7 ago. 2012

Toro salvaje (Raging Bull)

 
Espero que nadie se moleste si digo que el boxeo no me parece un deporte serio. Me parece que consiste en dos hombres dándose de hostias y eso no creo que sea un deporte, por tanto me es difícil tomármelo en serio (ya de paso, las corridas de toros me parecen crueles espectáculos que consisten en ver a un animal torturado hasta matarlo). Digo esto porque las películas que tratan sobre el mundo del boxeo, por mucho que pueda ser leído en un contexto ficticio como una alegoría de la vida real, normalmente no me interesan. Me aburren. Las excepciones son películas ambientadas en el mundo del boxeo pero cuyo interés principal recae en el drama alrededor de los personajes como Million Dollar Baby (Clint Eastwood, 2004), Rocky (John G. Avildsen, 1976) y, por supuesto, Toro Salvaje (Raging Bull, Martin Scorsese, 1980).

Toro salvaje no es una película sobre boxeo, sino que cuenta la vida del boxeador Jake LaMotta, encarnado por Robert De Niro. Lo que hace interesante a LaMotta es que todo aquello que lo convierte en un campeón en el ring hace que sea un perdedor en la vida, gracias a su carácter agresivo y una rampante paranoia, pero llegará un punto en que esta naturaleza autodestructiva acabará también por afectarle en el ring.

Lo cierto es que la suya no deja de ser la habitual historia de "más dura será la caída". Pero la manera en que Martin Scorsese y Robert De Niro (los autores del guion definitivo aunque no aparezca en los títulos de crédito) nos presentan esta biografía es la que mantiene al espectador pegado a la pantalla. Rompen los clichés de las películas biográficas lineales (aunque varias imitaciones ya han hecho su rompedor estilo más habitual) ya en los primeros minutos del film, en el cual vemos a un viejo y orondo Jake LaMotta ensayando el texto que luego recitará en el escenario y luego salta al joven LaMotta golpeando en un ring.

Pero voy a ser sincero: LaMotta no resulta tan interesante como personaje, ni lo que le pasa me interesa demasiado. Lo que me fascina es la manera en que Scorsese encuadra, mueve la cámara y crea las escenas. A ese estilo del mejor Scorsese le sumamos la fabulosa fotografía en blanco y negro de Michael Chapman y el resultado es casi imposiblemente bello. Mucha gente destaca la manera de rodar los combates, brutales y estilizados a la vez, pero incluso escenas como la de la piscina al principio rozan la perfección de una manera que es casi orgásmica.

Supongo que todos los amantes del cine ya la han visto, así que ya sabréis a que me refiero. Y sí, las interpretaciones de De Niro y Joe Pesci son geniales, y De Niro engordó para completar el papel, y etc. Pero, para mí, el atractivo de este film se haya únicamente en la sublime dirección de Scorsese.


9 comentarios:

sch1z0phr3n1a dijo...

Grande entre las grandes, hay películas que se relacionan con el deporte y después esta "Toro Salvaje", tremenda la historia que hizo Martin Scorsese sobre Jake LaMotta al igual que De Niro, pero si hay un actor que me encanta aquí, al igual que lo hizo en "Casino" y "Uno De Los Nuestros", es Joe Pesci.... Pequeño pero matón xD

Dr. Gonzo dijo...

Gran película, sí señor. La vi hace bastante tiempo y la disfruté de principio a fin, como con todo lo que ha dirigido Scorsese.

Es cierto que me costó decidirme a verla, porque todo lo que tenga que ver con el deporte (incluyendo el propio deporte) me aburre mucho, pero como bien dices, la película no va sobre boxeo, sino sobre un boxeador.

Ahora se está preparando una precuela que, no me preguntes por qué, me da muy mala espina.

¡ah! y sobre lo que apuntas al principio de la entrada, considero más deporte al boxeo que a la F1 o las carreras de motos. A eso sí que no le veo el lado deportivo por ninguna parte...
Y los toros, pues sí, una salvajada que, al igual que la iglesia y las religiones, estando ya en pleno año 2012 debería haber desaparecido.
Y el que diga que eso es arte y cultura, se equivoca. Así de claro.

Raül Calvo dijo...

sch1z0phr3n1a, Joe Pesci estuvo a punto de no hacerla. Tuvieron que convencerlo porque iba a hacer un número musical con un amigo suyo!

Dr. Gonzo, Rollerball o La carrera de la muerte del año 2000 creo que son las únicas películas más o menos deportivas que había visto nunca, para que veas mi interés en el género! (ya, ya sé que son ci-fi y nada que ver con el deporte, era para hacer el chiste [por si lo lee algún maníatico]) :D Si, he visto lo de Toro Salvaje 2 (llamada The Bronx Bull, creo), lo cual no acabo de entender, ya que cubre los aspectos dejados de lado en el film de Scorsese, es decir: los que no tienen ningún interés. Para acabar, en la F1 o las carreras de motos hay cierto nivel de estrategia, pero estoy de acuerdo contigo. Tampoco le acabo de ver la deportividad.

ebm93 dijo...

Bueno, entiendo cómo LaMotta no te puede parecer tan interesante, pero recuerda que ese es el punto, pues era un hombre sin mucha capacidad intelectual, así que se espera que no sea alguien muy profundo.

En particular me gustó la frase: "So give me a stage where this bull can rage..."

Raül Calvo dijo...

Bueno, no es que no sea un personaje interesante (aunque a veces parece una versión violenta de Rocky Balboa), simplemente que el estilo de Scorsese me atrae más. Los personajes autodestructivos siempre resultan interesantes, pero es que este tipo de personaje ya lo he visto otra veces y el estilo de Scorsese es único.

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Para mí, la obra maestra de Scorsese y una de las grandes películas norteamericanas de todos los tiempos. Los mejores filmes, por supuesto, están muy por encima de restricciones genéricas o argumentales, y con "Toro salvaje" pasa lo mismo que con "Los pájaros" o "Centauros del desierto", por ejemplo.

Saludos.

Raül Calvo dijo...

Lo que separa una gran película de una mediocre es precisamente que se sale de las normas del género para crear las suyas propias como hace este film.

Roy D. Mustang dijo...

Qué gran película... ¡La escena del último combate sobre el ring de LaMotta me puso la piel de gallina! Y lo de que De Niro engordó... ¡eso sí que es sacrificio, después de haberse mazado tanto!

Raül Calvo dijo...

Pues no sé que decirte, yo también engordo en Navidad tras ponerme mazado en verano, no le veo el mérito! :D Pero, en serio, es una gran peli, sí, por lo que dices y mucho más.

Publicar un comentario