17 jul. 2012

La verdad está aquí dentro


A veces sucede que estoy distraído haciendo haciendo cualquier cosa y me ataca la inspiración. Ya sea ideas para relatos o deducciones pop. Por ejemplo, se me ocurrió mientras escribía el post sobre John Carter (Andrew Stanton, 2012) que la razón por la que La guerra de las galaxias (Star Wars, George Lucas, 1977) se mantiene por encima del resto de películas de la saga galáctica es que en Star Wars Lucas copió el argumento de La fortaleza escondida (Kakushi-toride no san-akunin, Akira Kurosawa, 1958), lo mezcló con elementos sacados de la saga Barsoom de Edgar Rice Burroughs y los seriales protagonizados por Flash Gordon, aderezado todo con la guía de John Campbell; para el resto de películas recurrió a su propia inventiva, de ahí el progresivo bajón en cuanto a calidad objetiva en la saga galáctica (aunque personalmente me gusten bastante).


Todo esto viene a colación a unas recientes reflexiones sobre Expediente X (The X Files, Chris Carter [creador], 1993-2002) (como habréis deducido por el título y la imagen que acompaña el artículo) y las razones por las cuales acabó cayendo en desgracia a los ojos de la audiencia. Poco antes de que se iniciara la Eurocopa y debido a que no daban nada en la tele que me interesara (muchos menos el fútbol, que me aburre mortalmente) empecé a ver de nuevo la serie Expediente X desde el principio, ya que la tengo toda en DVD (qué sorpresa, ¿verdad?), cada día después de cenar.


Primero me gustaría contaros que creo que la nueva oleada de series de televisión, con calidad visual cinematográfica y guiones de gran calidad, que se inició con tres series clave como fueron Los Soprano (The Sopranos, David Chase [creador], 1999-2007), A dos metros bajo tierra (Six Feet Under, Alan Ball [creador], 2001-2005) y Perdidos (Lost, J.J. Abrams, Jeffrey Lieber, Damon Lindelof [creadores], 2004-2010) no habría sido posible sin la existencia de Twin Peaks (David Lynch, Mark Frost [creadores], 1990-1991), Expediente X y Buffy, la cazavampiros (Buffy the Vampire Slayer, Joss Whedon [creador], 1997-2003).


Durante los 60, 70 y 80 las series de televisión variaban en calidad y entretenimiento, algunas se han convertido en clásicas y otras ahora causan vergüenza ajena, pero más o menos se cortaban todas por el mismo patrón: episodios autoconclusivos (excluyendo culebrones y miniseries) y personajes que se mantenían igual a lo largo de la serie.

Con Twin Peaks se presentó por primera vez una serie que contaba una única historia que se desarrollaba a lo largo de diferentes capítulos y que no era un culebrón. Si bien los personajes no evolucionan, la serie era algo más que una sucesión de episodios sin relación entre sí. Por supuesto esto tenía su origen en que en un principio Twin Peaks se pensó como una miniserie de 7 episodios que luego se alargó, pero la semilla estaba ya plantada.

Con Expediente X se afianza la fórmula del arco argumental que abarca una temporada con una serie de episodios autoconclusivos intercalados. La nota importante es que sus personajes evolucionan, especialmente Scully (Gillian Anderson), cuyas experiencias la cambian haciendo que sea un personaje distinto al inicio de la serie del que aparece al final.


Buffy llevó esto un paso más allá, presentando un arco argumental distinto en cada temporada, relacionado de alguna forma con el momento vital de los protagonistas. Los personajes de la serie evolucionan, cambian y maduran a medida que van del instituto a la universidad y de ahí al "mundo real".


El fallo de Expediente X, desde mi punto de vista, que hizo que no llegara a la décima temporada aniversario que había envisionado Chris Carter radica precisamente en la gran y opaca historia que une todos los episodios.


El problema de la serie estaba en un historia bastante simple pero que se iba complicando y complicando a medida que pasaban las temporadas. Lo peor de todo es que después de años con la misma historia, Carter la concluye abruptamente y empieza una nueva. Una nueva historia que era igual que la anterior pero con distintos extraterrestres.


