7 may. 2013

¿No te he visto antes?

Hace poco vi un curioso post en el blog de Patricia Muñiz Páginas frenéticas en el cual se mencionan las similitudes temáticas que se pueden encontrar en dos películas tan diferentes como Amantes criminales (Les amants criminels, François Ozon, 1999) y Anticristo (Antichrist, Lars von Trier, 2009), que podéis ver aquí. No se trata de que Trier plagiara Ozon, ni mucho menos. Estas coincidencias se dan continuamente en el cine, la pintura, la literatura y la música, por influencia de un autor sobre otro (consciente o inconsciente) o por simple casualidad.

¿Cuál es exactamente la línea que separa el plagio de la influencia o el homenaje? El plagio trata de apoderarse de la idea de otro y hacerla pasar por propia, el resto entra dentro del continuo diálogo con los artistas del pasado, que se remonta hasta la Grecia clásica.

Dejadme que os cuente una anécdota antes de seguir. Un día me encontraba diseñando asesinatos que pudieran resultar interesantes desde el punto de vista artístico. El caso es que se me ocurrió algo que nunca había visto antes y pensé que era muy original: todo negro y de repente un cuchillo rasga la oscuridad, a través de un franja podemos ver el rostro oscurecido de un asesino antes de que todo se vuelva rojo. Es decir, un apuñalamiento visto desde dentro del cuerpo. Me felicité por crear algo tan original. Mucho más tarde, al cabo de unos meses o un año, vi El descuartizador de Nueva York (Lo squartatore di New York, 1982) de Lucio Fulci. Resulta que a Fulci, décadas antes, ya se le había ocurrido ese asesinato que yo pensé era tan único.

Cuento esto para dejar claro que las casualidades pasan. Es muy posible que a dos personas en lugares y momentos distintos se les ocurra una historia similar. La razón principal posiblemente sea la influencia de factores similares. En mi caso, ver un montón de pelis de terror y suspense italianas (varias dirigidas por Fulci) me influyó estéticamente  para idear imágenes de ese mismo estilo. Es algo que pasa continuamente y se produce en muchos casos de forma inconsciente.

Sean S. Cunningham en varias entrevistas asegura que desconocía el giallo italiano y que no había visto Bahía de sangre (Reazione a catena, Mario Bava, 1971) hasta después de haber producido las primeras entregas de la serie Viernes 13, de las cuales también dirigió la primera. Pero las similitudes están ahí, ¿cómo es posible? La respuesta es bastante sencilla, Cunningham dirigió su película a rebufo del gran éxito que obtuvo La noche de Halloween (Halloween, John Carpenter, 1978), un film que según cuenta el propio Carpenter se vio muy influenciado por el giallo y en particular por el cine de Dario Argento, director que, a su vez, se había visto muy influenciado por el cine de Mario Bava. Cunningham, por tanto, recibió lo que podríamos llamar influencia pasiva, como alguien que respira el humo de una persona que está fumando.

Bruno Mattei es un director que se ha especializado en plagiar películas de modo descarado, y es bastante ridiculizado por ello. Su film Zombi: La creazione (2007) no solo utiliza metraje de otros films, además es un plagio, casi plano a plano, de Aliens, el regreso (Aliens, James Cameron, 1986). Sorprende la desfachatez de Mattei, la manera en que copia de forma tan obvia una película mundialmente conocida, cambiando los aliens por zombis. Sin embargo, Cameron en Aliens también se vio "influenciado" por otra película en la que trabajó de joven en el departamento de diseño. Me refiero al clásico de culto de la factoría Corman La galaxia del terror (Galaxy of Terror, Bruce D. Clark, 1981). Algunos planos y secuencias de Galaxia, película desconocida si no se es aficionado al género, aparecen de nuevo en el film de Cameron.

Cameron también protagonizó otro sonoro caso de plagio. Harlan Ellison le denunció por haber copiado dos episodios que Ellison escribió de la serie Rumbo a lo desconocido (The Outer Limits, 1963-1965) en su film Terminator (The Terminator, 1984). La productora del film se apresuró a llegar a un acuerdo fuera de los tribunales y se incluyó el nombre de Ellison en los créditos. Hay que decir, sin embargo, que Cameron siempre negó la acusación de Ellison. Teniendo en cuenta la edad que tenía Cameron la primera vez que se emitieron estos episodios, unos 9 o 10 años, me parece más lógico que simplemente le influenciaran al verlos a una edad tan impresionable y no fuera consciente de ello, que el hecho de que conscientemente copiara estos episodios de una antigua serie. Además, los temas que se tratan en Terminator han sido y son tratados en el género muchas, muchas veces. Ellison no inventó los viajes en el tiempo ni los futuros apocalípticos ni la rebelión de las máquinas.

