10 jul. 2012

The Amazing Spider-Man


Este comentario sobre la reciente The Amazing Spider-Man (Marc Webb, 2012) me temo que me va a salir bastante esquizofrénico. He intentado al máximo juzgar la película por méritos própios, pero llevo leyendo las aventuras de Spiderman desde que tenía 10 años, así que me ha sido imposible no tenerlo en cuenta a la hora de juzgar la peli porque es un personaje que me ha acompañado prácticamente toda mi vida (como Superlópez y Stephen King) así que muchos de mis comentarios y quejas puede que le parezcan absurdos a alguien que no sea un fan. Eso sí, tampoco soy un fanático furioso, como prueba el hecho de que varias cosas me las tomé a risa.

Tenía bastantes ganas de ver esta película. Hace tiempo, cuando surgieron las discusiones y tensiones entre Sam Raimi y el estudio por el rumbo que debía tener la cuarta entrega, más después del regular resultado de la tercera,  recuerdo pensar: "Raimi, muchacho, olvídate del Buitre, hay que hacer una peli con el Lagarto". El Buitre nunca fue un personaje que me gustara demasiado, tampoco hoy día, en cambio me encantaba el Lagarto por su aire de personaje de peli de serie B y la tragedia que lo acompañaba. Mi cuarta parte de Spiderman soñada giraba en torno a la tragedia de Curt Connors y como Spiderman intenta devolverle la humanidad y salvar también a su familia de la muerte. Paralelamente, J. J. Jameson habría contratado a Kraven el Cazador para capturar al Lagarto oficialmente, extraoficialmente para acabar con Spiderman. El final tendría lugar en las profundidades de la ciudad, con Spiderman intentando salvar a la familia Connors que Kraven utiliza como cebo, devolver la humanidad al doctor Connors y evitar que Kraven los mate. Básicamente, mezclar algunas de las historias que más me habían gustado. El hecho que esta película apareciera el Lagarto me ilusionaba.

Que se volviese a contar el origen tampoco era un problema, aunque algo de mandra me daba, ya que como lector estaba acostumbrado a que me contasen de varias maneras diferentes el mismo origen. Ya en el número 1 de Spectacular Spiderman (julio 1968) Stan Lee volvió a contar el origen del personaje para inaugurar la nueva colección paralela del lanzarredes.

Antes de entrar a ver la película, hubo las típicas bromas imitando a la Pantoja de Puerto Rico con el "amazing" del título (he ahí una referencia para unos pocos afortunados) y luego un incidente menor provocando vergüenza ajena cuando durante el tráiler de Prometheus me tapé los ojos y estuve haciendo ruidos para no enterarme de nada. Mucho optimismo y anticipación. Y empezó la película.

The Amazing Spider-Man corrige algunos de los fallos de la trilogía de Sam Raimi y luego se las arregla para crear toda una nueva serie de errores propios. El tono es el equivocado, copiando el estilo de las películas Marvel a ratos y luego el del Batman de Nolan, con lo cual resulta demasiado grave y seria para ser una película de Spiderman, con algunos toques de humor (de los cuales funciona realmente solo uno), pero haciendo que los momentos serios y dramáticos pierdan impacto a pesar de adoptar un tono grave. Puedo imaginarme a los ejecutivos del estudio diciendo: "necesitamos un Spiderman más moderno, más oscuro, más... como les ha hecho ganar millones a los demás".

Nada más empezar me entró la risa tonta, ya que habían decidido coger una de las historias más ridículas y tontas de la historia de Spiderman para tratarla en la película. En el Annual número 5 (1968) de Amazing Spiderman Stan Lee se sacó de la manga una absurda historia sobre los padres de Peter Parker a los que convirtió en espías. Historia que desde entonces a ahora se ve como uno de los momentos bajos de la serie, más que nada por lo ridícula que resultaba. Y ésa es la historia que deciden coger para la película. Bueno, a partir de ahí sabía que iba a tener problemas con la peli.

Otro momento de risa tonta fue cuando aparece por primera vez Andrew Garfield como Peter Parker llevando un monopatín. Un monopatín. De un momento a otro me esperaba que dijera "radical" o "qué fuerte" o "viva 1987". Luego tenemos el hecho de que Garfield parece tan adolescente como Ana Obregón. Emma Stone está ahí, ahí, pero Garfield resulta imposible de creer como adolescente. Su interpretación además tampoco es que sea muy buena, había momentos que me daban ganas de darle una colleja.

