8 jun. 2015

All Cheerleaders Die: Todas las cheerleaders muertas (All Cheerleaders Die)

 
Parece mentira que una película de Lucky McKee se edite en condiciones aquí, aunque sea con una pésima traducción del título original. Pero tampoco resulta extraño si tenemos en cuenta que All Cheerleaders Die: Todas las cheerleaders muertas (All Cheerleaders Die, 2013), dirigida por McKee y Chris Sivertson, es una muy recomendable mezcla de comedia y terror.

Maddy Killian (Caitlin Stasey) planea vengarse de los perros de Blackfoot High (el equipo de jugadores de fútbol americano), en particular del líder Terry Stankus (Tom Williamson), uniéndose a las perras de Blackfoot High (las animadoras, y, por favor, que se deje de traducir "bitch" como "zorra", no tiene nada que ver una cosa con la otra). Pero las cosas se tuercen cuando Maddy y las animadoras mueren por culpa de Terry y sus amigos. Aunque no permanecen muertas mucho tiempo, después de que Leena (Siona Smit-McPhee) consiga traer a las chicas de vuelta al mundo de los vivos. La venganza se pone en marcha otra vez, pero ahora con una aumentada sed de sangre.

Esta es una de esas películas cuya sinopsis no le hace justicia de ninguna manera, ya que se queda fuera toda la locura, diversión y originalidad del film. Un film que consigue hacer dos cosas muy difíciles: crea el perfecto balance entre comedia y terror que hace que este complicado subgénero funcione y lo hace utilizando recursos que ya hemos visto antes (ya sea en películas de terror o comedias adolescentes) pero de una manera tan imaginativa que todo parece fresco y nuevo.

La película, una nueva versión de un film que McKee y Siverston hicieron en su época pre-profesional que por desgracia no está incluído en el Blu-ray, cuenta además con un gran reparto que consigue hacer que los personajes te impliquen en la historia (no me canso de resaltar lo importante que es la versión original en este sentido, especialmente en una película de estas características, con medios para el doblaje limitados). En este sentido destacan las actrices Caitlin Stasey, Siona Smit-McPhee y Brooke Butler como la jefa de animadoras, aunque todo el reparto femenino está bastante bien, logrando que te pongas de su parte y desees que lleven a cabo su venganza. De esto también en parte es responsable el reparto masculino, en especial Tom Williamson que nos presenta una evolución de su personaje, de chulo a puro psicópata, de forma muy efectiva.

Los que no conozcan la obra de McKee y se fien solo por el título y la portada puede que se lleven una idea equivocada de la película. Yo mismo, que iba con cierto conocimiento, me sorprendí de lo buena que es y de lo mucho que me reí y de lo bien que me lo pasé viéndola. Por tanto, es un film que recomiendo y del cual espero que nos llegue una segunda parte.


2 comentarios:

Jorge dijo...

Vista esta misma tarde en una extraña doble sesión con "El topo" de Jodorowsky. Primero animadoras, segundo misticismo.
"All cheer..." es terriblemente divertida. Ha sido una hora y media muy gozosa. Nada muy original, pero cierto aire de coña y de parodia sin llegar a la burla ya que los actos tienen consecuencias y el dolor hace su aparición. Tú lo dices muy bien, nada que no hayamos visto, pero todo muy fresco.
¿Por qué comedias de este tipo tienen tan poca repercusión?

Reconzco que a mí el cartel fue lo que me llamó la atención. Siento una debilidad por las comedias de instituto y todo aquellos que tenga algo que ver o que huela a parodía me interesa. No me esperaba lo que he encontrado y ha sido estupendo.

Raúl Calvo dijo...

Vaya una doble sesión! ¿Con qué verás La montaña mágica? Pero me alegro de que la disfrutaras y así, poco a poco, se vaya corriendo la voz.

Publicar un comentario