3 oct. 2011

Jóvenes guerreros (Young Warriors)


Acabamos la semana pasada repasando uno de los títulos fundacionales del género venganza y justicia vigilante. Pues esta semana la empezamos con una película que quiere ser precisamente lo contrario: una película anti-justicia vigilante, al más puro estilo ochentero.

Jóvenes guerreros (Young Warriors, Lawrence D. Foldes, 1983) fue una producción del grupo Cannon, empresa dedicada a llenar las estanterías de nuestro videoclub más cercano con cintas llenas de acción, o por lo menos que lo pareciera. Es posible que, al venir de esta productora, la película intenta ser un serio drama sobre la violencia en las calles pero cae continuamente en el ridículo. Es curioso porque, al iniciarse, aparece un cartel en el cual el director expresa su agradecimiento a King Vidor (!) por su colaboración en la película. Lo cual puede llevar a pensar que tal vez esta es una película más seria o con más clase de lo que se podría esperar, pero cuando aparece el crédito "Menahem Golan y Yoram Globus presentan", bueno, uno ya sabe que lo que se avecina no será una maravilla precisamente si está ligeramente familiarizado con la carrera de estos dos productores. No deja de ser irónico que esta pareja presente un film anti-vigilante cuando se dedicaron a construir la carrera de Chuck Norris y produjeron filmes como Cobra, el brazo fuerte de la ley (Cobra, George P. Cosmatos, 1986).

Al principio, Jóvenes guerreros parece la típica comedia universitaria gruesa, con los desnudos y trastadas obligatorios, pero luego se convierte en una oscura y violenta película en la cual asistimos a la degradación mental de Kevin (James Van Patten), embarcado en una misión de venganza que lo llevará a la locura.

Mientras Kevin y sus amigos se dedican a las habituales trastadas universitarias americanas, la hermana de éste, Tiffany (April Dawn), y su novio (un pésimo actor que no tarda en desaparecer) salen de la fiesta de graduación para pasar un rato de calidad romántica. Pero son interceptados por una banda que viaja en una camioneta negra. El novio es rápidamente despachado y la pobre Tiffany es violada y vapuleada. Se queda en coma y luego muere. Kevin está destrozado y frustrado, ya que su padre (Ernest Borgnine) es policía pero no parece avanzar en la investigación.

Hasta aquí parece la típica película de venganza que todos hemos visto y culpablemente disfrutado. Sin embargo, es en este punto que la película se aparta de lo habitual. En lugar de glorificar la misión en la que se embarcan Kevin y sus muchachos, hace todo lo contrario. Presenta a Kevin como cada vez más mentalmente inestable y sus "hazañas" son más que cuestionables: en una escena ejecutan a un delincuente desarmado que se había rendido y en otra Kevin ametralla a un par de supuestos atracadores que resultan ser dos chicas jóvenes disfrazadas con pistolas de juguete. Este proceso culmina cuando la pandilla de Kevin empieza a ejecutar a inocentes y criminales de manera indiscriminada, lo que lleva a una conclusión que deja claro que la película está contra la justicia vigilante.

Todo esto parece bastante interesante contado, sin embargo la película parece sabotearse a si misma, destruyendo la seriedad y dramatismo conseguido en una escena con otra que roza el ridículo. Parte de la culpa es de los relativamente jóvenes actores que interpretan el grupo protagonista, parte la tiene un guion y una dirección algo incompetente.

Por ejemplo, una idea interesante es que Kevin se dedica a estudiar animación, de manera que se refleja su estado mental en las animaciones que hace. ¿Veis? Una idea acertada, pero que en su ejecución falla ya que la tercera escena que sigue esta línea, donde se muestra la oscuridad mental de nuestro atribulado protagonista, resulta ridícula por la mala interpretación del actor que hace de profesor y el propio James Van Patten, que resulta risible viéndolo sentado en clase llevando una bandana militar en el pelo. Otro ejemplo, tras mostrar uno de sus proyectos de animación a sus amigos, Kevin se lamenta de como el arte parece ser menospreciado y a la gente sólo le interesa lo comercial. Un momento "artístico" serio pero seguido de la más tópica y hortera escena de amor que puede dar los 80, dormitorio iluminado por velas incluido. Pero mi ejemplo favorito es el que tiene lugar cuando, en una de sus patrullas nocturnas, muere Jorge (John Alden), uno de los integrantes del grupo vigilante de Kevin. En la siguiente escena vemos que Jorge ha sido sustituido por ¡un perro! Y no un doberman o un pastor alemán, sino por un caniche que hasta ahora sólo habían usado para que les trajera cerveza. La carcajada que solté cuando de repente se les ve a todos serios de patrulla con el caniche en lugar de su amigo fue memorable. No sólo eso, cuando al caniche también se lo cargan, su muerte es mucho más sentida que la del pobre Jorge.

Son estos toques de comedia involuntaria, más las malas interpretaciones, la cutremúsica ochentera, los desnudos gratuitos y la violencia los que hacen que, a pesar de que sea una mala película, resulte divertida de ver. El film tiene buenas intenciones y hay momentos, como el que he mencionado anteriormente en que descubren que han matado a unas chicas inocentes, e ideas que son bastante interesantes pero la ejecución, por desgracia, no está a la altura. Por tanto, no la recomiendo como una buena película, pero sí como entretenimiento ochentero. Por cierto, el primer tráiler incluido da una imagen de la película que es exactamente la contraria de la que es realmente, el segundo es una versión sudamericana con otro título y cuyos subtítulos tienen bastantes errores.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Como critico, te moririas de hambre amigo, me dio risa todo lo que escribiste.......vaya al menos me hiciste reir, por tanta estupidez que decís. En lugar de ver tantas peliculas, que por lo que me doy cuenta, vez demasiadas, aprovecha tu tiempo en otra cosa......... el leer buenos libros te ayudaria en mucho.

Anónimo dijo...

"...la hermana de éste, Tiffany (April Dawn), y su novio (un pésimo actor que no tarda en desaparecer) salen de la fiesta de graduación para pasar un rato de calidad romántica...."

:) Buenísima crítica jajajja

No hagas caso al otro anónimo. Parece que ha bajado del árbol hace un par de días.

En serio, buenísima crítica.

Anónimo dijo...

Jajaj
Si buenisima. Yo la estoy viendo ahora mismo en la paramount y es un claro ejemplo de lo cutre que se puede ser haciendo peliculas. El momento en el que proyecta su trabajo en la universidad... Total. Esa proyeccion y la musica... Supremo momento lisergico. Y el final con el himno americano... Insuperable !

Raúl Calvo dijo...

Me alegro de que te gustara la crítica pero más de que rieras con este peliculón. Es toda una joya.

Publicar un comentario