Al estar en el instituto, por un momento pensé que Emma Stone interpretaba a Liz Allen, pero no: es Gwen Stacy. Tanto Gwen Stacy como Mary Jane aparecieron bastante tarde en la colección, cuando Peter Parker entra en la universidad, pero, bueno, no es algo que me importe. Recuerdo que cuando se estrenó la primera entrega que dirigió Raimi dijeron que no habían introducido a Gwen Stacy porque no querían confundir a las personas que no estaban familiarizadas con el cómic, cosa que nunca acabé de entender: ¿qué tiene que ver el hecho de estar familiarizado o no con un cómic con el hecho de crear un triángulo amoroso? Parte de la diversión de leer Spiderman es que su vida amorosa es bastante liada y divertida (como el rollo con la Gata Negra o cuando se enrolla con su compañera de piso Michelle Gonzales en la etapa más reciente dándonos momentos de pura carcajada). Pero parece ser que los ejecutivos no creen en las ventajas dramáticas de los triángulos amorosos: es un héroe y su chica y punto. Bueno, supongo que es mejor eso que la torpe introducción de Gwen Stacy en la 3.

Dejando de lado por un momento las diferencias entre cómic y película, este film tiene serios problemas que no tienen nada que ver con la fidelidad al cómic, se trata de pura torpeza narrativa. Hay un momento, por ejemplo, al principio del film en que Peter Parker señala una máquina y el doctor Connors (Rhys Ifans) le dice: "Oh, sí, esa máquina que puede propagar una solución por el aire como un antídoto pero que si alguien lo usara para lanzar una toxina sería fatal". Vaya, me pregunto si esa máquina tendrá algún papel al final de la película.

Los que hayáis visto la genial Kiss Kiss, Bang Bang (Kiss Kiss Bang Bang, Shane Black, 2005) recordaréis un momento en el cual se hace un chiste sobre este tipo de narración torpe y obvia en el cual el narrador del film se disculpa ante el espectador. Y siete años más tarde aquí lo tenéis de nuevo pero hecho en serio. Lo cual no me molestaría tanto si la película no hubiese sido escrita por tres guionistas de prestigio: James Vanderbilt escribió Zodiac (David Fincher, 2007), Alvin Sargent escribió la mejor película que se ha hecho sobre Spiderman: Spider-Man 2 (Sam Raimi, 2004) y Steve Kloves fue el guionista de la saga Harry Potter así como de otras películas como Los fabulosos Baker Boys (The Fabulous Baker Boys, Steve Kloves, 1989). Que esta gente me venga con cosas como "qué es esa máquina" o caer en clichés ridículos como un moribundo soltando un discurso larguísimo me parece imperdonable.

Otra de las muestras de torpeza narrativa es como planean la segunda parte y van introduciendo elementos que tendrán su recompensa en la secuela (aunque parece ser que no han contratado a nadie como Duende Verde así que no se le ve bien la cara en ningún momento) pero en lugar de parecer algo natural parece más bien derivativo del estilo Marvel, especialmente la secuencia post-créditos. Tal vez el problema también sea que todo hacia lo que apunta hacia la secuela me daba muy, muy mala espina.

Antes he dicho que Spider-Man 2 de Raimi me parece la mejor película que se ha hecho sobre el lanzarredes. Parte de esta opinión se basa en la manera que trata los personajes, excepto la Mary Jane de Kirsten Dunst que no tiene personalidad y su única función parecer ser que Spiderman tenga alguien a quién rescatar, y especialmente la manera en que representa al villano Doctor Octopus (Alfred Molina), dándole una gravedad y profundidad que no tenía en el cómic. En The Amazing Spider-Man hacen justo lo contrario con Curt Connors. Lo interesante de las historias del Lagarto en el cómic es que se trataba no sólo de detenerlo sino también de salvarlo, de devolverlo a su familia curado. Y empezamos con que en la película Connors no tiene familia, con lo cual parte de la tragedia del personaje desaparece, así como tampoco queda bien justificado por qué se inyecta el suero. Básicamente, destrozan el personaje. Eso sin mencionar que convertir Spiderman en un enmascarado buscando venganza me parece un pecado.