Otro caso interesante es el de la clásica Por un puñado de dólares (Per un pugno di dollari, Sergio Leone, 1964). Como la mayoría ya sabe, Leone vio la fantástica Yojimbo (Yôjinbô, Akira Kurosawa, 1961) y le gustó tanto que decidió transformarla en un western... sin acreditar en ningún momento el film de Kurosawa. Lo curioso es que Leone se sintió bastante dolido por la reacción airada de Kurosawa cuando el director japonés descubrió la existencia de Por un puñado de dólares, ya que desde su punto de vista lo que había hecho era mostrar su admiración por Kurosawa. Otro director que mostró su "admiración" por Kurosawa fue George Lucas, el cual tomó prestados elementos argumentales de La fortaleza escondida (Kakushi-toride no san-akunin, Akira Kurosawa, 1958) y los llevó a la space opera en La guerra de las galaxias (Star Wars, 1977). ¿Y qué decir de Los siete samuráis (Shichinin no samurai, Akira Kurosawa, 1954)? Aparte del remake oficial americano y diversas copias, tenemos la producción de Roger Corman Los 7 magníficos del espacio (Battle Beyond the Stars, Jimmy T. Murakami, 1980), que logró copiar a Kurosawa, La guerra de las galaxias y encima resultar muy entretenida y divertida.

Cada vez más, en el cine actual se está desarrollando un lenguaje basado en las referencias y los homenajes. El proceso empezó con la llegada de la nueva ola francesa y se ha ido afianzando con el tiempo. No es algo necesariamente negativo y, hasta cierto punto, es inevitable. La originalidad se encuentra no tanto en argumentos o historias como en la personalidad artística y la manera de ejecutar tal o cual argumento. Después de miles de años de historias y mitos, es difícil encontrar algo que no haya sido contado ya de alguna manera. Eso no significa que no se haya de intentar hacerlo.

4 comentarios:

Einer dijo...

A estas alturas no me sorprende nada de lo que haga Bruno Mattei, ja, ja.

A mí me pasó algo similar a lo que cuentas que te pasó con El descuartizador de Nueva York. Estaba yo maquinando cómo hacerme rico y se me ocurrió la historia de un psicópata que matara sólo criminales y que trabajara de policía, y poco después estrenaron Dexter. ¡Qué se le va a hacer!

En uno de los extras de alguna peli de Del Toro, recuerdo que Del Toro comentaba que siempre estaba preocupado por si mientras rodaba una peli alguien estrenaba una peli igual, ja, ja.

El otro día en una entrevista de Di Leo, comentaba este que tras ver Yojimbo, estuvieron hablando de ella y él le dijo a Leone que la peli era en parte una copia de una novela de Dashiell Hammett y que Leone le dijo que porque no hacer una copia de una copia. No sé si es verdad porque Di Leo era un poco flipado, pero ahí queda eso.

Otra que también tiene lo suyo es la de Equinox, que aunque Sam Raimi diga que no la vio antes de Posesión infernal, es tan similar que sorprende.

De todas formas, la gente se toma muy a la tremenda estas cosas y rápidamente hablan de plagio, y como dices, a estas alturas es muy difícil encontrar algo que no se haya hecho ya. Aun así, siempre hay alguien que consigue sorprenderte. Pero vamos, mientras me guste, a mí me da un poco igual si copia o se inspira u homenajea.

Raül Calvo dijo...

También depende de cómo se haga el homenaje. A mí me gustó mucho el homenaje a la saga James Bond que hizo Nolan en Origen, pero también te encuentras gente que solo hace referencias y homenajes y se hace muy cansino. Pero al final es lo que dices, si el producto final es bueno, como Por un puñado de dólares, tampoco es algo que me preocupe mucho, te sirve para valorar con cierta perspectiva la peli en cuestión.

Dr. Gonzo dijo...

Es curioso que hablando de homenajes e influencias no hayas mencionado a Tarantino! jaja

Obviamente hay una diferencia abismal entre el homenaje, que denota amor y respeto hacia el material original; plagio, que busca lucrarse a costa de una buena idea sin acreditarlo en ningún sitio; y luego está la pura casualidad, que se da muchísimas veces.

Si nos ponemos a contar el número de películas que se han hecho desde la invención del cine no acabaríamos nunca, por lo tanto me parece perfectamente normal que haya títulos muy parecidos entre sí, y que eso no se deba ni al homenaje ni al plagio. Es una cuestión de probabilidad y casualidad.
A veces, cuando un director es acusado de haber plagiado X película, es muy probable que dicho director ni siquiera la haya visto o sepa de su existencia. Es más, incluso es posible que el guión de la película "plagiadora" haya sido escrito meses o años antes que el de la "plagiada". Algo parecido a lo que ocurrió con Dredd y The Raid, o con Los otros y El sexto sentido.

Raül Calvo dijo...

Es que si empiezo con Tarantino, y su antecesor Brian De Palma, hablaría solo sobre él! Además, estoy ya aburrido de las típicas acusaciones de que Tarantino no hace más que copiar y de explicar y defender lo que hace. El que no lo disfrute o no sepa verlo se lo pierde.

Publicar un comentario