7 oct. 2011

Sólo puede quedar uno


Uno de los errores más habituales que cometemos a la hora de criticar y comentar películas es hacer predicciones. "Esta película será olvidada en el futuro", "esta película será considerada una obra maestra en años venideros"... Tonterías. Cegados por nuestros propios gustos, asumimos que deben ser compartidos por una mayoría. Cuando no es así, intentamos racionalizarlo diciendo: "el futuro me dará la razón".

Para ver lo equivocada e ignorante que es esta actitud tenemos incontables ejemplos de películas que fueron consideradas olvidables y fracasos en su momento, sólo para ver como se mantenían vivas y volvían más fuertes que nunca. Por ejemplo, si en 1986 le hubierais dicho a alguien que Los Inmortales (Highlander, Russell Mulcahy, 1986) sería un gran clásico de culto que generaría tres secuelas, dos series de televisión de imagen real, una serie de dibujos y varios telefilmes (de animación e imagen real) y que se haría un remake en el 2014; seguramente se habría reído en vuestra cara. Os diría que Los Inmortales es una simple peliculita de fantasía que ha pasado completamente desapercibida en taquilla y que seguramente será olvidada en unos años. Eso, por supuesto, en caso de que la hubiera visto, es mucho más posible que ni siquiera supiera de que le estabais hablando.

Fue una de las cosas que me sorprendió saber cuando compré la edición en Blu-ray de Los Inmortales. ¿Cómo pudo ser un fracaso en taquilla esta película? Estaba convencido que había sido un gran éxito por lo imaginativo de su guion, la impresionante manera en que estaba dirigida y la banda sonora de Queen. Sin embargo, no fue así. O, por lo menos, no del todo así. Es decir, en Estados Unidos fue un fracaso de taquilla, pero funcionó bastante bien por Europa.

Los Inmortales arranca en el presente (de 1985), donde vemos como dos hombres se baten con espadas. Uno le corta la cabeza, lo que provoca una serie de extraños fenómenos. De repente, la película retrocede hasta el siglo XVI, donde descubrimos a uno de los combatientes que ya estaba entonces vivo: Connor MacLeod (Christopher Lambert), más conocido como el Escocés, un ser inmortal.

Saltando entre presente y pasado, se nos cuenta la historia de estos inmortales que se enfrentan entre sí, hasta que al final sólo quede uno. Las transiciones entre presente y pasado están muy estudiadas, siendo una pieza central en el grandilocuente estilo de Mulcahy. Este estilo ya lo había exhibido en su anterior film, la interesante Razorback (1984), el cual hizo que fuera escogido por los productores para dirigir Los Inmortales. El director consiguió que una producción de bajo presupuesto pareciera una superproducción, aunque algunas pinturas matte y efectos se hacen bastante evidentes viendo la película en alta definición, personalmente disfruto tanto viéndola que no le doy importancia y creo que le añaden cierto charm, así como el hecho de que tiene a un francés intentando hacer un acento escocés y a un escocés intentando hacer un acento español.

Viéndola hoy día resulta increíble que no dure más de dos horas, ni siquiera llega a las dos, ya que una película actual que explique una historia épica de este estilo sobrepasa de largo las dos horas y en ocasiones llega a las dos horas y media, más si las hace Christopher Nolan. La economía narrativa que consigue saltando en el tiempo hace que sea entretenida de ver y le otorga un ritmo rápido sin que parezca apresurada.

También al verla uno no puede evitar preguntarse qué le pasó a Mulcahy. Después de Razorback y Los Inmortales, su carrera pareció caer en picado dirigiendo películas cada vez menos interesantes. Supongo que es el precio que pagan aquellos directores que no son guionistas y de los que la calidad de sus filmes depende de la calidad de los guiones con los que trabajan. Me corrijo, sí fue uno de los guionistas de la infumable La sombra del faraón (Tale of the Mummy, 1998).

Como dicen en la película, sólo tendría que haber quedado uno. El éxito del film en Europa y en vídeo en Estados Unidos, hizo que diversos distribuidores pidieran una secuela a los productores de Los Inmortales. Suficientes para que en 1990 se estrenase Los Inmortales II: El desafío (Highlander II: The Quickening) con Mulcahy de nuevo tras la cámara, un desastre de principio a fin.

Un desastre en la producción, ya que la película se quedó sin financiación y tuvo que ser acabada de manera precipitada. Pero, a pesar de que hace unos años apareció un montaje del director, con nuevos efectos especiales y arreglo de los existentes, el desastre ya venía de un guion que convierte a los inmortales en extraterrestres. Un error (que uno de los productores admite en el Blu-ray de la primera entrega) que se intentó arreglar en las otras secuelas, que no hacen más que repetir los hallazgos de la primera.

Esta segunda entrega la vi bastante ilusionado en el cine, pero poco recuerdo de ella, aparte de que es considerada una de las peores películas jamás hechas. La tercera ya la vi por televisión, y me aburrió bastante. El resto de material generado lo he ignorado, ya que para mí la primera funciona a la perfección como historia contenida en una sola película.

Una película, la primera y original y única para mí, llena de momentos icónicos como la batalla en la torre entre Ramírez (Sean Connery) y Kurgan (Clancy Brown), cuando Connor coge por banda a Brenda (Roxanne Hart) y le dice: "Me llamo Connor MacLeod, del Clan MacLeod. Nací en 1518 en el pueblo Glennfinnan, a la orilla del lago Shiel. Y soy inmortal."; o el duelo final. Un clásico del cine fantástico que mantiene su magia intacta no importa cuantas series, secuelas o remakes quieran hacer.