Para acabar esta larga diatriba, para mí lo peor fue que cuando acabó la película me quedé simplemente pensando "ok, pues ya la he visto". Eso es lo peor. Simplemente "bien". Con una peli de Spiderman. Con uno de mis personajes favoritos. Cuando acabo de ver una peli de este estilo que me gusta me encuentro en un estado de euforia, de alegre diversión, con ganas de ver más y más películas del personaje. En cambio aparte de reírme de la peli y algún momento aislado, no experimenté ninguna de la exaltación que había experimentado con otras pelis del género. Demasiado "ya he estado aquí, ya lo he visto", un tono equivocado, ninguna personalidad y elecciones equivocadas. Y me fastidia porque se trata de Spiderman y realmente quería que esta película me gustara mucho y disfrutarla a fondo. Por cierto, al final copian la coda que añadía Raimi pero lo hacen de noche, así que es COMPLETAMENTE diferente.

10 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

A mí me gustó más que a ti, por lo que veo.
Las de Raimi me siguen molando mas (excepto la 3, que es mierda pura), pero esta me ha parecido muy correcto, aunque tenga sus carencias y defectos.
Lo que sí que me revienta es esa manía por dejar claro mediante cabos sueltos que habrá una segunda parte.

Raül Calvo dijo...

Creo que no habría tenido tantos problemas con la peli en cuanto a fidelidad al cómic si hubiese estado mejor hecha, si la calidad del film me hubiese hecho olvidar el tebeo como en las de Batman o Los Vengadores. Además me hizo más incomprensible el fracaso de John Carter, porque si una peli como esta llena de tópicos, clichés y predecible ha sido un gran éxito, ¿cómo es posible que John Carter no lo fuera?

Bea Cepeda dijo...

Es bien mi conocido mi odio hacia Spiderman así que creo que no me acercaré a ver esta película.

Mario Salazar dijo...

Tenemos impresiones distintas, y así es el cine, no me parece para nada que Spider-Man se torne grave como dices, para mí es obviamente entretenida pero con un toque que la saque del vacío o de la nada sino en mi caso no me atraería en absoluto y eso lo sabe hasta Stan Lee, mucho menos como el Batman de Nolan que está en un nivel mental mucho más alto pero lleva esa esencia de Raimi y Stan Lee de identificar al público juvenil. Hasta lo dices tú con su rival, muy plano en todo sentido. Y en el caso de Garfield me parece que logra verse joven, es el don de Webb para mí, en la red social creí que tenía mucha más edad, aquí no. A mí me gustó Spider-Man, yo espero ver la secuela y sin ser contradictorio espero ver al buitre o a misterio, más que al duende. También soy fanático de Spider-Man, he leído cómics de él también. Un abrazo.

Raül Calvo dijo...

Bea, ¿cómo se puede odiar a Spiderman? Si hablas de las pelis únicamente pase, pero el cómic es una obra cumbre de la literatura universal (literaturas universales paralelas incluidas).

Mario, ya lo digo todo en el post, para mi gusto es demasiado vulgar.

Mario Salazar dijo...

Quería dejar en claro que me ha gustado mucho tu post, muy buena crítica aún no siendo de tu agrado el filme, un placer leerte y comparar impresiones, de eso se trata. Un abrazo.

Alec Holland dijo...

Hola Raúl,

Yo también siento un cariño especial por el trepamuros. Lo coleccionaba todo de él. Por aquella época estaba el gran tándem Conway-Buscema que hacían historias para adultos en las que lo secundarios contaban tanto o más que Peter Parker. Acabé aburrido después de que MacFarlane y sus imitadores camparan a sus anchas, abandonando las grandes historias que caracterizaron al hombre araña en pos de una espectacularidad absolutamente vacía.

