11 may. 2016

Wild Zero

 
Salvaje, bizarra, pasada de vueltas, ruidosa y divertidísima, Wild Zero (Tetsuro Takeuchi, 1999) es una genial mezcla de comedia, terror y ciencia ficción protagonizada por la banda de rock garage Guitar Wolf.

La mencionaba de pasada en mi artículo sobre The Sore Losers (John Michael McCarthy, 1997) y por ello estaba convencido de que ya la había comentado con anterioridad. Sin embargo, pronto me di cuenta de mi error, un error que debía subsanar pronto ya que este delirio cargado de decibelios merece ser disfrutado por toda la humanidad. Guitar Wolf (banda formada por Guitar Wolf, Bass Wolf y Drum Wolf) se interpretan a si mismos librando una gran batalla contra los muertos vivientes resucitados por una raza extraterrestre; pero podríamos decir que el protagonista es Ace (Mashashi Endô), fan de Guitar Wolf a los que pide ayuda para salvar a su enamorada Tobio (Kwancharu Shitichai) de los terribles zombis.

Wild Zero desde el principio abandona cualquier intención de parecer realista, creando su propio y excesivo mundo, en el que Guitar Wolf parece poseer poderes mágicos para acabar con cualquier amenaza que aceche la humanidad mientras viajan de concierto en concierto. Su energética narrativa y peculiares protagonistas, junto con el tono de comedia, hace que uno se olvide de lo típico del argumento y la situación y se deje llevar por la diversión.

Entre gritos de ¡Rock and roll! y explosiva violencia, Wild Zero avanza a ritmo frenético como si fuera una de las canciones del grupo protagonista. Como si el film fuera un desmadrado y sangriento Looney Tunes en imagen real. Por eso digo que lo mejor es dejarse llevar, buscarle cualquier lógica es un ejercicio inútil.

Una de las pocas películas de culto que realmente se merece esa etiqueta, comparada con la mayoría de películas de zombis que se estrenan hoy día, Wild Zero es un rabioso soplo de aire fresco, a pesar de los años que han pasado desde que se estrenó. Muy recomendada, especialmente a un volumen excesivamente alto.


0 comentarios:

Publicar un comentario