10 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

¿Puedes creerte que no la he visto nunca? Nunca me ha llamado la atención, pero el otro día la pusieron en La sexta 3, estuve viendo un poco y la verdad es que me pareció interesante, de modo que me haré con ella pronto.

Sobre lo otro que comentas no sé que decir. Hay películas a día de hoy que puedo poner las manos en el fuego por afirmar que dentro de 10 años no las va a recordar ni el tato, en especial todas esas películas tan cacareadas que están hasta en la sopa. Más que nada porque son películas que no aportan nada ni resultan mínimamente innovadoras.
Bajo mi punto de vista, creo una película desconocida o que haya fracasado en taquilla por sus "peculiaridades" tiene muchas mas posibilidades de convertirse en un clásico de culto que una película mega conocida.

Raül Calvo dijo...

Dr. Gonzo, imagino que debes ser más joven que yo, porque era una película bastante popular cuando era joven, irónicamente cuando se estrenó la 2ª parte.

En cuanto a lo otro, por un lado la definición "película de culto" se aplica a películas que fueron un fracaso en taquilla pero que han generado un gran número de seguidores y fans. Así, necesariamente, para que una película sea de culto ha de ser un fracaso en taquilla. Por otro lado, predecir que sucederá en el futuro con las películas que hemos visto en el presente es inútil porque carecemos de perspectiva y estamos contaminados por nuestros propios gustos. Pero más que nada por los ejemplos del pasado: hay películas que se convirtieron en míticas desde el momento de estrenarse (Lo que el viento se llevó, Tiburón), otras fueron rotundos fracasos que auguraban su pronto olvido (Blade Runner, Ciudadano Kane) y otras son recordadas para sorpresa incluso de sus realizadores (Piraña, Brain Damage), así como otro gran número de películas son olvidadas. Tenemos tantas posibilidades de acertar el futuro que le aguarda a las películas como de acertar la lotería.

Evil E. dijo...

Me encanta el personaje de Kurgan, un gran villano que llega, en mi opinión, a eclipsar al protagonista.
No sabia que habia sido un fracaso de taquilla, como bien dices fue una pelicula popular en su epoca.
De la saga que ha generado intenté ver en su momento la secuela, que resucita el personaje de Connery sin dar explicación alguna, y a pesar de contar con Ironside haciendo de malo, no me llegó a enganchar.
De la serie de tv vi un par de capitulos, y era un cementerio de elefantes, no solo llegó a salir Lambert sino también el chino de "mucho divertido" del Templo Maldito e incluso el cantante de Fine Young Cannibals, que probaba fortuna como actor.

Raül Calvo dijo...

Intenté seguir (creo que la daban por telecinco), pero me aburrí enseguida. Como dices, el personaje de Kurgan es sin duda carismático a más no poder, uno de los más disfrutables villanos que he visto y sí que en momentos eclipsa al protagonista, muy seriote. Creo que era popular en la época que se estrenó la 2ª, cuando ya hacía tiempo que rondaba y había tenido tiempo de ganar adeptos.

Einer dijo...

A mí esta peli nunca me pareció nada especial pero la vi hace poco otra vez y me sorprendió lo mala que es y lo mal que le ha sentado el tiempo. Salvo el momento en el que suena Who wants to live forever, que es grandioso, y el momento bajo el agua, el resto me resultó aburrido o cutre.

Raül Calvo dijo...

Voy a fingir que no has dicho lo que has dicho y que la película te pareció fantástica.

Me alegra que estemos de acuerdo en que la película es genial.

Lillu dijo...

Yo recuerdo haberla visto hace años y bueno, no me disgustó del todo, me pareció bastante original e interesante. Pero creo que me pasó como a Einer: la revisé hace un par de años y me horrorizó, me llevé una enorme decepción porque pensé que la disfrutaría mucho. Evidentemente estamos hablando de la misma peli pero de distintas épocas y, personalmente, creo que "Los inmortales" ha envejecido muy mal. Las secuelas ya no las recuerdo, aunque creo que las enganché en la tele alguna vez.

saluditos

Raül Calvo dijo...

Ah, Lillu, no sé si Proust tuvo esto en cuenta cuando escribió A la búsqueda del tiempo perdido, pero sin duda es un tema a tratar. ¿Cambian las películas con el tiempo o cambiamos nosotros? ¿Qué sucedió para que ya no disfrutes de esta maravilla del cine fantástico? Algo sobre lo que podemos reflexionar tomando un té y mirando como cae la lluvia en la campiña.

Anónimo dijo...

Sí, en Internet no se cansan de decir (Y yo no me canso de leer) que "Highlander" fue una gran película y sus secuelas no le hicieron justicia, estoy de acuerdo... Gracias a post como estos dejé de buscarle lógica a las secuelas y la próxima secuela de "Highlander" que vea la veré más para reirme que por otra cosa; recuerdo haberla visto cuando tenía 10 u 11 años aunque cuando pequeño era seguidor de los dibujos animados y la vedad siempre me encantó... La segunda parte es muy mala pero yo le tengo cariño debido a que el final aunque carente de sentido es (en mi opinión) apoteósico

Raül Calvo dijo...

Pues la verdad es que hace tiempo que vi la segunda, pero tengo curiosidad por el montaje del director, para ver que cambios hay.

Publicar un comentario