Todo este rollo de prólogo venía a cuento porque en la nueva peli de Spiderman he apreciado un interés en los secundarios (especialmente tío Ben y tía May)que Raimi(salvo en la segunda entrega de su trilogía que es mi preferida)había obviado. Todo lo que has dicho a modo de crítica es cierto (lo del monopatín es terrible). Y te añado cosas: el capitán Stacy era un señor inteligentísimo y muy simpático en los cómics, en esta película Denis Leary nos ofrece una vez más su interpretación de irlandés duro pero de buen corazón; Gwen Stacy, adolescente, no lo olvidemos, trabaja en un laboratorio científico de alto nivel, debe ser superdotada; en ningún momento se explica cómo ha hecho el padre de Peter para dar con esa fórmula revolucionaria, la ha hecho y punto; el trauma de Spiderman tras la muerte del capitán Stacy será que Gwen odiará a Spiderman porque le culpa de la muerte de su padre, y aquí, sin embargo descubre que es Peter Parker a las primeras de cambio.

Todo eso está ahí y es un lastre para la película. Pero para empezar, Andrew Garfield es mejor que Tobey Maguire como Peter Parker. Maguire sólo ponía cara de alucinado, incluso daba vergüenza ajena con alguna de sus poses. En Garfield sí veo a un estudiante con dificultades emocionales. En la comparativa Emma Stone-Kirsten Dunst gana con bastante diferencia la primera. Martin Sheen está muy bien como tío Ben y me parece muy acertado dar cancha al personaje para que se vea lo que era para Peter y lo que significa para él su pérdida. Rhys Ifans está muy bien como torturado Doctor Connors (cada vez me gusta más este actor, y si no la has visto, te recomiendo de él Anonnymous, que si bien no es una peli redonda es bastante entretenida).

Yo me sentí fatal tras ver Spiderman 3 (pocas cosas he visto que me hayan hecho sentir desprecio hacia un actor como ver a Tobey Maguire haciendo de malote con música de Fiebre del sábado noche). Pensé que habían faltado al respeto al personaje y los cómics con este atentado fílmico. ¿Eddie Brock un listillo recien licenciado? ¿Duende verde Jr. con un traje que parecía sacado de los batman de Schumacher? En fin, un despropósito.

Tan decepcionado me dejó la tercera parte que ésta me la tomé con menos expectativas y, más aún, después de leer críticas que la dejaban en tierra de nadie. Y pese a sus fallos, me gustó. Creo que el director tiene los mimbres para hacer una buena segunda parte, ¡ojalá no me equivoque!

Perdona por el tostón.

PD: si no recuerdo mal, en los 90 hubo una trama con los padres de Peter Parker y su pasado como espías.

Raül Calvo dijo...

Empiezo por el final, sí que hubo trama de los padres espías, creo que fue un especial, fue más o menos por la época de la saga del clon, no el mejor momento del trepamuros, pero hablo de memoria.

Es cierto que la película tiene algunos puntos buenos en lo que respecta a los actores. Me gustó Ifans como Connors, pero me molestó mucho que no incluyeran a la familia, que podría haber servido de contrapunto a la familia de Peter y la de Stacy. Sin embargo, el número de aciertos no impide que la película, para mi gusto, falle.

También estoy de acuerdo que la 3 de Raimi fue todo un despropósito, especialmente tras la 2 que fue tan buena. Toda la culpa no la tiene Raimi, que no quería hacer la peli con Veneno y fue impuesto por el estudio que quería atraer a los fans del personaje (y solo consiguió decepcionarlos). Tal vez lo mejor habría sido que le hubieran dejado hacer a Raimi la peli con el Hombre de Arena y el Buitre (pensaba coger a John Malkovich para hacer el papel).

Saludos y tostonea cuánto quieras!

Alec Holland dijo...

He leído lo de la imposición de Sony de Veneno, pero Raimi también estaba hastiado de la saga, y se nota, porque una cosa es que tengas muchas cosas que contar y por tanto no casen bien todas las tramas, y otra que dejes a los actores a su libre albedrío para que se limiten a recitar sus frases y después llevarse el cheque.

Igual se me ha pasado, pero no he visto nungún post de pelis épico-aventureras tipo Braveheart, Excalibur o El hombre que pudo reinar. ¿No te va el género?

Un saludo

Raül Calvo dijo...

No es que no me vaya, es que no se me ha ocurrido nada interesante que decir. Estoy trabajando en un post sobre Lawrence de Arabia, que supongo que será la primera gran épica que ponga en el blog. Espero que te interese. Un saludo.

Publicar un comentario