las conspiraciones y demás lo veo de pajilleros aburridos que se inventan chorradas entre lefazo y lefazo, pero aún así algunas teorías conspiranoicas me parecen fascinantes, aunque no me las crea.

Lo de que Kubrick rodó el alunizaje lo leí hace años y me quedé picueto, aunque por supuesto me pareció un bulo. Fascinante y curioso, pero un bulo.
En cuanto al segundo vídeo que has puesto, no lo he visto entero porque no me estaba enterando de un pijo, pero lo poco de lo que me he conseguido enterar me ha parecido absurdamente rebuscado jaja

Raül Calvo dijo...

Bueno, pocas veces lo he visto expresado de forma tan cruda pero contundente. A mí siempre me han interesado estos temas conspiranoides pero nunca me los he creído, me resultan fascinantes.

Te recomiendo que leas, si no lo has hecho ya, el libro -EL LIBRO- Los hombres que miraban a las cabras de Jon Ronson, donde la realidad supera de lejos cualquier ficción o paranoia. Aquí tienes un fragmento:

http://elpais.com/diario/2010/01/17/domingo/1263703962_850215.html

Dr. Gonzo dijo...

Pues fíjate que hace años que lo tengo y aún no lo he leído. Uno de los motivos es que la película me decepcionó bastante, aunque por tu forma de recalcar EL LIBRO (XD) me imagino que éste es mejor que la adaptación cinematográfica.
Joder, es que era como una película de los Coen pero sin gracia...

Raül Calvo dijo...

Exactamente, la peli solo es una comedia, el libro es el viaje de un periodista por el lado más oscuro, demente y alucinante del servicio secreto americano. De hecho escribí una reseña sobre este libro en el blog. Especialmente destaca por como empieza de forma divertida pero poco a poco se va haciendo más y más oscuro.

Einer dijo...

Buenas risas me echado con el vídeo. Al final me lo he visto entero. La verdad es que me ha molado cuando nos enseña que en el jersey de Danny pone Apollo 11 porque nunca me había fijado, pero el resto de explicaciones simplemente está viendo lo que quiere ver. Lo de los coches al principio es ridículo. Los ordena como le sale de los cojones para que cuadre con la fecha que quiere. Flipante.

Y el coche es amarillo porque representa a Apollo, el dios del sol, pero si fuera rojo sería el comunismo como la sangre (ja, ja), si fuera blanco, la guerra fría como la nieve, y si fuera violeta resultaría que las flores favoritas de Aldrin eran las violetas. Me parece increíble que haya gente que pierda su tiempo de esta forma. Y mira que soy el primero al que le chifla una buena conspiración, pero al menos que tenga una base sólida.

Y en cuanto a la discusión sobre las cabras, a mí no me gustó nada la película, pero puede que le dé una oportunidad al libro.

Raül Calvo dijo...

El libro es una joya. Y sí, la gente ve lo que quiere ver, pero al fin y al cabo lo hacemos todos... aunque no de forma tan demente.

Roy Bean dijo...

Interesantísimo el post Raul, intentaré leer el texto en ingles con el "Translator" al lado. Todas estas teorías conspiratorias me encantan y distintas lecturas, me encantan.

Saludos
Roy

Raül Calvo dijo...

No sé si con el translator tendrán más o menos sentido, ya son bastante absurdas de por si!

gabriel_case dijo...

En el cine no se ordenan las cosas como se quiere, todo se hace con un motivo, los planos no se construyen aleatoreamente, se crean para ayudar al espectador a comprender, para que el espectador participe creandose preguntas o espectativas, aun que se haga de una manera tan sutil que a ti te parezca ridicula, un director estudia al milimetro esas cosas y conoce los trucos y secretos para hacerlo y kubrick en eso era un genio, una maquina capaz de contarte tres historias en una, una historia la trama principal, otra historia es el subtexto o el fondo moral de la pelicula, y la tercera una historia sobre las verdades que dia a dia se nos ocultan, algo que pocos saben y se atreven a hacer. MAESTRO KUBRICK

Raül Calvo dijo...

Tienes mucha razón, Gabriel, que hay directores que lo planean todo hasta el milímetro. Kubrick es uno de los mayores ejemplos y en sus películas abundan los temas que van más allá de lo que se cuenta en la superficie, pero no creo que Kubrick pensase en confesar que estuvo detrás de la falsa llegada del hombre a la luna o que hiciera El Resplandor como denuncia del maltrato a los nativos americanos. A veces, un cigarro es solo un cigarro.

Publicar un comentario