27 may. 2013

Otra de esas pelis que solo aquí nos tomamos en serio


Esta película tiene una naturaleza esquizofrénica: un argumento ridículo y estúpido, una ejecución brillante e inteligente. Los culpables de ello son el director Denis Sanders y, sobretodo, el entonces desconocido guionista Nicholas Meyer que convierten lo que podría haber sido un simple (aunque espectacular) despliegue de T&Cs en una divertida sátira de ciencia ficción.

Invasion of the Bee Girls (1973), también conocida como Graveyard Tramps, nos sitúa en un pueblo normal y corriente de los EU de A, en el cual una serie de misteriosas muertes empiezan a ocurrir. Al parecer, los hombres del lugar mueren tras un exceso de hanky panky. Como algunas de las muertes están relacionadas con la cercana corporación Brant, la cual realiza algunos proyectos y secretos experimentos para el gobierno, se envía al agente especial Neil Agar (William Smith) para que investigue los hechos. Las responsables, mujeres mutadas con genes de abejas que matan manteniendo relaciones sexuales con sus víctimas, intentarán impedir que Agar cumpla con su misión.

Como podéis ver, por el argumento no parece más que otra sexploitation setentera, pero sorprende lo buena que es. En lugar de adoptar un tono de comedia paródica, Meyer introduce una sutil sátira haciendo que los elementos irónicos sean más patentes gracias al tono "serio" de la ejecución. Además, los elementos netamente pulp y de serie B son ejecutados a la perfección. La elección del actor William Smith para el papel protagonista fue realmente brillante, ya que con su aspecto de tipo duro de mandíbula cuadrada parece un héroe de los clásicos relatos pulp de los años 30 hecho realidad. De hecho, toda la historia en sí, pero especialmente la parte final, parece sacada directamente de las páginas de un shudder pulp (revistas en las que primaba el terror más físico, con abundantes raciones de sangre y sexo) al estilo de Los hombres topo quieren tus ojos. Sin olvidar que Anitra Ford y Victoria Vetri, por su atractivo y perfecta anatomía, son tan perfectas heroínas para este tipo de película como la varonil mandíbula cuadrada de Smith.

En la película podemos encontrar también un subtexto social propio de la época en que fue producida. Esta película parece burlarse de la masculinidad que se sentía amenazada por el feminismo como se hizo en Las mujeres de Stepford (The Stepford Wives, Bryan Forbes, 1975). La experimentación y la libertad sexual de los 70 (que no significó una libertad real para la mujer de la época) con la inevitable extensión de enfermedades venéreas y recelos masculinos parecen ser el tema de fondo de la película. Por supuesto, si se trata de una burla o una explotación de los miedos masculinos ante el feminismo que explotaba en la época de la revolución sexual es algo que debéis juzgar viendo la película.

Finalmente, Invasion of the Bee Girls es un perfecto ejemplo de lo mejor que podía dar de sí la exploitation de los 70. Es divertida, entretenida y un regalo para los ojos. Si te gusta este tipo de cine, esto es una auténtica delicatessen.

4 comentarios:

Mario Salazar dijo...

Recién leo tu frase debajo del título del blog, que romántico y que buen ego te manejas (risas). Y lo de esta película, por ver a mujeres bien dotadas y guapas como anuncias en medio de la sátira yo la vería, además es una "delicatessen": suena muy entretenida. Y es que si volviera a nacer o pidiera un deseo, tendría que ser un jeque árabe en medio de un harén o un actor porno americano, btw has visto a Tory Lane, casi tan buena como Sasha Grey. Saludos.

Raül Calvo dijo...

Pues, Mario, yo, como dijo Woody Allen, si volviera a nacer querría ser las manos de Warren Beatty! Entretenida es la película un rato largo, si quieres pasar un rato divertido con esta peli lo tienes solucionado.

Patricia dijo...

Thank God Hanky Panky still exists :)

Raül Calvo dijo...

Mucho thank god que haya mucho hanky panky! ;)

Publicar un comentario