Creo que la serie habría aguantado más si hubiese tenido en cada temporada un arco distinto, como en Buffy, en lugar de simplemente coger una simple historia de invasión extraterrestre y complicarla de manera que finalmente se les fue de las manos con algunas decisiones creativamente discutibles. Deberían haber aprendido de series como V (Kenneth Johnson [creador], 1983, 1984) o Los invasores (The Invaders, Larry Cohen [creador], 1967-1968) que las historias de invasiones extraterrestres funcionan sólo si no se alargan innecesariamente o acaban cansando.


Irónicamente, mientras el arco argumental, lo que la hacía moderna y diferente de las demás, iba empeorando y perdiendo interés a medida que avanzaba, los episodios que no tenían nada que ver con la historia principal son bastante buenos y se mantienen en buena forma hasta el final, a pesar de la marcha de David Duchovny. Son en estos episodios donde se hace realmente alarde de una fértil imaginación (también hay alguno flojillo, ya lo sé), consiguiendo en algunos casos auténticos momentos de miedo y suspense.


Por eso, a pesar de todo, sigo viendo la serie cada noche después de cenar, porque aunque no me interese demasiado su mitología principal me sigue proporcionando grandes momentos cargados de misterio (y tampoco dan nada en la tele que me interese). ¿Qué opináis vosotros?


12 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Creo recordar que la única temporada que vi entera fue la primera, y me gustó mucho.
Eso sí, yo hubiese hecho toda la serie a base de capítulos autoconclusivos de una hora de duración, y que cada uno de ellos se centrara en un caso distinto.
Yo no le doy demasiada importancia a que los personajes evolucionen, salvo en casos como por ejemplo la maravillosa Breaking Bad, en la que esto es completamente necesario.
Me gustan estas series de las que te puedes poner un episodio al azar y pasar un buen rato sin necesidad de ver el siguiente para saber cómo sigue la historia, pero hay series que pueden permitirse esto, y series que, debido a sus argumentos complejos y densos no pueden.
En el caso de Expediente X creo que sí hubiese podido ser así.

Carlos M. dijo...

La trama principal se volvía mas y mas inentendible con cada temporada. Debería de haber terminado por ahí de la sexta temporada. Aunque. debo confesar que a mi la 8va temporada (la primera sin mulder) me pareció algo refrescante para una serie que parecia que ya no podía dar más.

Tambien recuerdo el final.
La primera parte muy bien hilada contando todos los sucesos de la invasión ocurridos a lo largo de la serie e incluso utilizando el prólogo de la película.
La segunda realmente infame como de película serie B.

Una serie redonda y totalmente de culto, de cualquier manera.

Raül Calvo dijo...

Dr. Gonzo, bueno, ya digo que para mí la solución habría sido que hubieran hecho como en Buffy, mezclar los autoconclusivos con episodios de un arco mayor que fuera diferente en cada temporada. A mí me gustan las series que tienen un punto de unión, si son sólo autoconclusivos me acabo aburriendo. La excepción serían series antológicas como La dimensión desconocida o Tales from the crypt. Pero, eso sí, los autoconclusivos de Expediente X siguen siendo bastante buenos.

Carlos M., para mí se hace cada vez más inverosímil que no maten a Mulder y Scully tras años de enfrentamientos. También me gustan la 8 y 9 temporada, las adiciones resultan refrescantes. A mí, sin embargo, no me gustó el final, ya que un episodio era una serie de refritos que si seguías la serie ya te sabías y la segunda parte, como dices tú, tampoco demasiado brillante.

Einer dijo...

Expediente X es mi serie favorita. Sobre todo por las primeras temporadas. Para mí el mayor problema de la serie es que se alargó demasiado y el arco central se fue volviendo enrevesado pero también menos interesante según se iban descubriendo cosas. Coincido también en que la gran capacidad de supervivencia de Mulder y Scully llegó a volverse inverosímil por momentos. Creo que las series tienen que nacer con vocación de acabar. Decir, voy a contar esto, de esta manera y va a durar tanto. Y fin. Alargar las series más de lo necesario suele joderlas.

Aunque en el caso de Expediente X creo que nunca llegó a joderse del todo. Simplemente bajó el nivel, pero seguía siendo disfrutable.

Raül Calvo dijo...

