8 jul. 2014

Los productores (The Producers)

 
Como me gusta el cine y me gusta reír, la obra de Mel Brooks me resulta bastante familiar. Sin embargo, mi interés por Los productores (The producers, Mel Brooks, 1967) se despertó por una anécdota que leí en el libro Mondo Bulldog: Un viaje al universo basura de Jordi Costa, hace unos años. En el libro se cuenta cómo Peter Sellers, tras rechazar el papel que Gene Wilder acabó bordando, se obsesionó con la película tras haberla visto en una proyección privada. ¿Qué tenía esta película para convertirse en la obsesión de Sellers? Bueno, para empezar, es una de las mejores comedias de la historia del cine.

Los productores cuenta la historia de Max Bialystock (Zero Mostel) y Leo Bloom (Wilder), dos perdedores que idean un plan para hacerse millonarios produciendo un seguro fracaso de taquilla y utilizando ciertas dosis de contabilidad creativa. La historia no está demasiado alejada de la realidad, ya que diversos ejecutivos de estudios cinematográficos utilizan contabilidad creativa para convertir en fracasos sus películas, aunque hayan sido grandes éxitos de taquilla, para hacerse con un extra o no pagar a guionistas, actores o directores. De modo que Los productores sigue siendo relevante como sátira del mundo empresarial de las artes.

Pero la mejor cualidad de esta película es que sigue siendo hilarante. Enriquecida por el carácter cada vez más absurdo de los personajes que va introduciendo, se va haciendo progresivamente más divertida, llegando a su punto álgido en el descacharrante número musical Primavera para Hitler. Además de Mostel y Wilder, el reparto incluye actores cómicos como Kenneth Mars y Dick Shawn que le añaden un punto lunático genial.

No es de extrañar que la película se convirtiera en 2001 en una obra musical de Broadway de gran éxito (luego llevada a su vez al cine en el 2005, dirigida por Susan Stroman y con guion de Brooks), ya que en diversas ocasiones parece que los personajes se van a poner a cantar, pero creo que se debe al estilo teatral de interpretar comedia de la época.

Los productores es un gran clásico de la comedia que sigue funcionando hoy día a pesar de las décadas que han pasado desde que se estrenara en 1968. Aunque no fuera un clásico, la seguiría recomendando porque me hace reír cada vez que la veo.


2 comentarios:

Einer dijo...

¿Te puedes creer que nunca la he visto? El caso es que siempre he pensado que debía ser una peli muy divertida, pero a la hora de la verdad nunca me ha dado por verla. A ver si le pongo remedio.

Raúl Calvo dijo...

Pues con el verano y lo poco que apetece ver nada muy complicado, es ideal ver una comedia como es esta. Aprovecha.

Publicar un comentario