Uno de los problemas con las series americanas es que muchas veces las cadenas quieren que sus series duren para siempre (o por lo menos hasta los 100 cap para que sean rentables), lo que muchas veces entra en conflicto con los intereses de los creadores. Damon Lindelof cuenta en una entrevista (incluida en el Blu de Cowboys & Aliens) que la intención original de Perdidos era sacarlos mucho antes de la isla (para la 2ª o 3ª temporada) pero las presiones de la cadena para alargar la serie lo hicieron imposible. Por supuesto, cuando esto provoca que la serie pierda audiencia, la cadena se encarga de cancelarla.

Roy D. Mustang dijo...

Interesante artículo, Raül. La verdad es que es una lástima ver cómo algunas series que en un principio son la leche van empeorando temporada tras temporada...

No sabía que te gustara Twin Peaks. Es mi serie de TV favorita, y estoy totalmente de acuerdo contigo en lo de que si no fuera por Twin Peaks, hoy en día no disfrutaríamos de series de TV de tan buena calidad como las que has nombrado.

Raül Calvo dijo...

Bueno, no sólo Twin Peaks, pero sí es una serie muy influyente. Lo cierto es que no es que Expediente X empeorara, sólo la mitologia principal, la calidad de los episodios independientes se mantuvo bastante bien.

Bea Cepeda dijo...

Con lo amante que soy yo de todo lo misterioso, empecé a ver Expediente X el año pasado y al sexto capítulo la dejé. No me llamó demasiado la atención, demasiado... "increíble" para mi gusto.

Raül Calvo dijo...

¿Increíble? pero si precisamente una de sus bazas es el "realismo". Y sólo 6 capítulos... Échale un vistazo a "Blood", tercer episodio de la 2ª temporada y a Folie a Deux, episodio 19 de la 5ª temporada y luego planteate darle una segunda oportunidad a la serie.

lector de WoT dijo...

Como fan de 'Buffy' me alegra que la hayas incluido en tu lista.
Como fan de 'Farscape' me apena que no lo hayas hecho, aunque no me extraña dado que parece ser sorprendentemente poco conocida en España y que en un post anterior comentaste que no la habías visto.
'Farscape' comenzó a emitirse en el 99 y fue la primera serie que produjo el canal Sci Fi (también metieron pasta británicos y australianos por lo cara que era) y de ello se encargó la Jim Henson Company.
Hay una trama general (el regreso a casa) cada temporada tiene su arco cuyos capis se entremezclan con los de tipo procedimental.
Magníficos guiones, personajes muy bien perfilados que evolucionan y, a pesar del tiempo transcurrido, su factura técnica sigue teniendo un gran nivel (en los audiocomentarios de la serie uno se puede hacer una idea de la enormidad del proyecto; hace poco sacaron la edición de las dos primeras temporadas y en unos meses aparecerán las dos restantes).

La serie se canceló al finalizar su cuarta temporada, aunque estaba prevista una quinta, a causa de los altos costes de producción; Sci Fi decidió apoyar económicamente a 'Stargate SG1' que no era tan cara y tenía más audiencia.
La presión de los fans consiguió que se realizase una miniserie, 'Peacekeepers Wars', en la que se cerraron cabos.

Y tras este rollo/sermón, un pequeño vídeo sin spoilers
http://www.youtube.com/watch?v=JdNk0OMJPCg&feature=related

lector de WoT dijo...

Por cierto Bea, estoy con Raül. Seis capis son muy pocos para valorar 'X-Files' en su justa medida, además que ésta mejora con el tiempo, lo cual es muy normal, hay muy muy pocas series que encuentren el tono adecuado a los pocos capis.

Hay un capi de 'X-Files' muy divertido, el 5x12 'Bad Blood' que te recomiendo encarecidamente; de hecho creo que en este blog se comentó... ¿o fue en otro blog?

Raül Calvo dijo...

Lector de Wot, como dices Farscape se empezó a emitir en el 99, igual que Los Soprano, mientras que Expediente X, Twin Peaks y Buffy son de principios/mediados de los 90. Por otro lado, hay tantas series que seguramente se me han olvidado de mencionar un montón más, ya que mi objetivo era hablar de Expediente X simplemente y situarla en contexto.

Por cierto, es verdad que aparte de Blood (que no he comentado), Expediente X también tiene su dosis de episodios cómicos muy divertidos. Otros serían Humbug o el de las cucarachas asesinas del espacio (no recuerdo el título).

Publicar un comentario